Ajus­te de cuen­tas

Vi­cent ha­ce el re­tra­to per­so­nal de los nom­bres que mar­ca­ron su vi­da.

Tiempo - - CULTURA - Mi­to­lo­gías. Manuel Vi­cent, Al­fa­gua­ra. LUIS AL­GO­RRI

el mun­do no con­sis­te más que en lo que uno re­cuer­da, o en lo que ma­ne­ja pe­ro en reali­dad ni si­quie­ra re­cuer­da ya. Es­to va­le pa­ra lo leí­do, ama­do, co­mi­do, pen­sa­do, ca­mi­na­do, vis­to, oí­do, et­cé­te­ra. Tam­bién ri­ge la nor­ma pa­ra los odios y las ad­mi­ra­cio­nes. Pe­ro sue­le su­ce­der que, do­bla­do el ca­bo de las Tor­men­tas de los 75 años (a ve­ces antes), uno mi­ra to­do eso con la fa­mi­lia­ri­dad con que con­tem­pla el ca­jón de los cal­ce­ti­nes. Ya no hay re­ve­ren­cia por el pa­sa­do, sino una suer­te de sua­ve ren­cor, una ma­la le­che bur­lo­na en la cual uno se pregunta qué ha­bría si­do de su vi­da si no hu­bie­se te­ni­do la des­gra­cia de creer a aquel ti­po que di­jo que Da­lí era un gran­dí­si­mo pin­tor. Es el mo­men­to del ajus­te de cuen­tas, y eso pue­de ser a fa­vor o en con­tra. Manuel Vi­cent pa­sa aho­ra re­vis­ta a los nom­bres que em­pe­dra­ron bue­na par­te de su vi­da y les cor­ta el pe­lo co­mo él, a es­tas al­tu­ras, quie­re. Ex­pli­ca por qué no es po­si­ble en­ten­der a War­hol sin sa­ber que, de pe­que­ño, te­nía el bai­le de San Vi­to. Fun­da­men­ta la irre­sis­ti­ble son­ri­sa de Si­na­tra en un pe­li­gro­so ma­ne­jo de los fór­ceps en el par­to. En­vi­dia el vul­ca­nis­mo del co­ra­zón de Ne­ru­da. Witt­gens­tein, Gau­guin, Bi­llie Ho­li­day, Pa­ve­se, Mon­tand, Billy Wil­der, Ez­ra Pound: son mu­chos los que no se li­bran del pe­li­gro­so re­cuer­do de Vi­cent, más pe­li­gro­so cuan­do es (o pa­re­ce ser) ama­ble. Dan ga­nas de vi­vir has­ta los 75 so­lo pa­ra es­cri­bir un li­bro así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.