Pleno y sas­tre­ría

Una vein­te­na de par­la­men­ta­rios apro­ve­chan los Ple­nos del Con­gre­so y el Se­na­do en Ma­drid pa­ra re­ci­bir en sus des­pa­chos al mis­mo sas­tre. Todo le­gal, a pe­sar de la le­yen­da.

Tiempo - - ESPAÑA - CLA­RA PINAR cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

dos y tres ve­ces al mes, a una me­dia de tres días ca­da se­ma­na, es el tiem­po que los se­na­do­res y dipu­tados que no re­si­den en Ma­drid tie­nen que des­pla­zar­se a la ca­pi­tal pa­ra asis­tir a los Ple­nos de am­bas cá­ma­ras. Y des­de ha­ce apro­xi­ma­da­men­te un año -dos tem­po­ra­das tex­ti­les- un gru­po de par­la­men­ta­rios, que ya su­pera la vein­te­na, apro­ve­cha sus via­jes a la ca­pi­tal pa­ra re­no­var ves­tua­rio con una jo­ven em­pre­sa de sas­tre­ría tra­di­cio­nal que se des­pla­za don­de sea ne­ce­sa­rio y a la ho­ra que ha­ga fal­ta pa­ra aten­der a clien­tes que no dis­po­nen de de­ma­sia­do tiem­po.

Es­te es el mo­ti­vo por el que ha­ce unas se­ma­nas lle­ga­ron a la re­cep­ción del Se­na­do dos hom­bres que, al pa­sar el ar­co de se­gu­ri­dad, tu­vie­ron que sa­car de sus bol­si­llos ar­tícu­los di­fe­ren­tes a los te­lé­fo­nos o car­te­ras a los que es­tán acos­tum­bra­dos los guar­dias de se­gu­ri­dad. De allí sa­lió un me­tro de cos­tu­ra y una es­pon­ja con al­fi­le­res. En la mano de uno de ellos, una fun­da que con­te­nía el tra­je que iban a en­tre­gar en mano al se­na­dor del PP Francisco Mo­ro, con­ce­jal del Ayun­ta­mien­to de Huel­va y uno de la do- ce­na de se­na­do­res a los que la em­pre­sa Ar­tis­tic Fas­hion ha­ce tra­jes y ca­mi­sas a me­di­da. En es­ta oca­sión, lo de­ja­ron en re­cep­ción. Na­die sa­lió a acom­pa­ñar­les has­ta su des­pa­cho, co­mo sue­le ser ha­bi­tual, por­que Mo­ro se en­con­tra­ba en el mo­men­to de las vo­ta­cio­nes a puer­ta ce­rra­da, que pue­den du­rar un par de ho­ras. Se­ma­nas an­tes los sas­tres ha­bían he­cho otra vi­si­ta a la cá­ma­ra pa­ra, en el mis­mo des­pa­cho del se­na­dor, to­mar­le me­di­das y mos­trar­le las te­las ita­lia­nas pa­ra que eli­gie­ra. Tam­bién pa­ra que es­co­gie­ra a su gus­to los bo­to­nes, la for­ma de los oja­les, el fo­rro o el an­cho del pan­ta­lón.

Has­ta 680 eu­ros.

Es­te es el pro­ce­di­mien­to que si­guen con otros se­na­do­res y dipu­tados, clien­tes de una sas­tre­ría que con­fec­cio­na tra­jes de en­tre 480 y 680 eu­ros y ca­mi­sas por 120 eu­ros, que fi­nal­men­te de­ci­die­ron no par­ti­ci­par en es­te re­por­ta­je, te­me­ro­sos de ser aso­cia­dos con la ma­la fa­ma que dio a la pro­fe­sión el ca­so de los tra­jes por el que ha­ce un año di­mi­tió Francisco Camps de la pre­si­den­cia de la Ge­ne­ra­li­tat. Por eso, los sas­tres ase­gu­ran que los par­la­men­ta­rios a los que atien­den “se pa­gan sus tra­jes, por trans­fe­ren­cia, con tar­je­ta o en me­tá­li­co”.

