La UE abre la puer­ta a los prés­ta­mos uni­ver­si­ta­rios

El fa­mo­so pro­gra­ma de be­cas Eras­mus in­clui­rá un sis­te­ma de prés­ta­mos ga­ran­ti­za­dos pa­ra fi­nan­ciar más­ters en otros paí­ses de la UE.

Tiempo - - ESPAÑA - CLA­RA PI­NAR cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

El pro­gra­ma Eras­mus, la red de be­cas y de in­ter­cam­bio uni­ver­si­ta­rio que en sus 25 años de vi­da se ha con­ver­ti­do en el ins­tru­men­to edu­ca­ti­vo más co­no­ci­do y apre­cia­do de la UE, mi­ra al fu­tu­ro con una nue­va es­truc­tu­ra y tam­bién con nue­vas ma­ne­ras pa­ra fi­nan­ciar­se. La Co­mi­sión Eu­ro­pea aca­ba de pre­sen­tar la pro­pues­ta de lo que se­rá el pro­gra­ma Eras­mus en­tre los años 2014 y 2020 -se lla­ma­rá Eras­mus pa­ra todos- e in­clu­ye un nue­vo sis­te­ma de fi­nan­cia­ción a tra­vés de prés­ta­mos con ga­ran­tía de la UE pa­ra fi­nan­ciar el es­tu­dio de más­ters -lo que antes del Plan Bo­lo­nia era el se­gun­do ci­clo de ca­rre­ra- en otros paí­ses eu­ro­peos. Se ex­ten­de­rá un sis­te­ma de fi­nan­cia­ción que ya exis­te en al­gu­nos Es­ta­dos co­mo Reino Uni­do, Ale­ma­nia o, se­gún anun­ció el Go­bierno re­cien­te­men­te, en Paí­ses Ba­jos, y que tam­bién es la nor­ma común en Es­ta­dos Uni­dos.

Aun­que a di­fe­ren­cia de es­tos, el sis­te­ma que pro­po­ne Bru­se­las ten­drá una par­ti­cu­la­ri­dad que ser­vi­rá pa­ra fa­ci­li­tar que los alum­nos ob­ten­gan prés­ta­mos y ha­cer me­nos pe­no­so el mo­men­to de en­fren­tar­se a la de­vo­lu­ción del di­ne­ro pres­ta­do. Se ha lla­ma­do Es­que­ma de Ga­ran­tías de Prés­ta­mos y con­sis­te en que la Co­mi­sión Eu­ro­pea, a tra­vés del Ban­co Eu­ro­peo de In­ver­sio­nes (BEI), res­pal­da­rá los prés­ta­mos y ga­ran­ti­za­rá su de­vo­lu­ción a los ban­cos que los con­ce­dan. En los paí­ses don­de los es­tu­dian­tes fi­nan­cian de es­ta ma­ne­ra sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, el sis­te­ma es­ta­ble­ce que no em­pie­zan a de­vol­ver el di­ne­ro has­ta que no han ter­mi­na­do los es­tu­dios y tie­nen un sa­la­rio. Se­gún ex­pli­ca­ron fuen­tes co­mu­ni­ta­rias a Tiem­po, la di­fe­ren­cia con lo que pro­po­ne la Co­mi­sión con­sis­te en que, al ser prés­ta­mos ga­ran­ti­za­dos por la Unión Eu­ro­pea, el es­tu­dian­te no tie­ne que em­pe­zar a de­vol­ver el di­ne­ro has­ta 6 me­ses des­pués de ter­mi­nar sus es­tu­dios, pla­zo que pue­de pro­rro­gar­se has­ta un año, du­ran­te el cual no ten­dría que de­vol­ver más que los in­tere­ses. En los ca­sos más ex­tre­mos Bru­se­las con­tem­pla que si pa­san dos años sin que el es­tu­dian­te ha­ya po­di­do afron­tar la de­vo­lu­ción del prés­ta­mo, el ban­co que lo con­ce­dió po­dría re­cla­mar­lo al BEI. Es­ta op­ción, que exis­te co­mo po­si­bi­li­dad, no es ni mu­cho me­nos la más desea­ble, ad­mi­ten fuen­tes de la Co­mi­sión, que apun­tan que la UE po­drá res­pal­dar es­tos prés­ta­mos en la me­di­da en que los es­tu­dian­tes va­yan de­vol­vién­do­los.

