La le­tra pe­que­ña del res­ca­te fi­nan­cie­ro

La ayu­da con di­ne­ro eu­ro­peo a los ban­cos es­pa­ño­les que lo ne­ce­si­ten si­gue su cur­so en el en­tra­ma­do bu­ro­crá­ti­co de la Unión. Pe­ro al­gu­nas de las con­di­cio­nes que em­pie­zan a co­no­cer­se pue­den te­ner con­se­cuen­cias im­por­tan­tes en el sis­te­ma.

Tiempo - - ECONOMÍA - JO­SÉ MA­RÍA VALS jm­vals.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Ape­sar de los acuer­dos ya lo­gra­dos so­bre el res­ca­te de la ban­ca es­pa­ño­la que lo ne­ce­si­te y de los avan­ces que se han pro­du­ci­do en la con­ce­sión de me­jo­res con­di­cio­nes, el pro­ce­so no ha he­cho más que co­men­zar su an­da­du­ra por los pro­ce­lo­sos ca­mi­nos de la bu­ro­cra­cia eu­ro­pea. El Me­mo­ran­do de En­ten­di­mien­to

(Me­mo­ran­dum of Un­ders­tan­ding, en su ver­sión in­gle­sa) es el pri­mer pa­so ne­ce­sa­rio tras la pe­ti­ción for­mal del prés­ta­mo pa­ra po­ner en fun­cio­na­mien­to la ma­qui­na­ria. En teo­ría, es­te me­mo­ran­do de­be estar lis­to ya, pa­ra ser dis­cu­ti­do en la reunión del Eu­ro­gru­po del 9 de ju­lio y en él de­ben estar fi­ja­dos al­gu­nos cri­te­rios ge­ne­ra­les que no cons­ti­tu­yen ni de le­jos la au­tén­ti­ca le­tra pe­que­ña con la que todo aca­ba­rá allá por di­ciem­bre.

Mu­cho se ha dis­cu­ti­do so­bre si el ac­tual fon­do de res­ca­te eu­ro­peo pue­de dar prés­ta­mos di­rec­tos a los ban­cos de los paí­ses miem­bros de la Eu­ro­zo­na o si hay que es­pe­rar al nue­vo, que en­tra en vi­gor es­te mis­mo mes de ju­lio, aun­que de for­ma in­com­ple­ta por­que aún no ha si­do ra­ti­fi­ca­do. Pues bien, la de­no­mi­na­da Fa­ci­li­dad Eu­ro­pea de Es­ta­bi­li­dad Fi­nan­cie­ra (FEEF), que es el fon­do ac­tual­men­te exis­ten­te, sí per­mi­te el au­xi­lio di­rec­to a los ban­cos. Al me­nos eso es lo que man­tie­ne el Ser­vi­cio de Es­tu­dios del Ban­co de Es­pa­ña, don­de se re­cuer­da que “los Je­fes de Es­ta­do o de Go­bierno de la UEM acor­da­ron en ju­lio de 2011 in­cre­men­tar la fle­xi­bi­li­dad ope­ra­ti­va de la FEEF me­dian­te, en­tre otros as­pec­tos, la in­tro­duc­ción de una nue­va vía de ac­ción pa­ra que los paí­ses de la zo­na del eu­ro no su­je­tos a pro­gra­mas de asis­ten­cia fi­nan­cie­ra pu­die­ran en ca­so ne­ce­sa­rio so­li­ci­tar un prés­ta­mo fi­na­lis­ta des­ti­na­do a re­ca­pi­ta­li­zar sus en­ti­da­des fi­nan­cie­ras”.

Pre­gun­tas sin re­sol­ver.

El que lo sus­ti­tu­ye, de­no­mi­na­do Me­ca­nis­mo Eu­ro­peo de Es­ta­bi­li­dad (MEDE), tam­bién tie­ne es­ta po­tes­tad, re­co­no­ci­da en el ar­tícu­lo 15 de su tra­ta­do de cons­ti­tu­ción. ¿Cuál es me­jor en­ton­ces? ¿Por qué se di­ce que el prés­ta­mo lle­ga­rá pri­me­ro de for­ma pro­vi­sio­nal a tra­vés del FEEF pa­ra pa­sar después a ser ges­tio­na­do por el MEDE? Hay una pri­me­ra cues­tión que es de su­ma im­por­tan­cia. Has­ta aho­ra to­dos los res­ca­tes han si­do di­rec­tos a los paí­ses (Ir­lan­da, Por­tu­gal y Gre­cia), a pe­sar de que en los pa­que­tes de ayu­das se es­pe­ci­fi­ca­ban can­ti­da­des con­cre­tas que irían des­ti­na­das al sa­nea­mien­to de sus sis­te­mas fi­nan­cie­ros. Es­to im­pli­ca que el cré­di­to se le da a ca­da uno de los Es­ta­dos a cam­bio de que cum­plan una se­rie de con­di­cio­nes de ajus­tes y de política eco­nó­mi­ca. El sa­nea­mien­to di­rec­to de la ban­ca es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te, tan­to en las con­di­cio­nes co­mo en los pla­zos.

