LOS PRO­BLE­MAS DE LA FUN­DA­CIÓN CA­MI­LO JO­SÉ CE­LA

Tiempo - - PORTADA -

La Fun­da­ción Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la, que se­gún las sen­ten­cias ju­di­cia­les tie­ne que de­vol­ver par­te de su le­ga­do al hi­jo de Ce­la, se en­cuen­tra en un pro­ce­so de pa­so al sec­tor pú­bli­co. La Xun­ta de Ga­li­cia se ha he­cho car­go de ella y Ma­ri­na Cas­ta­ño ya so­lo es pre­si­den­ta ho­no­rí­fi­ca. El Par­la­men­to ga­lle­go pi­dió ha­ce tiem­po por una­ni­mi­dad una in­ves­ti­ga­ción so­bre el des­tino de los fon­dos pú­bli­cos que in­gre­só la fun­da­ción, pe­ro nun­ca se reali­zó. El Blo­que Na­cio­na­lis­ta Ga­le­go (BNG) con­si­de­ra que con la sen­ten­cia que obli­ga a la en­ti­dad al pa­go de 1,2 mi­llo­nes de eu­ros al hi­jo de Ce­la, son más ne­ce­sa­rias que nun­ca es­tas in­da­ga­cio­nes.

La por­ta­voz del BNG, Ana Pon­tón, se­ña­la que las pér­di­das acu­mu­la­das des­de 2005 a 2009 por es­ta fun­da­ción su­ma­ron 529.000 eu­ros y cri­ti­ca que el an­te­rior ge­ren­te co­bra­ra 9.000 eu­ros men­sua­les y la fun­da­ción co­rrie­ra con los gas­tos de al­qui­ler de su vi­vien­da. Pon­tón re­cuer­da que su par­ti­do pro­mo­vió la pe­ti­ción de la in­ves­ti­ga­ción que no se ha rea­li­za­do y cri­ti­ca los 265.000 eu­ros anua­les, co­mo mí­ni­mo, que re­ci­bió de fon­dos pú­bli­cos, muy por en­ci­ma de lo que ocu­rrió con la se­gun­da be­ne­fi­cia­da por es­tas par­ti­das, la Fun­da­ción Ro­sa­lía de Cas­tro, que ob­tu­vo 35.000 eu­ros anua­les. Res­pec­to a los pro­ble­mas so­bre la he­ren­cia, Pon­tón con­si­de­ra “gro­tes­co” que una gue­rra fa­mi­liar afec­te a la Xun­ta por ha­ber con­ver­ti­do en pú­bli­ca una fun­da­ción pri­va­da y he­re­dar sus pro­ble­mas. “Que fon­dos pú­bli­cos se des­ti­nen a ta­par dis­pen­dios de una fun­da­ción pri­va­da es es­can­da­lo­so”, di­ce Pon­tón. Más aún, con­ti­núa la por­ta­voz del BNG, cuan­do la fun­da­ción re­ci­be la vi­si­ta de unas 3.500 per­so­nas al año, una ci­fra que con­si­de­ra “ri­dí­cu­la” pa­ra una en­ti­dad que re­ci­be tan­tos fon­dos pú­bli­cos.

La for­tu­na que acu­mu­ló Ce­la no era pe­que­ña. Los bie­nes apor­ta­dos por el es­cri­tor a su fun­da­ción su­pe­ran los 7,5 mi­llo­nes de eu­ros. La pri­me­ra de las apor­ta­cio­nes de las que se tie­ne cons­tan­cia se reali­zó un par de me­ses an­tes de su se­pa­ra­ción de Ro­sa­rio Pi­ca­vea.

El mes de ju­nio se ha abier­to y ce­rra­do con muy ma­las no­ti­cias pa­ra Ma­ri­na Cas­ta­ño. La Fis­ca­lía de San­tia­go de Compostela ha pre­sen­ta­do una de­nun­cia con­tra ella por pre­sun­ta es­ta­fa, apro­pia­ción in­de­bi­da y frau­de fis­cal. Una de las so­cie­da­des ya ci­ta­das, Len­gua y Li­te­ra­tu­ra, pro­pie­dad de la Fun­da­ción Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la al 80% (el 20% res­tan­te es de la em­pre­sa Le­tra y Tin­ta), ha­bría car­ga­do, se­gún la de­nun­cia, con gas­tos de la fun­da­ción pa­ra be­ne­fi­ciar­se pre­sun­ta­men­te de las de­vo­lu­cio­nes del IVA a las que no te­nía de­re­cho es­ta en­ti­dad. La Fis­ca­lía es­tu­dia si se han pro­du­ci­do tras­va­ses de di­ne­ro pú­bli­co a Len­gua y Li­te­ra­tu­ra o si se de­di­ca­ron las sub­ven­cio­nes pú­bli­cas de la fun­da­ción pa­ra gas­tos per­so­na­les de Ma­ri­na Cas­ta­ño y del an­te­rior ge­ren­te de la fun­da­ción, To­más Ca­van­na.

Las sen­ten­cias ju­di­cia­les con­si­de­ran que Ce­la y Ma­ri­na Cas­ta­ño uti­li­za­ron la so­cie­dad Pa­la­bras y Pa­pe­les no so­lo pa­ra ex­plo­tar los de­re­chos de au­tor, sino pa­ra cual­quier otro fin, des­de el co­bro de re­mu­ne­ra­cio­nes de Ce­la has­ta la con­tra­ta­ción de em­plea­dos, que a ve­ces lo eran de es­ta so­cie­dad y otras de la fun­da­ción, se­gún de­cla­ró el se­cre­ta­rio par­ti­cu­lar de Ce­la. Ma­ri­na Cas­ta­ño re­co­no­ció en su in­te­rro­ga­to­rio que tan­to ella co­mo su ma­ri­do co­bra­ban un suel­do de es­ta em­pre­sa, cuan­do no es­ta­ba pre­vis­to en sus es­ta­tu­tos la re­mu­ne­ra­ción de los ad­mi­nis­tra­do­res ni cons­ta que am­bos fue­ran em­plea­dos de la so­cie­dad.

La se­de de la fun­da­ción en Pa­drón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.