Se aca­bó

La con­vul­sión vi­vi­da por las ca­jas de aho­rros en los úl­ti­mos tiem­pos ha aca­ba­do de­fi­ni­ti­va­men­te con es­te mo­de­lo de en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, en las que han te­ni­do más po­der los po­lí­ti­cos que los ges­to­res, lo que les ha lle­va­do a su des­apa­ri­ción.

Tiempo - - ACTUALIDAD - POR JO­SÉ MARÍA VALS Y MI­GUEL CI­FUEN­TES

Des­pués de que ha­ce 159 años se dic­ta­ra el de­cre­to real que crea­ba for­mal­men­te las ca­jas de aho­rros (co­rría el año de 1853), so­lo ha si­do ne­ce­sa­ria una cri­sis fi­nan­cie­ra mez­cla­da con otra in­mo­bi­lia­ria pa­ra que 43 de las 45 ca­jas exis­ten­tes ha­yan des­apa­re­ci­do co­mo en­ti­da­des fi­nan­cie­ras. Un sec­tor en el que los po­lí­ti­cos han man­da­do más que los téc­ni­cos du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das se ha vis­to for­za­do a tras­pa­sar su ne­go­cio a ban­cos crea­dos pa­ra aco­ger fu­sio­nes, ha pa­sa­do por la na­cio­na­li­za­ción de ocho en­ti­da­des, ha re­ci­bi­do más de 20.000 mi­llo­nes de eu­ros en ayu­das di­rec­tas (y lo que que­da) y es­tá aho­ra en el pun­to de mi­ra del Ban­co de España y de los fis­ca­les. Ade­más, la caí­da de Ban­kia en ma­nos del Fon­do de Res­truc­tu­ra­ción Or­de­na­da Ban­ca­ria (FROB) su­po­ne el gol­pe de­fi­ni­ti­vo que abre la ve­da a la des­apa­ri­ción del mo­de­lo de ca­jas, que en mu­chos ca­sos pa­sa­rán a ser fun­da­cio­nes pu­ras y tendrán que bus­car fi­nan­cia­ción pa­ra man­te­ner sus obras so­cia­les. De mo­men­to, se­gún ha po­di­do sa­ber Tiem­po de fuen­tes ju­rí­di­cas, la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción tie­ne abier­tas in­ves­ti­ga­cio­nes al me­nos a diez ca­jas de aho­rros y so­bre de­ce­nas de di­rec­ti­vos que co­bra­ron pre­ju­bi­la­cio­nes, ju­bi­la­cio­nes e in­dem­ni­za­cio­nes mi­llo­na­rias al de­jar sus car­gos. Eso sin con­tar las po­si­bles impu­tacio­nes pe­na­les por ma­la ges­tión y un va­ria­do sur­ti­do de de­li­tos so­cie­ta­rios. A to­do ello

se su­ma que las ca­jas na­cio­na­li­za­das y el Ban­co de Va­len­cia (fi­lial de Ban­ca­ja) tie­nen abier­tos ex­pe­dien­tes in­for­ma­ti­vos por el Ban­co de España que, apar­te de im­po­ner las san­cio­nes que co­rres­pon­dan de acuer­do con la le­gis­la­ción de con­trol fi­nan­cie­ro, po­dría pa­sar la in­for­ma­ción a la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción si en­cuen­tra in­di­cios de de­li­to.

Ayu­da a los fis­ca­les.