A los Es­ta­dos se les obli­ga a cum­plir las con­di­cio­nes im­pues­tas a tra­vés de un sis­te­ma de pla­zos de en­tre­ga de la ayu- da. Es de­cir, que el sa­nea­mien­to to­tal se di­vi­de en va­rios tra­mos que el fon­do va des­em­bol­san­do a me­di­da que el país res­ca­ta­do de­mues­tra que ha cum­pli­do con los de­be­res im­pues­tos en ca­da una de las fa­ses. Pe­ro, co­mo ad­vier­te el pro­pio Ban­co de Es­pa­ña, “en el ca­so de la re­ca­pi­ta­li­za­ción de en­ti­da­des, la efec­ti­vi­dad de la ope­ra­ción re­quie­re que la apor­ta­ción de fon­dos se reali­ce ma­yo­ri­ta­ria­men­te al co­mien­zo del pro­ce­so, con el ob­je­ti­vo de res­tau­rar rá­pi­da­men­te la con­fian­za de los in­ver­so­res y de los de­po­si­tan­tes”. O lo que es lo mis­mo, que en es­te ti­po de pro­ce­sos, que es el que ha pe­di­do Es­pa­ña, no va­le la es­tra­te­gia de dar el di­ne­ro a pla­zos, por­que los ban­cos de­ben ser sa­nea­dos de una vez.

La pre­gun­ta en­ton­ces, al me­nos des­de la pers­pec­ti­va de las au­to­ri­da­des eu­ro­peas, es có­mo ase­gu­rar que el sa­nea­mien­to re­que­ri­do por el sis­te­ma fi­nan­cie­ro de un Es­ta­do se de­di­que efec­ti­va­men­te a ga­ran­ti­zar la via­bi­li­dad de las en­ti­da­des y có­mo evi­tar que con el di­ne­ro re­ci­bi­do en ayu­das es­tas cai­gan en la ten­ta­ción de ha­cer com­pe­ten­cia des­leal fren­te a las que no re­ci­bi­rán ayu­da. Aun­que ofi­cial­men­te na­die ha di­cho na­da, los ban­que­ros es­pa­ño­les se te­men que al­gu­nas con­di­cio­nes van a ser de obli­ga­do cum­pli­mien­to pa­ra todo el sec­tor. “Se tra­ta­ría –se­ña­la un di­rec­ti­vo de un gran ban­co es­pa­ñol- de de­jar pa­ten­te que en el fu­tu­ro no va a ha­ber más bur­bu­jas que de­jen a mu­chas en­ti­da­des en­tre la es­pa­da y la pa­red y a al­gu­nas de ellas sin po­si­bi­li­da­des de sa­lir ade­lan­te si no son na­cio­na­li­za­das”.

¿Có­mo se ha­ce es­to? En los pa­si­llos de la ban­ca es­pa­ño­la lo tie­nen cla­ro. La Unión Eu­ro­pea va a mar­car un lí­mi­te pa­ra que las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras pue­dan en­deu­dar­se so­lo has­ta un de­ter­mi­na­do ni­vel pa­ra con­ce­der prés­ta­mos den­tro de Es­pa­ña. Bas­tan­tes di­rec­ti­vos coin­ci­den en se­ña­lar que una de las con­di­cio­nes de la le­tra pe­que­ña se­rá la obli­ga­ción de

te­ner en de­pó­si­tos de clien­tes 100 eu­ros por ca­da 120 que con­ce­dan en cré­di­tos, de ma­ne­ra que so­lo po­drán acu­dir a los mer­ca­dos ex­te­rio­res a lo­grar ese 20% de di­fe­ren­cia, no co­mo ha ocu­rri­do con la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, cuan­do, so­bre todo las ca­jas más afec­ta­das por la cri­sis, pi­die­ron can­ti­da­des in­gen­tes de di­ne­ro en el mer­ca­do ban­ca­rio eu­ro­peo pa­ra pres­tar­lo en Es­pa­ña a tra­vés de hi­po­te­cas.

Al bor­de del abis­mo.

Es­ta exi­gen­cia, que pue­de pa­re­cer ló­gi­ca pa­ra evi­tar ex­ce­sos fu­tu­ros, tie­ne un pe­li­gro po­ten­cial muy im­por­tan­te pa­ra las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras que so­bre­vi­ven ac­tual­men­te a du­ras pe­nas. Uno de los pro­ble­mas a los que se en­fren­tan al­gu­nas ca­jas de aho­rros que no han ges­tio­na­do bien su car­te­ra de cré­di­tos du­ran­te la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria es que cre­cie­ron mu­cho a ba­se de dar prés­ta­mos hi­po­te­ca­rios a ti­pos de in­te­rés muy ba­jos (el Eu­rí­bor más me­dio pun­to en mu­chos ca­sos). Eso, aun­que el ín­di­ce de mo­ro­si­dad sea ba­jo, va a ge­ne­rar ten­sio­nes que al­gu­nas no po­drán re­sis­tir, ya que al te­ner que cap­tar más de­pó­si­tos pa­ra man­te­ner la re­la­ción 100/120 en­tre pa­si­vo y prés­ta­mos tie­nen que pa­gar a los de­po­si­tan­tes unos ti­pos de in­te­rés por sus aho­rros que di­rec­ta­men­te con­vier­ten en no ren­ta­bles sus car­te­ras de cré­di­tos. De ahí que mu­chos di­rec­ti­vos fi­nan­cie­ros pien­sen que la le­tra pe­que­ña del sa­nea­mien­to va a pro­vo­car una ter­ce­ra olea­da de re­con­ver­sión ban­ca­ria con en­ti­da­des que ten­drán que pa­sar sus ne­go­cios a otros o con un nue­vo pro­ce­so de fu­sio­nes.

