Los ti­mos la­bo­ra­les cre­cen en In­ter­net

Los es­ta­fa­do­res han en­con­tra­do en las web de ofer­tas de empleo un si­tio ideal pa­ra ac­tuar im­pu­ne­men­te apro­ve­chán­do­se de la de­ses­pe­ra­ción de los pa­ra­dos.

Tiempo - - ECONOMÍA - POR MAEL VA­LLE­JO

Cuan­do Xa­vier le­yó el anun­cio pen­só que por fin ha­bía en­con­tra­do una so­lu­ción a sus no­ches de in­som­nio. Tras sie­te me­ses en pa­ro, con su ma­tri­mo­nio res­que­bra­ján­do­se por la hi­po­te­ca y unas oje­ras que lo ha­cían pa­re­cer en­fer­mo, las co­sas, pen­só, por fin po­drían es­tar bien de nue­vo.

“Pre­ci­sa­mos elec­tri­cis­tas y fon­ta­ne­ros”, de­cía el inicio del anun­cio pu­bli­ca­do en una pá­gi­na de In­ter­net de ofer­tas de empleo. Con­ti­nua­ba así: “Pre­ci­sa­mos per­so­nal cua­li­fi­ca­do pa­ra gran obra en Bra­sil. In­cor­po­ra­ción in­me­dia­ta, alo­ja­mien­to a cuenta de la em­pre­sa. Con­tra­to vá­li­do pa­ra España”. Xa­vier man­dó un e-mail a la cuenta de co­rreo que apa­re­cía pu­bli­ca­da. Con 32 años y sin hi­jos, ir a Bra­sil so­na­ba co­mo un pro­me­te­dor cam­bio de vi­da. Antes de es­tar en su ca­sa bus­can­do empleo, día tras día, y ha­cien­do tra­ba­jos es­po­rá­di­cos y mal pa­ga­dos, tra­ba­ja­ba co­mo elec­tri­cis­ta en una em­pre­sa cons­truc­to­ra. La res­pues­ta lle­gó un día des­pués: la em­pre­sa con­tra­tis­ta le so­li­ci­ta­ba al­gu­nos do­cu­men­tos -co­mo una fo­to­co­pia de su DNI y de su pa­sa­por­te- ade­más de 30 eu­ros pa­ra ini­ciar la “in­ves­ti­ga­ción” que les per­mi­tie­ra sa­ber si era can­di­da­to pa­ra po­der via­jar a Bra­sil a tra­ba­jar sin pro­ble­mas. De­po­si­tó el di­ne­ro en una cuenta ban­ca­ria y man­dó los do­cu­men­tos es­ca­nea­dos. A los tres días le di­je­ron que era el can­di­da­to per­fec­to y pi­die­ron 50 eu­ros más pa­ra las “ges­tio­nes” y pa­ra que pu­die­ra via­jar en me­nos de un mes.

Des­pués de de­po­si­tar­los, no re­ci­bió nin­gún co­rreo más. Y tam­po­co con­tes­ta­ron a las de­ce­nas de e-mails que en­vió a la em­pre­sa, pri­me­ro pa­ra pe­dir in­for­ma­ción y des­pués pa­ra exi­gir que le de­vol­vie­ran su di­ne­ro. Dos me­ses des­pués de ha­ber man­da­do el pri­mer co­rreo, si­gue sin empleo, con 80 eu­ros me­nos y con la au­to­es­ti­ma da­ña­da “por ha­ber si- do un im­bé­cil”. Su ca­so no es úni­co, todos los días se re­gis­tra uno si­mi­lar. Con el 25% de los es­pa­ño­les en pa­ro, el cal­do de cul­ti­vo pa­ra los es­ta­fa­do­res di­gi­ta­les se am­plía ca­da día y tan­to las víc­ti­mas co­mo la can­ti­dad de mo­dus ope­ran­di de quie­nes rea­li­zan es­tos ti­mos van en au­men­to. De acuer­do con un in­for­me del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Tec­no­lo­gías de la Co­mu­ni­ca­ción (In­te­co), el 25% de los frau­des que se co­me­ten en In­ter­net pro­vie­nen de su­pues­tas ofer­tas de tra­ba­jo co­mo la de Xa­vier.

Có­mo ope­ran.

Si se su­ma que más del 80% de los es­pa­ño­les uti­li­za In­ter­net pa­ra bus­car empleo, y que no exis­te nin­gu­na ley en el país que ten­ga ti­pi­fi­ca­dos es­tos frau­des co­mo de­li­tos, en­ton­ces se pue­de en­ten­der por qué es­te fe­nó­meno em­pie­za a preo­cu­par a las au­to­ri­da­des. Aun­que no exis­te una ci­fra exac­ta de cuán­tas per­so­nas han si­do es­ta­fa­das de es­ta for­ma, da­da la di­fi­cul­tad de tener da­tos exac­tos, la em­pre­sa Adec­co se­ña­la en un in­for­me que las mo­da­li­da­des de es­tos ti­mos van evo­lu­cio­nan­do, pe­ro que todos tie­nen al­go en común: ofre­cen suel­dos su­pe­rio­res a la me­dia y, mu­chas ve­ces, sin ne­ce­si­dad de ex­pe­rien­cia pre­via. A la vez, so­li­ci­tan di­ne­ro a cam­bio de par­ti­ci­par en un pro­ce­so de se­lec­ción y la ma­yo­ría de las ve­ces pi­den da­tos per­so­na­les co­mo el DNI o nú­me­ros de te­lé­fono. El Ite­co ha lo­gra­do cla­si­fi­car al­gu­nas de las mo­da­li­da­des con las que se rea­li­zan es­tos ti­mos. Aun­que mu­chas de ellas ne­ce­si­tan so­lo del sen­ti­do común pa­ra evi­tar­las, hay al­gu­nas otras más so­fis­ti­ca­das.

Es­ta­fa­do. Xa­vier es una de las mi­les de víc­ti­mas de los ti­ma­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.