La pri­ma­ve­ra pro­pi­cia bo­das y en­fren­ta­mien­tos nup­cia­les

Sonsoles Suá­rez se ca­sa con su no­vio, Pau­lo Wil­son, en una bo­da ín­ti­ma. Le se­gui­rán Ge­ma Ruiz, el fut­bo­lis­ta Inies­ta y pro­ba­ble­men­te Gu­ti y Ro­mi­na.

Tiempo - - GENTE - JE­SÚS MARIÑAS

Sonsoles Suá­rez ha da­do el sí quie­ro a su no­vio mo­zam­bi­que­ño des­pués de 12 años de re­la­ción

Es una com­pe­ten­cia más allá de lí­neas, es­co­tes co­ra­zón o alar­des de to­nos pas­tel, ama­ri­llo hue­vo, rosa, agua­ma­ri­na o blan­co na­tu­ral y no en­su­cia­do, ve­lo con o sin to­ca­do, con­fec­ción es­pa­ño­la o ma­de in China en en­ca­jes de du­do­sa li­ge­re­za. Son no­vias en pie de gue­rra dis­fra­za­das de sun­tuo­si­dad nup­cial, pa­ra de­cir­lo pron­to y bien. Una in­dus­tria mul­ti­mi­llo­na­ria con gran­des nom­bres co­mo Rosa Cla­rá o Pro­no­vias, de Alberto Pa­lat­chi. Due­lo más allá de las pa­sa­re­las, una con­fron­ta­ción que ca­si re­cuer­da los en­cuen­tros fut­bo­le­ros o los te­nís­ti­cos due­los a dúo don­de el mí­ti­co Ma­no­lo San­ta­na ejer­ce de or­ga­ni­za­dor su­pre­mo. Eso co­men­ta­ban en un día de San Isi­dro fes­ti­vo y ver­be­ne­ro don­de el cam­peón que dio lec­cio­nes al Rey pre­su­mía de su exó­ti­ca y ca­si re­cién es­tre­na­da com­pa­ñe­ra. Re­pa­sa­ban a la es­ti­li­za­da mulata y es­ta­ble­cían com­pa­ra­cio­nes con las an­te­rio­res es­po­sas, des­de María Fer­nan­da Gon­zá­lez Dopeso, a la que co­no­cí bien en nues­tra Co­ru­ña juvenil, ma­dre de Bea­triz, lue­go sus­ti­tui­da por la res­ti­ra­da Mi­la Xi­mé­nez en­gen­dra­do­ra de la tier­na Alba ca­sa­da en Ho­lan­da que la hi­zo abue­la. Mi­la se con­ser­va cau­ti­va­do­ra de inocen­te son­ri­sa pe­se a la es­té­ti­ca evi­den­te. Enamo­ró a En­car­na Sán­chez y al­gu­na otra. Es in­com­bus­ti­ble. Y tam­bién la ru­bia y nór­di­ca Oti, que com­par­tió con el cam­peón aje­treo de­por­ti­vo ejer­cien­do de mo­ni­to­ra.

San­ta­na des­ta­có juvenil en so­lea­da ma­ña­na de es­te ma­yo mes de no­vias con Sonsoles Suá­rez dan­do el an­he­la­do sí a su mo­reno no­vio mo­zam­bi­que­ño, tras 12 años jun­tos, la otra ca­ra de la mo­ne­da de lo que pa­ra ella -en­ton­ces inex­per­ta e ilu­sio­na­da- su­pu­so el apa­ren­te­men­te ato­lon­dra­do Po­cho­lo Mar­tí­nez-bordiú, ac­tual ba­rón de Gó­tor. Es de los tí­tu­los no­bi­lia­rios más an­ti­guos de España da­tan­do de 1250.

Nue­vo es­ta­do ci­vil.

