Ti­bu­ro­nes cie­gos

Los go­ber­nan­tes del PP muer­den don­de hue­len san­gre, sin pres­tar ma­yor aten­ción a los des­tro­zos que provocan so­bre al­gu­nos co­lec­ti­vos de per­so­nas. La economía al ser­vi­cio de las per­so­nas ha si­do re­em­pla­za­da por las per­so­nas al ser­vi­cio de la economía.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA - ALFONSO GUE­RRA

De­cla­rar que el desas­tre de Ban­kia se de­be al su­per­vi­sor es tan­to co­mo que un la­drón de­fien­da su inocencia por­que no ha si­do de­te­ni­do

el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co re­pre­sen­ta­ti­vo se ba­sa en la con­fian­za que los elec­to­res de­po­si­tan en los ele­gi­dos, so­bre el en­ten­di­do de que se­rán los me­jo­res pa­ra el desa­rro­llo de­mo­crá­ti­co de la ac­ción del Go­bierno pa­ra be­ne­fi­cio de la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos, pa­ra el con­jun­to de la na­ción.

Si mis co­no­ci­mien­tos de economía son es­ca­sos o nu­los me con­for­ta pen­sar que quie­nes di­ri­gen la economía del país po­see­rán más am­plios y pro­fun­dos co­no­ci­mien­tos que les ayu­den a re­sol­ver una si­tua­ción eco­nó­mi­ca com­pli­ca­da co­mo la ac­tual. A ve­ces ocu­rre, sin em­bar­go, que des­cu­bri­mos que el mi­nis­tro de Economía de turno mues­tra un co­no­ci­mien­to de la economía que no pa­re­ce muy di­fe­ren­te al nues­tro. El se­ñor Luis de Guin­dos sa­be tan­to de economía co­mo yo, es de­cir, na­da. La orien­ta­ción que es­tán dan­do a la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca ha­ce du­dar muy se­ria­men­te acer­ca de la ca­pa­ci­dad téc­ni­ca de los res­pon­sa­bles eco­nó­mi­cos. Se pre­sen­ta­ron a las elec­cio­nes acu­san­do al Go­bierno so­cia­lis­ta de todos los ma­les de la cri­sis eco­nó­mi­ca, ig­no­ran­do de­li­be­ra­da­men­te la in­fluen­cia de la cri­sis in­ter­na­cio­nal. Al­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad ha­brá te­ni­do en la mar­cha de la economía el Go­bierno de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, pe­ro cen­trar la cau­sa de to­do en él, y ad­ver­tir a la po­bla­ción de que to­do que­da­ría re­suel­to sim­ple­men­te con el aban­dono de la pre­si­den­cia de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro es una es­tu­pi­dez po­lí­ti­ca y hu­ma­na. Qui­zás el se­ñor Ma­riano Ra­joy cre­yó que al ser los mer­ca­dos una ins­tan­cia con­ser­va­do­ra le ha­brían de po­ner a él una al­fom­bra de flo­res pa­ra su ges­tión de go­bierno. Lo re­le­van­te no es que los mer­ca­dos, co­mo el se­ñor Ra­joy, sean de de­re­chas, es que han to­ma­do co­mo rehe­nes a los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos de Eu­ro­pa.

El le­ma que pa­seó el se­ñor Ra­joy es que España ha per­di­do la con­fian­za de los mer­ca­dos y que él es­tá en con­di­cio­nes de re­cu­pe­rar­la. Vea­mos có­mo ha orien­ta­do su po­lí­ti­ca a ese fin. El nue­vo Go­bierno ha cen­tra­do su ges­tión en pro­cla­mar y di­fun­dir la “he­ren­cia so­cia­lis­ta”, ha des­cri­to una España rui­no­sa, en cla­ve trá­gi­ca de­bi­do a la irres­pon­sa­ble ac­tua­ción del Go­bierno de España (el an­te­rior). Va­ya ma­ne­ra de crear con­fian­za, di­cién­do­le a todos que el país es­ta­ba mu­cho peor de lo que todos pen­sa­ban. El se­ñor Ra­joy no de­be­ría sor­pren­der­se del aco­so de los mer­ca­dos a la economía es­pa­ño­la, él lo fo­men­ta re­pi­tien­do con­ti­nua­men­te el dra­ma eco­nó­mi­co que vi­ve el país (aña­dien­do, na­tu­ral­men­te, que es co­sa de los so­cia­lis­tas). El se­ñor Ra­joy y su Go­bierno han op­ta­do por una po­lí­ti­ca de des­truc­ción del ad­ver­sa­rio (los so­cia­lis­tas) aun­que los es­com­bros cai­gan so­bre las cabezas de todos. ¿no hu­bie­ra si­do más sen­sa­to que el Go­bierno anun­cia­ra una vez cuál es la si­tua­ción que “de­jan” los so­cia­lis­tas y de se­gui­do pi­die­ra la co­la­bo­ra­ción de todos pa­ra ace­le­rar la so­lu­ción de los pro­ble­mas? No lo han en­ten­di­do así los nue­vos go­ber­nan­tes. Ac­túan co­mo ti­bu­ro­nes cie­gos que muer­den don­de hue­len san­gre, sin pres­tar ma­yor aten­ción a los des­tro­zos que provocan so­bre al­gu­nos co­lec­ti­vos de per­so­nas. Han in­ver­ti­do el con­cep­to de la economía. Los co­no­ci­mien­tos eco­nó­mi­cos han ido acu­mu­lán­do­se pa­ra fa­vo­re­cer la pro­duc­ción y la dis­tri­bu­ción con el ob­je­ti­vo de be­ne­fi­ciar a las per­so­nas. La economía al ser­vi­cio de las per­so­nas ha si­do re­em­pla­za­da por las per­so­nas al ser­vi­cio de la economía. Con­se­guir unas bue­nas ci­fras eco­nó­mi­cas pe­sa más que el do­lor que pue­de pro­vo­car a las per­so­nas; las per­so­nas al ser­vi­cio de la economía. Re­sul­ta gro­tes­co con­tem­plar al mi­nis­tro de Ha­cien­da co­mo fu­rio­so ame­na­zan­te de las ins­ti­tu­cio­nes au­to­nó­mi­cas, ad­vir­tién­do­les de su po­der cas­ti­ga­dor.