Los ins­pec­to­res del Ban­co de España van a ser una pie­za cla­ve en el desa­rro­llo de to­do el pro­ce­so que se abre tras la res­truc­tu­ra­ción de las ca­jas de aho­rros. Los jue­ces que ins­tru­yen cau­sas eco­nó­mi­cas so­li­ci­tan siem­pre es­tu­dios por­me­no­ri­za­dos y con­cien­zu­dos de lo que tie­nen so­bre la me­sa. La Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción tam­bién ne­ce­si­ta ayu­da en sus in­ves­ti­ga­cio­nes, y pa­ra eso es­tá el cuer­po de ins­pec­ción que, por cier­to, avi­só ya en 2005 y 2006 de que las ca­jas au­men­ta­ban mu­cho su rit­mo de con­ce­sión de cré­di­tos y ca­si siem­pre en la mis­ma di­rec­ción: prés­ta­mos hi­po­te­ca­rios y fi­nan­cia­ción de pro­mo­to­res in­mo­bi­lia­rios. Aho­ra, en me­nos de dos me­ses, ha­brá cam­bio de go­ber­na­dor del Ban­co de España. El man­da­to de Mi­guel Án­gel Fer­nán­dez Or­dó­ñez ter­mi­na a me­dia­dos de ju­lio y coin­ci­di­rá con la di­ges­tión de los nue­vos da­tos que apor­ten las au­di­to­ras con­tra­ta­das por el Go­bierno pa­ra acla­rar el va­lor real de los ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios de ban­cos y ca­jas. Tras el re­le­vo, y una vez pa­sa­do el ve­rano, es po­si­ble que co­mien­cen a lle­gar ex­pe­dien­tes a la Fis­ca­lía.

¿Qué ha pa­sa­do pa­ra que es­tos avi­sos de los ins­pec­to­res no ha­yan sur­ti­do efec­to antes? La ma­ra­ña crea­da al­re­de­dor de las ca­jas de aho­rros te­nía va­rias me­chas ar­dien­do des­de ha­ce años. En 2009, año en el que co­men­zó la zo­zo­bra del sec­tor tras la in­ter­ven­ción por el Ban­co de España de la Ca­ja Cas­ti­llaLa Man­cha, el con­jun­to de las 45 ca­jas exis­ten­tes en­ton­ces en España te­nía 2.087 car­gos en sus ór­ga­nos de con­trol, ges­tión y di­rec­ción nom­bra­dos por los po­lí­ti­cos. Eso su­po­nía un ter­cio del to­tal, con el agra­van­te de que en la pri­me­ra lí­nea de man­do tam­bién ha­bía nu­me­ro­sos po­lí­ti­cos o amigos de po­lí­ti­cos re­co­lo­ca­dos en pues­tos muy bien pa­ga­dos pe­ro pa­ra los que en la ban­ca pri­va­da se exi­ge al­go más de ca­pa­ci­dad de ges­tión fi­nan­cie­ra.

Son ca­sos co­mo los de Nar­cís Se­rra, ex­vi­ce­pre­si­den­te de Fe­li­pe Gon­zá­lez, que era pre­si­den­te de Cai­xa Ca­ta­lun­ya; el de Juan Pe­dro Her­nán­dez Moltó, ex­con­se­je­ro del Go­bierno re­gio­nal que aca­bó co­mo pre­si­den­te de Ca­ja Cas­ti­llaLa Man­cha; Mi­guel Ble­sa, com­pa­ñe­ro de aca­de­mia de opo­si­cio­nes de Jo­sé María Az­nar que pre­si­día Ca­ja Ma­drid; Mo­des­to Cres­po, hom­bre de la ór­bi­ta del PP va­len­ciano (con­cre­ta­men­te de Alicante) que pre­si­día la Ca­ja de Aho­rros del Me­di­te­rrá­neo (CAM); Jo­sé Luis Oli­vas, tam­bién cer­cano a la ór­bi­ta de Fran­cis­co Camps, que lle­gó a pre­si­dir Ban­ca­ja y el Ban­co de Va­len­cia y a ser vicepresidente de Ban­kia; An­to­nio Pu­li­do, que tras una cor­ta ca­rre­ra po­lí­ti­ca en el PSOE an­da­luz lle­gó a la pre­si­den­cia de Ca­ja­sol; En­ri­que Go­ñi, es­te sí li­ga­do a la ban­ca des­de siem­pre, pe­ro que desató una gue­rra de po­der tras la fu­sión con Ca­ja­sol; o los má­xi­mos eje­cu­ti­vos de las dos gran­des ca­jas ga­lle­gas, Jo­sé Luis Mén­dez y Ju­lio Fer­nán­dez, que des­pués de 30 años en el sec­tor su­cum­bie­ron a la ten­ta­ción de mez­clar la po­lí­ti­ca y el po­der con el ne­go­cio fi­nan­cie­ro.

