La otra ca­ra de Co­lin Po­well

El que fue­ra se­cre­ta­rio de Es­ta­do del pri­mer Go­bierno de Bush ha pu­bli­ca­do sus me­mo­rias, en las que re­co­no­ce erro­res pre­vios a la gue­rra de Irak. He aquí al­gu­nos ex­trac­tos.

Tiempo - - MUNDO - POR CO­LIN PO­WELL* (News­week)

La tar­de del 5 de agos­to de 2002 el pre­si­den­te Bush y yo nos reuni­mos en la Ca­sa Blan­ca pa­ra dis­cu­tir so­bre la cri­sis de Irak. El Go­bierno ha­bía en­tra­do en una di­ná­mi­ca en­ca­mi­na­da a la in­ter­ven­ción mi­li­tar, y el pre­si­den­te era ca­da vez más fa­vo­ra­ble a es­ta op­ción. Yo no te­nía nin­gu­na du­da de que nues­tros sol­da­dos se­rían ca­pa­ces de pul­ve­ri­zar las de­fen­sas del ejér­ci­to ira­quí, que se en­con­tra­ba muy de­bi­li­ta­do después de la ope­ra­ción Tor­men­ta del de­sier­to, las san­cio­nes y otras acciones mi­li­ta­res. Pe­ro me preo­cu­pa­ban las con­se­cuen­cias im­pre­vi­si­bles que po­dría pro­vo­car una gue­rra. Se­gún unos in­for­mes se­cre­tos que nos ha­bían he­cho lle­gar, Irak se con­ver­ti­ría en un país de­mo­crá­ti­co 90 días después de que to­má­ra­mos Bag­dad. Pe­ro yo no creía que esas pre­dic­cio­nes fue­ran rea­lis­tas. La lu­cha iba a ser mu­cho más lar­ga.

Por ello pro­nun­cié la si­guien­te fra­se, muy sim­ple, pa­ra re­su­mir­le al pre­si­den­te mis du­das so­bre el asun­to: “Si lo rom­pes, te lo que­das”. Era una for­ma de lla­mar la aten­ción so­bre to­das las com­pli­ca­cio­nes que su­pon­dría de­rro­car por la fuer­za a un go­bierno ex­tran­je­ro, ha­cer­nos con el con­trol del país, asu­mir su ges­tión política y res­pon­sa­bi­li­zar­nos de la se­gu­ri­dad de la po­bla­ción has­ta que fué­ra­mos ca­pa­ces de alen­tar la for­ma­ción de un nue­vo Eje­cu­ti­vo es­ta­ble y efi­cien­te. Ten­dría­mos el con­trol, pe­ro ha­bría­mos de pre­pa­rar­nos pa­ra asu­mir un man­do mu­cho ma­yor.

(...) En los días, se­ma­nas y me­ses que si­guie­ron a la caí­da de Bag­dad no qui­si­mos reac­cio­nar fren­te a lo que es­ta­ba ocu­rrien­do an­te nues­tros ojos. Nos con­cen­tra­mos en au­men­tar la pro­duc­ción pe­tro­lí­fe­ra y eléc­tri­ca, en sen­tar las ba­ses pa­ra la crea­ción de un mer­ca­do bur­sá­til y en alen­tar la for­ma­ción de un nue­vo go- bierno. Eran co­sas im­por­tan­tes, pe­ro ni te­nían de­ma­sia­do sen­ti­do ni era posible lle­var­las a ca­bo mien­tras no nos pu­sié­ra­mos de acuer­do con los ira­quíes pa­ra la trans­fe­ren­cia de po­der ni hi­cié­ra­mos lo posible pa­ra evi­tar los pi­lla­jes en las zo­nas que man­te­nía­mos ba­jo con­trol.

Y es que a los ira­quíes les ale­gra­ba que Sa­dam Hus­sein hu­bie­ra si­do de­rro­ca­do, pe­ro tam­bién te­nían vi­das que vi­vir y fa­mi­lias a las que cui­dar. El fin de un ré­gi­men mons­truo­so no da­ba de co­mer a sus hi­jos, ni ha­cía que fue­se se­gu­ro ca­mi­nar por la ciu­dad pa­ra ir a bus­car tra­ba­jo. Y por en­ci­ma de todo, los ira­quíes ne­ce­si­ta­ban te­ner cier­ta sen­sa­ción de se­gu­ri­dad y de que ha­bía al­guien al man­do.

