Có­mo so­bre­vi­vir con 1.000 eu­ros al mes

Se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca, ei sa­la­rio más ha­bi­tual en Es­pa­ña es de 16.489 eu­ros bru­tos anua­les. Con es­ta can­ti­dad, o in­clu­so me­nos, vi­ven mu­chos es­pa­ño­les. Clau­dia, Jo­sé y Ra­fae­la mues­tran có­mo lo ha­cen.

Tiempo - - ESPAÑA - SIL­VIA GA­MO Y AN­TO­NIO FER­NÁN­DEZ

Los suel­dos de los es­pa­ño­les de­mues­tran que ca­da vez hay más de­sigual­da­des. El di­bu­jo de nues­tra pi­rá­mi­de sa­la­rial tie­ne una ba­se muy an­cha, con suel­dos de 16.500 eu­ros al mes o me­nos y una pun­ta muy es­tre­cha, con sa­la­rios muy al­tos pe­ro po­co fre­cuen­tes. Con la cri­sis eso se ha acen­tua­do más. Se­gún la en­cues­ta cua­trie­nal de es­truc­tu­ra sa­la­rial que aca­ba de pu­bli­car el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE), unos 600.000 tra­ba­ja­do­res en Es­pa­ña co­bran 16.500 eu­ros bru­tos o me­nos al mes. Un sa­la­rio que da pa­ra so­bre­vi­vir, sin gran­des ex­tras y con mu­cha ima­gi­na­ción, se­gún han con­ta­do a Tiem­po tres tra­ba­ja­do­res en dis­tin­tas eda­des la­bo­ra­les, Clau­dia, de 28 años; Ra­fae­la, de 58; y Jo­sé, de 61 años.

Clau­dia de­jó su Bar­ce­lo­na na­tal pa­ra bus­car un tra­ba­jo me­jor. Se li­cen­ció en Di­se­ño Grá­fi­co por la Es­cue­la Su­pe­rior de Di­se­ño Bau de Bar­ce­lo­na. En­se­gui­da en­con­tró tra­ba­jo en lo su­yo, pe­ro mal pa­ga­do: 600 u 800 eu­ros ne­tos al

mes era lo má­xi­mo que co­bra­ba. No so­lo con­si­de­ra­ba que su tra­ba­jo es­ta­ba mal pa­ga­do, sino que lo que ba­jo nin­gún con­cep­to es­ta­ban cu­bier­tos eran las pre­sio­nes y el mal tra­to que re­ci­bía. Tras va­rios me­ses, de­ci­dió que no iba a tra­ba­jar más en lo su­yo. Ha­bía mu­cha com­pe­ti­ti­vi­dad, de­ma­sia­da pa­ra ella.

Cam­bio de pro­fe­sión.

Eso la ani­mó a de­jar es­ta pro­fe­sión y a for­mar­se co­mo mo­ni­to­ra de ae­ro­bic. Es un tra­ba­jo de des­gas­te fí­si­co bru­tal, pe­ro re­co­no­ce que es agra­de­ci­do. “Hay buen am­bien­te, los clien­tes son ama­bles”, ex­pli­ca. Na­da que ver con su an­te­rior tra­ba­jo. El suel­do, sin em­bar­go, no ha me­jo­ra­do mu­cho. Co­bra 1.000 eu­ros ne­tos al mes más incentivos, lo que su­ma al­re­de­dor de 16.000 eu­ros bru­tos al año. Y tra­ba­ja nue­ve ho­ras y me­dia a la se­ma­na, de lu­nes a sá­ba­do. Clau­dia ha­ce, co­mo mu­chos otros es­pa­ño­les, equi­li­brios pa­ra lle­gar a fin de mes. Lo obli­ga­do por su suel­do es com­par­tir pi­so. Lo lle­va ha­cien­do des­de los 22 años, aun­que su sue­ño siem­pre ha si­do vi­vir so­la. “Pe­ro es im­po­si­ble con mi sa­la­rio de 1.000 eu­ros. Siem­pre he com­par­ti­do con dos o con tres por­que es muy ca­ro, nun­ca con una per­so­na so­la, por­que me su­pon­dría mu­cho di­ne­ro”, ase­gu­ra.

