Juan Car­los, Rey y tam­bién pa­dre

El mo­nar­ca no asis­tió al fu­ne­ral del pa­dre de Iña­ki Ur­dan­ga­rin. Se im­pu­so el loa­ble cri­te­rio se­pa­ra­dor de las obli­ga­cio­nes reales fren­te a la po­si­ble pe­na.

Tiempo - - GENTE -

To­do se com­pli­ca úl­ti­ma­men­te en el en­torno de la Fa­mi­lia Real y en es­tos úl­ti­mos días con el tin­te dra­má­ti­co del fa­lle­ci­mien­to del pa­dre del du­que de Pal­ma. Mien­tras los Ur­dan­ga­rin ve­la­ban en Vi­to­ria al pa­dre, a po­cos ki­ló­me­tros Tel­ma Ortiz se ca­sa­ba en Ley­re sin asis­ten­cia de su her­ma­na Le­ti­zia y la in­fan­ta Ele­na apa­re­cía en fo­to­gra­fías acom­pa­ña­da por el po­lé­mi­co García Revenga. Don Juan Car­los de­be de es­tar harto de in­ci­den­tes tan seguidos: lo de su tropiezo ca­za­dor, el tiro en el pie de su nie­to Froi­lán, la no­ria in­ce­san­te y sor­pre­si­va del te­ma Ur­dan­ga­rin, que ca­da día nos in­tri­ga más por­que pa­re­ce una no­ve­la por en­tre­gas, sus bo­das de oro no ce­le­bra­das y, co­mo co­lo­fón, la muer­te de Ur­dan­ga­rin pa­dre. ¿Desata­rá to­do es­to una nue­va po­lé­mi­ca na­cio­nal si­mi­lar a la pro­vo­ca­da por la Rei­na en sus dos via­jes a Was­hing­ton am­pa­ran­do a su hi­ja Cris­ti­na, su yerno y sus cua­tro nie­tos? Co­lea la cues­tión de si fue­ron des­pla­za­mien­tos re­co­men­da­bles des­de un pun­to de vis­ta ins­ti­tu­cio­nal. En el ca­so Pal­ma Are­na pre­ten­den en­fan­gar no so­lo a sus protagonistas, Iña­ki y Die­go To­rres co­mo ca­be­ci­llas de la ope­ra­ción su­pues­ta­men­te es­quil­ma­do­ra, sino tam­bién a Cris­ti­na, atri­bu­yén­do­le in­creí­bles im­pli­ca­cio­nes. Pa­re­ce de ma­fia. To­do más que sa­bi­do, ai­rea­do y des­men­ti­do. Son ga­nas de mon­tar­la, o tal pa­re­ce, co­mo es­to úl­ti­mo de in­com­pa­re­cer en las exe­quias de Ur­dan­ga­rin pa­dre, al­go com­par­ti­do in­te­li­gen­te­men­te por los Prín­ci­pes de As­tu­rias. La in­asis­ten­cia en Vi­to­ria acom­pa­ñan­do el do­lor de tan­tos hi­jos y 25 nie­tos ge­ne­ró co­men­ta­rios dis­pa­res, co­mo el res­pal­do de do­ña So­fía y la in­fan­ta Ele­na apo­yan­do el do­lor de su hi­ja y her­ma­na Cris­ti­na. En los ca­sos de don Juan Car­los y Fe­li­pe, pa­re­ce me­di­da re­co­men­da­ble tal co­mo es­tán las co­sas. Con ra­zón ha­blan de cam­pa­ña des­es­ta­bi­li­za­do­ra, de ahí el acier­to real de no de­jar­se ver com­po­nien­do el due­lo di­cien­do adiós a quien era su con­sue­gro.

Una de­ci­sión di­fí­cil.