Todo em­pe­zó con Eu­ge­nio Gon­zál­vez, se­na­dor del PP por Al­me­ría -y al­cal­de de Gá­dor, de 3.244 ha­bi­tan­tes-, que con su ta­lla 70 ne­ce­si­ta­ba tra­jes a me­di­da. Fue él el pri­me­ro en con­tes­tar al tar­je­tón con el que Ar­tis­tic Fas­hion ofre­ció sus ser­vi­cios a dipu­tados y se­na­do­res. Tra­jes a me­di­da a pre­cios “ase­qui­bles” que po­drían ha­cer­se du­ran­te sus es­tan­cias en Ma­drid pa­ra asis­tir al Pleno del Se­na­do. Ade­más, se des­pla­za­ba a su des­pa­cho o a su ho­tel en las ho­ras que tu­vie­ra dis­po­ni­bles. Y se co­rrió la voz en­tre par­la­men­ta­rios del mis­mo o dis­tin­to par­ti­do. En la em­pre­sa no quie­ren iden­ti­fi­car a sus clien­tes, pe­ro son de “to­dos los par­ti­dos” y vie­nen de dis­tin­tos pun­tos de Es­pa­ña. Ci­tan An­da­lu­cía, Ca­ta­lu­ña, Ga­li­cia o País Vas­co.

En­tre al­fi­ler y al­fi­ler, los sas­tres de Ar­tis­tic Fas­hion cuen­tan que han des­mi­ti­fi­ca­do la ima­gen de en­fren­ta­mien­to que se tie­ne de los po­lí­ti­cos. De he­cho, se­na­do­res de un par­ti­do les han re­co­men­da­do a se­na­do­res con­tra­rios. Han des­cu­bier­to afi­ni­da­des con re­pre­sen­tan­tes de par­ti­dos a los que no vo­tan. Mien­tras co­gen el do­bla­di­llo, ha­blan “de todo me­nos de política”, di­ce uno de ellos, que ase­gu­ra que ja­más se ha men­cio­na­do, aun­que fue­ra de bro­ma, a Jo­sé To­más, no el to­re­ro, sino el sas­tre de Fo­re­ver Young que aten­día a Camps y que ase­gu­ró que nun­ca vio có­mo pa­ga­ba sus pren­das. Tras dos tem­po­ra­das to­man­do me­di­das a sus se­ño­rías, tie­nen tam­bién teo­rías acer­ca de sus pre­fe­ren­cias: se cum­ple el mi­to de que los del PP sue­len ser más clá­si­cos y tam­bién la pre­fe­ren­cia de co­lo­res más sua­ves por par­te de los par­la­men­ta­rios pro­ce­den­tes de An­da­lu­cía. Exis­te el lla­ma­do “es­ti­lo ca­ta­lán”, que ha­ce que al­guno le ha­ya pe­di­do un cor­te de pan­ta­lón más es­tre­cho, “a lo Guar­dio­la”, a lo que a ve­ces han te­ni­do que re­cor­dar que ese “no le que­da bien a todo el mun­do”. La lle­ga­da de par­la­men­ta­rios jó­ve­nes es ai­re fres­co pa­ra el dis­cur­so po­lí­ti­co y tam­bién pa­ra los cor­tes de las pren­das.

De mo­men­to, su ne­go­cio en­tre las se­sio­nes del Con­gre­so y el Se­na­do va vien­to en po­pa. “No he­mos per­di­do ni un so­lo clien­te y re­pi­ten ca­si to­dos”, di­cen, mien­tras ca­lien­tan mo­to­res pa­ra la pró­xi­ma tem­po­ra­da.

A la iz­quier­da, el se­na­dor por Huel­va Francisco Mo­ro, uno de los úl­ti­mos en re­ci­bir su tra­je a me­di­da. A la de­re­cha, el pri­mer clien­te, el se­na­dor por Al­me­ría Eu­ge­nio Gon­zál­vez.

Ca­de­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.