Es­tos son los ejem­plos más lla­ma­ti­vos, por­que son los de las ca­jas más gran­des. Pe­ro en los úl­ti­mos años ha ha­bi­do tam­bién mu­chos ca­sos en en­ti­da­des de me­nor tamaño. To­da­vía hoy, cuan­do las 45 ca­jas que exis­tían en 2009 han que­da­do

La Ins­pec­ción del Ban­co de España ya ad­vir­tió de la lo­ca ca­rre­ra de cre­ci­mien­to de las ca­jas

re­du­ci­das a diez ban­cos y dos ca­jas pe­que­ñas (Po­lle­nça y On­tin­yent), dos cen­te­na­res de po­lí­ti­cos si­guen en si­llo­nes de po­der en el sec­tor. Si la lu­pa se po­ne so­bre to­do el en­tra­ma­do ju­rí­di­co de man­do de las ca­jas, con sus asam­bleas ge­ne­ra­les in­clui­das, los más de 2.000 que ha­bía ha­ce tres años se con­ser­van en gran me­di­da, aun­que, eso sí, aho­ra ya no man­dan tan­to, por­que en mu­chos ca­sos, co­mo el de Ban­ca Cí­vi­ca, Ban­kia o Cai­xabank, han si­do des­pla­za­dos en par­te por los ac­cio­nis­tas pri­va­dos, ya que es­tas en­ti­da­des co­ti­zan en bol­sa. A pe­sar de ello, to­da­vía que­da un tra­ba­jo im­por­tan­te por ha­cer, ya que en al­gu­nas si­guen co­mo ac­cio­nis­tas de re­fe­ren­cia las ca­jas que, aun­que ya no tie­nen ne­go­cio fi­nan­cie­ro, sí con­ser­van sus asam­bleas ge­ne­ra­les, que de­ben vo­tar los acuer­dos que tras­cien­dan la ac­ti­vi­dad pu­ra­men­te ban­ca­ria.

¿Có­mo se ha lle­ga­do a es­te pun­to? La his­to­ria es fá­cil de en­ten­der. Tras más de un si­glo de exis­ten­cia, las ca­jas de aho­rros, en­ti­da­des fun­da­das pa­ra lle­var la ban­ca al me­dio ru­ral y a las cla­ses me­nos fa­vo­re­ci­das, se en­fren­ta­ban en los años 70 del pa­sa­do si­glo a la ne­ce­si­dad de aco­mo­dar­se a la nue­va es­truc­tu­ra del Es­ta­do es­pa­ñol tras el re­torno de la de­mo­cra­cia. En 1977 En­ri­que Fuen­tes Quin­ta­na, des­de un Go­bierno de Unión de Cen­tro De­mo­crá­ti­co (UCD), ha­cía el

pri­mer in­ten­to de acer­car a las ca­jas a una ges­tión más tí­pi­ca de los ban­cos, pe­ro man­tu­vo la ca­pa­ci­dad de man­do de los po­de­res lo­ca­les. En 1985 se pro­mul­gó otra ley, apa­dri­na­da es­ta vez por Mi­guel Bo­yer, mi­nis­tro de Economía de Fe­li­pe Gon­zá­lez, que pro­fun­di­za­ba en la li­be­ra­li­za­ción del ne­go­cio, pe­ro que in­cre­men­tó no­ta­ble­men­te el po­der de los ayun­ta­mien­tos y dipu­tacio­nes en los ór­ga­nos de de­ci­sión de las ca­jas.

Una nue­va es­pe­cie.

