La úl­ti­ma fron­te­ra y el pac­to im­po­si­ble

España es la úl­ti­ma fron­te­ra, el cam­po de la ba­ta­lla fi­nal de la gue­rra mo­ne­ta­ria del euro. Ra­joy, que no aca­ba de creer­se lo que le ocu­rre, co­mo le pa­só a ZP, aho­ra so­lo pien­sa en có­mo evi­tar la in­ter­ven­ción.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es Más in­for­ma­ción: Twit­ter.com/je­su­s_­ri­va­ses y en el blog de Je­sús Ri­va­sés en www.tiem­po­dehoy.com

luis de guin­dos, mi­nis­tro de Economía y Com­pe­ti­ti­vi­dad, la voz de España en los mer­ca­dos y en la Unión Eu­ro­pea, cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te, lo ha di­cho: “La ba­ta­lla por el euro se va a dar en España”. No se­rá -no es- ni fá­cil, ni tam­po­co cor­ta. Wolf­gang Schäu­ble, el in­fle­xi­ble ma­ris­cal mo­ne­ta­rio de An­ge­la Mer­kel, anun­cia más tiem­pos di­fí­ci­les: “El mer­ca­do no se cal­ma­rá has­ta den­tro de dos años”. “Lar­go me lo fiáis, ami­go teu­tón”, ha­brá re­me­mo­ra­do en La Mon­cloa Ma­riano Ra­joy, mien­tras ini­cia­ba los com­pli­ca­dos ri­tos de la li­tur­gia que pre­si­den las re­la­cio­nes en­tre un je­fe de Go­bierno y un líder de la opo­si­ción, con­de­na­dos a ha­blar por­que hay un cla­mor ge­ne­ral, pe­ro que ca­re­cen del más mí­ni­mo in­te­rés en po­ner­se de acuer­do en ca­si na­da. Es el des­en­cuen­tro ins­ti­tu­cio­nal, con­ver­ti­do en es­ce­na­rio per­ma­nen­te del pa­no­ra­ma po­lí­ti­co es­pa­ñol.

Ra­joy, en la opo­si­ción, ofre­cía y pe­día un diá­lo­go que Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, en el Go­bierno, pro­cu­ra­ba evi­tar con todos los re­quie­bros po­si­bles, al mis­mo tiem­po que ma­nio­bra­ba pa­ra cul­par al líder de la opo­si­ción. La his­to­ria no se re­pi­te, pe­ro se pa­re­ce. Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba es aho­ra el más in­tere­sa­do en ne­go­ciar y pac­tar, pe­ro Ra­joy tie­ne ma­yo­ría ab­so­lu­ta y, ade­más, guar­da una ba­za. El aho­ra pre­si­den­te del Go­bierno pue­de es­gri­mir que, por lo me­nos una vez, en la re­for­ma constitucional pa­ra li­mi­tar el dé­fi­cit, acep­tó por la vía de ur­gen­cia la pro­pues­ta de Za­pa­te­ro. Ra­joy sa­be que ese ar­gu­men­to ero­sio­na a Ru­bal­ca­ba y lo tie­ne siem­pre lis­to. El pre­si­den­te del Go­bierno y el líder de la opo­si­ción, sin em­bar­go, es­tán con­de­na­dos a ex­plo­rar, aun­que sea pa­ra la ga­le­ría, las po­si­bi­li­da­des de un gran pac­to na­cio­nal y, so­bre to­do, a ha­blar. Es la li­tur­gia obli­ga­da, pe­ro co­mo tan­tas ve­ces, y a pe­sar de las de­cla­ra­cio­nes gran­di­lo­cuen­tes que siem­pre se pro­du­cen, al fi­nal to­do pue­de que­dar­se en una li­tur­gia hue­ca en un país do­lien­te que lle­va de­ma­sia­do tiem­po al bor­de la in­ter­ven­ción. El hun­di­mien­to de Leh­man Brot­hers en sep­tiem­bre de 2008 abrió la ca­ja de Pan­do­ra de la ma­dre de to­das las cri­sis eco­nó­mi­cas. Ca­si cua­tro años des­pués, la tor­pe y len­ta ges­tión de la cri­sis de Ban­kia ha ali­men­ta­do los fan­tas­mas de un desas­tre en España que tam­bién se­ría el fin del euro.

Ma­riano Ra­joy en La Mon­cloa, sin re­nun­ciar a sus ha­ba­nos, no aca­ba de creer­se lo que le ocu­rre. Ve­te­rano de la po­lí­ti­ca, sa­bía que su lle­ga­da al Go­bierno no se­ría fá­cil. Con­fia­ba, sin em­bar­go, en el pres­ti­gio y la au­reo­la de bue­na ges­tión eco­nó­mi­ca, que era el prin­ci­pal ca­pi­tal po­lí­ti­co de los po­pu­la­res. El pre­si­den­te era cons­cien­te de que te­nía por de­lan­te uno o dos años di­fí­ci­les, con re­for­mas du­ras e im­po­pu­la­res, au­men­to in­me­dia­to del pa­ro y re­sul­ta­dos a me­dio y lar­go pla­zo. Tam­bién es­ta­ba con­ven­ci­do de que, al mis­mo tiem­po, los mer­ca­dos re­co­no­ce­rían con ra­pi­dez su afán re­for­ma­dor y la ca­pa­ci­dad y sol­ven­cia de su Go­bierno. La sor­pre­sa, la de­cep­ción y el desáni­mo de Ra­joy sur­gen cuan­do com­prue­ba que, a pe­sar de apli­car una po­lí­ti­ca du­ra, que in­clu­ye sa­cri­fi­cios im­por­tan­tes pa­ra los ciu­da­da­nos, los mer­ca­dos no so­lo no reac­cio­nan, sino que la fa­mo­sa pri­ma de ries­go vuel­ve a dis­pa­rar­se a la es­tra­tos­fe­ra. Es de­cir, tro­pie­za con la mis­ma pie­dra con la que tro­pe­zó Za­pa­te­ro. El “¡Ya es­tá bien!” que ex­cla­mó el mi­nis­tro

