En es­ta­do de shock

Fuen­tes gu­ber­na­men­ta­les re­co­no­cen que España es­tá en la UCI, pe­ro pi­den que trans­mi­ta­mos es­pe­ran­za y op­ti­mis­mo.

Tiempo - - TTALL CC OMO SS OMOSS -

un miem­bro del go­bierno me ex­pli­ca que el gran pro­ble­ma del país es fi­nan­cie­ro, que España de­be el 90% del PIB al res­to del mun­do y que los acree­do­res, que­ra­mos o no, van a co­brar las deu­das. De ma­ne­ra que el ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio es pa­gar, si que­re­mos se­guir te­nien­do cré­di­to. No hay más al­ter­na­ti­va que la aus­te­ri­dad. Le pre­gun­to si en el Consejo de Mi­nis­tros nun­ca se plan­tean el es­ta­do aními­co de los ciu­da­da­nos y si no te­men que las me­di­das de ajus­te lle­guen a ser in­aguan­ta­bles, es de­cir, que li­te­ral­men­te no pue­dan so­por­tar más re­cor­tes y pa­sen de la re­sig­na­ción a la furia. Al dra­ma de los más de cin­co mi­llo­nes de des­em­plea­dos (5.639.500 se­gún la En­cues­ta de Po­bla­ción Ac­ti­va); el pa­ro juvenil, que afec­ta al 50% de los me­no­res de 25 años; y el mi­llón y me­dio (1.400.000) de fa­mi­lias es­pa­ño­las con todos sus miem­bros sin tra­ba­jo, aña­do da­tos so­bre el preo­cu­pan­te au­men­to de sui­ci­dios en Gre­cia e Ita­lia y las mo­vi­li­za­cio­nes glo­ba­les de es­tos días.

Co­mo no se tra­ta de una en­tre­vis­ta, sino de una con­ver­sa­ción off the re­cord, re­su­mo su cu­rio­sa reac­ción: el Go­bierno so­lo tra­ba­ja pa­ra los ciu­da­da­nos y tan­to le preo­cu­pa la si­tua­ción “he­re­da­da”, que to­das las me­di­das, por do­lo­ro­sas que sean, van en­ca­mi­na­das pre­ci­sa­men­te a me­jo­rar di­chas cir­cuns­tan­cias, so­bre to­do, el gra­ve pro­ble­ma del des­em­pleo. Ra­ti­fi­ca que, co­mo se ha re­pe­ti­do has­ta la sa­cie­dad, España es­tá en la UCI, en es­ta­do de shock, pe­ro con­fía en que pue­da re­sis­tir otro año y me­dio más; em­pe­za­rá a le­van­tar ca­be­za po­co des­pués. Enu­me­ra una se­rie de da­tos com­pa­ra­ti­vos de có­mo es­ta­ba España ha­ce 20 años y có­mo es­tá aho­ra, es de­cir, bas­tan­te me­jor. Pre­ci­sa­men­te, ese es uno de los pro­ble­mas, que nos ha­bía­mos acos­tum­bra­do a la pros­pe­ri­dad y nos cues­ta mu­cho pe­gar un fre­na­zo, pres­cin­dir de al­gu­nos sig­nos de es­ta­tus so­cial y de cier­tas co­mo­di­da­des.

Me re­mi­te al úl­ti­mo ba­ró­me­tro del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cio­ló­gi­cas pa­ra que com­prue­be que los es­pa­ño­les no es­tán tan in­dig­na­dos co­mo se re­fle­ja en las re­des so­cia­les y re­co­gen los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tra­di­cio­na­les. Des­ta­ca que tres de ca­da diez es­pa­ño­les ase­gu­ran que, pe­se a la cri­sis, su si­tua­ción eco­nó­mi­ca es “bue­na o muy bue­na”; po­co más de la mi­tad con­si­de­ra que es “re­gu­lar” y so­lo un 26% di­ce es­tar mal. Lo ha de­bi­do de re­pe­tir tan­tas ve­ces que se lo sa­be de me­mo­ria: el 53,5% de los en­tre­vis­ta­dos cree que den­tro de un año se­gui­rá igual; ca­si el 19%, que es­ta­rá me­jor; y so­lo el 16%, que es­ta­rá peor. Ni men­cio­na que sie­te de ca­da diez per­so­nas ven “mal o muy mal” la si­tua­ción po­lí­ti­ca, ocho de ca­da diez con­si­de­ran bas­tan­te pro­ba­ble per­der su tra­ba­jo y ca­si la mi­tad ve po­si­ble no tener di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra man­te­ner a su fa­mi­lia. De mo­do que, se­gún el cri­te­rio de mi in­ter­lo­cu­tor, hay mo­ti­vos pa­ra la es­pe­ran­za que po­día­mos re­for­zar más aún, en vez de pin­tar­lo to­do ne­gro. Su­pon­go que lo di­ce pa­ra com­pen­sar el ca­tas­tro­fis­mo de Paul Krug­man, que ha sem­bra­do el pá­ni­co con los peo­res va­ti­ci­nios so­bre España. Le re­pli­co que es una vi­sión in­jus­ti­fi­ca­da­men­te op­ti­mis­ta de un en­fer­mo que, se­gún sus pro­pias pa­la­bras, se en­cuen­tra en la UCI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.