El se­cre­to de las fa­mo­sas

De­trás de al­gu­nos de los es­ti­lis­mos más ce­le­bra­dos se en­cuen­tra la la­bor de es­tas pro­fe­sio­na­les.

Tiempo - - SOCIEDAD - POR MARÍA JE­SÚS GAR­NI­CA

En una so­cie­dad en la que se im­po­ne con fuer­za la ne­ce­si­dad de man­te­ner una ima­gen im­pe­ca­ble, tan­to pa­ra la vi­da pro­fe­sio­nal co­mo per­so­nal, ca­da vez son más las pro­fe­sio­nes que gi­ran en torno a es­ta cues­tión. Si ya ha­bía ex­per­tos en mo­da, es­té­ti­ca, pe­lu­que­ría... aho­ra lle­gan los pro­fe­sio­na­les de las com­pras o per­so­nal shop­pers.

“Una per­so­nal shop­per, pues sue­len ser siem­pre mu­je­res, es una ase­so­ra que ayu­da a sus clien­tes a ele­gir y com­prar pren­das de ves­tir y com­ple­men­tos”, ex­pli­ca Nuria Gon­zá­lez, ase­so­ra de ima­gen y ex­per­ta en mo­da. Pue­de pres­tar sus ser­vi­cios pa­ra un even­to pun­tual o bien con­ver­tir­se en ase­so­ra fi­ja de sus clien­tes. Sus ser­vi­cios pue­den ser re­que­ri­dos tan­to pa­ra la vi­da co­ti­dia­na (ac­tua­li­za­ción de ves­tua­rio, adap­ta­ción a las nue­vas ten­den­cias de mo­da...) co­mo pa­ra oca­sio­nes o ac­tos es­pe­cia­les (bo­das, ce­nas de ga­la...).

Es­te ofi­cio tie­ne sus orí­ge­nes en la ciu­dad de Nue­va York en la dé­ca­da de los ochen­ta, cuan­do al­gu­nos hom­bres de ne­go­cios co­men­za­ron a con­tra­tar a ase­so­ras pa­ra que les ayu­da­sen a rea­li­zar las com­pras pa­ra las que no te­nían tiem­po de­bi­do a su apre­ta­da agen­da. Las pri­me­ras per­so­nal shop­pers de esa épo­ca se li­mi­ta­ban a com­prar por su cuenta lo que les ha­bían en­car­ga­do sus clien­tes. En la ac­tua­li­dad, la la­bor de es­tas per­so­nas se ha ido ex­ten­dien­do por to­do el mun­do oc­ci­den­tal y ha ido evo­lu­cio­nan­do, de tal for­ma que aho­ra pres­tan ser­vi­cios de ase­so­ra­mien­to de ima­gen, ana­li­zan las ne­ce­si­da­des de ca­da clien­te e in­clu­so es­ta­ble­cen ru­tas de com­pra per­so­na­li­za­das. Hay un sin­fín de ra­zo­nes por las que ca­da vez más gen­te con­tra­ta sus ser­vi­cios. Los prin­ci­pa­les clien­tes son per­so­nas a las que les fal­ta tiem­po pa­ra ir de com­pras o que no tie­nen ga­nas de vi­si­tar tien­das y com­pa­rar pre­cios, o sen­ci­lla­men­te no sa­ben có­mo hay que ir ves­ti­do pa­ra una oca­sión de­ter­mi­na­da.

Hay tam­bién quien bus­ca un ase­so­ra­mien­to pro­fe­sio­nal pa­ra acer­tar a la ho­ra de ves­tir en su día a día: “Re­cu­rro a los ser­vi­cios de una per­so­nal shop­per prin­ci­pal­men­te por­que me gus­ta ver­me bien y so­bre to­do ir ves­ti­da ade­cua­da­men­te en cual­quier oca­sión, se­gún mi edad, es­ti­lo, mor­fo­lo­gía... Pa­ra gus­tar a los de­más, lo pri­me­ro y fun­da­men­tal es sen­tir­se bien con uno mis­mo y qué me­jor ma­ne­ra de con­se­guir­lo que po­ner­se en ma­nos de un pro­fe­sio­nal”, ex­pli­ca Ana, una clien­te asi­dua.

Pue­de que al­gu­nos pien­sen que pa­gar a una per­so­na pa­ra que reali­ce tus com-

Nuria Gon­zá­lez,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.