El día después y el plan B de Ale­ma­nia

El éxi­to de la se­lec­ción de Del Bos­que, Ca­si­llas, Inies­ta y to­dos los de­más ha si­do un pa­rén­te­sis fes­ti­vo, pe­ro los pro­ble­mas de Es­pa­ña per­sis­ten mien­tras Ale­ma­nia hil­va­na un plan B, por si aca­so.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR -

ma­riano ra­joy re­gre­só fe­liz de Kiev, tras el re­ci­tal de ese equi­po fas­ci­nan­te que di­ri­ge Vicente del Bos­que, pe­ro a la ma­ña­na si­guien­te de la gran vic­to­ria es­pa­ño­la la pri­ma de ries­go se­guía an­cla­da al­re­de­dor de los 470 pun­tos. Un ali­vio fren­te a los 600 que ro­zó ha­ce una se­ma­na, an­tes de la úl­ti­ma cum­bre eu­ro­pea, pe­ro to­da­vía de­ma­sia­do. Ca­si­llas, Inies­ta, Alon­so, Xa­bi y to­dos los de­más asom­bra­ron al mun­do y, co­mo afir­ma­ba el dia­rio bri­tá­ni­co The Guar­dian, zan­ja­ron el de­ba­te so­bre si su jue­go es abu­rri­do. Ganan con con­tun­den­cia y ya es­tá. Los fut­bo­lis­tas es­pa­ño­les con­ce­die­ron un res­pi­ro, un chu­te de au­to­es­ti­ma, a un país do­lien­te que bus­ca, qui­zá des­orien­ta­do, su fu­tu­ro. El pre­sen­te es com­pli­ca­do. Des­de ha­ce de­ma­sia­dos me­ses Es­pa­ña es­tá al bor­de del pre­ci­pi­cio de la in­ter­ven­ción eco­nó­mi­ca, las ins­ti­tu­cio­nes ca­da vez es­tán más des­pres­ti­gia­das -el epi­so­dio de Car­los Dí­var ha si­do otro torpe­do a la lí­nea de flo­ta­ción de la Jus­ti­cia-, el Go­bierno du­da una y otra vez, la Au­dien­cia Na­cio­nal impu­ta a 33 ex­con­se­je­ros de Ban­kia, con Ro­dri­go Ra­to a la ca­be­za, sin que na­die ha­ya po­di­do, que­ri­do o sa­bi­do evi­tar­lo, y por pri­me­ra vez des­cien­de el aho­rro fa­mi­liar. Es de­cir, mu­chas fa­mi­lias tie­nen que re­cu­rrir a sus aho­rros pa­ra lle­gar a fin de mes. La Ro­ja, un ape­la­ti­vo que es un éxi­to de mer­ca­do­tec­nia del PSOE de la era de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, es la ex­cep­ción que per­mi­te un ali­vio pa­sa­je­ro. Los es­tu­dios e in­for­mes que anun­cian un PIB ex­tra de has­ta 0,7 pun­tos en los paí­ses cu­yas se­lec­cio­nes ganan gran­des tí­tu­los so­lo son ejer­ci­cios de ser­vi­cios de es­tu­dios que la reali­dad unas ve­ces con­fir­ma y otras desmiente.

Ma­riano Ra­joy, no obs­tan­te, ha po­di­do dis­fru­tar de sus días más fe­li­ces des­de que lle­gó a La Mon­cloa, a fi­na­les del año pa­sa­do. El pre­si­den­te del Go­bierno, que hi­zo cau­sa co­mún con Ma­rio Mon­ti en la úl­ti­ma cum­bre, pu­do, por fin, apun­tar­se un tan­to. Ita­lia y Es­pa­ña, con el apo­yo en la tras­tien­da de la Fran­cia de Fra­nçois Ho­llan­de, con­si­guie­ron re­la­jar las exi­gen­cias ale­ma­nas. La in­fle­xi­ble An­ge­la Mer­kel ce­dió lo que po­día ce­der, pe­ro eso pa­ra Mon­ti y Ra­joy era ya un triun­fo, so­bre todo pa­ra el es­pa­ñol, que por lo me­nos ga­na­ba tiem­po. Es­pa­ña, aho­ra, tie­ne un pe­que­ño mar­gen pa­ra afron­tar los me­ses de ve­rano -y qui­zá has­ta fi­nal de año- sin los enor­mes so­bre­sal­tos que ha su­fri­do en los mer­ca­dos en los úl­ti­mos me­ses. Por lo me­nos en teo­ría. A pe­sar de todo, el que los acuer­dos de la cum­bre eu­ro­pea -que quie­ren tor­pe­dear Fin­lan­dia y Ho­lan­da- pa­sen del pa­pel a la reali­dad pue­de ser un pro­ce­so más lar­go del pre­vis­to. La asun­ción del con­trol ban­ca­rio eu­ro­peo por par­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo no es una ta­rea de unos días. En el me­jor de los es­ce­na­rios no ocu­rri­rá has­ta di­ciem­bre, y to­da­vía pa­re­ce más le­jano el día en el que los fon­dos eu­ro­peos com­pren deu­da de los paí­ses en apu­ros. Has­ta en­ton­ces, se­rá Es­pa­ña quien ten­ga que pe­dir di­ne­ro pa­ra sus ban­cos eu­ro­peos, mien­tras es­pe­ra que los mer­ca­dos le den tre­gua con la deu­da. Eso sí, y Ra­joy pa­re­ce que lo tie­ne cla­ro, Es­pa­ña de­be aco­me­ter con ur­gen­cia me­di­das que en­ca­rri­len la eco­no­mía del país por una vía que pue­de ha­cer­la tan sol­ven­te y tan res­pe­ta­da co­mo la se­lec­ción de fút­bol tri­cam­peo­na de for­ma su­ce­si­va.