Tie­ne 370 eu­ros fi­jos de gas­tos, con los que pa­ga el al­qui­ler y los des­em­bol­sos fi­jos del pi­so: agua, luz, gas. El res­to se le va en co­mi­da, te­lé­fono y al­gún que otro im­pre­vis­to. “No pue­do ha­cer un via­je, ni sa­lir de fies­ta, aun­que unas ca­ñas sí me pue­do to­mar. Me gus­ta­ría te­ner al­gún día el di­ne­ro pa­ra pa­gar­me el car­né de con­du­cir, por­que aún no he po­di­do sa­cár­me­lo”, ase­gu­ra. Clau­dia, que ha tra­ba­ja­do des­de los 18 años, di­ce que su em­pleo me­jor pa­ga­do ha si­do mien­tras es­tu­dia­ba la ca­rre­ra. “Ven­día pa­lo­mi­tas en un cine y me pa­ga­ban 1.500 eu­ros al mes, eso era un cho­llo”, ex­pli­ca la crea­ti­va.

Co­mo mu­chos otros miem­bros de su ge­ne­ra­ción ve el fu­tu­ro muy ne­gro. Aun­que ella, que es una lu­cha­do­ra nata, lo de­fi­ne co­mo ra­ro y se mues­tra muy crí­ti­ca con la pos­tu­ra de los es­pa­ño­les: “In­ten­ta­ré en al­gún mo­men­to ir­me del país, por­que mi me­ta en la vi­da no es to­mar­me unas ca­ñas y ce­le­brar el fút­bol. So­mos un país de in­con­for­mis­tas, pe­ro no ha­ce­mos na­da, du­ran­te las ma­ni­fes­ta­cio­nes hay más gen­te en las te­rra­zas que ma­ni­fes­tán­do­se”, ase­gu­ra.

Lo de com­prar­se una ca­sa le en­can­ta­ría, pe­ro no cree que sea fac­ti­ble, pe­se a lle­var tra­ba­jan­do diez años. “Si co­bra­ra 2.000 eu­ros sí me com­pra­ría una ca­sa, por­que cal­cu­lan­do todo el di­ne­ro que he pa­ga­do en al­qui­le­res ya me ha­bría pa­ga­do un pi­so”, ex­pli­ca.

Ex­per­to en su­per­vi­ven­cia.

Si Clau­dia ve el fu­tu­ro ra­ro, Jo­sé es un ex­per­to en es­to de la su­per­vi­ven­cia. Me­cá­ni­co de pro­fe­sión, se que­dó de con­ser­je cuan­do de­ci­die­ron ti­rar el edi­fi­cio en el que se alo­ja­ba su ta­ller pa­ra cons­truir en la fin­ca 30 vi­vien­das y va­rias ofi­ci­nas. Allí lle­va 10 años y ha si­do el al­ma de ese in­mue­ble. Su suel­do bru­to anual su­pera en más de 2.000 eu­ros el de la ma­yo­ría de los es­pa­ño­les, ya que es de 18.700, pe­ro lle­va un año

de ba­jas dis­con­ti­nuas, por lo que su re­tri­bu­ción ha ba­ja­do. De 1.307 eu­ros que co­bra­ba ne­tos al mes, aho­ra so­bre­vi­ve con ape­nas 1.000 eu­ros. Pa­ra lle­gar a fin de mes Jo­sé no pue­de vi­vir ni si­quie­ra en Ma­drid.