En­tre me­dias, las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, con po­de­res re­co­no­ci­dos por la Cons­ti­tu­ción de 1978, co­men­za­ron a dic­tar sus pro­pias le­yes, que re­ci­bie­ron el aval del Tri­bu­nal Constitucional. Ha­bía na­ci­do una es­pe­cie nue­va de en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, unas ca­jas en las que pre­va­le­cían las le­yes au­to­nó­mi­cas y en las que se mul­ti­pli­ca­ban los car­gos pro­ce­den­tes de ayun­ta­mien­tos, dipu­tacio­nes y go­bier­nos re­gio­na­les. To­do fun­cio­na­ba ra­zo­na­ble­men­te bien has­ta que, con la lle­ga­da de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, las

Las su­ce­si­vas re­for­mas le­ga­les crea­ron unas en­ti­da­des fi­nan­cie­ras a la me­di­da de los po­lí­ti­cos

ca­jas de aho­rros du­pli­ca­ron su tamaño y al­can­za­ron a los ban­cos pri­va­dos. Se hi­cie­ron con el 50% del ne­go­cio fi­nan­cie­ro es­pa­ñol, pe­ro no re­no­va­ron los equi­pos ges­to­res. Los po­lí­ti­cos se­guían en­quis­ta­dos en sus ór­ga­nos de po­der.

Con el pin­cha­zo de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria co­men­za­ron los pro­ble­mas de con­cen­tra­ción de cré­di­tos en el sec­tor del la­dri­llo y em­pe­zó la cas­ca­da de in­ter­ven­cio­nes y caí­das en des­gra­cia de ca­jas gran­des y pe­que­ñas (ver recuadro

en pá­gi­na an­te­rior). Y con es­te de­cli­ve se ini­ció tam­bién un pro­ce­so en el que ca­da uno que­ría arre­glar­se lo su­yo y que al fi­nal ha aca­ba­do en las me­sas de la Ins­pec­ción del Ban­co de España y de la Fis­ca­lía. Las ca­jas de aho­rros co­mien­zan a des­apa­re­cer co­mo ta­les (las que no ten­gan al me­nos un 25% del ca­pi­tal de los ban­cos que han fun­da­do pa­sa­rán a ser fun­da­cio­nes) y mu­chos de sus ex­ges­to­res han da­do un pé­si­mo ejem­plo. Han sa­li­do por la puer­ta de atrás tra­tan­do de man­te­ner sus pre­ben­das.

Co­men­zan­do por lo más re­cien­te, la Au­dien­cia de Se­go­via ha reabier­to la in­ves­ti­ga­ción de los di­rec­ti­vos de Ca­ja Se­go­via por las mi­llo­na­rias ju­bi­la­cio­nes y pre­ju­bi­la­cio­nes que se au­to­con­ce­die­ron. El di­rec­tor ge­ne­ral de la ca­ja has­ta di­ciem­bre de 2010, Manuel Es­cri­bano, se ad­ju­di­có una pre­ju­bi­la­ción de seis mi­llo­nes de eu­ros, y can­ti­da­des mi­llo­na-

rias el res­to de los di­rec­ti­vos ju­bi­la­dos. En el úl­ti­mo año de man­da­to, antes de en­trar en la fu­sión de Ban­kia, el co­mi­té eje­cu­ti­vo de la ca­ja se­go­via­na se mul­ti­pli­có los suel­dos e hi­zo pó­li­zas mi­llo­na­rias con la ase­gu­ra­do­ra Ca­ser, que pa­gó la ca­ja, pa­ra me­jo­rar sus ju­bi­la­cio­nes.

Otra en­ti­dad de la ór­bi­ta de Ban­kia que es­tá ya ca­mino del juz­ga­do es la pa­ta va­len­cia­na de la en­ti­dad, por que­re­llas a ins­tan­cia de par­te. El pa­sa­do lu­nes 14 de ma­yo la Jun­ta de Ac­cio­nis­tas del Ban­co de Va­len­cia, na­cio­na­li­za­do y pen­dien­te de subas­ta, de­ci­dió pre­sen­tar una de­man­da por ma­la ges­tión con­tra los ex­pre­si­den­tes Jo­sé Luis Oli­vas y Au­re­lio Iz­quier­do y con­tra el vicepresidente An­to­nio Ti­ra­do y el ex­con­se­je­ro de­le­ga­do Do­min­go Pa­rra. Es­te úl­ti­mo pac­tó un des­pi­do de 7,1 mi­llo­nes de eu­ros.

Blin­da­jes y des­pi­dos.