Cuan­do en­tra­mos en Irak te­nía­mos un plan, que con­ta­ba con el vis­to bueno del pre­si­den­te. Pe­ro aun así no de­be­ría­mos ha­ber di­suel­to el ejér­ci­to ira­quí. Ten­dría­mos que ha­ber­nos li­mi­ta­do a pur­gar sus al­tos man­dos, pa­ra que los mi­li­ta­res nos hu­bie­ran po­di­do ayu­dar a man­te­ner el or­den. Del mis­mo mo­do, hi­ci­mos bien en aca­bar con la for­ma­ción de Hus­sein, el par­ti­do Baaz, pe­ro fue un error ex­pul­sar de sus pues­tos de tra­ba­jo a to­dos sus afi­lia­dos, por­que en tiem­pos de la dic­ta­du­ra ha­bía que per­te­ne­cer a di­cho par­ti­do pa­ra op­tar a cual­quier em­pleo pú­bli­co. Aca­ba­mos jus­to con los car­gos y las ins­ti­tu­cio­nes que ten­dría­mos que ha­ber man­te­ni­do, y de­ja­mos a mi­les de los tra­ba­ja­do­res más cua­li­fi­ca­dos sin em­pleo e in­dig­na­dos. Pro­ba­ble­men­te fue­ron los pri­me­ros en unir­se a la in­sur­gen­cia.

Lo ha­bía­mos ro­to y nos lo ha­bía­mos que­da­do, pe­ro no ha­bía­mos asu­mi­do al man­do (o no lo hi­ci­mos al me­nos has­ta 2006, cuan­do el pre­si­den­te Bush au­to­ri­zó el fa­mo­so sur­ge o au­men­to de tro­pas, se em­pe­zó a tra­ba­jar con el ejér­ci­to y la po­li­cía ira­quí y se lo­gró fre­nar la es­pi­ral de caos que es­ta­ba des­tro­zan­do el país).

Uno no pue­de to­mar las de­ci­sio­nes co­rrec­tas a me­nos que dis­pon­ga de bue­na in­for­ma­ción y se­pa discriminar en­tre he­chos, por un la­do, y es­pe­cu­la­cio­nes y opi­nio­nes, por otro. Los he­chos son in­for­ma­cio­nes ve­ri­fi­ca­das que se pre­sen­tan co­mo reali­da­des ob­je­ti­vas. El pro­ble­ma aquí es­ta­ba en la ve­ri­fi­ca­ción. ¿Có­mo po­día lle­var­se a ca­bo? Los he­chos son es­cu­rri­di­zos, y las ve­ri­fi­ca­cio­nes (y los ve­ri­fi­ca­do­res) tam­bién pue­den lle­gar a ser­lo.

Mis sis­te­mas de aler­ta no se ac­ti­van cuan­do los ve­ri­fi­ca­do­res se atie­nen a los he­chos, pe­ro cuan­do em­pie­zan con fór­mu­las del ti­po “mi me­jor cri­te­rio es que”, “creo que”, “lo úni­co que pue­do de­cir es que”, “fuen­tes ge­ne­ral­men­te fia­bles di­cen que”, “en gran me­di­da”, “me han di­cho que” y frases por el es­ti­lo, no es que des­con­fíe di­rec­ta­men­te de esas in­for­ma­cio­nes, pe­ro evi­to to­mar de­ci­sio­nes ba­sán­do­me so­lo en ellas.

Las cua­tro re­glas.

Con el pa­so del tiem­po aca­bé ins­tau­ran­do cua­tro re­glas que mis co­la­bo­ra­do­res ha­bían de cum­plir a la ho­ra de re­fe­rir­me in­for­ma­ción de in­te­li­gen­cia. El ob­je­ti­vo fun­da­men­tal era ase­gu­rar­me de que ha­blá­ba­mos de lo mis­mo: di­me lo que sa­bes, di­me lo que no sa­bes, di­me lo que crees y nun­ca los con­fun­das.