“Vi­vo en un pue­blo por ne­ce­si­dad, en Pe­ra­les de Ta­ju­ña (Ma­drid), en ca­sa de un ami­go que me de­ja el al­qui­ler a me­jor pre­cio”, ex­pli­ca. Pa­ga 230 eu­ros de al­qui­ler y 150 eu­ros de ga­so­li­na por sus des­pla­za­mien­tos en co­che a su lu­gar de tra­ba­jo, en una zo­na cén­tri­ca de Ma­drid. En to­tal, 80 ki­ló­me­tros dia­rios pa­ra po­der lle­gar a fin de mes. Con el res­to pa­ga sus gas­tos fi­jos, en­tre ellos el se­gu­ro del co­che, pa­ra él muy im­por­tan­te, y co­me. “Los ex­tras son muy ex­tras”, ex­pli­ca. La ma­yo­ría de sus va­ca­cio­nes se li­mi­tan a vi­si­tar a ami­gos que tie­nen ca­sa en la pla­ya o a via­jes de fin de se­ma­na. “Se pue­de ha­cer ocio sin di­ne­ro, pe­ro no el que uno quie­re”, co­men­ta. Igual que la ces­ta de la com­pra: las mar­cas se echan a un la­do, los pro­duc­tos in­ne­ce­sa­rios, co­mo cer­ve­zas, et­cé­te­ra, en su jus­ta me­di­da o en oca­sio­nes es­pe­cia­les... y así se lle­ga a fin de mes.

Tra­ba­jos ex­tra.

Du­ran­te la ma­yor par­te de su vi­da Jo­sé ha es­ta­do tra­ba­jan­do tam­bién du­ran­te las va­ca­cio­nes pa­ra po­der com­ple­tar su sa­la­rio o aco­gién­do­se a todo ti­po de tra­ba­jos ex­tras pa­ra su­bir un po­qui­to su re­tri­bu­ción y ta­par agu­je­ros o im­pre­vis­tos que tar­de o tem­prano lle­gan. Du­ran­te su úl­ti­ma baja, pri­me­ro por en­fer­me­dad y lue­go por ac­ci­den­te la­bo­ral, co­men­ta que se tu­vo in­clu­so que dar de al­ta an­tes de en­con­trar­se del todo bien por­que no lle­ga­ba a fin de mes.

No es al­go ex­tra­ño en es­tos tiem­pos, ni en es­te país. Mu­chos es­pa­ño­les tie­nen que re­cu­rrir a tra­ba­jos ex­tra de fin de se­ma­na, o in­clu­so a la­bo­res que son re­tri­bui­das en B pa­ra com­ple­tar un sa­la­rio que mu­chas ve­ces has­ta los pro­pios em­pre­sa­rios son cons­cien­tes de que es in­su­fi­cien­te. El pro­ble­ma es que a ellos tam­bién les be­ne­fi­cia re­tri­buir en ne­gro,

“Ca­da vez hay más gen­te que tra­ba­ja en va­ca­cio­nes por­que no se pue­de per­mi­tir co­ger­las”, ase­gu­ra Ra­fae­la “Vi­vo en un pue­blo a las afue­ras de Ma­drid por ne­ce­si­dad, el al­qui­ler es más ba­ra­to”, cuen­ta Jo­sé

por­que así se aho­rran unos du­ros a cos­ta del era­rio pú­bli­co, y a los tra­ba­ja­do­res no les vie­ne mal, por­que con lo que co­bran

en A no pue­den man­te­ner a su fa­mi­lia. En el ca­so de Jo­sé y Clau­dia, nin­guno de los dos tie­ne ex­ce­si­vas car­gas, al­go que re­co­no­cen que les be­ne­fi­cia a la ho­ra de lle­gar a fin de mes. Ni hi­po­te­ca­rias, ni fa­mi­lia­res. Se­ría, re­co­no­cen am­bos, mu­cho peor si a sus gas­tos fi­jos y a su sa­la­rio de po­co más de 1.000 eu­ros, le tu­vie­ran que su­mar una hi­po­te­ca o unos hi­jos que man­te­ner.

Cua­ren­ta ho­ras.