Pre­ci­sa­men­te, los pro­ble­mas pa­ra de­vol­ver los prés­ta­mos uni­ver­si­ta­rios y la deu­da que des­de la vein­te­na es­to su­po­ne pa­ra mu­chos jó­ve­nes son des­de ha­ce años una cons­tan­te, no so­lo en Eu­ro­pa, sino tam­bién en Es­ta­dos Uni­dos, don­de un fon­do fe­de­ral ga­ran­ti­za prés­ta­mos cu­yo im­pa­go ha al­can­za­do es­te año el bi­llón de dó­la­res (780.000 mi­llo­nes de eu­ros) y pro­vo­ca des­de ha­ce me­ses pro­tes­tas por par­te de exes­tu­dian­tes que no en­cuen­tran un tra­ba­jo con el que de­vol­ver sus deu­das. En Eu­ro­pa tam­bién ocu­rre, se­gún re­la­ta a Tiem­po el di­rec­tor del King’s Co­lle­ge Ins­ti­tu­te de Lon­dres, Paul Black­mo­re, que ex­pli­ca que los es­tu­dian­tes bri­tá­ni­cos han asu­mi­do prés­ta­mos con unas ex­pec­ta­ti­vas la­bo­ra­les y sa­la­ria­les mu­cho me­jo­res de las que se dan en la reali­dad, lo que se tra­du­ce en la ex­ten­sión de los pla­zos pa­ra de­vol­ver­los y, por tan­to, del tiem­po en que es­ta­rán en­deu­da­dos sim­ple­men­te por es­tu­diar, sin con­tar los mo­ti­vos más tra­di­cio­na­les de en­deu­da­mien­to, co­mo la com­pra de una ca­sa o un co­che. Con es­tos ejem­plos, la Co­mi­sión tam­bién re­co­no­ce que es­te

es­que­ma pue­de no ajus­tar­se to­tal­men­te a la reali­dad de un país co­mo España, don­de el des­em­pleo juvenil al­can­za el 50% y las ex­pec­ta­ti­vas de en­con­trar un tra­ba­jo al aca­bar los es­tu­dios -y, por tan­to, po­der de­vol­ver el cré­di­to-, son más re­du­ci­das. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, en 2011 los uni­ver­si­ta­rios es­pa­ño­les vol­vie­ron a si­tuar­se a la ca­be­za de los es­tu­dian­tes que más sa­lie­ron con Eras­mus, un to­tal de 36.183, un 16% más que en 2010, seguidos de fran­ce­ses (30.274 en 2011), ale­ma­nes (30.274) e ita­lia­nos (22.031).

Un ins­tru­men­to más.

Pro­por­cio­nal­men­te los es­pa­ño­les se­rían los es­tu­dian­tes que más uso hi­cie­ron de un es­que­ma de cré­di­tos que la Co­mi­sión ha pre­su­pues­ta­do en 700 mi­llo­nes de eu­ros, pa­ra con­ce­der 50.ooo prés­ta­mos al año has­ta 2020, una ci­fra aún me­nor com­pa­ra­da con el pre­su­pues­to to­tal del pro­gra­ma Eras­mus en­tre 2014 y 2020: 19.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra be­cas de es­tu­dios, de pro­fe­so­res y jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les. La Co­mi­sión in­sis­te en que los prés­ta­mos son un ins­tru­men­to más, adi­cio­nal a las be­cas, que en nin­gún ca­so de­ja­rán de exis­tir ni se­rán sus­ti­tui­das por ellos. Fun­cio­na­rios eu­ro­peos ad­mi­ten tam­bién la pri­va­ti­za­ción que es­te es­que­ma su­po­ne de par­te de unos es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios que antes del Plan Bo­lo­nia eran gra­tis. A pe­sar de las di­fi­cul­ta­des que los prés­ta­mos su­po­nen pa­ra mu­chos es­tu­dian­tes en Eu­ro­pa, la Co­mi­sión ha di­se­ña­do un sis­te­ma pa­ra “com­ple­men­tar el sis­te­ma de be­cas” que cuenta con el vis­to bueno de gran par­te de la ban­ca, con­sul­ta­da en todos los paí­ses de le UE. “Es­tán en­tu­sias­ma­dos”, di­ce una fuen­te eu­ro­pea, an­te la pers­pec­ti­va de cap­tar clien­tes jó­ve­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.