El día que Ra­joy sal­vó los mue­bles

El pre­si­den­te ha lo­gra­do que el fon­do de res­ca­te pue­da re­ca­pi­ta­li­zar di­rec­ta­men­te a la ban­ca es­pa­ño­la, una vez que el BCE se con­vier­ta en su­per­vi­sor úni­co de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras.

Tiempo - - LA CRÓNICA -

el pre­si­den­te del go­bierno in­ten­ta sal­var los mue­bles tras la de­ci­si­va cum­bre de je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno ce­le­bra­da en Bru­se­las, a fi­na­les del pa­sa­do mes de ju­nio, en unos mo­men­tos cla­ve pa­ra el fu­tu­ro de la Eu­ro­zo­na y cuan­do más vi­vos son los co­men­ta­rios y aná­li­sis so­bre la mo­ne­da úni­ca y el pro­yec­to eu­ro­peo, a pun­to de em­ba­rran­car por la pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca que vi­ven al­gu­nos paí­ses del eu­ro, que ha desem­bo­ca­do en una pro­fun­da re­ce­sión eco­nó­mi­ca, de­bi­do, so­bre todo, a la política de ajus­tes y a la fal­ta de cre­ci­mien­to.

Ma­riano Ra­joy, que lle­gó a la cum­bre de Bru­se­las ata­do de pies y ma­nos, cer­ca­do por la cri­sis de la deu­da so­be­ra­na; con una bol­sa hun­di­da y en mí­ni­mos; con una pri­ma de ries­go por en­ci­ma de los 550 pun­tos y con un in­te­rés del bono a diez años en ese peligroso ni­vel del 7% que sue­le mar­car la in­ter­ven­ción (“no po­de­mos se­guir fi­nan­cián­do­nos a es­tos pre­cios y ya hay ins­ti­tu­cio­nes que no se pue­den fi­nan­ciar”, de­cía an­gus­tia­do el pre­si­den­te del Go­bierno al lle­gar a la cum­bre, en lo que pa­re­cía una de­ses­pe­ra­da pe­ti­ción de so­co­rro), te­nía po­cas po­si­bi­li­da­des de con­se­guir el apo­yo su­fi­cien­te co­mo pa­ra en­fren­tar­se con una si­tua­ción que, tal co­mo se ha ve­ni­do desa­rro­llan­do en las úl­ti­mas se­ma­nas, y después de la so­li­ci­tud del res­ca­te ban­ca­rio, con­du­cía inexo­ra­ble­men­te a la in­ter­ven­ción pura y du­ra de la Troi­ka: Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal y Co­mi­sión Eu­ro­pea. Esa ame­na­za que se cier­ne so­bre el país des­de los úl­ti­mos me­ses del Go­bierno de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro.

El am­bien­te que le acom­pa­ña­ba no era, por otra par­te, pre­ci­sa­men­te es­pe­ran­za­dor, y has­ta el pre­si­den­te de la pa­tro­nal de la ban­ca, Mi­guel Mar­tín, anun­cia­ba, con un cier­to tono de ca­tas­tro­fis­mo, que veía ca­da vez más pro­ba­ble la rup­tu­ra del eu­ro y el fin del pro­yec­to eu­ro­peo, so­bre todo por la in­tran­si­gen­cia y el in­mo­vi­lis­mo de Ber­lín. De es­te mo­do, la cum­bre co­men­za­ba con un Ra­joy de­rro­ta­do y cer­ca­do por los ve­tos de la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel, que se ha­bía opues­to a que el res­ca­te de los ban­cos fue­se, di­rec­ta­men­te, a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, sin pa­sar por los Es­ta­dos (en es­te ca­so el FROB), y a que los fon­dos de res­ca­te pu­die­sen com­prar deu­da pú­bli­ca pa­ra ali­viar la pre­sión exis­ten­te so­bre una pri­ma de ries­go, en Es­pa­ña e Ita­lia, im­po­si­ble de afron­tar. en esas cir­cuns­tan­cias, su úni­ca so­lu­ción era en­fren­tar­se a la can­ci­ller, su in­con­di­cio­nal alia­da has­ta aho­ra, la que le ha mar­ca­do el ca­mino por don­de te­nía que tran­si­tar, y pac­tar con el pri­mer mi­nis­tro ita­liano, Ma­rio Mon­ti, con el ob­je­ti­vo de con­se­guir una cier­ta tran­qui­li­dad pa­ra ha­cer fren­te a los com­pro­mi­sos de fi­nan­cia­ción in­me­dia­tos a unos pre­cios ra­zo­na­bles y sin un ma­yor au­men­to de la deu­da que com­pli­ca­ría aún más el