Le se­gui­rá Ge­ma Ruiz Cua­dra­do, que fue de­ja­da por Ál­va­rez-cas­cos, que la en­con­tró men­tal­men­te in­ma­du­ra tras aque­lla de­mos­tra­ción de po­der que su­pu­so su bo­da cor­do­be­sa. Y les to­ca­ba tam­bién a Gu­ti y Ro­mi­na en es­pon­sa­les pri­me­ros fi­ja­dos pa­ra San Juan en lu­gar in­de­ter­mi­na­do, no va­yan a rom­per­les ex­clu­si­va por­que ¡Ho­la! les ad­vir­tió de que ju­lio es­ta­ba com­ple­to a ni­vel ca­sa­men­te­ro con lo de Inies­ta en Bar­ce­lo­na. Aun­que po­drían exis­tir otros mo­ti­vos apla­za­do­res en lo que de mo­men­to afir­man que so­lo que­da pos­pues­to has­ta oc­tu­bre o Na­vi­dad. La pa­re­ja man­tie­ne fir­me­za en sus in­ten­cio­nes. “Quie­ro que ven­ga to­da mi fa­mi­lia ar­gen­ti­na, y no es tan fá­cil”, ex­cu­sa ella des­de su al­tu­ra fí­si­ca, siem­pre muy pro­vo­ca­do­ra­men­te re­ce­ñi­da, en las ma­ña­nas de Es­pe­jo Pú­bli­co, ya pro­gra­ma líder des­de que Susanna Gri­so en­se­ña sus ga­rras co­mo en otro ni­vel lo ha­cen Pa­lat­chi y Cla­rá, que en­vuel­ven su gres­ca en tul ilu­sión.

Pe­lean más allá de lo crea­cio­nal y la pri­me­ra fi­la tam­bién les pier­de la ca­be­za. Y si la di­se­ña­do­ra ba­tió ré­cords ha­cien­do des­fi­lar la ova­cio­na­da an­dro- gi­nia del bos­nio Pe­jic, Pa­lat­chi -su an­ti­guo je­fe o so­cio- se des­qui­tó con un front row in­su­pe­ra­ble. Dio pa­ra mu­cho in­clu­so con ocu­pan­tes sin pro­yec­tos ro­mán­ti­cos sal­vo Adria­na, ya es­po­sa de Car­los Bau­te, que el 29 de ju­nio mon­ta re­li­gio­sa ce­re­mo­nia na­da me­nos que en El Es­co­rial. Ade­lan­ta­ba de­ta­lles a Eva Gon­zá­lez, a quien Ca­ye­tano tie­ne en un ay y no sen­ti­men­tal, tras su re­cien­te co­gi­da que im­pi­de su ac­tua­ción en San Isi­dro lle­na de tan­tas ex­pec­ta­ti­vas. Co­mo to­da mu­jer de to­re­ro -des­de la Or­dó­ñez es­po­sa y ma­dre su­frien­te a Car­men Te­llo, que res­pi­ró con el re­ti­ro de Cu­rro Ro­me­ro, al que mi­ma-, la ra­cial Miss España que lle­va cin­co años pre­sen­tan­do im­ba­ti­ble un pro­gra­ma de co­pla en Ca­nal Sur, me con­tó la frus­tra­ción to­re­ra de su pa­re­ja. “Nun­ca he­mos pen­sa­do en bo­da”, ex­cla­mó ra­dian­te des­de su mi­ni­tra­je en do­ra­das len­te­jue­las más es­co­ta­do que el de Ge­no­ve­va Ca­sa­no­va, a pun­to de tras­la­dar a Ma­drid des­de Mé­xi­co a su ma­dre con­va­le­cien­te. “Pre­fie­ro te­ner­la a mi la­do, me da ma­yor se­gu­ri­dad”, no es­tá pa­ra juer­gas aquel país tan lin­do y que­ri­do don­de ya so­lo pue­des pa­sear pro­te­gi­do por pis­to­lo­nes. La ex­con­de­sa na­da re­ve­ló de su acer­ca­mien­to a su ex cer­ca de Ta­ma­ra Fal­có, ¡ya trein­ta­ñe­ra, con mohi­nes de jo­ven­ci­ta!. “Ti­to Mi­guel -ha­bla de Bo­yer- se re­cu­pe­ra muy bien y es­ta­mos muy con­ten­tos de có­mo evo­lu­cio­na”, co­men­ta­ba aco­mo­dan­do su hom­bro des­nu­do de len­te­jue­las rosas con fal­da de la que so­bre­sa­lían tu­les pli­sa­dos. Alon­so Az­nar Bo­te­lla pa­sa­ba de ha­cer­le oji­tos cas­ti­ga­do­res a po­sar­los en la más im­po­nen­te Ale­jan­dra de Ro­jas, cu­yo cru­ce de pier­nas im­pac­tó por su ele­gan­cia in­fre­cuen­te. Co­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.