Ho­llan­de se ro­dea de es­pa­ño­les

El pre­si­den­te co­lo­ca a tres hi­jos de exi­lia­dos re­pu­bli­ca­nos en su círcu­lo de má­xi­ma con­fian­za: el mi­nis­tro Manuel Valls y los con­se­je­ros Paul Jean-ortiz y Aqui­lino Mo­re­lle.

Tiempo - - ESPAÑA - AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es Más in­for­ma­ción, en el blog de An­to­nio Ro­drí­guez en www.tiem­po­dehoy.com

Fra­nçois Ho­llan­de ha ini­cia­do su quin­que­nio co­mo pre­si­den­te de Fran­cia con va­rias de­ci­sio­nes con las que su nue­vo Go­bierno ha que­ri­do dar ejem­plo an­te la ciu­da­da­nía: la for­ma­ción del pri­mer Eje­cu­ti­vo pa­ri­ta­rio en la his­to­ria del país ve­cino, la apro­ba­ción de un ti­je­re­ta­zo del 30% en los suel­dos de los mi­nis­tros y la prohi­bi­ción a es­tos úl­ti­mos de acep­tar re­ga­los por en­ci­ma de los 150 eu­ros.

Pe­ro la no­ti­cia que me­jor se ha re­ci­bi­do en Ma­drid ha si­do la re­la­ti­va a los nom­bra­mien­tos. En el re­du­ci­do gru­po de per­so­nas que for­man el círcu­lo de má­xi­ma con­fian­za de Ho­llan­de hay tres hi­jos de exi­lia­dos es­pa­ño­les: el mi­nis­tro del In­te­rior, Manuel Valls; el con­se­je­ro di­plo­má­ti­co, Paul Jean-ortiz; y el con­se­je­ro po­lí­ti­co, Aqui­lino Mo­re­lle. Un he­cho sin pre­ce­den­tes que, a buen se­gu­ro, fa­ci­li­ta­rá la co­mu­ni­ca­ción y la sin­to­nía po­lí­ti­ca en es­ta nue­va eta­pa de las re­la­cio­nes his­pano-fran­ce­sas.

De Bar­ce­lo­na a Evry.

Manuel Valls ha si­do del que más se ha ha­bla­do en los úl­ti­mos días por su nue­vo car­go, tan de­li­ca­do pa­ra los in­tere­ses de España por in­cluir la lu­cha an­ti­te­rro­ris­ta. Na­ci­do en 1962 en el ba­rrio bar­ce­lo­nés de Hor­ta, es­te hi­jo del pin­tor exi­lia­do Xa­vier Valls, se­gui­dor de la fies­ta de los to­ros y del Ba­rça, es­tá lla­ma­do a ver la di­so­lu­ción de ETA jun­to a su ho­mó­lo­go es­pa­ñol, el tam­bién bar­ce­lo­nés Jorge Fer­nán­dez. Su pri­mer con­tac­to con la po­lí­ti­ca se pro­du­jo en fe­bre­ro de 1976 en las ca­lles de su ciu­dad na­tal, al inicio de la tran­si­ción po­lí­ti­ca es­pa­ño­la, cuan­do mi­les de ca­ta­la­nes pe­dían de­mo­cra­cia al gri­to de “li­ber­tad, am­nis­tía, es­ta­tu­to de au­to­no­mía”. Valls em­pe­zó a mi­li­tar en el Par­ti­do So­cia­lis­ta Fran­cés (PSF) con 17 años y en 1982 se de­can­tó por la na­cio­na­li­dad fran­ce­sa -en aque­lla épo­ca no se po­día op­tar a la do­ble na­cio­na­li­dad-. Se­gui­dor de los ex pri­mer mi­nis­tros Mi­chel Ro­card y de Lio­nel Jos­pin, en la ac­tua­li­dad es al­cal­de de Evry, una de las lo­ca­li­da­des del ex­tra­rra­dio pa­ri­sino, y dipu­tado por Es­so­ne, don­de en ju­nio ne­ce­si­ta­rá lo­grar la re­lec­ción si quie­re se­guir en el Eje­cu­ti­vo de Ho­llan­de. Pró­xi­mo al de­fe­nes­tra­do Dominique Strauss-kahn, es uno de los ex­po­nen­tes del ala con­ser­va­do­ra del PSF, so­bre to­do en ma­te­ria de in­mi­gra­ción, lo que lle­vó a Ni­co­las Sar­kozy a ofre­cer­le un pues­to en su Go­bierno, co­mo ha­bía he­cho con otros so­cia­lis­tas crí­ti­cos con la di­rec­ción de Mar­ti­ne Aubry. Su re­cha­zo a la en­ve­ne­na­da pro­pues­ta le hi­zo ganar pun­tos en su par­ti­do.