Creen ade­más que el ri­tor­ne­llo de la “he­ren­cia” va­le en to­das las oca­sio­nes. Su mal­ha­da­do pro­yec­to de Ban­kia se les des­mo­ro­na, y es tam­bién fru­to de la he­ren­cia. Pe­ro ¿qué he­ren­cia? ¿Las de la se­ño­ra Es­pe­ran­za Agui­rre (Ca­ja Ma­drid) y el se­ñor Camps (Ban­ca­ja)? ¿Las de las ope­ra­cio­nes Az­nar-ble­sa o las de Ra­joy- Ra­to? No, la cul­pa

la tie­ne el go­ber­na­dor del Ban­co de España, que (¡al­bri­cias! Di­rían los ra­joi­nia­nos) mi­li­ta en el so­cia­lis­mo; y a él di­ri­gen los dar­dos.

Nun­ca per­te­ne­cí al en­torno po­lí­ti­co del go­ber­na­dor del Ban­co de España pe­ro an­te el lin­cha­mien­to in­tere­sa­do de la gen­te del PP es­toy dis­pues­to a ha­cer de de­fen­sor de su ges­tión. El go­ber­na­dor ero­sio­nó al­go su pres­ti­gio al ha­blar de cues­tio­nes que no eran pro­pias de su car­go (co­mo la re­for­ma la­bo­ral), pe­ro es po­ca co­sa an­te el fu­ri­bun­do ata­que del se­ñor De Guin­dos y sus mu­cha­chos. Me ha ocu­rri­do con fre­cuen­cia en la vi­da po­lí­ti­ca que los ex­ce­sos de al­gu­nos me co­lo­can en el la­do de al­guien con quien no tu­ve coin­ci­den­cias. Mue­ven tan­to el es­ce­na­rio que, sin dar un pa­so, es­tás en una po­si­ción en­fren­ta­da a la an­te­rior.

De­cla­rar que el desas­tre de Ban­kia se de­be al su­per­vi­sor es tan­to co­mo que un la­drón de­fien­da su inocencia por­que no fue de­te­ni­do por un po­li­cía. Si el su­per­vi­sor no ad­vir­tió a tiem­po ten­drá su res­pon­sa­bi­li­dad, pe­ro nun­ca po­drá ello exo­ne­rar la res­pon­sa­bi­li­dad ma­yor de los di­rec­ti­vos de Ca­ja Ma­drid y Ban­ca­ja, y de los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos Es­pe­ran­za Agui­rre y Fran­cis­co Camps. pe­ro lo más gra­ve no es es­te jue­go de lan­zar la res­pon­sa­bi­li­dad a otros. Lo que cau­sa un des­tro­zo de­mo­le­dor es di­fun­dir ideas de inope­ra­ti­vi­dad del ban­co na­cio­nal. Otra mues­tra de có­mo quie­ren ganar con­fian­za los ti­bu­ro­nes cie­gos del Go­bierno. No les bas­tó tan­ta irres­pon­sa­ble ac­tua­ción. An­te las pers­pec­ti­vas de exa­mi­nar las cuen­tas de los ban­cos es­pa­ño­les, a ini­cia­ti­va o exi­gen­cia de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, el Go­bierno de­ci­de que no lo ha­ga el ban­co su­per­vi­sor na­cio­nal y lo des­pla­za a dos en­ti­da­des pri­va­das (de cu­ya ges­tión exis­ten se­rias du­das éti­cas).

No hay for­ma más efi­caz de des­tro­zar la con­fian­za del mun­do en nues­tra economía que de­cir­les a todos: “No nos fia­mos de nues­tras pro­pias ins­ti­tu­cio­nes, les en­tre­ga­mos nues­tras cuen­tas a unas en­ti­da­des pri­va­das cu­yo ob­je­ti­vo úni­co es el be­ne­fi­cio”. ¡Se han vuel­to lo­cos! El de­pó­si­to de con­fian­za que uno de­be en­tre­gar a la ca­pa­ci­dad téc­ni­ca y pro­fe­sio­nal del Go­bierno en ma­te­ria eco­nó­mi­ca se ha ago­ta­do.

El Go­bierno es­pa­ñol ha erra­do en la elec­ción de sus ob­je­ti­vos. Re­pi­te que su me­ta es la so­lu­ción de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca y la crea­ción de empleo, pe­ro su ac­tua­ción apun­ta en otra di­rec­ción: con­trol del po­der (re­pá­re­se en la mo­di­fi­ca­ción de la elec­ción del di­rec­tor ge­ne­ral de Ra­dio­te­le­vi­sión Es­pa­ño­la, ade­más de ha­ber pac­ta­do con la opo­si­ción un pla­zo que aún no ha ter­mi­na­do pa­ra lle­gar a un acuer­do) pa­ra la trans­fe­ren­cia de ren­tas de las zo­nas ba­jas a las zo­nas al­tas de la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca. Y mien­tras, no se per­ca­tan de que todos sus es­fuer­zos ha­bría que di­ri­gir­los a ca­pear la tormenta eco­nó­mi­ca que se nos vie­ne en­ci­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.