EN­TRE LOS GRAN­DES

Tiempo - - CULTURA -

La me­dia de vi­si­tan­tes su­pera los 723.000 al año, un éxi­to a la al­tu­ra de los gran­des cen­tros

Las ex­po­si­cio­nes de Go­ya y De­la­croix, con las que Cai­xafo­rum ce­le­bra los pri­me­ros 10 años de vi­da del cen­tro de Bar­ce­lo­na, han ter­mi­na­do de co­lo­car a la mar­ca en pri­me­ra lí­nea de los mu­seos y cen­tros de ar­te glo­ba­les. Go­ya en Bar­ce­lo­na y De­la­croix en Ma­drid y Bar­ce­lo­na. En am­bas ciu­da­des, Cai­xafo­rum es ya uno más en­tre los gran­des cen­tros de ar­te. Eli­sa Du­rán, di­rec­to­ra ge­ne­ral ad­jun­ta de la fundación La Cai­xa, lo tie­ne cla­ro: “No creo en la com­pe­ten­cia en­tre mu­seos. En el ám­bi­to cul­tu­ral el acer­ca­mien­to de los com­pe­ti­do­res su­ma. Cuan­tas más per­so­nas atrai­ga­mos en­tre todos, más pro­gre­so pa­ra la cul­tu­ra y el co­no­ci­mien­to en España”. Cier­to. En una dé­ca­da de vi­da, el cen­tro de Bar­ce­lo­na se ha mi­me­ti­za­do con su en­torno de Mont­juïc y ha ga­na­do pun­tos en el cir­cui­to de los gran­des es­pa­cios mu­seís­ti­cos de la ciu­dad. Y no di­ga­mos Ma­drid, don­de la pa­red ve­ge­tal -fir­ma del pres­ti­gio­so es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra sui­zo Her­zog&de Meu­ron- que en­vuel­ve la an­ti­gua Cen­tral Eléc­tri­ca del Me­dio­día es una de las pa­ra­das obli­ga­das de la mi­lla de oro del ar­te, don­de es nor­mal ver a tu­ris­tas y aman­tes del ar­te cru­zar, pro­gra­ma y cá­ma­ra en mano, de ace­ra en ace­ra del Pa­seo del Pra­do: del Cai­xafo­rum al Thys­sen, al Pra­do y al Rei­na So­fía. Y vuel­ta a em­pe­zar. los gas­tos”. Es­te año la Obra So­cial La Cai­xa vuel­ve a con­tar con 500 mi­llo­nes de eu­ros, de los cua­les 111 van a cien­cia, me­dio am­bien­te y cul­tu­ra.

La cla­ve es bus­car si­ner­gias y es­ta­ble­cer alian­zas, y más en tiem­pos de cri­sis. Ges­tión efi­cien­te, esa es la cla­ve. Du­rán se re­fie­re a ini­cia­ti­vas y acuer­dos co­mo los al­can­za­dos con el Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Bar­ce­lo­na (Mac­ba) pa­ra fu­sio­nar las co­lec­cio­nes y afron­tar, de ese mo­do, “re­tos más am­bi­cio­sos”. O los re­cien­tes acuer­dos al­can­za­dos con el Mu­seo del Pra­do y el Lou­vre de Pa­rís -“cua­tro años de ges­tio­nes”, di­ce Du­rán- que se tra­du­cen en ofre­cer a los bar­ce­lo­ne­ses la pri­me­ra re­tros­pec­ti­va de Go­ya en 35 años y, de pa­so, traer a España al ro­mán­ti­co De­la­croix, cu­yas te­las han atraí­do has­ta los Cai­xafo­rum de Bar­ce­lo­na y Ma­drid a más de 700.000 vi­si­tan­tes des­de oto­ño de 2011.

Mien­tras los ri­va­les res­pi­ran in­cer­ti­dum­bre, Cai­xafo­rum con­quis­ta es­pa­cios y pro­yec­ta su ima­gen al ex­te­rior. Den­tro de su ves­ti­do de la­dri­llo, ba­jo su so­bre­co­ge­do­ra azo­tea, en su to­rre o en su plan­ta ba­ja, fru­to de la re­mo­de­la­ción y ci­mien­to de un tem­plo que los bar­ce­lo­ne­ses han he­cho su­yo, la ges­tión pri­va­da de ca­li­dad y el ac­ce­so del pú­bli­co a la cul­tu­ra se dan la mano pa­ra de­mos­trar que la cul­tu­ra es ren­ta­ble. Más allá de fu­tu­ras inau­gu­ra­cio­nes co­mo las de Se­vi­lla o Za­ra­go­za, la mar­ca fun­cio­na, cre­ce, aca­pa­ra apo­yos y fi­de­li­za es­pec­ta­do­res, así que, ¿por qué no apo­yar­se en ella pa­ra ven­der la ima­gen de España al ex­te­rior? Di­cho y he­cho: des­pués del acuer­do al­can­za­do en no­viem­bre de 2011 con el Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res y Ac­ción Cul­tu­ral Ex­te­rior (AC/E), la Obra So­cial La Cai­xa y el Mac­ba pre­pa­ran un pe­ri­plo de dos años que co­men­za­rá a fi­na­les de 2012 y que cul­mi­na­rá con gran­des ex­po­si­cio­nes en cua­tro im­por­tan­tes ciu­da­des de China y Ja­pón.

El mu­seo abier­to.

Apo­yar­se en los be­ne­fi­cios de la ac­ti­vi­dad ban­ca­ria pa­ra so­cia­li­zar la cul­tu­ra y ha­cer­la ac­ce­si­ble y ren­ta­ble, esa es la mi­sión de Cai­xafo­rum: ar­te pa­ra todos en un via­je ha­cia el ac­ce­so ho­ri­zon­tal y de­mo­crá­ti­co al co­no­ci­mien­to que to­ma for­ma en una de las ac­ti­vi­da­des más ju­go­sas de es­te dé­ci­mo aniver­sa­rio, El ar­te eres tú, que bus­ca vin­cu­lar al pú­bli­co al co­ra­zón de los mu­seos, sus obras. “Y el ciu­da­dano res­pon­de”, asien­te Du­rán. La ecua­ción del éxi­to se com­ple­ta con la par­ti­ci­pa­ción. Por­que Cai­xafo­rum, co­mo la ma­yo­ría de cen­tros de su na­tu­ra­le­za, es una ins­ti­tu­ción abier­ta, pen­sa­da pa­ra que el ciu­da­dano tras­pa­se sus mu­ros y no so­lo vea, des­cu­bra y con­tem­ple, sino que aban­do­ne sus pre­jui­cios.

“To­das nues­tras ex­po­si­cio­nes, ta­lle­res y ac­ti­vi­da­des edu­ca­ti­vas son abier­tas. Pa­ra com­pro­bar­lo bas­ta con ve­nir al Cai­xafo­rum de Bar­ce­lo­na una ma­ña­na cual­quie­ra y ver la can­ti­dad de es­co­la­res que pa­san por aquí. La ca­pa­ci­dad pe­da­gó­gi­ca es un re­to pa­ra no­so­tros, por esa res­pon­sa­bi­li­dad que le de­cía, y hay que

Pa­ti­ci­pa­ción. El pú­bli­co es­tá ha­bi­tua­do al her­mo­so edi­fi­cio de Bar­ce­lo­na.

Al fren­te. Valentí Fa­rrás, di­rec­tor de Cai­xafo­rum Bar­ce­lo­na, y Eli­sa Du­rán, de la fundación La Cai­xa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.