Tom

Tiempo - - ZOOM -

Hay gen­te que no de­be­ría cum­plir 50 años. Nun­ca. Ja­mes Dean lo sa­bía. Ma­rilyn lo sa­bía. Pe­ter Pan lo sa­bía. Tom Crui­se, no. Des­de que le vi­mos bai­lar en cal­zon­ci­llos en Risky Bu­si­ness tu­vi­mos to­das cla­ro que, si lle­ga­ba a los 50, es­te cha­val ter­mi­na­ría mal. Así ha si­do. Sue­le su­ce­der que la gen­te su­per­gua­pí­si­ma no tie­ne cla­ras al­gu­nas fa­ce­tas de su for­ma de ser, y que vi­ve tem­blan­do. Nues­tro dul­ce To­ma­si­to se echó una bue­na ma­ña­na en bra­zos de la Cienciología, un co­me­ta­rros peor que las tra­ga­pe­rras (en reali­dad es un tra­ga­pe­rras), y ha aca­ba­do con la in­men­sa pa­cien­cia de su san­ta, Ka­tie Hol­mes, que se di­vor­cia y se lle­va a la ni­ña, har­ta de san­de­ces. To­ma­sín: vuel­ve al prin­ci­pio, an­da. A las pri­me­ras pre­gun­tas. Re­bo­ni­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.