El efec­to Ho­llan­de en la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal

Los lí­de­res po­lí­ti­cos eu­ro­peos, has­ta aho­ra ca­si mu­dos, van su­mán­do­se a las te­sis del fran­cés, que han re­ci­bi­do su ma­yor es­pal­da­ra­zo de la mano de Ba­rack Oba­ma.

Tiempo - - MUNDO - ALFONSO S. PA­LO­MA­RES

Di­ce un pro­ver­bio in­glés que la ca­li­dad del té so­lo se co­no­ce cuan­do se mez­cla con agua hir­vien­do. Ocu­rre lo mis­mo con los gran­des plan­tea­mien­tos po­lí­ti­cos que se ha­cen en las cam­pa­ñas elec­to­ra­les. Su pre­sun­ta bon­dad pa­ra los ciu­da­da­nos so­lo se co­no­ce­rá cuan­do se lle­ven a la prác­ti­ca, por­que la teo­ría sin la prác­ti­ca es un ca­rro sin eje. Una de las gran­des pro­pues­tas de Ho­llan­de en la cam­pa­ña ha si­do que, fren­te al dog­ma mo­no­teís­ta de la aus­te­ri­dad de­fen­di­do por An­ge­la Mer­kel e im­pues­to a los so­cios de la UE con el apo­yo de Ni­co­las Sar­kozy, ha­bía que si­tuar los es­tí­mu­los al cre­ci­mien­to. Y que sin esos es­tí­mu­los, los dé­fi­cits pre­su­pues­ta­rios se­gui­rían cre­cien­do y no se so­lu­cio­na­rían los desafíos de las eco­no­mías eu­ro­peas y mun­dia­les. Otro de los plan­tea­mien­tos no­ve­do­sos ha si­do el anun­cio de la re­ti­ra­da de las tro­pas de com­ba­te fran­ce­sas de Af­ga­nis­tán. Tam­bién ha pues­to en la agen­da co­mo ob­je­ti­vo im­por­tan­te las re­la­cio­nes con el Ma­greb, un asun­to que pa­ra Fran­cia es de po­lí­ti­ca in­te­rior y ex­te­rior al mis­mo tiem­po. Exis­te una gran cu­rio­si­dad por sa­ber có­mo se va mo­vien­do el nue­vo in­qui­lino del Eli­seo en el es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal. Du­ran­te la cam­pa­ña, Sar­kozy le ha re­pro­cha­do su des­co­no­ci­mien­to e inex­pe­rien­cia en ese mun­do.

La mis­ma tar­de del día de su to­ma de po­se­sión co­men­zó el in­ten­so ba­ño di­plo­má­ti­co con la vi­si­ta a la can­ci­ller Mer­kel en Ber­lín. Las di­fe­ren­cias eran fron­ta­les, Ho­llan­de era, y si­gue sien­do, el ma­yor per­tur­ba­dor pa­ra los plan­tea­mien­tos de la can­ci­ller. El gran he­re­je. La no­ve­dad es que, des­de aquel día, Mer­kel ha em­pe- za­do a in­cor­po­rar a su dis­cur­so, aun­que con to­do ti­po de pre­ven­cio­nes, la pa­la­bra cre­ci­mien­to. Des­de ese día el en­torno de Ho­llan­de vie­ne fil­tran­do, se­gún se pue­de leer en los dis­tin­tos blogs de los co­men­ta­ris­tas fran­ce­ses, que tam­bién cam­bia­rá el es­ti­lo y el mo­do de es­tar en Eu­ro­pa. A lo lar­go de los tres úl­ti­mos años los pre­si­den­tes de los 25 paí­ses eu­ro­peos han des­apa­re­ci­do prác­ti­ca­men­te del ma­pa po­lí­ti­co, mien­tras Mer­kel y Sar­kozy asu­mían el ros­tro y la voz de la Unión. Ho­llan­de no re­nun­cia­rá al im­por­tan­te pa­pel de Fran­cia, al con­tra­rio, pe­ro quie­re dar­le es­pa­cio en el es­ce­na­rio a los res­tan­tes je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno.

