Te­mo­res y es­pe­ran­zas

Los avan­ces tec­no­ló­gi­cos po­ten­cia­rán las neu­ro­nas de los na­ti­vos di­gi­ta­les has­ta lí­mi­tes in­con­ce­bi­bles.

Tiempo - - TAL COMO SOMOS - NATIIVEL PRECIIADO

ha­ce tiem­po que soy una tra­ba­ja­do­ra nó­ma­da y es­toy con­ven­ci­da de que, gra­cias a mi con­di­ción de free­lan­ce, lo­gra­ré pro­lon­gar mi vi­da la­bo­ral, vo­lun­ta­ria­men­te, al­gu­nos años más de lo es­ti­pu­la­do. Co­mo les su­ce­de­rá a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, no ten­go un tra­ba­jo es­ta­ble, ni un es­pa­cio ha­bi­tual, ni un ho­ra­rio es­ti­pu­la­do, ni va­ca­cio­nes re­mu­ne­ra­das, ni com­pa­ñe­ros a los que veo a dia­rio, por­que co­la­bo­ro con equi­pos di­ver­sos en pro­yec­tos que tie­nen una du­ra­ción li­mi­ta­da y, cuan­do se aca­ban, por mu­chas afi­ni­da­des que ha­yan sur­gi­do en el gru­po, de­be­mos des­ha­cer­lo y des­pe­dir­nos, aun­que siem­pre nos que­da la es­pe­ran­za de vol­ver a coin­ci­dir en al­gún lu­gar.

De he­cho, me he ren­con­tra­do va­rias ve­ces con otros pro­fe­sio­na­les nó­ma­das que an­dan siem­pre in­ven­tan­do co­sas, pro­po­nien­do ideas y dan­do tum­bos por el mun­do la­bo­ral. La úni­ca ex­cep­ción que rom­pe la re­gla es es­ta pe­que­ña co­lum­na que lle­vo es­cri­bien­do des­de ha­ce 30 años en un alar­de de ra­ra es­ta­bi­li­dad. Es­te es­pa­cio ha ido evo­lu­cio­nan­do a lo lar­go del tiem­po y es una prue­ba más de las pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes que he­mos vi­vi­do en las úl­ti­mas tres dé­ca­das. Las dos pri­me­ras pro­gre­sa­ron ade­cua­da­men­te, es de­cir, los asun­tos evo­lu­cio­na­ban con len­ti­tud y es­ta­ban vi­gen­tes a lo lar­go de va­rios años. Re­pa­san­do lo es­cri­to, com­prue­bo que su con­te­ni­do per­ma­ne­ció du­ran­te un tiem­po pru­den­cial. La bús­que­da de do­cu­men­ta­ción era un tra­ba­jo len­to y pla­cen­te­ro que po­día ocu­par va­rias jor­na­das. No era fá­cil acu­dir fí­si­ca­men­te a he­me­ro­te­cas, bi­blio­te­cas, ins­ti­tu­cio­nes o a cual­quie­ra que fue­se el lu­gar y la per­so­na que te­nían la in­for­ma­ción im­pres­cin­di­ble pa­ra ela­bo­rar un tra­ba­jo. En la úl­ti­ma dé­ca­da to­do se que­da ob­so­le­to y pier­de va­lor en cues­tión de ho­ras o de ins­tan­tes. La com­pe­ten­cia es fe­roz y los cam­bios, tan apa­bu­llan­tes que ca­si no los va­lo­ra­mos. Lo que hu­bie­ra da­do yo por cli­quear un ra­tón y ac­ce­der

La bús­que­da de do­cu­men­ta­ción era un tra­ba­jo len­to. No era fá­cil acu­dir fí­si­ca­men­te a las he­me­ro­te­cas

des­de mi me­sa no ya a la Bi­blio­te­ca del Con­gre­so de EEUU, sino al mi­la­gro­so mo­tor de bús­que­da por In­ter­net lla­ma­do Goo­gle o a la no me­nos in­te­li­gen­te Wi­ki­pe­dia, por no aña­dir el sue­ño de po­seer un smartp­ho­ne o cual­quie­ra de sus apli­ca­cio­nes, tan cru­cia­les pa­ra de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes de emer­gen­cia.

Mis hi­jos son na­ti­vos di­gi­ta­les, ca­pa­ces de es­cu­char mú­si­ca, ver la televisión y ma­ne­jar Twit­ter al mis­mo tiem­po que po­nen ca­ra de aten­ción cuan­do les ha­blo. No creo que no se­pan pro­ce­sar la in­for­ma­ción o ha­yan vis­to re­du­ci­da la ca­pa­ci­dad de su ce­re­bro o, co­mo sos­tie­ne Ni­cho­las Carr, es­tén “in­fo­xi­ca­dos” por el he­cho de man­te­ner tan­tas ac­ti­vi­da­des pa­ra­le­las. Al con­tra­rio, es­toy con­ven­ci­da de que los re­vo­lu­cio­na­rios avan­ces tec­no­ló­gi­cos les ha­rán po­ten­ciar sus neu­ro­nas has­ta lí­mi­tes in­con­ce­bi­bles, si es que al­gu­na vez las vie­jas ge­ne­ra­cio­nes, en vez de en­tor­pe­cer, les ayu­da­mos a su­pe­rar los fa­tí­di­cos efec­tos de la cri­sis y en­cuen­tran un tra­ba­jo, aun­que sea tan ines­ta­ble co­mo el mío.

P.D. Di­rán que, pa­ra com­ba­tir mis te­mo­res y man­te­ner la es­pe­ran­za, me aga­rro a un cla­vo ar­dien­do, pe­ro aca­bo de leer par­te del in­for­me del Consejo Em­pre­sa­rial pa­ra la Com­pe­ti­ti­vi­dad, se­gún el cual la si­tua­ción eco­nó­mi­ca en España no es tan pe­no­sa co­mo in­di­ca la bol­sa y la pri­ma de ries­go. Va­ti­ci­nan que a fi­na­les de año em­pe­za­re­mos a cre­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.