cum­pli­mien­to de los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit, cuan­do ya es­te tri­mes­tre ca­si se ha al­can­za­do ese lí­mi­te del 3,5% del PIB. acer­cán­do­se pri­me­ro al pre­si­den­te fran­cés,

Fra­nçois Ho­llan­de, que ha arran­ca­do 120.000, mi­llo­nes de eu­ros pa­ra un ri­dícu­lo plan de cre­ci­mien­to (me­nos de un 1% del PIB de la Unión Eu­ro­pea, que, ade­más, no se sa­be de dón­de sal­drá por­que no se tra­ta de fon­dos nue­vos) y pac­tan­do pos­te­rior­men­te con Mon­ti un boi­cot a esa ayu­da, de la que lle­ga­rán a Es­pa­ña me­nos de 7.000 mi­llo­nes, si lo­gra su­pe­rar la bu­ro­cra­cia de Bru­se­las, Ra­joy ha con­se­gui­do que el fon­do de res­ca­te pue­da re­ca­pi­ta­li­zar di­rec­ta­men­te a la ban­ca es­pa­ño­la, sin pa­sar por el Es­ta­do, aun­que so­lo una vez que el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo se con­vier­ta en su­per­vi­sor úni­co de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, al­go que su­ce­de­rá a par­tir de oc­tu­bre y que co­men­za­rá a fun­cio­nar des­de el mes de enero del año que vie­ne. Por otra par­te, los fon­dos a tra­vés de los cua­les se ca­na­li­za­rá la re­ca­pi­ta­li­za­ción de la ban­ca es­pa­ño­la -pri­me­ro, el Fon­do Eu­ro­peo de Es­ta­bi­li­dad Fi­nan­cie­ra y lue­go su su­ce­sor, el Me­ca­nis­mo Eu­ro­peo de Es­ta­bi­li­dad-, per­de­rán el ca­rác­ter de acree­dor pre­fe­ren­te a la ho­ra de re­cla­mar sus deu­das. Es­te pri­vi­le­gio ha­bía ahu­yen­ta­do a los in­ver­so­res, te­me­ro­sos de ver­se re­le­ga­dos al úl­ti­mo pues­to en ca­so de im­pa­go, lo que au­men­ta­ba el ries­go aso­cia­do a los bo­nos es­pa­ño­les. Igual­men­te, esos dos fon­dos po­drán com­prar deu­da en el mer­ca­do se­cun­da­rio, ba­jo de­ter­mi­na­das con­di­cio­nes. Una de ellas, se­gún la pro­pues­ta fin­lan­de­sa, es que esa deu­da va­ya ava­la­da con ac­ti­vos.

Todo un éxi­to pa­ra Ma­riano Ra­joy y pa­ra Ma­rio Mon­ti (que ame­na­zó con di­mi­tir si no se abor­da­ba el gra­ve pro­ble­ma de la deu­da so­be­ra­na de Ita­lia y Es­pa­ña, que ame­na­za­ba con ter­mi­nar con el eu­ro y con la rup­tu­ra de la Eu­ro­zo­na) y, tam­bién, pa­ra el pre­si­den­te fran­cés, Ho­llan­de, y un acuer­do de úl­ti­ma ho­ra, del que que­da por co­no­cer la le­tra pe­que­ña, que tan­to pue­de in­fluir en el re­sul­ta­do fi­nal, con el que to­dos van a in­ten­tar sal­var los mue­bles, a la es­pe­ra del pró­xi­mo so­bre­sal­to, mien­tas se po­nen las ba­ses de la unión ban­ca­ria, fis­cal y política de la UE, el gran re­to de nues­tro tiem­po.

Ho­llan­de ha sa­ca­do 120.000 mi­llo­nes de eu­ros de los fon­dos eu­ro­peos pa­ra un plan de cre­ci­mien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.