En las pri­ma­rias que ce­le­bró el PSF pa­ra ele­gir can­di­da­to a las pa­sa­das elec-

cio­nes pre­si­den­cia­les que­dó en cuar­to lu­gar con ape­nas un 6% de apo­yos, pe­ro eso le per­mi­tió ser co­no­ci­do por el gran pú­bli­co. Po­lí­ti­co há­bil, di­ná­mi­co e in­no­va­dor, Ho­llan­de le nom­bró en­se­gui­da su di­rec­tor de co­mu­ni­ca­ción, lo que le ha ca­ta­pul­ta­do aho­ra al pues­to de mi­nis­tro del In­te­rior.

La his­to­ria del Stan­brook.

Paul Jean-ortiz, de 55 años, es el di­plo­má­ti­co en el que más va a con­fiar Ho­llan­de en los pró­xi­mos cin­co años. Es el equi­va­len­te de Jorge Mo­ra­gas en re­la­ción con Ma­riano Ra­joy o de Ber­nar­dino León con Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. Sus víncu­los es­pa­ño­les vie­nen de su pa­dre, uno de los ca­si 3.000 re­pu­bli­ca­nos que en las pos­tri­me­rías de la Gue­rra Ci­vil pu­die­ron huir des­de el puer­to de Alicante en un bar­co mer­can­te in­glés.

La his­to­ria del Stan­brook es una de las más dra­má­ti­cas del fi­nal de la con­tien­da, ya que fue el úl­ti­mo bar­co en zar­par de te­rri­to­rio re­pu­bli­cano. El ca­pi­tán car­gó con todos los re­fu­gia­dos que pu­do, a sa­bien­das de que otros mu­chos que­da­rían en ma­nos de las tro­pas de Fran­co. Fue tal el agra­de­ci­mien­to en­tre los re­pu­bli­ca­nos exi­lia­dos que cuan­do el Stan­brook fue hun­di­do por un torpe­do ale­mán al inicio de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial hu­bo un mi­nu­to de si­len­cio en los cam­pos de re­fu­gia­dos de Ar­ge­lia y Tú­nez.

El pa­dre de Jean-ortiz se ape­lli­da­ba so­lo Ortiz, pe­ro qui­so que sus hi­jos lle­va­sen su nom­bre, Juan, en fran­cés co­mo ges­to de agra­de­ci­mien­to al país de aco­gi­da, se­gún ha con­ta­do el pro­pio Paul en Ma­drid, don­de es­tu­vo des­ti­na­do en­tre 2005 y 2009 co­mo nú­me­ro dos de la em­ba­ja­da ga­la. En el Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res ga­lo ha des­ta­ca­do por sus co­no­ci­mien­tos de China -es bi­lin­güe en man­da­rín y bue­na par­te de su ca­rre­ra di­plo­má­ti­ca la ha desa­rro­lla­do allí-, lo que le ha per­mi­ti­do si­tuar­se al fren­te de la di­rec­ción ge­ne­ral pa­ra Asia y Oceanía es­tos úl­ti­mos tres años.

Por úl­ti­mo, Aqui­lino Mo­re­lle, de 49 años, es hi­jo de as­tu­ria­nos de La Fel­gue­ra que en los años cin­cuen­ta del pa­sa­do si­glo hu­ye­ron de la po­bre­za y el fran­quis­mo. Sus orí­ge­nes mo­des­tos -su pa­dre fue obre­ro de la Ci­troën en Nan­te­rre- no fue­ron obs­tácu­lo pa­ra li­cen­ciar­se en Me­di­ci­na, Cien­cias Po­lí­ti­cas y en la se­lec­ta Es­cue­la Na­cio­nal de Ad­mi­nis­tra­ción (ENA), de don­de sa­len ca­si todos los di­ri­gen­tes de Fran­cia. Mo­re­lle dio el salto en 1997 al ser fi­cha­do por Jos­pin co­mo escritor de sus dis­cur­sos y de tex­tos po­lí­ti­cos. Aho­ra ha as­cen­di­do a con­se­je­ro po­lí­ti­co de Ho­llan­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.