Otra con­di­ción en la que Bru­se­las no es­tá dis­pues­ta a ba­jar ni un mi­lí­me­tro el lis­tón es la ne­ce­si­dad de que los ban­cos que sean ayu­da­dos pa­guen un pre­cio ele­va­do por ello. Con es­ta me­di­da las au­to­ri­da­des eu­ro­peas pre­ten­den, co­mo de­cía ha­ce po­cos días el co­mi­sa­rio eu­ro­peo de Com­pe­ten­cia, Joa­quín Al­mu­nia, que las en­ti­da­des a las que lle­guen ayu­das eu­ro­peas pon­gan cuan­to an­tes a fun­cio­nar su pro­pia ma­qui­na­ria in­ter­na de ges­tión, ya re­ca­pi­ta­li­za­da, pa­ra co­men­zar a ga­nar di­ne­ro y de­di­car los be­ne­fi­cios a de­vol­ver cuan­to an­tes los prés­ta­mos re­ci­bi­dos de Eu­ro­pa, por­que sa­len muy ca­ros. El pro­pio Al­mu­nia re­cor­dó que la Unión Eu­ro­pea tie­ne fi­ja­do co­mo pun­to mí­ni­mo a pa­gar por es­te ti­po de sa­nea­mien­tos el 8,5% de in­te­rés anual por la can­ti­dad re­ci­bi­da.

Que­da por di­lu­ci­dar, a la es­pe­ra de más pre­ci­sio­nes fu­tu­ras, qué fon­do es me­jor uti­li­zar pa­ra el sa­nea­mien­to. Aquí el Ban­co de Es­pa­ña ayu­da a com­pren­der la cues­tión: “La con­ce­sión del prés­ta­mo –di­ce- de­be ser apro­ba­da por el Eu­ro­gru­po en el ca­so de la FEEF o por el Con­se­jo de Go­ber­na­do­res en el ca­so del MEDE. En am­bas even­tua­li­da­des, la apro­ba­ción re­que­ri­rá una­ni­mi­dad (sin que las abs­ten­cio­nes im­pi­dan la adop­ción de una de­ci­sión). El Tra­ta­do del MEDE, no obs­tan­te, con­tem­pla tam­bién un pro­ce­di­mien­to de vo­ta­ción de ur­gen­cia con ma­yo­ría cua­li­fi­ca­da del 85% de los vo­tos si así lo re­quie­ren la Co­mi­sión Eu­ro­pea y el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) por mo­ti­vos de es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra”. Es de­cir, que en el ca­so del nue­vo fon­do, el MEDE, ca­be siem­pre la vía de es­ca­pe de que la Co­mi­sión y el BCE pi­dan apli­car el sis­te­ma de ur­gen­cia y so­lo con el vo­to de los gran­des so­cios pue­da sa­car­se ade­lan­te la me­di­da aun­que al­gu­nos Es­ta­dos de me­nor ta­ma­ño (co­mo Fin­lan­dia, Aus­tria u Ho­lan­da) in­ten­ten ve­tar­la.

Y en me­dio de todo es­te ma­re­mág­num de de­ta­lles que se irán re­sol­vien­do en los pró­xi­mos me­ses, aún no se sa­be qué can­ti­dad de di­ne­ro ne­ce­si­ta­rá ca­da en­ti­dad (aun­que el fon­do pue­de in­tro­du­cir en el me­mo­ran­do una ci­fra con­jun­ta), ni se co­no­ce cuál va a ser el fu­tu­ro de las en­ti­da­des aho­ra na­cio­na­li­za­das (Ca­ta­lun­ya Cai­xa, No­va­cai­xa Ga­li­cia, Ban­co de Valencia y Ban­kia). Las tres pri­me­ras te­nían que ha­ber si­do ad­ju­di­ca­das en breve a otras en­ti­da­des y el pro­ce­so de subas­ta ha si­do pa­ra­do. Y a Ban­kia le que­da por de­lan­te un pro­ce­so de drás­ti­co adel­ga­za­mien­to pa­ra po­der re­cu­pe­rar la ren­ta­bi­li­dad.

Fren­te a Eu­ro­pa. Al mi­nis­tro Luis de Guin­dos le ha co­rres­pon­di­do el pa­pel de ne­go­ciar con la UE los tér­mi­nos del res­ca­te fi­nan­cie­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.