Se im­pu­so un loa­ble cri­te­rio se­pa­ra­dor de las obli­ga­cio­nes reales de la po­si­ble pe­na per­so­nal que de­be de tener, sin des­cui­dar el enor­me per­jui­cio pro­vo­ca­do por la im­pli­ca­ción trin­ca­do­ra del aún du­que de Pal­ma. Ocu­rre en las me­jo­res fa­mi­lias, don­de el sen­ti­mien­to que­da su­pe­ra­do por exi­gen­cias de car­gos ins­ti­tu­cio­na­les. No de­bió de re­sul­tar­les fá­cil adop­tar se­me­jan­te de­ter­mi­na­ción que se­gu­ra­men­te su fa­mi­lia no en­ten­dió. Pe­ro las cir­cuns­tan­cias lo acon­se­ja­ban por pe­no­so que re­sul­ta­ra, in­clu­so ge­ne­ran­do cen­su­ras o in­ter­pre­ta­cio­nes tor­ci­das co­mo es­tá ocu­rrien­do.

Ha­blo de no­ve­la por en­tre­gas y sé lo que di­go. Ca­da día un nue­vo epi­so­dio des­con­cer­tan­te o des­men­ti­dos de unos y otros abo­ga­dos y la su­pre­sión de cual­quier fas­to con­me­mo­ra­dor de es­tos 50 años de em­pa­re­ja­mien­to. Más in­te­li­gen­te re­sul­tó pa­sar pá­gi­na por­que, ¿ima­gi­nan la que se hu­bie­ra mon­ta­do in­ter­na­cio­nal­men­te en ca­so de tener in­vi­ta­dos a su aniver­sa­rio a la reale­za eu­ro­pea tan lle­na de pa­rien­tes o pri­mos her­ma­nos co­mo la rei­na Isa­bel II, los bel­gas, Bea­triz de Ho­lan­da, los grie­gos des­te­rra­dos, el re­chon­cho Alberto de Mó­na­co con su atlé­ti­ca na­da­do­ra y de­más reale­za ve­ni­da a me­nos co­mo Si­meón de Bulgaria? Hay que su­po­ner los con­tra­tiem­pos que so­bre­ven­drían de fes­te­jar las bo­das de oro coin­ci­dien­do con las hon­ras fú­ne­bres del que se fue, una do­ble pe­na pa­ra su hi­jo Iña­ki, que sin du­da es­ta­rá en­to­nan­do un con­mo­vi­do mea cul­pa. Sur­gen mu­chas in­te­rro­gan­tes de có­mo ha­bría reac­cio­na­do la Ca­sa Real con­ci­lian­do acon­te­ci­mien­tos paralelos, uno en­som­bre­ce­dor y el otro fes­ti­vo.

Y más aho­ra que ase­gu­ran ver des­pe­ja­do el pa­no­ra­ma de tan­to cla­ros­cu­ro, fotos en­can­di­la­do­ras en tra­je ver­de, ex­pec­ta­ción, ru­mo­ro­lo­gía y has­ta des­ba­rrar no so­lo a ni­vel ca­pi­ta­lino sino in­ter­na­cio­nal. Pa­sé es­tos días co­te­ján­do­lo con otras si­tua­cio­nes his­tó­ri­cas pa­re­ci­das e in­clu­so ge­ne­ra­do­ras de cri­sis. Era de pa­rar el trá­fi­co co­mo hi­zo el fu­ne­ral por el hi­jo jo­ven de Cu­qui Fie­rro, tan em­ble­má­ti­ca en la so­cie­dad ma­dri­le­ña. Se la quie­re y ad­mi­ra. Ge­ne­ro­sa y sim­pá­ti­ca, se vio ro­dea­da de amigos: des­de la du­que­sa de Fran­co a la prin­ce­sa de Orleans, de Car­men Lo­ma­na a En­car­ni­ta Po­lo, de Li­ta Tru­ji­llo a María García de la Ra­si­lla. El tem­plo re­sul­tó in­su­fi­cien­te y lle­na­ron has­ta el claus­tro. Un adiós sen­ti­do con el contrapunto, sol y som­bra, de la isi­dril fe­ria to­re­ra, que agru­pó la afi­ción de Var­gas Llo­sa, Fer­nan­do Arra­bal, el em­ba­ja­dor fran­cés De­la­ye, que ha­ce las ma­le­tas, y Fer­nan­do Sán­chez Dra­gó.

Cam­bio de ter­cio, to­ca ca­po­ta­zo so­lem­ne. “En­tien­do al Rey y apo­yo a la Rei­na”, me ra­zo­nó la gran Mon­tse-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.