En­ga­ño ma­si­vo

Los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles del desas­tre fi­nan­cie­ro es­pa­ñol no pue­den ir­se de ro­si­tas y con la fal­tri­que­ra a re­bo­sar.

Tiempo - - ESPAÑA - AGUSTÍN VA­LLA­DO­LID Más in­for­ma­ción: Twit­ter.com/agus­tin2666 y en el blog de Agustín Va­lla­do­lid en www.tiem­po­dehoy.com

Es verdad: la cri­sis es tam­bién psi­co­ló­gi­ca. El aba­ti­mien­to es la an­te­sa­la de la au­to­des­truc­ción. Hay que rom­per co­mo sea es­ta di­ná­mi­ca ma­so­quis­ta que nos en­vuel­ve. Hay que re­cu­pe­rar la mar­ca España. Y a ello se han pues­to los que pue­den ha­cer­lo. Al Go­bierno ape­nas le que­da re­sue­llo pa­ra el día a día, y son los gran­des em­pre­sa­rios los que han de­ci­di­do, de acuer­do con Mon­cloa, po­ner en mar­cha la ope­ra­ción Op­ti­mis­mo. En 2013 to­do cam­bia­rá, di­cen, re­be­lán­do­se an­te las som­brías pers­pec­ti­vas que nos anun­cian or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de re­nom­bre. España es­tá mu­cho me­jor de lo que se cree, pro­cla­man mien­tras a nues­tro país se le acu­sa des­de ins­ti­tu­cio­nes “ami­gas” de una cre­cien­te in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca que ahu­yen­ta las in­ver­sio­nes. Sal­dre­mos de es­ta, sin du­da, afir­man ufa­nos, al tiem­po que se eva­lúa en unos 150.000 mi­llo­nes de eu­ros los cré­di­tos de du­do­so co­bro con­ce­di­dos al la­dri­llo por ban­cos y ca­jas. Las en­ti­da­des pú­bli­cas y pri­va­das es­pa­ño­las tie­nen sa­lud su­fi­cien­te pa­ra aguan­tar el ti­rón, ar­gu­yen en pú­bli­co pa­ra des­pués, en pri­va­do, re­co­no­cer que el ac­tual sis­te­ma de pen­sio­nes no da pa­ra más. Es verdad, hay mu­cho de psi­co­ló­gi­co en es­ta cri­sis, de ma­ni­pu­la­ción in­tere­sa­da de nues­tros com­pe­ti­do­res y de fal­ta de ex­pe­rien­cia de un Go­bierno que no se ha sa­bi­do ex­pli­car. Pe­ro des­gra­cia­da­men­te hay tam­bién mu­cho de reali­dad ca­mu­fla­da que aho­ra sa­le a la luz en to­do su dra­má­ti­co es­plen­dor.

La gran em­pre­sa le echa un ca­ble al Es­ta­do. Por la cuenta que les trae; tam­bién. Y en­tre­tan­to los pe­que­ños llo­ran por los rin­co­nes asus­ta­dos an­te lo que to­da­vía les que­da por atra­ve­sar: el mar muer­to de una res­truc­tu­ra­ción del sec­tor fi­nan­cie­ro que de­vo­ra in­mi­se­ri­cor­de los aho­rros de em­pre­sa­rios y fa­mi­lias, y que aún se va a lle­var por de­lan­te a mu­chas py­mes. Las pro­vi­sio­nes exi­gi­das a la ban­ca por sus ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios res­pon­den a una ne­ce­si­dad in­cues­tio­na­ble, pe­ro van a mer­mar, ¡aún más!, el cré­di­to a las em­pre­sas. “No son in­sol­ven- tes las em­pre­sas; es in­sol­ven­te el sec­tor fi­nan­cie­ro”. Pa­la­bra de Je­sús Ter­cia­do, pre­si­den­te de Cepy­me. El 90% de las de­ci­sio­nes de ries­go son re­fi­nan­cia­cio­nes. No hay li­qui­dez. So­lo se pres­ta tiem­po, ga­ran­ti­za­do con el ajuar de la fa­mi­lia. El di­ne­ro que lle­gue del Es­ta­do, vía ayun­ta­mien­tos, se­rá uti­li­za­do por mu­chos pa­ra des­pe­dir dig­na­men­te a sus tra­ba­ja­do­res; y echar el cie­rre. Eso su­ce­de­rá en 2013, el año del op­ti­mis­mo.

Un 33% más po­bres.

El pro­ble­ma era la ban­ca y su apa­lan­ca­mien­to in­mo­bi­lia­rio, co­mo lo de­nun­cia­ron en 2006 los ins­pec­to­res del Ban­co de España al en­ton­ces go­ber­na­dor, Jai­me Ca­rua­na. Na­die les hi­zo el me­nor ca­so. Peor aún: ya en ple­na cri­sis, la ban­ca eu­ro­pea re­ci­bió ayu­das que re­pre­sen­ta­ron ca­si el 40% del PIB de la UE. Las en­ti­da­des es­pa­ño­las, ni un cén­ti­mo. Es­tá­ba­mos en la pre­mier lea­gue fi­nan­cie­ra. Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro se lo cre­yó, Mi­guel Án­gel Fer­nán­dez Or­dó­ñez (MAFO) se lla­mó an­da­na, y Ma­riano Ra­joy to­da­vía ni es­ta­ba y, si se le es­pe­ra­ba, tam­po­co se en­te­ró. Hoy, co­mo re­cor­da­ba ha­ce unos días el pre­si­den­te de Ren­ta 4, Juan Car­los Ureta, el re­sul­ta­do del en­ga­ño ma­si­vo es: Ibex 35, -20%; DAX ale­mán, +13%. O sea, un 33% más po­bres que cuan­do sa­cá­ba­mos pe­cho an­te el mun­do mun­dial.

El pro­ble­ma era la ban­ca. Y lo si­gue sien­do. Por­que Eu­ro­pa y su bra­zo eje­cu­tor, el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, no van a dar el pa­so de­fi­ni­ti­vo has­ta que pa­se­mos el exa­men y se co­noz­can a cien­cia cier­ta las ne­ce­si­da­des reales de fi­nan­cia­ción de las en­ti­da­des es­pa­ño­las. Sí, es un desa­tino cri­mi­na­li­zar al sis­te­ma fi­nan­cie­ro y vin­cu­lar de­ma­gó­gi­ca­men­te su ne­ce­sa­rio res­ca­te a las ca­la­mi­da­des que arras­tran ser­vi­cios pú­bli­cos co­mo la sa­ni­dad o la educación. Pe­ro una vez iden­ti­fi­ca­dos los cau­san­tes del desas­tre, lo que no es cier­ta­men­te acep­ta­ble es que es­tos se va­yan de ro­si­tas y con la fal­tri­que­ra a re­bo­sar mien­tras es­ca­sean los me­dios en es­cue­las y hos­pi­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.