El fal­so De­me­trio

Mue­re UGLICH, RU­SIA, 15 DE MA­YO DE 1591 · za­re­vich de­go­lla­do el De­me­trio. fal­sos De­me­trios Cua­tro pre­ten­de­rán sus de­re­chos.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS RE­YES

Los pa­rien­tes po­lí­ti­cos sue­len tener ma­la fa­ma, sea en la vi­da co­ti­dia­na, en la li­te­ra­tu­ra o en la His­to­ria. El po­der de la mo­nar­quía ru­sa fue a pa­rar a un pa­rien­te po­lí­ti­co cuan­do mu­rió Iván el Te­rri­ble, for­mi­da­ble prín­ci­pe de Mos­cú co­mo in­di­ca su apo­do, cu­yas con­quis­tas le lle­va­ron a ser el pri­me­ro en adop­tar el tí­tu­lo de zar (cé­sar en ru­so, o sea, em­pe­ra­dor). El he­re­de­ro de Iván era su hi­jo Fe­dor, pe­ro qui­zá trau­ma­ti­za­do por la vio­len­cia de aquel cru­de­lí­si­mo pa­dre, el zar Fe­dor sa­lió un mís­ti­co que so­lo se preo­cu­pa­ba de po­ner ve­las a los san­tos, y de­jó el po­der en ma­nos del her­mano de su es­po­sa, Bo­ris Go­du­nov.

Go­du­nov se pro­cla­mó re­gen­te y, a la muer­te sin su­ce­sión de su cu­ña­do el zar Fe­dor, to­ma­ría pa­ra sí la co­ro­na y se con­ver­ti­ría en so­be­rano de Ru­sia. Pre­via­men­te ha­bía con­fi­na­do en la le­ja­na Uglich al otro hi­jo so­bre­vi­vien­te de Iván el Te­rri­ble, el za­re­vich De­me­trio, un ni­ño de cor­ta edad, jun­to con su ma­dre María Na­ga­ya, la oc­ta­va y úl­ti­ma es­po­sa del Te­rri­ble.

De­me­trio era una ame­na­za de­ma­sia­do evi­den­te a las as­pi­ra­cio­nes de Bo­ris Go­du­nov pa­ra que llegase a la edad adul­ta. Cuan­do te­nía 9 años apa­re­ció de­go­lla­do. La ins­truc­ción de au­tos or­de­na­da por Go­du­nov lle­gó a la con­clu­sión de que el ni­ño es­ta­ba ju­gan­do con un pu­ñal cuan­do le so­bre­vino un ata­que epi­lép­ti­co, y en las con­vul­sio­nes se cor­tó su pro­pia gar­gan­ta. Na­die se cre­yó es­ta ex­pli­ca­ción, ¿quién se fía de los cu­ña­dos?, pe­ro el re­gen­te Go­du­nov era de­ma­sia­do po­de­ro­so y todos si­mu­la­ron acep­tar­la.

Todos no, la ma­dre de De­me­trio cla­mó que ha­bía si­do ase­si­na­do. Go­du­nov le dio en­ton­ces la vuel­ta a la acu­sa­ción, di­jo que la cul­pa de la muer­te de De­me­trio era de su ma­dre, por no ha­ber­lo cui­da­do bien, y la en­ce­rró en un con­ven­to, que era la cár­cel pa­ra las da­mas de la reale­za.

Sie­te años des­pués de la muer­te de De­me­trio fa­lle­ció su her­mano el zar Fe­dor, es­ta vez pa­re­ce que de muer­te na­tu­ral. Ha­bía des­apa­re­ci­do con él el úl­ti­mo vás­ta­go de la di­nas­tía Riu­rik, vie­ja de seis si­glos, y subió al trono un ad­ve­ne­di­zo des­cen­dien­te de tár­ta­ros, Bo­ris Go­du­nov, que antes de que su her­ma­na se ca­sa­ra con el hi­jo de Iván el Te­rri­ble ni si­quie­ra era bo­yar­do (no­ble ru­so). Co­mo su­ce­de en es­tos ca­sos de as­cen­sión me­teó­ri­ca, era te­mi­do pe­ro no res­pe­ta­do. Su trono ca­re­cía de le­gi­ti­mi­dad di­nás­ti­ca y po­día ba­lan­cear­se con fa­ci­li­dad.

El fin de Go­du­nov.

Lle­va­ba so­la­men­te dos años en­ca­ra­ma­do a él cuan­do Go­du­nov vio lle­gar el pe­li­gro: apa­re­ció en Mos­cú un jo­ven que ase­gu­ra­ba ser el des­apa­re­ci­do za­re­vich De­me­trio. No ha­bía muer­to, de­cía, por­que su ma­dre, sos­pe­chan­do de las in­ten­cio­nes de Bo­ris Go­du­nov, se lo con­fió a un mé­di­co que lo en­tre­gó a unos mon­jes. De mo­nas­te­rio en mo­nas­te­rio ha­bía cre­ci­do a sal­vo y aho­ra ve­nía a Mos­cú a re­cla­mar sus de­re­chos.

El jo­ven te­nía ma­ne­ras prin­ci­pes­cas, de­no­ta­ba la educación de un no­ble y mos­tra­ba gran se­gu­ri­dad en sí mis­mo, has­ta im­pre­sio­nar al je­fe de la Igle­sia or­to­do­xa, el pa­triar­ca Job de Mos­cú. Mu­chos an­ti­guos cor­te­sa­nos de­cían que se pa­re­cía en efec­to al hi­jo me­nor de Iván el Te­rri­ble. Ha­bía na­ci­do la le­yen­da del Fal­so De­me­trio, del Pri­mer Fal­so De­me­trio, por­que hu­bo va­rios.

Bo­ris Go­du­nov or­de­nó de­te­ner­lo, pe­ro el Fal­so De­me­trio es­ca­pó a Po­lo­nia, don­de en­con­tró pro­tec­ción de la aris­to­cra­cia po­la­ca. Go­du­nov man­te­nía que en reali­dad era un mon­je es­ca­pa­do de su con­ven­to lla­ma­do Gri­go­ri Otrep­yev, aun­que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.