El có­di­ce se lo ha­bía lle­va­do el chis­pas

Tiempo - - ZOOM -

Nos ha­bía­mos creí­do que es­tá­ba­mos an­te la se­gun­da par­te de El nom­bre de la ro­sa, de Um­ber­to Eco, pe­ro co­rre­gi­da y au­men­ta­da por la reali­dad. Ha­ce un año que des­apa­re­ció el cé­le­bre Co­dex ca­lix­ti­nus, un ma­ra­vi­llo­so ma­nus­cri­to mi­nia­do del si­glo XII, que se guar­da­ba en una ca­ja fuer­te (más bien po­co fuer­te) de la ca­te­dral de San­tia­go. El gru­po de ex­per­tos de la Bri­ga­da del Pa­tri­mo­nio His­tó­ri­co del Cuer­po Na­cio­nal de Po­li­cía se pu­so al tra­ba­jo in­me­dia­ta­men­te. Son los me­jo­res, pe­ro no so­lo si­guien­do pis­tas sino di­si­mu­lán­do­las. De­ja­ron pen­sar, con la ines­ti­ma­ble ayu­da de al­gún ca­nó­ni­go len­gua­raz, que todo con­sis­tía en una ven­gan­za de so­ta­nas; un clé­ri­go vie­jo que no pue­de ver a otro y que le birla el li­bro (la más glo­rio­sa guía tu­rís­ti­ca de la his­to­ria), se lo es­con­de a dos pa­sos y de­ja que pa­sen el tiem­po y el ren­cor. Pues no. Era men­ti­ra. La Bri­ga­da es­tu­vo des­de el prin­ci­pio tras la pis­ta del chis­pas, el elec­tri­cis­ta de la ca­te­dral al que des­pi­dió el deán y se lle­vó el li­bro pa­ra ven­gar­se. Lo que pa­sa es que ca­lla­ron co­mo tum­bas. Han te­ni­do, ellos y el juez, una pa­cien­cia de es­fin­ge has­ta que de­ci­die­ron de­te­ner al chis­pas y re­cu­pe­rar el có­di­ce, que es­ta­ba en una bol­sa de ba­su­ra. Bue­na no­ve­la; pe­ro no de Eco sino de Men­do­za...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.