Es­pa­ña e Ita­lia han con­se­gui­do, y no es po­co, abrir una puer­ta de es­pe­ran­za en la com­pli­ca­da ma­qui­na­ria eu­ro­pea. Ale­ma­nia ha ce­di­do al­go, pe­ro no irá mu­cho más ade­lan­te. Todo lo con­tra­rio. Los ex­per­tos eu­ro­peos, y tam­bién bas­tan­tes ase­so­res del Go­bierno es­pa­ñol, es­tán con­ven­ci­dos de que los ale­ma­nes ya tie­nen pre­vis­to -o es­tán a pun­to de ul­ti­mar­lo- un plan B. El eu­ro, de mo­men­to, se sal­vó en la úl­ti­ma cum­bre. Ale­ma­nia, a pe­sar del sen­ti­mien­to con­tra­rio y cre­cien­te de su po­bla­ción, no pue­de de­jar caer aho­ra la mo­ne­da úni­ca. Un 30% de sus ex­por­ta­cio­nes se di­ri­gen ha­cia Es­pa­ña e Ita­lia y, por eso, la rup­tu­ra del eu­ro tam­bién des­en­ca­de­na­ría un tsu­na­mi en Ale­ma­nia. Sin em­bar­go, todo pue­de cam­biar. Tar­da­ría al­gún tiem­po, pe­ro los ale­ma­nes pue­den em­pe­zar a pre­pa­rar las me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra ellos en un fu­tu­ro con otro eu­ro. Mi­guel Mar­tín, pre­si­den­te de la pa­tro­nal ban­ca­ria AEB, ex sub­go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña y vie­jo co­no­ce­dor de los en­tre­si­jos co­mu­ni­ta­rios, no ha­bla­ba por ha­blar cuan­do afir­mó, an­tes de la úl­ti­ma cum­bre, que “la rup­tu­ra del eu­ro no so­lo es posible, sino que es pro­ba­ble”. En la me­jor tra­di­ción es­pa­ño­la, al­gu­nos qui­sie­ron ma­tar al men­sa­je­ro, pe­ro ni cam­bia na­da ni im­pi­de que ten­ga o no ra­zón. Ha­ce po­co más de un año, cuan­do tras­cen­dió que los ja­po­ne­ses del ban­co No­mu­ra

ha­bían ela­bo­ra­do un do­cu­men­to so­bre el día después de la rup­tu­ra del eu­ro, las crí­ti­cas se mul­ti­pli­ca­ron por­que la des­apa­ri­ción de la mo­ne­da úni­ca era al­go im­po­si­ble. Do­ce me­ses después ha es­ta­do y es­tá en­ci­ma de las me­sas de tra­ba­jo de go­bier­nos, ban­cos y em­pre­sas.

Ma­rio Mon­ti, todo un ex­per­to en los se­cre­tos co­mu­ni­ta­rios, sa­bía que aho­ra era el mo­men­to ade­cua­do -qui­zá el úni­co- pa­ra lan­zar­le el ór­da­go a An­ge­la

Mer­kel, y tam­bién era cons­cien­te de que lo te­nían que ha­cer con­jun­ta­men­te Ita­lia y Es­pa­ña. So­lo dos paí­ses gran­des, con Fran­cia en la tras­tien­da, po­dían arran­car al­gu­nas con­ce­sio­nes a Ale­ma­nia, aun­que fue­ra con con­di­cio­nes. En de­fi­ni­ti­va, Ma­riano Ra­joy y Es­pa­ña han ga­na­do tiem­po, pe­ro los pro­ble­mas no han des­apa­re­ci­do y Es­pa­ña tie­ne más ur­gen­cia que nun­ca por arre­glar las co­sas de ca­sa. Qui­zá no ha­ya otra opor­tu­ni­dad, por­que Ale­ma­nia -que aho­ra no pue­de rom­per el eu­ro- sin du­da hil­va­na un plan B sin el Sur. La eu­fo­ria de la Eu­ro­co­pa em­pie­za a ser un re­cuer­do fe­liz, mien­tras co­mien­za un lar­go, cá­li­do y peligroso ve­rano en el que los bró­kers de Londres se han que­da­do sin va­ca­cio­nes. Por si aca­so.

di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Ne­go­cia­ción. Ma­riano Ra­joy y Ma­rio Mon­ti, con el apo­yo de Ho­llan­de, con­si­guie­ron re­la­jar las exi­gen­cias de An­ge­la Mer­kel en la úl­ti­ma cum­bre

eu­ro­pea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.