El ob­je­ti­vo de Ra­joy es evi­tar la in­ter­ven­ción, aun­que ten­ga que ce­der en to­do lo de­más

Cris­tó­bal Mon­to­ro, en una re­fe­ren­cia a los mer­ca­dos, tras enun­ciar que España ha­bía he­cho y ha­cía todos los de­be­res que se le pe­dían, era sin du­da la ima­gen más elo­cuen­te de una más que cier­ta im­po­ten­cia.

El pre­si­den­te del Go­bierno es­tá em­pe­ña­do en evi­tar, cues­te lo que cues­te, una in­ter­ven­ción for­mal de la economía es­pa­ño­la, aun­que ten­ga que ce­der en to­do lo de­más. Por eso, su ba­ta­lla con­tra el dé­fi­cit ad­quie­re ca­si la di­men­sión de una cru­za­da, en la que, ade­más, ha tro­pe­za­do con la sor­pre­sa de los erro­res de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, la jo­ya de la or­to­do­xia eco­nó­mi­ca del PP, que ha te­ni­do que re­co­no­cer que sus cuen­tas te­nían el do­ble de nú­me­ros ro­jos de lo que ha­bían di­cho en un pri­mer mo­men­to. Un gol­pe ba­jo que, de pa­so, tam­bién po­ne en aprie­tos a Es­pe­ran­za Agui­rre, que has­ta aho­ra pre­su­mía de las vir­tu­des ma­dri­le­ñas fren­te al des­ba­ra­jus­te ma­ni­rro­to de la pe­ri­fe­ria. Na­die pue­de ale­grar­se, pe­ro, so­bre to­do en Cataluña, una enor­me son­ri­sa cóm­pli­ce ha aco­gi­do el re­ajus­te de cuen­tas ma­dri­le­ñas. La mis­ma que cuan­do el Ma­drid pe­dió fren­te al Ba­yern. Idén­ti­ca a la que hu­bo en la ca­pi­tal de España cuan­do el Ba­rça ca­yó an­te el Chel­sea.

La pe­núl­ti­ma ba­za de Ra­joy es con­se­guir que el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), que pre­si­de el ita­liano Ma­rio

Drag­hi, que ha echa­do al­gu­na que otra mano a sus pai­sa­nos, abra la mano, com­pre deu­da y la pri­ma de ries­go se re­ba­je. Ya lo ha he­cho en al­gu­na oca­sión es­po­rá­di­ca, pe­ro aho­ra se le re­cla­ma de for­ma más ins­ti­tu­cio­nal y cuan­do sea ne­ce­sa­rio. Es una for­ma de in­ter­ven­ción sua­ve, pe­ro in­ter­ven­ción al fin y al ca­bo que, sin em­bar­go, per­mi­te sal­var la ca­ra a Ra­joy y a su Go­bierno mien­tras lle­gan tiem­pos me­jo­res. El pre­si­den­te qui­zá no lo tuvo cla­ro en un pri­mer mo­men­to, pe­ro sus ase­so­res más cer­ca­nos, con

Ál­va­ro Na­dal a la ca­be­za, le han con­ven­ci­do de que la úni­ca ta­bla de sal­va­ción in­me­dia­ta es el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, con el per­mi­so tá­ci­to -y eso es lo di­fí­cil- de An­ge­la Mer­kel. Las nue­vas vías que pro­po­ne Fra­nçois Ho­llan­de es­tán ahí, pe­ro tam­po­co ga­ran­ti­zan el éxi­to y tam­bién son len­tas. Ade­más, el pre­si­den­te fran­cés pue­de des­cu­brir pron­to, co­mo Ra­joy, que su so­la lle­ga­da al po­der no es nin­gún bál­sa­mo mi­la­gro­so. El res­to de al­ter­na­ti­vas que ba­ra­jan en La Mon­cloa -y son muy po­cas- son mu­cho más apo­ca­líp­ti­cas. Se­rían tam­bién el fin del euro. Por eso, la España del pac­to im­po­si­ble Ra­joy-ru­bal­ca­ba es aho­ra la úl­ti­ma fron­te­ra. No pue­de caer.

Bru­se­las. Ra­joy, jun­to al ita­liano Ma­rio Mon­ti, la ale­ma­na An­ge­la Mer­kel y el fran­cés Fra­nçois Ho­llan­de du­ran­te la úl­ti­ma cum­bre eu­ro­pea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.