Ra­fae­la Or­te­ga es ca­be­za de fa­mi­lia en Bar­ce­lo­na y lim­pia dos en­ti­da­des ban­ca­rias de la ca­pi­tal ca­ta­la­na. Co­bra un suel­do de 14.350 eu­ros anua­les bru­tos, ha­cien­do 40 ho­ras a la se­ma­na. “Es el sa­la­rio que mar­ca el con­ve­nio co­lec­ti­vo, aun­que en es­te sec­tor es di­fí­cil que to­dos pue­dan ha­cer la jor­na­da com­ple­ta, por lo que hay mu­cha gen­te que co­bra al­re­de­dor de los 700 eu­ros”, di­ce Ra­fae­la a Tiem­po. Tie­ne, no obs­tan­te, la des­ven­ta­ja de que tra­ba­ja pa­ra dos em­pre­sas di­fe­ren­tes, ya que las ofi­ci­nas per­te­ne­cen a dos com­pa­ñías. En una rea­li­za jor­na­da de 6 ho­ras dia­rias y en la otra, de 3,5 ho­ras.

A su sa­la­rio ha de des­con­tar­le el IRPF, pues­to que es asa­la­ria­da de más de una em­pre­sa. “Pe­ro en nues­tro con­ve­nio co­lec­ti­vo po­ne que pue­des tra­ba­jar in­clu­so pa­ra 7 u 8 em­pre­sas di­fe­ren­tes, ya que es un sec­tor pe­cu­liar. La ma­yo­ría de mis com­pa­ñe­ros tie­nen, en reali­dad, en­tre tres y cua­tro em­plea­do­res”, ex­pli­ca.

Ra­fae­la tie­ne a su ma­dre, de 87 años, vi­vien­do en su ca­sa. Hay otras com­pa­ñe­ras que tra­ba­jan so­lo me­dia jor­na­da y que tie­nen el ma­ri­do pa­ra­do, con lo que la si­tua­ción es dra­má­ti­ca. Ella, no obs­tan­te, tie­ne la “suer­te” de que ya li­qui­dó ha­ce años la hi­po­te­ca de su pi­so y eso es un ali­vio. “Pe­ro has de te­ner en cuen­ta que hay gas­tos fi­jos en el ho­gar, co­mo la luz, el agua, el gas, la por­te­ría... Y eso, en un suel­do pe­que­ño, re­cor­ta aún más la dis­po­ni­bi­li­dad del di­ne­ro que tie­nes pa­ra otras ne­ce­si­da­des bá­si­cas. Yo me las veo y me las de­seo pa­ra so­bre­vi­vir”.

Por­que el vi­vir con un suel­do de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas es un au­tén­ti­co de­sa­fío. A ve­ces, pu­ro mi­la­gro. De lo que se tra­ta, en de­fi­ni­ti­va, es de so­bre­vi­vir. Los sa­la­rios sub­mi­leu­ris­tas tie­nen la ra­ra ha­bi­li­dad de con­ver­tir en lu­jo lo co­ti­diano. Lu­jo es, por ejem­plo, un bis­tec. O la ma­yo­ría de los pes­ca­dos. “Has de mi­rar con lu­pa có­mo te gas­tas has­ta el

úl­ti­mo cén­ti­mo”, ase­gu­ra Ra­fae­la. Y ad­mi­te que la si­tua­ción “agu­za el in­ge­nio enor­me­men­te. Cuan­do vas al mer­ca­do, por ejem­plo, has de bus­car la fru­ta más ba­ra­ta. Y ya no ha­bla­mos de un bis­tec, que es ca­si co­sa de lu­jo. Tam­bién es­tás aten­ta a los su­per­mer­ca­dos más ba­ra­tos. He­mos de des­cu­brir dón­de ven­den los pro­duc­tos más eco­nó­mi­cos pa­ra que no se nos va­ya del pre­su­pues­to. O acu­des tam­bién a los ba­za­res de los chi­nos, que son más ba­ra­tos. Se ha de in­ven­tar una mil co­sas, pe­ro hay gen­te que ha­ce ver­da­de­ras ma­ra­vi­llas”.