Su­man­do apo­yos.

Si re­pa­sa­mos las de­cla­ra­cio­nes de los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos, esos 25, has­ta aho­ra ca­si mu­dos o mu­dos, ve­mos que bas­tan­tes de ellos se han su­ma­do a las te­sis de Ho­llan­de y las ven co­mo la me­jor sa­li­da pa­ra su­pe­rar la cri­sis. In­clu­so los so­cial­de­mó­cra­tas ale­ma­nes, que no se atre­vían a con­tra­de­cir del to­do a Mer­kel, es­tán ela­bo­ran­do su pro­gra­ma po­lí­ti­co eco­nó­mi­co más en lí­nea con el del so­cia­lis­ta fran­cés. Co­mo he­mos vis­to en las úl­ti­mas elec­cio­nes re­gio­na­les, los vo­tan­tes ale­ma­nes tam­bién le dan la es­pal­da al par­ti­do de Mer­kel, aun­que sus dis­cur­sos acu­sa­to­rios con­tra los irres­pon­sa­bles de­rro­ches de los paí­ses del Sur, de ma­ne­ra es­pe­cial Gre­cia pe­ro tam­bién Ita­lia, Por­tu­gal y España, han ca­la­do en la opi­nión pú­bli­ca ger­ma­na, pro­por­cio­nán­do­le una im­por­tan­te po­pu­la­ri­dad.

Sin em­bar­go, el gran es­pal­da­ra­zo a la idea de fo­men­tar los es­tí­mu­los al cre­ci­mien­to vino de Ba­rack Oba­ma. Los me­dios fran­ce­ses han re­sal­ta­do la afec­tuo­sa aco­gi­da y el mu­cho tiem­po que de­di­có el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se al pri­mer man­da­ta­rio fran­cés. A la es­tra­te­gia elec- to­ral de Oba­ma le con­vie­ne el dis­cur­so de Ho­llan­de, por­que una re­cu­pe­ra­ción de Eu­ro­pa da­ría oxí­geno a la que él bus­ca pa­ra EEUU. Se dis­tan­cia así de Mitt Rom­ney y los res­tan­tes lí­de­res re­pu­bli­ca­nos que ata­can sin pie­dad las po­lí­ti­cas de Ho­llan­de, des­de las subidas de im­pues­tos a los ri­cos has­ta la pro­gra­ma­da sa­li­da de Af­ga­nis­tán. Ho­llan­de re­ci­tó con sol­tu­ra de­lan­te de Oba­ma la fir­me vo­lun­tad de man­te­ner una po­lí­ti­ca tra­satlán­ti­ca co­mo alia­do in­de­pen­dien­te y fia­ble de Es­ta­dos Uni­dos. Aña­dió que cuan­do Fran­cia y EEUU es­tán de acuer­do so­bre un gran pro­ble­ma, pue­den en­con­trar so­lu­ción. Eso, sub­ra­yó el nue­vo pre­si­den­te, es lo que ha­ce que la re­la­ción en­tre Fran­cia y Es­ta­dos Uni­dos sea tan im­por­tan­te y de­ci­si­va. Sin em­bar­go, el ver­da­de­ro triunfo de am­bos ha si­do in­tro­du­cir en el co­mu­ni­ca­do fi­nal del G-8 la idea de que no ha­brá con­fian­za sin cre­ci­mien­to ni cre­ci­mien­to sin con­fian­za.

Aho­ra ve­re­mos có­mo se pre­ci­sa en de­ci­sio­nes con­cre­tas el sig­ni­fi­ca­do de esa gran pa­la­bra. Cre­ci­mien­to. Lo ve­re­mos en la reunión que man­ten­drán los 27 paí­ses de la UE so­bre un te­ma tan me­du­lar en don­de Mer­kel, Ho­llan­de y el res­to de los di­ri­gen­tes de­ben de­fi­nir lo que en-

Acuer­dos. Ho­llan­de Oba­ma y Mer­kel du­ran­te la cum­bre del G-8 ce­le­bra­da en Camp Da­vid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.