Bien­ve­ni­do, Mr. Higgs

Tiempo - - ZOOM -

En 1964, el fí­si­co Pe­ter Higgs for­mu­ló una teo­ría se­gún la cual for­zo­sa­men­te ha­bía de ha­ber una par­tí­cu­la uni­ver­sal que ex­pli­ca­se la ma­sa del uni­ver­so, lo mis­mo de los pe­sa­dos (pe­ro in­di­vi­si­bles) quarks ci­ma que de los li­via­nos elec­tro­nes. Han te­ni­do que pa­sar 48 años pa­ra que el pro­pio Higgs se echa­se a llo­rar cuan­do, en el ace­le­ra­dor del Cen­tro Eu­ro­peo de Fí­si­ca de Par­tí­cu­las, nu­me­ro­sos cien­tí­fi­cos ad­mi­tie­ron que ha­bían com­pro­ba­do in­ape­la­ble­men­te la exis­ten­cia real del bo­són de Higgs. ¿Tie­ne ese ele­men­to al­go que ver con Dios? En ab­so­lu­to. Al­guien es­cri­bió un li­bro ti­tu­la­do La par­tí­cu­la pu­ñe­te­ra ( God­dam, en in­glés), por­que no apa­re­cía. Pe­ro el edi­tor, pa­ra ven­der más, lo cam­bió por God (Dios). Y se lio has­ta hoy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.