Aun­que el ca­so Pa­rra tie­ne mu­cha en­jun­dia, el de Au­re­lio Iz­quier­do sí que es un ca­so de blin­da­je es­pec­ta­cu­lar. Tras pa­sar por Ban­kia y Ban­co de Va­len­cia, Iz­quier­do re­gre­só a Ban­ca­ja co­mo di­rec­tor fi­nan­cie­ro en fe­bre­ro pa­sa­do, con un con­tra­to blin­da­do de 14 mi­llo­nes de eu­ros, de los que 6 mi­llo­nes son del con­tra­to de 2007 al ac­ce­der a la di­rec­ción ge­ne­ral y otros 8 son en con­cep­to de pen­sión. Iz­quier­do ha es­ta­do en un bai­le con­ti­nuo den­tro del gru­po va­len­ciano aso­cia­do en Ban­kia. Has­ta 2007 fue di­rec­tor ge­ne­ral de Ban­ca­ja y en 2010 pa­só a Ban­kia co­mo di­rec­tor de ne­go­cio. En oc­tu­bre de 2011 vol­vió co­mo di­rec­tor ge­ne­ral del Ban­co de Va­len­cia pa­ra sus­ti­tuir a Pa­rra y, a las po­cas se­ma­nas, fue pre­si­den­te en sus­ti­tu­ción de Oli­vas, di­mi­ti­do tras la na­cio­na­li­za­ción del ban­co. To­do es­to pa­ra que Iz­quier­do no co­bre su mi­llo­na­rio con­tra­to si es des­pe­di­do aho­ra de Ban­ca­ja. El con­tra­to de es­te eje­cu­ti­vo es sos­pe­cho­so, pri­me­ro por­que sus an­te­ce­so­res, Tor­to­sa y García Che­ca, nun­ca tu­vie­ron es­tos blin­da­jes, y se­gun­do, por­que los con­tra­tos de di­rec­ti­vos en un mo­men­to in­cier­to de­ja­ron de ir al consejo de ad­mi­nis­tra­ción y de­pen­dían so­lo del pre­si­den­te, Jo­sé Luis Oli­vas, que nun­ca in­for­mó al res­pec­to. Tam­po­co cons­ta que se in­for­ma­ra al Ins­ti­tu­to Va­len­ciano de Fi­nan­zas ni al Ban­co de España, co­mo era pre­cep­ti­vo.

Sin sa­lir de la zo­na le­van­ti­na, la Ca­ja de Aho­rros del Me­di­te­rrá­neo (CAM) es uno de los ca­sos que tie­ne más ocu­pa­dos

Nu­me­ro­sos ex­di­rec­ti­vos de ca­jas se subie­ron el suel­do o los blin­da­jes jus­to cuan­do se iban a fu­sio­nar con otras

a los fis­ca­les. La ca­ja ali­can­ti­na fue na­cio­na­li­za­da en 2011 y ven­di­da más tar­de al Ban­co de Sa­ba­dell. Exis­ten se­rios in­di­cios que pue­den lle­var a la impu­tación del ex di­rec­tor ge­ne­ral, Ro­ber­to Ló­pez Abad, y de su su­ce­so­ra, María Do­lo­res Amorós. Ló­pez Abad y otros cua­tro di­rec­ti­vos se lle­va­ron una pen­sión de 12,8 mi­llo­nes, pe­ro ade­más se es­tá in­ves­ti­gan­do su ges­tión des­de 2001, en la que mul­ti­pli­ca­ron por cin­co el cré­di­to y abo­ca­ron a la in­sol­ven­cia a la en­ti­dad y a su in­ter­ven­ción por el Ban­co de España.

