Co­pa­go, el es­pe­jo sue­co

Los sue­cos van al mé­di­co tres ve­ces me­nos que los es­pa­ño­les y su es­pe­ran­za de vi­da es idén­ti­ca a la es­pa­ño­la.

Tiempo - - ESPAÑA - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID Más in­for­ma­ción: Twit­ter.com/agus­tin2666 y en el blog de Agus­tín Va­lla­do­lid en www.tiem­po­dehoy.com

El co­pa­go sa­ni­ta­rio ya es­tá aquí y aquí se va a que­dar per om­nia sae­cu­la saecu­lorum. Ha lle­ga­do co­mo sue­len lle­gar las co­sas des­agra­da­bles, ca­si de re­pen­te, au­pa­do en el caos or­ga­ni­za­ti­vo que nos sue­le ca­rac­te­ri­zar y, so­bre todo, sin un de­ba­te pre­vio digno de tal nom­bre, lo que im­po­si­bi­li­ta el aná­li­sis se­reno de los pros y con­tras de la me­di­da. Lo mo­lón es cri­ti­car­lo por in­so­li­da­rio y reite­ra­ti­vo: el re­co­jo­co­pa­go, o la ver­sión más gro­se­ra de las de­sigual­da­des so­cia­les, la prue­ba del nue­ve de la fe­ro­ci­dad del ca­pi­ta­lis­mo sal­va­je.

Mu­cho lle­va­mos ha­blan­do de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, cul­pa­ble de que ha­ya­mos pa­sa­do de ri­cos a po­bres en un abrir y ce­rrar de ojos. Y muy po­co, mu­cho me­nos de lo que el asun­to ha­bría re­que­ri­do, del agu­je­ro de la sa­ni­dad pú­bli­ca. “[En Es­pa­ña] so­lo unas po­cas vo­ces va­lien­tes ad­mi­ten que tie­nen que ele­gir en­tre re­cau­dar más pa­ra sa­ni­dad o re­du­cir los ser­vi­cios gra­tui­tos” (The Eco­no­mist, sep­tiem­bre 2011). Pue­de que nues­tro error ha­ya si­do mez­clar­lo todo, pen­sar que los hos­pi­ta­les se pa­gan so­los y que el apar­ta­men­to en la cos­ta nos iba a fi­nan­ciar el se­gu­ro pri­va­do de por vi­da y una ju­bi­la­ción de cin­co es­tre­llas. El gas­to en sa­ni­dad ya su­po­ne más del 9% del Pro­duc­to In­te­rior Bru­to (PIB) y unos 80.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les. Al­gu­nas pro­yec­cio­nes avi­san de que es­ta ci­fra se po­dría du­pli­car en 2018 si se man­tie­ne el mo­de­lo ac­tual. “La cri­sis y la es­truc­tu­ra de­mo­grá­fi­ca de nues­tra po­bla­ción es­tán rea­li­zan­do una fuer­te pre­sión so­bre el Es­ta­do del bie­nes­tar y, muy en par­ti­cu­lar, so­bre el gas­to sa­ni­ta­rio” (In­for­me IE­SE, no­viem­bre 2011). “En Es­pa­ña con el co­pa­go se crean pá­ni­cos men­ta­les y es­pan­tos elec­to­ra­les. El co­pa­go ha exis­ti­do siem­pre en Sue­cia en la aten­ción pri­ma­ria, in­clu­so si es­tás hos­pi­ta­li­za­do pa­gas por la co­mi­da. Na­die se es­can­da­li­za por eso, ni nin­gún par­ti­do ha­ce de­ma­go­gia, por­que en­tien­den que de­fien­de el Es­ta­do del bie­nes­tar. Que va­yan tres ve­ces más al mé­di­co los es­pa­ño­les que los sue­cos es una lo­cu­ra” (Mau­ri­cio Rojas, ex­par­la­men­ta­rio sue­co de ori­gen chi­leno, agos­to 2011).

Los sue­cos vi­vie­ron a prin­ci­pios de los años 90 del pa­sa­do si­glo su cri­sis per­fec­ta. El gas­to pú­bli­co al­can­zó el 70% del PIB, el dé­fi­cit se si­tuó en el 10% y el des­em­pleo se dis­pa­ró en 1992 has­ta el 12%, el tri­ple que tres años atrás. “En­ten­die­ron que el vie­jo Es­ta­do del bie­nes­tar era un pro­ble­ma por su ta­ma­ño, su gas­to y sus mo­no­po­lios”, afir­ma Rojas en una en­tre­vis­ta que pu­bli­có el dia­rio Ex­pan­sión. Y aña­de: “Lo rein­ven­ta­ron pa­ra no des­truir el es­pí­ri­tu de so­li­da­ri­dad”. Mien­tras Es­pa­ña apla­za­ba las me­di­das con­tra aque­lla cri­sis que tam­bién afec­tó al sur de Eu­ro­pa, y ce­le­bra­ba con or­gu­llo­sa sa­tis­fac­ción las Olim­pia­das de Bar­ce­lo­na y la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal en Se­vi­lla, so­cial­de­mó­cra­tas y con­ser­va­do­res sue­cos asu­mían jun­tos el cos­te de los sa­cri­fi­cios que pi­die­ron al país. Hoy, en los paí­ses nór­di­cos -a ex­cep­ción de Di­na­mar­ca, que so­lo lo apli­ca a los fár­ma­cos- el co­pa­go es­tá ge­ne­ra­li­za­do y to­dos los es­tu­dios rea­li­za­dos so­bre sus efec­tos se­ña­lan que su im­ple­men­ta­ción no se ha tra­du­ci­do en una peor sa­lud de las po­bla­cio­nes en las que se ha in­tro­du­ci­do, y sí, en cam­bio, en una uti­li­za­ción más ra­cio­nal de la sa­ni­dad pú­bli­ca.

Ges­tión ca­tas­tró­fi­ca.

La sa­ni­dad es­pa­ño­la es­tá en quie­bra. Al igual que ha ocu­rri­do con el sis­te­ma fi­nan­cie­ro, en el sec­tor sa­ni­ta­rio es­pa­ñol no ha fun­cio­na­do co­rrec­ta­men­te la su­per­vi­sión de ser­vi­cios y pres­ta­cio­nes, y en mu­chos hos­pi­ta­les la ges­tión ha si­do y es una ca­tás­tro­fe sin pa­lia­ti­vos. Co­mo avi­san los ex­per­tos, el co­pa­go no es so­lu­ción si no va acom­pa­ña­do de un re­di­se­ño com­ple­to del mo­de­lo y una ma­yor in­te­gra­ción de ser­vi­cios. Pe­ro, con las sal­ve­da­des que se de­ben apli­car a las ren­tas más ba­jas, a los cró­ni­cos y a los pen­sio­nis­tas, es eco­nó­mi­ca­men­te inevi­ta­ble, y so­cial­men­te con­ve­nien­te si que­re­mos sal­var el sis­te­ma pú­bli­co de sa­lud y cam­biar de una vez por to­das una cul­tu­ra in­sa­na que dis­cul­pa el abu­so ge­ne­ra­li­za­do de los unos (pa­cien­tes) y los otros (mé­di­cos y far­ma­céu­ti­cos).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.