El in­cier­to y os­cu­ro fu­tu­ro

La ver­ti­gi­no­sa su­ce­sión de re­ve­ses eco­nó­mi­cos y la di­fu­sión de los ru­mo­res más ago­re­ros su­men al Go­bierno y al país en la con­fu­sión y el pe­si­mis­mo.

Tiempo - - LA CRÓNICA - JO­SÉ ONE­TO

el in­cier­to fu­tu­ro de gre­cia, pen­dien­te de unas nue­vas elec­cio­nes que se ce­le­bra­rán el pró­xi­mo 17 de ju­nio; la te­sis ca­da vez más ex­ten­di­da de la sa­li­da de Ate­nas de la Unión Eu­ro­pea y del euro pa­ra la cual el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) ya es­ta­ría ba­ra­jan­do va­rias hi­pó­te­sis de tra­ba­jo; lo que se em­pie­za a con­si­de­rar un fra­ca­so de la se­gun­da re­for­ma fi­nan­cie­ra rea­li­za­da por el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy, la cuar­ta des­de que em­pe­zó la cri­sis eco­nó­mi­ca in­ter­na­cio­nal ha­ce cin­co años; y la for­ma con­fu­sa, sin nin­gún ti­po de ex­pli­ca­ción, en que se ha pro­du­ci­do la na­cio­na­li­za­ción de Ban­kia, que ha pues­to de ma­ni­fies­to la ex­tre­ma de­bi­li­dad de un sis­te­ma fi­nan­cie­ro que siem­pre fue pues­to co­mo ejem­plo de for­ta­le­za y so­li­dez por par­te del Go­bierno de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, han lle­va­do en los úl­ti­mos días la si­tua­ción eco­nó­mi­ca es­pa­ño­la a un pun­to de de­rrum­be, con una pri­ma de ries­go por en­ci­ma de los 500 pun­tos, un bono a diez años que se es­tá pa­gan­do a un in­te­rés muy por en­ci­ma del 6% y una bol­sa hun­di­da que es­tá en los mis­mos ni­ve­les del año 2003. pa­ra col­mo, den­tro de un pá­ni­co ge­ne­ra­li­za­do, des­de el pe­rió­di­co The New York Ti­mes, el premio No­bel de Economía Paul Krug­man ha con­tri­bui­do a la con­fu­sión na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, al es­pe­cu­lar en su blog con la po­si­bi­li­dad de que una sa­li­da de Gre­cia del euro pro­duz­ca, inevi­ta­ble­men­te, un efec­to con­ta­gio en España e Ita­lia, y que es po­si­ble que ese efec­to con­ta­gio pro­duz­ca un mie­do ge­ne­ra­li­za­do a la bús­que­da de lu­ga­res más se­gu­ros pa­ra el di­ne­ro y que esa sa­li­da de di­ne­ro ha­cia lu­ga­res se­gu­ros co­mo Ale­ma­nia pue­da desem­bo­car en lo que en Ar­gen­ti­na se bau­ti­zó co­mo co­rra­li­to.

Los mi­nis­tros de Economía y Com­pe­ten­cia, Luis de Guin­dos, y de Ha­cien­da y Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas, Cris­tó­bal Mon­to­ro, han re­cha­za­do ta­jan­te­men­te que la si­tua­ción de la economía es­pa­ño­la ter­mi­ne en un co­rra­li­to, co­mo ocu­rrió en Ar­gen­ti­na en el año 2001 cuan­do el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Fer­nan­do de la Rúa, y su mi­nis­tro de Economía, Do­min­go Ca­va­llo, es­ta­ble­cie­ron una se­rie de res­tric­cio­nes a la li­bre dis­po­si­ción de di­ne­ro en efec­ti­vo, de pla­zos fi­jos y cuen­tas co­rrien­tes y de aho­rros, con el ob­je­ti­vo de que la sa­li­da ma­si­va de di­ne­ro de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras no pro­vo­ca­sen una ola de pá­ni­co y el co­lap­so del sis­te­ma ban­ca­rio.

