Ser­vi­cios pres­ta­dos

Tiempo - - SOCIEDAD -

pras en es­tos tiem­pos sea una fri­vo­li­dad. To­do lo con­tra­rio. Una de las ra­zo­nes por las que es­ta pro­fe­sión es ca­da vez más de­man­da­da es por la ne­ce­si­dad de al­gu­nas per­so­nas de re­no­var su ar­ma­rio con un pre­su­pues­to más ajus­ta­do. “Al­gu­nas de mis clien­tas son chi­cas jó­ve­nes que con un pre­su­pues­to sen­ci­llo me pi­den que las lle­ve de com­pras a tien­das low cost pa­ra com­prar­se ro­pa de nue­va tem­po­ra­da”, cuenta Nuria Gon­zá­lez.

Una per­so­nal shop­per orien­ta pa­ra ves­tir me­jor con un pre­su­pues­to se­ña­la­do de an­te­mano por el clien­te. Si hay al­go que la gen­te no se pue­de per­mi­tir en épo­cas de cri­sis es mal­gas­tar di­ne­ro. Los con­su­mi­do­res de mo­da lo sa­ben y no quie­ren rea­li­zar com­pras com­pul­si­vas, ni in­ver­tir en pren­das de ro­pa que no les que­den bien o no pue­dan vol­ver a ves­tir en la si­guien­te tem­po­ra­da.

Per­so­na­li­dad ex­qui­si­ta.

¿Se ne­ce­si­tan es­tu­dios pa­ra ser per­so­nal shop­per? “Se pue­den en­con­trar cur­sos de for­ma­ción que du­ran des­de un mes has­ta seis. Lo más im­por­tan­te es re­ci­clar­se y rea­li­zar cons­tan­te­men­te ta­lle­res”, se­ña­la Gon­zá­lez. Apar­te de cur­sar di­chos es­tu­dios pre­pa­ra­to­rios, co­mo en to­das las pro­fe­sio­nes, una per­so­nal shop­per de­be re­unir cier­tos re­qui­si­tos que no se con­si­guen ni con di­ne­ro ni con asis­tir a cla­ses, co­mo tener bue­na cul­tu­ra, mo­da­les o un gus­to re­fi­na­do. “Una per­so­nal shop­per no es una per­so­na que sim­ple­men­te com­pra ro­pa, mez­cla ten­den­cias y ha­bla de una for­ma ex­tra­ña, co­mo po­de­mos ver en anun­cios de televisión, sino to­do lo con­tra­rio. Si es una bue­na pro­fe­sio­nal, ten­drá una per­so­na­li­dad ex­qui­si­ta, por nor­ma ge­ne­ral sin áni­mo de pro­ta­go­nis­mo, y con un look ac­tual, pe­ro no lla­ma­ti­vo”, acla­ra Nuria Gon­zá­lez.

En España, ase­so­res de ima­gen y per­so­nal shop­pers rea­li­zan la mis­ma ac­ti­vi­dad. Aun­que pa­ra ser ase­sor de ima­gen se exi­gen unos co­no­ci­mien­tos bas­tan­te más am­plios, ya que se ocu­pan de la ima­gen ín­te­gra de sus clien­tes. Un ase­sor de ima­gen de­be sa­ber coor­di­nar a un equi­po de pe­lu­que­ría y ma­qui­lla­je pa­ra crear una ima­gen perfecta, así co­mo tener no­cio­nes de es­ti­lis­mo, pro­to­co­lo, or­ga­ni­za­ción de even­tos, usos so­cia­les, ha­bi­li­da­des co­mu­ni­ca­ti­vas, es­té­ti­ca, ima­gen cor­po­ra­ti­va, et­cé­te­ra. La pro­fe­sión de ase­sor de ima­gen es­tá re­gla­da, mien­tras que la de per­so­nal shop­per no lo es­tá.

Es pri­mor­dial pa­ra cual­quier per­so­nal shop­per es­tar al tan­to de las ten­den­cias más ac­tua­les y sa­ber qué se cue­ce en la in­dus­tria de la mo­da, tan­to en fir­mas ex­clu­si­vas co­mo en mar­cas low cost. “Una per­so­nal shop­per de­be tener una car­te­ra muy am­plia de di­se­ña­do­res, fir­mas, show­rooms y un tra­to muy cer­cano con es­tos pa­ra es­tar a la úl­ti­ma en to­das las ten­den­cias”, se­ña­la Gon­zá­lez. Di­chas re­la­cio­nes den­tro del sec­tor les po­si­bi­li­tan ade­lan­tar­se a las ten­den­cias de mo­da antes que na­die pa­ra mos­trár­se­las en ex­clu­si­va a sus clien­tes.

Tam­bién de­ben sa­ber en­con­trar el equi­li­brio en­tre pren­das de ra­bio­sa ac­tua­li­dad y otras con­si­de­ra­das bá­si­cas que sean de ca­li­dad y que pue­dan usar­se en to­das las es­ta­cio­nes del año. Al­gu­nos de es­tos im­pres­cin­di­bles de ar­ma­rio re­co­men­da­dos por ca­si to­das las per­so­nal shop­pers son una ame­ri­ca­na ne­gra, un ves­ti­do ne­gro cor­to, unos pan­ta­lo­nes va­que­ros, una ca­mi­sa blan­ca, una fal­da has­ta la ro­di­lla, ca­mi­se­tas, jer­séis de cue­llo al­to, unos za­pa­tos de ta­cón o unas bai­la­ri­nas.

Mu­chos clien­tes, co­mo Ana, apre­cian la opi­nión de un ex­per­to que les di­ga qué les fa­vo­re­ce más: “Te da la se­gu­ri­dad de que siem­pre tie­nes esa se­gun­da opi­nión de al­guien que te va a de­cir real­men­te có­mo te sien­ta una pren­da. Aun­que el es­pe­jo no en­ga­ña, tam­po­co es­tá de más que un ex­per­to te acon­se­je y te di­ga qué ro­pa te fa­vo­re­ce más y qué es lo que no de­bes po­ner­te nun­ca”.

Una bue­na per­so­nal shop­per ha de sa­ber ayu­dar a su clien­te a que se sien­ta me­jor y siem­pre acor­de con la ima­gen que quie­ra ofre­cer. A ca­da per­so­na se le acon­se­ja se­gún su es­ti­lo y, lo más im­por­tan­te, se­gún sus ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas, real­zan­do al má­xi­mo su be­lle­za y fí­si­co. “Te pue­de ayu­dar a sen­tir­te me­jor con tu es­ti­lo, a bus­car­lo si no lo tie­nes de­fi­ni­do, te fa­ci­li­ta­rá las com­pras y te acon­se­ja­rá des­de un pun­to de vis­ta pro­fe­sio­nal, sin es­tar in­fluen­cia­do por na­da, úni­ca­men­te pa­ra tu pro­pio be­ne­fi­cio”, ex­pli­ca Nuria Gon­zá­lez. Tam­bién re­quie­re una per­so­na­li­dad agra­da­ble, pa­cien­te y cer­ca­na pa­ra acon­se­jar y tra­tar con ca­da ti­po de per­so­na.

En EEUU, ade­más de en mo­da, po­de­mos en­con­trar per­so­nal shop­pers es-

Pau­la Eche­va­rría

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.