“Lo que sa­bes” sig­ni­fi­ca que es­tás ra­zo­na­ble­men­te se­gu­ro de que re­fie­res he­chos fia­bles, que sa­bes quién es la fuen­te y que lo pue­des con­tras­tar con otras dis­tin­tas. En 1991, en la gue­rra del Gol­fo, nues­tros ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia es­ta­ban ab­so­lu­ta­men­te con­ven­ci­dos de que el ejér­ci­to ira­quí dis­po­nía de ar­mas quí­mi­cas. Sa­bían que en el pa­sa­do di­cho ar­se­nal ha­bía si­do uti­li­za­do con­tra Irán y con­tra los pro­pios ira­quíes, y dis­po­nían de prue­bas só­li­das de que se­guía exis­tien­do. Por ello pro­veí­mos a nues­tros sol­da­dos con equi­pos de de­tec­ción y pro­tec­ción y los en­tre­na­mos pa­ra en­fren­tar­se a la pre­sen­cia de agen­tes le­ta­les en el ai­re.

El “di­me lo que no sa­bes” es igual de im­por­tan­te. Que un lí­der crea que tie­ne in­for­ma­ción pre­ci­sa, que exis­tan su­bor­di­na­dos que se­pan que es­to no es así y que no se lo ha­gan sa­ber... No hay na­da peor. Yo mis­mo tu­ve es­te pro­ble­ma en más de una oca­sión. Así, el in­fa­me dis­cur­so que pro­nun­cié en 2003 en la se­de de Na­cio­nes Uni­das so­bre el su­pues­to pro­gra­ma ira­quí de ar­mas de des­truc­ción ma­si­va no es­ta­ba res­pal­da­do por he­chos, aun­que yo en­ton­ces pen­sa­ra que sí.

Me ha­bían di­cho que los ira­quíes te­nían ins­ta­la­cio­nes mó­vi­les pa­ra la fa­bri­ca­ción de agen­tes bio­ló­gi­cos mon­ta­das en ca­mio­nes. Fue al­go que sub­ra­yé en mi dis­cur­so por­que me ha­bían ase­gu­ra­do que se tra­ta­ba de una in­for­ma­ción só­li­da y con­tras­ta­da. Pe­ro tras el dis­cur­so

la his­to­ria de los ca­mio­nes se de­rrum­bó: ja­más ha­bían exis­ti­do. Se hi­cie­ron evi­den­tes en­ton­ces un par de as­pec­tos que de­be­ría ha­ber co­no­ci­do an­tes de pro­nun­ciar el dis­cur­so. El pri­me­ro, que nin­guno de nues­tros agen­tes de in­te­li­gen­cia ha­bía ha­bla­do nun­ca di­rec­ta­men­te con el úni­co con­fi­den­te del que pro­ve­nía la in­for­ma­ción de los ca­mio­nes. El se­gun­do, que con in­de­pen­den­cia de que la in­for­ma­ción de es­te con­fi­den­te fue­ra o no cier­ta, la ma­yo­ría de nues­tros ana­lis­tas más des­ta­ca­dos se mos­tra­ban es­cép­ti­cos so­bre la exis­ten­cia de los ca­mio­nes.

Pe­ro el lí­der tam­bién tie­ne que asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad en es­tos ca­sos. Su obli­ga­ción es mi­rar con lu­pa el aná­li­sis pa­ra cer­cio­rar­se de que ahí so­lo es­tá “lo que se sa­be”, y del mis­mo mo­do ha de te­ner en cuen­ta que pa­ra un su­bor­di­na­do es muy di­fí­cil cues­tio­nar abier­ta­men­te la con­clu­sión que el je­fe quie­re oír. El lí­der no pue­de ma­tar al men­sa­je­ro. Todo el equi­po ha de tra­ba­jar uni­do pa­ra en­con­trar la res­pues­ta ade­cua­da y, si no, ese lí­der tie­ne se­rios pro­ble­mas.

