DA­VID SUM­MERS

Tiempo - - LA ÚLTIMA -

MÚ­SI­CO Se ave­ci­na otro ve­rano mo­vi­di­to… Co­mo de­be ser, aun­que en reali­dad no­so­tros lle­va­mos de gi­ra per­ma­nen­te des­de ha­ce un mon­tón de años. Em­pie­zan por Pe­rú, Co­lom­bia y Ve­ne­zue­la. ¿Les quie­ren allí más? El éxi­to es pa­re­ci­do, pe­ro la gen­te tie­ne otro ca­rác­ter res­pec­to a la mú­si­ca. Quie­ren mu­cho a los ar­tis­tas y, una vez que te po­nen en su al­tar per­so­nal, es pa­ra siem­pre, pe­ro no es fá­cil que te quie­ran. ¿Có­mo con­si­guie­ron en­trar allí? Tu­vi­mos la suer­te de que un ti­po de Mon­te­rrey com­pró nues­tro dis­co en España y lo po­nía sin pa­rar en la ra­dio. Así fue co­mo em­pe­za­mos en Mé­xi­co y lue­go tu­vi­mos que tra­ba­jar mu­cho: cam­pa­ñas de pro­mo­ción, en­tre­vis­tas… ¿Cuál es el se­cre­to pa­ra man­te­ner­se en la bre­cha des­pués de 27 años? Pues tra­ba­jar. Dis­po­ne­mos de un pa­tri­mo­nio im­por­tan­tí­si­mo de clá­si­cos, pe­ro te­ne­mos que se­guir ha­cien­do te­mas nue­vos. No­so­tros que­re­mos ser un gru­po del 2012, por eso es­ta­mos cons­tan­te­men­te ac­tua­li­zan­do nues­tros pro­yec­tos. Us­te­des han si­do pio­ne­ros en In­ter­net... Sí, lo vi­mos cla­ro. Cuan­do re­gre­sa­mos en 2002 vi­mos que la me­jor ma­ne­ra de lle­gar a Amé­ri­ca rá­pi­do era a tra­vés de In­ter­net. ¿El dis­co es­tá muer­to? Si no es­tá muer­to es­tá ago­ni­zan­do en sus úl­ti­mos co­le­ta­zos. El CD que­da­rá co­mo al­go ro­mán­ti­co, co­mo aho­ra el vi­ni­lo. ¿Qué les pa­re­ce la pi­ra­te­ría? No nos pa­re­ce bien por­que al fin y al ca­bo es co­ger al­go que no es tu­yo, pe­ro en­ten­de­mos que es fá­cil caer en la ten­ta­ción. Por otro la­do, la pi­ra­te­ría tie­ne una ven­ta­ja en­tre co­mi­llas y es que tu mú­si­ca se ex­pan­de y pue­des lle­gar a si­tios don­de a lo me­jor el dis­co no exis­te. ¿Por qué les tra­ta­ron tan mal al prin­ci­pio? Al prin­ci­pio to­cá­ba­mos fa­tal, co­mo todos los gru­pos de éxi­to de aque­lla épo­ca. Y lo que pa­sa es que ade­más se ge­ne­ró cier­ta en­vi­dia en­tre el pú­bli­co mas­cu­lino por­que es­tá­ba­mos en los pós­te­res de las ha­bi­ta­cio­nes de las her­ma­nas y de las no­vias, ha­bía tí­pi­cos ce­los de ma­cho. Y lue­go hay que tener en cuenta que cuan­do un ar­tis­ta tie­ne éxi­to es nor­mal que no ha­ya in­di­fe­ren­cia. Esa po­lé­mi­ca fue fru­to del éxi­to. Aho­ra ya pa­re­ce que les tra­tan me­jor. Sí, aho­ra hay mu­chos tíos que han sa­li­do del ar­ma­rio y que nos han re­co­no­ci­do que nos es­cu­cha­ban en si­len­cio. So­mos más res­pe­ta­dos, sen­ti­mos mu­cho ca­ri­ño por par­te de to­do el mun­do, pe­ro, eso sí, si­guen sin dar­nos pre­mios. Nos con­si­de­ran de­ma­sia­do ba­na­les. Con tan­tos gru­pos que se rom­pen... ¿A us­te­des no les da esa ten­ta­ción? No, no­so­tros so­mos amigos por en­ci­ma de to­do y lo pa­sa­mos muy bien jun­tos. Ade­más, siem­pre he­mos sa­bi­do mar­car nues­tros tiem­pos. Te­ne­mos una ven­ta­ja res­pec­to al res­to de ar­tis­tas: ha­ce­mos lo que nos sa­le de los co­jo­nes por­que no te­ne­mos má­na­ger ni na­da. Por eso nues­tro tra­ba­jo es mu­cho más fá­cil de lle­var que cual­quier otro. Es de­cir, que que­da Hom­bres G pa­ra ra­to. Sí, al me­nos has­ta que aguan­te­mos fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca­men­te. Eso sí, cuan­do ter­mi­ne es­te año qui­zás des­can­se­mos du­ran­te un tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.