El Hom­bre Ho­mer

Tiempo - - 540 CARACTERES -

cris­ti­na y yo ha­bía­mos que­da­do en la Happy Day Ba­kery pa­ra dar­nos un atra­cón de cup­ca­kes (aun­que si mi abue­la las vie­ra me di­ría “¡pe­ro sí son las mag­da­le­nas de to­da la vi­da!” y “¡co­me, hi­ja, co­me, que es­tás muy del­ga­da!”).

Las dos ne­ce­si­tá­ba­mos una gran do­sis de azú­car. Los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos no ha­bían si­do bue­nos. Yo ha­bía vuel­to a caer en la te­la­ra­ña de Jai­ro. Un hom­bre com­pli­ca­do, ines­cru­ta­ble. Ella se ha­bía to­pa­do con el opues­to: el Hom­bre Ho­mer (HH). Esa es­pe­cie de hom­bre sim­ple, con en­ce­fa­lo­gra­ma plano. No ha­ce fal­ta des­cri­bir­lo en ex­ce­so. En el me­jor de los ca­sos, to­das he­mos vis­to Los Sim­psons. En el peor, he­mos sa­li­do con al­guno. Cris­ti­na ha­bía pa­sa­do los dos úl­ti­mos me­ses con un HH y es­ta­ba de los ner­vios. Pa­ra quie­nes no se­pan de quién se tra­ta, lo des­cri­bi­ré. El HH es ese tío que siem­pre pa­re­ce abs­traí­do, su­mi­do en los más pro­fun­dos pen­sa­mien­tos. Ese al que, in­tri­ga­da, pre­gun­tas: “¿En qué pien­sas?”. Y él, mi­rán­do­te fi­ja­men­te a los ojos, te res­pon­de muy se­rio: “En na­da”. Tú no te lo crees por­que es ca­si im­po­si­ble no es­tar pen­san­do en na­da. Pe­ro no pa­ra el HH. Él es ca­paz de tener la men­te en blan­co en los mo­men­tos más dul­ces o ín­ti­mos de una re­la­ción. Y, so­bre to­do, en los más com­ple­jos. Por ejem­plo, cuan­do hay que to­mar de­ci­sio­nes. “¿Dón­de va­mos de va­ca­cio­nes?”. Res­pues­ta tí­pi­ca del Ho­mer: “Me da igual”. Aun­que mi fa­vo­ri­ta es es­ta otra. Tú di­ces: “¿Te ape­te­ce ir al ci­ne o a ce­nar?”. Y él res­pon­de con la úni­ca va­rian­te del “me da igual” que co­no­ce: “Lo que tú pre­fie­ras, ca­ri­ño”. No es que te de­je la elec­ción a ti, es que sus neu­ro­nas se han to­ma­do un año sa­bá­ti­co. O va­rios.

El ca­so de Cris­ti­na con An­to­nio, así se lla­ma­ba su Ho­mer, era ex­tre­mo. Po­dían ver­se cual­quier día me­nos los sá­ba­dos por la no­che, en que él, sos­pe­cho­sa­men­te, nun­ca po­día sa­lir. Las ex­cu­sas eran sim­ples: es­tá mi ma­dre de vi­si­ta, me due­le la ca­be­za, he que­da­do con los amigos. Des­pués de va­rios sá­ba­dos, mi ami­ga em­pe­zó a sos­pe­char que es­ta­ba sa­lien­do con otra.

-Cris­ti­na, eso es de­ma­sia­da com­ple­ji­dad pa­ra el HH –di­jo el bi­cho que yo lle­va­ba den­tro.

–No po­día con­ti­nuar de esa ma­ne­ra, así que el sá­ba­do pa­sa­do me pre­sen­té en su ca­sa. -¿Y? –la in­te­rro­gué. -Al prin­ci­pio no me que­ría abrir la puer­ta, pe­ro no tuvo más re­me­dio. La ima­gen era dan­tes­ca. Es­ta­ba so­lo. Su si­llón era un al­ma­cén de re­ci­cla­do de la­tas de cer­ve­za y bol­sas de pa­ta­tas fri­tas. Pe­ro lo peor era él. Es­ta­ba en cal­zon­ci­llos, con cal­ce­ti­nes y chan­clas y una lar­ga ca­mi­se­ta del Real Ma­drid que ape­nas le ta­pa­ba el tra­se­ro y que irre­ve­ren­te­men­te se ele­va­ba a la al­tu­ra de la tri­pa.

El HH es ca­paz de tener la men­te en blan­co en los mo­men­tos más dul­ces o ín­ti­mos de una re­la­ción

Es­ta­llé en car­ca­ja­das, an­te se­me­jan­te cua­dro.

-Per­do­na, Cris­ti­na, je je, per­do­na, je je, ¿y qué hi­cis­te?

-Lo del fút­bol te­nía un pa­se, a mí tam­bién me gus­ta. Pe­ro que lle­ve cal­ce­ti­nes cuan­do usa chan­clas... ¡ Por ahí no pa­so! – me con­tes­tó Cris­ti­na muy dig­na mien­tras se pe­día otro muf­fin.

Des­pués de ese sá­ba­do, el HH ha­bía tra­ta­do de que­dar con ella, pe­ro aho­ra era Cris­ti­na quien le po­nía las ex­cu­sas. Ella era una mu­jer so­fis­ti­ca­da que no co­mía mag­da­le­nas sino muf­fins.

Sin­ce­ra­men­te, no sa­bía qué de­cir­le. Ni si­quie­ra es­ta­ba se­gu­ra de si de­trás del mis­te­rio­so Jai­ro po­dría es­con­der­se tam­bién un HH. Al fin y al ca­bo, ¿no lle­va­mos todos un Ho­mer den­tro?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.