No me­nos es­can­da­lo­sas fue­ron las sa­li­das de di­rec­ti­vos de Cai­xa­no­va y Cai­xa Ga­li­cia en me­dio de la fu­sión de las dos ca­jas, que dio lu­gar a No­va­cai­xa. A Jo­sé Luis Mén­dez, pre­si­den­te de Cai­xa Ga­li­cia, un his­tó­ri­co de las ca­jas du­ran­te 30 años, se le atri­bu­ye una pen­sión de en­tre 15 y 20 mi­llo­nes de eu­ros, y a Ju­lio Fer­nán­dez Ga­yo­so, pre­si­den­te de Cai­xa­no­va, una can­ti­dad al­go in­fe­rior, que ha des­men­ti­do pe­ro no ha pre­ci­sa­do. Ade­más, po­co antes de la na­cio­na­li­za­ción de No­va­cai­xa, otros cua­tro di­rec­ti­vos co­bra­ron in­dem­ni­za­cio­nes y apor­ta­cio­nes de pen­sio­nes por un mon­to de 23 mi­llo­nes. Tan­to la Xun­ta de Ga­li­cia co­mo el ac­tual pre­si­den­te de No­va­cai­xa, Jo­sé María Cas­te­llano, han in­ten­ta­do que los di­rec­ti­vos de­vuel­van las in­dem­ni­za­cio­nes, y so­lo Ja­vier García de Pa­re­des, ex-

Las ca­jas du­pli­ca­ron su ne­go­cio du­ran­te los años de la bur­bu­ja y eso les ha pa­sa­do una fac­tu­ra muy al­ta

di­rec­tor ad­jun­to de No­va­cai­xa, ha de­vuel­to cin­co de los diez mi­llo­nes de su in­dem­ni­za­ción.

Del es­cán­da­lo no se li­bran ni las pe­que­ñas. Cai­xa Pe­ne­dés, in­te­gra­da en la fu­sión de Ban­co Ma­re Nos­trum, que li­de­ra Ca­ja Mur­cia, dio un res­pin­go cuan­do se des­cu­brió el fa­bu­lo­so plan de pen­sio­nes de los di­rec­ti­vos. So­lo el pre­si­den­te, Ri­card Pa­gés, te­nía 11 mi­llo­nes de pen­sión, el di­rec­tor ge­ne­ral Manuel Tro­yano y otros tres di­rec­ti­vos se re­par­tían pen­sio­nes por 20 mi­llo­nes. Tras el es­cán­da­lo di­mi­tie­ron, pe­ro la man­cha sal­pi­ca­ba a Ma­re Nos­trum, que ha­bía re­ci­bi­do del FROB 915 mi­llo­nes de ayu­das.

To­do es­te bai­le co­men­zó en mar­zo de 2009, con la in­ter­ven­ción de la Ca­ja Cas­ti­lla-la Man­cha por el Ban­co de España tras ser de­tec­ta­do un agu­je­ro de 3.000 mi­llo­nes en in­ver­sio­nes in­mo­bi­lia­rias fa­lli­das, en­tre las que se en­con­tra­ba la del ae­ro­puer­to de Ciu­dad Real. Su en­ton­ces pre­si­den­te, Juan Pe­dro Her­nán­dez Moltó, es­tá des­apa­re­ci­do de la es­ce­na pú­bli­ca y con ex­pe­dien­te dis­ci­pli­na­rio abier­to por el Ban­co de España con­tra él y to­do el consejo de la ca­ja.

La­dri­llo tó­xi­co.