La reali­dad es que aquí un co­rra­li­to es im­po­si­ble aun­que ca­da vez es­tá más ex­ten­di­da la te­sis de que la ban­ca es­pa­ño­la no va a tener más re­me­dio que acep­tar la ayu­da del Fon­do Eu­ro­peo de Res­ca­te. El Go­bierno, que no pa­re­ce muy par­ti­da-

rio de es­ta so­lu­ción, a la que ha ur­gi­do el pro­pio pre­si­den­te de Fran­cia, Fra­nçois Ho­llan­de, es­tá con­fu­so an­te la evo­lu­ción de los acon­te­ci­mien­tos, que se su­ce­den con una ve­lo­ci­dad de vér­ti­go, y no pa­ra de re­pe­tir que ya ha pues­to en mar­cha to­das las re­for­mas que le ha ve­ni­do pi­dien­do Bru­se­las, que ha lle­va­do a ca­bo todos los ajus­tes pa­ra lo que Ma­riano Ra­joy ha de­no­mi­na­do “la sa­li­da del po­zo” en que nos en­con­tra­mos, y se ha de­ci­di­do a en­viar un cla­ro men­sa­je a Bru­se­las y a la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel pa­ra que tam­bién, si hay una so­li­da­ri­dad eu­ro­pea, esa so­li­da­ri­dad se ma­ni­fies­te con to­da cla­ri­dad. ese mis­mo men­sa­je se le ha trans­mi­ti­do al pre­si­den­te del BCE, Ma­rio Drag­hi, pa­ra in­sis­tir en que ya se ha he­cho to­do y que aho­ra se ne­ce­si­ta tras­cen­der las nu­me­ro­sas de­cla­ra­cio­nes de apo­yo pa­ra pa­sar a la ac­ción, lo que sig­ni­fi­ca que el pre­si­den­te del BCE, que ha ce­rra­do la ca­ja, co­mien­ce a ayu­dar a la deu­da pú­bli­ca es­pa­ño­la com­pran­do en el mer­ca­do se­cun­da­rio pa­ra que la pri­ma de ries­go, una pri­ma de ries­go “inacep­ta­ble e in­aguan­ta­ble”, se­gún se ha en­car­ga­do de de­fi­nir­la el mi­nis­tro

De Guin­dos, ba­je de esos 500 pun­tos que mar­can cla­ra­men­te el es­ce­na­rio de la in­ter­ven­ción y del res­ca­te. Tan­to por par­te del mi­nis­tro de Economía y Com­pe­ten­cia co­mo del de Ha­cien­da y Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas y del pro­pio pre­si­den­te del Go­bierno, se ha ele­va­do el tono que nor­mal­men­te se vie­ne usan­do con Eu­ro­pa pa­ra re­cla­mar con­tra el in­me­re­ci­do tra­to que re­ci­be un país que es­tá cum­plien­do con to­do lo que se le man­da.

Em­pe­ña­do en el ajus­te, un ajus­te que la pro­pia Co­mi­sión Eu­ro­pea ya ha anun­cia­do que no po­drá cum­plir por­que, ade­más, se ha co­no­ci­do un nue­vo dé­fi­cit ocul­to de dos co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas go­ber­na­das por el Par­ti­do Po­pu­lar (Ma­drid y Cas­ti­lla y León) que ele­va­rá el dé­fi­cit fi­nal del pa­sa­do año has­ta el 8,9%, el pre­si­den­te del Go­bierno no ha que­ri­do dis­gus­tar pa­ra na­da a la can­ci­ller ale­ma­na, has­ta el pun­to que aun con­vi­nién­do­le, ha adop­ta­do una pos­tu­ra muy fría so­bre la po­lí­ti­ca de cre­ci­mien­to lan­za­da por el pre­si­den­te fran­cés Fra­nçois Ho­llan­de y acep­ta­da por el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Ba­rack Oba­ma, y con re­ti­cen­cias por la pro­pia se­ño­ra Mer­kel.

El Go­bierno ha ele­va­do el tono con Eu­ro­pa pa­ra pro­tes­tar con­tra el in­me­re­ci­do tra­to que re­ci­be España

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.