Si la co­mi­da es el gas­to prin­ci­pal, hay otras des­ven­ta­jas aso­cia­das a los suel­dos sub­mi­leu­ris­tas. Por ejem­plo, en el sec­tor de la lim­pie­za los em­plea­dos han de des­pla­zar­se. Al­gu­nos, in­clu­so, han de atra­ve­sar la ciu­dad. Y aun­que el con­ve­nio co­lec­ti­vo es­ta­ble­ce que los transportes los pa­ga la em­pre­sa, en la cru­da reali­dad no ocu­rre es­to, sino que se lo pa­gan ellos mis­mos de su bol­si­llo, con lo que se les va un pi­co en au­to­bu­ses y me­tro. Lo ma­lo es que, pa­ra el que tra­ba­ja en la lim­pie­za de va­rios lo­ca­les, al fi­nal, no so­lo gas­tan en transportes, sino que pier­den todo el día pa­ra lle­var­se a ca­sa po­co más de me­dio sa­la­rio.

Un sue­ño inal­can­za­ble.

Las va­ca­cio­nes son otro sue­ño inal­can­za­ble. “Te­ne­mos que pe­dir su­plen­cias pa­ra po­der sub­sis­tir. Ca­da vez hay más gen­te que tra­ba­ja el mes que le to­ca de va­ca­cio­nes, por­que no pue­de per­mi­tir­se co­ger­las”. Y hay otro pro­ble­ma aña­di­do: ¿qué ha­cer an­te un gas­to ines­pe­ra­do? “Con un suel­do pe­que­ño no tie­nes res­pal­do de nin­gún ti­po. Vas a pe­dir un cré­di­to y te lo de­nie­gan. No hay cré­di­to de nin­gu­na cla­se. Yo ten­go la suer­te de que el pi­so es de pro­pie­dad y po­dría so­li­ci­tar un prés­ta­mo. Evi­den­te­men­te, ten­dría que po­ner mi pi­so co­mo ga­ran­tía pa­ra ob­te­ner di­ne­ro del ban­co”, di­ce Ra­fae­la.

Los sub­mi­leu­ris­tas so­bre­vi­ven co­mo pue­den, lla­man a to­das las puer­tas e in­ves­ti­gan nue­vos mé­to­dos de su­per­vi­ven­cia. A mu­chos les ayu­dan las fa­mi­lias. Los abue­los se han con­ver­ti­do, con sus mí­se­ras pen­sio­nes, en com­ple­men­tos so­li­da­rios de los ho­ga­res es­pa­ño­les. Cuan­do eso no ocu­rre no que­da más re­me­dio que pe­dir an­ti­ci­pos a las em­pre­sas, que en es­te sen­ti­do sue­len ser com­pren­si­vas. Tam­bién pue­den so­li­ci­tar cré­di­tos ban­ca­rios, pe­ro ellos no tie­nen nin­gún FROB del que echar mano: re­ci­bir un prés­ta­mo de­pen­de de la si­tua­ción fa­mi­liar. “El ban­co no da na­da des­de ha­ce tiem­po. Y las em­pre­sas tam­bién pue­den aguan­tar ade­lan­tan­do di­ne­ro has­ta un cier­to pun­to”, se la­men­ta Ra­fae­la.

Clau­dia I.

28 años

Mo­ni­to­ra de ae­ro­bic. Es­tu­dió di­se­ño grá­fi­co, pe­ro tra­ba­ja en un gim­na­sio.

16.000 eu­ros anua­les.

Jo­sé C.

62 años

Con­ser­je. Su suel­do bru­to anual ha mer­ma­do por su baja.

14.700 eu­ros anua­les.

Ra­fae­la O.

58 años

Lim­pia­do­ra. Tra­ba­ja pa­ra dos em­pre­sas di­fe­ren­tes.

14.350 bru­tos anua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.