Ca­so ge­me­lo de la­dri­llo tó­xi­co es el de la ca­ja cor­do­be­sa Ca­ja Sur, li­ga­da a la Igle­sia. Fue la se­gun­da ca­ja na­cio­na­li­za­da, el 21 de ma­yo de 2010. Ca­ja Sur es­tu­vo pre­si­di­da du­ran­te años por el sa­cer­do­te cor­do­bés Mi­guel Castillejo, que fue ju­bi­la­do con una ren­ta vi­ta­li­cia de 210.000 eu­ros (am­pa­ra­da por un se­gu­ro de vi­da de pri­ma úni­ca de 2,9 mi­llo­nes de eu­ros, pa­ga­dos por Ca­ja Sur en 2001), más otros 3.000 de pen­sión men­sual, equi­va­len­tes a su suel­do de pre­si­den­te más una com­pen­sa­ción. La pen­sión es he­re­da­ble por sus cua­tro her­ma­nas. Y qué de­cir del ex­mi­nis­tro so­cia­lis­ta Nar­cís Se­rra, que ter­mi­nó su vi­da pú­bli­ca en 2010, co­mo pre­si­den­te de Cai­xa Ca­ta­lun­ya, con el es­cán­da­lo de sus au­to­su­bi­das de suel­do en me­dio de la cri­sis del sec­tor y el bai­le de fu­sio­nes. La ca­ja, li­ga­da a la Dipu­tación de Bar­ce­lo­na, tuvo una des­con­tro­la­da y agre­si­va ges­tión en ma­nos de Jo­sé María Lo­za Su­riach, un his­tó­ri­co de las ca­jas, y ter­mi­nó na­cio­na­li­za­da. Se­rra era pre­si­den­te no eje­cu­ti­vo, pe­ro es­tu­vo en la en­ti­dad du­ran­te el úl­ti­mo tra­mo del boom del la­dri­llo. Ate­rri­zó en la ca­ja en 2005 y par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te ba­jo la ges­tión agre­si­va del di­rec­tor ge­ne­ral, Jo­sé María Lo­za, que ce­só abrup­ta­men­te en 2008 y fue sus­ti­tui­do por Adol­fo To­dó, di­rec­tor de Cai­xa Man­re­sa. Nar­cís Se­rra se subió des­me­su­ra­da­men­te el suel­do en agos­to 2010, cuan­do la ca­ja es­ta­ba en pro­ce­so de fu­sión con Cai­xa de Ta­rra­go­na y Cai­xa Man­re­sa y ha­bía re­ci­bi­do ayu­das pú­bli­cas. Lo­za tam­bién sa­lió de mo­do po­co ai­ro­so, tras co­brar una in­dem­ni­za­ción de 10 mi­llo­nes de eu­ros, ade­más de su co­rres­pon­dien­te pen­sión.

No se ha li­bra­do tam­po­co de sal­pi­ca­du­ras la cas­te­lla­na Ca­ja España-due­ro. Fue sal­va­da in ex­tre­mis por Uni­ca­ja de Málaga, que la ab­sor­bió gra­cias a in­gen­tes ayu­das pú­bli­cas en 2012. El vicepresidente de Ca­ja España, el so­cia­lis­ta Fran­cis­co Fer­nán­dez, hi­zo una apa­ri­ción tí­pi­ca de Gua­dia­na: vol­vió de su ex­ce­den­cia, se apun­tó a un ERE y se lle­vó 554.000 eu­ros de pre­ju­bi­la­ción. En la otra pa­ta de la fu­sión, en Ca­ja Due­ro, el di­rec­tor ge­ne­ral, Lu­cas Fer­nán­dez, co­bró 1,3 mi­llo­nes de in­dem­ni­za­ción ju­bi­la­to­ria.

Tam­bién en An­da­lu­cía hu­bo sus más y sus me­nos. Ca­ja­sol, su­ma de las an­ti­guas Ca­ja San Fer­nan­do y Mon­te de Pie­dad de Se­vi­lla, tuvo su par­ti­cu­lar epi­so­dio con el des­pi­do de su di­rec­tor ge­ne­ral, Juan Sa­li­do, que co­bró una pen­sión de pre­ju­bi­la­ción de 950.000 eu­ros. Todos es­tos epi­so­dios y al­gu­nos más fue­ron los alu­di­dos por el fis­cal ge­ne­ral del Es­ta­do, Eduardo To­rres-dul­ce, cuan­do ha or­de­na­do a los fis­ca­les que in­ves­ti­guen la úl­ti­ma eta­pa de la vi­da de las ca­jas de aho­rros pa­ra ver có­mo han ges­tio­na­do las en­ti­da­des quie­nes han aca­ba­do con ellas.

Otros tiem­pos. Los pre­si­den­tes de las prin­ci­pa­les ca­jas en 2010: de iz­quier­da a de­re­cha, Car­los Egea (Ca­ja Mur­cia), Brau­lio Me­del (Uni­ca­ja), Ama­do Fran­co (Ibercaja), Isi­dro Fai­né (La Cai­xa), J.A. Ola­va­rrie­ta (CECA), Ro­dri­go Ra­to (Ca­ja Ma­drid) y Mo­des­to Cres­po (Ca­ja de Aho­rros

del Me­di­te­rrá­neo).

Mi­guel Án­gel Fer­nán­dez Or­do­ñez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.