“Di­me lo que crees”. Pe­se a que los he­chos pro­ba­dos son el fac­tor de­ci­si­vo en la to­ma de de­ci­sio­nes, la in­for­ma­ción no con­tras­ta­da, las hi­pó­te­sis y has­ta las co­ra­zo­na­das pue­den ser fac­to­res igual­men­te im­por­tan­tes. Mu­chos ana­lis­tas de in­te­li­gen­cia creían que los ira­quíes usa­rían ar­mas quí­mi­cas. Era su opi­nión. Yo creía lo con­tra­rio, por­que te­nían de­ma­sia­do que per­der. Ya les ha­bía­mos ad­ver­ti­do de que si lo ha­cían eje­cu­ta­ría­mos una “res­pues­ta asi­mé­tri­ca”, y los ira­quíes te­mían nues­tro po­der des­truc­tor. A la ho­ra de emi­tir es­tos jui­cios me ba­sa­ba en mi ex­pe­rien­cia y en mi instinto, y en ca­so de que me hu­bie­ra equi­vo­ca­do, la res­pon­sa­bi­li­dad ha­bría re­caí­do en mí, y no en los ser­vi­cios se­cre­tos. Afor­tu­na­da­men­te, al fi­nal re­sul­tó que los ira­quíes no usa­ron ar­mas quí­mi­cas.

Ca­de­na de man­do.

“Nun­ca los con­fun­das”. Yo que­ría dis­po­ner de to­das las in­for­ma­cio­nes po­si­bles, ca­li­brar­las se­gún su na­tu­ra­le­za -he­chos pro­ba­dos, aná­li­sis, opi­nio­nes, hi­pó­te­sis, co­ra­zo­na­das- y to­mar una de­ci­sión ba­sán­do­me en ellas. Pe­ro es im­po­si­ble rea­li­zar es­te pro­ce­so co­rrec­ta­men­te a me­nos que se se­pa a qué ca­te­go­ría co­rres­pon­de ca­da in­for­ma­ción.

Los em­plea­dos hu­yen co­mo de la pes­te de dar ma­las no­ti­cias a sus je­fes. Es posible que eso fun­cio­ne con al­gu­nos je­fes, pe­ro no con­mi­go; yo ten­go una re­gla de oro pa­ra con mis su­bor­di­na­dos: “In­fór­ma­me de un pro­ble­ma tan pron­to co­mo se­pas de él” (...).

En 2003 va­rios sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses y otros in­te­rro­ga­do­res que es­ta­ban al man­do de la cár­cel de Abu Gh­raib co­me­tie­ron te­rri­bles abu­sos, so­me­tie­ron a tor­tu­ra y prac­ti­ca­ron hu­mi­lla­cio­nes a los pri­sio­ne­ros ira­quíes que te­nían a su

“Mi in­fa­me dis­cur­so de 2003 en la ONU no se ba­sa­ba en he­chos, pe­ro en­ton­ces no lo sa­bía

car­go. Sus acciones fue­ron ines­pe­ra­das, y cla­ra­men­te ile­ga­les.

Ese mis­mo año uno de los sol­da­dos que ha­bía es­ta­do des­ti­na­do en la pri­sión de­nun­ció los abu­sos a sus su­pe­rio­res y afir­mó que se ha­bían to­ma­do fo­tos que los pro­ba­ban. El al­to man­do en Irak se apre­su­ró a to­mar car­tas en el asun­to y abrió una in­ves­ti­ga­ción. Las no­ti­cias no tar­da­ron en lle­gar­les al en­ton­ces se­cre­ta­rio de De­fen­sa, Do­nald Rums­feld, y al je­fe del Es­ta­do Ma­yor Con­jun­to, el ge­ne­ral Ri­chard Myers, que en enero de 2004 in­for­ma­ron al pre­si­den­te de que los he­chos es­ta­ban sien­do in­ves­ti­ga­dos. Y sin em­bar­go pa­re­ce que na­die ex­pli­có a es­tos al­tos man­dos has­ta qué pun­to eran gra­ves los in­ci­den­tes. El 12 de enero de 2004 el ge­ne­ral Ri­car­do Sanchez, el mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se de ma­yor ran­go en Irak, anun­ció que se abría una in­ves­ti­ga­ción, y los sol­da­dos im­pli­ca­dos fue­ron sus­pen­di­dos a la es­pe­ra de de­ter­mi­nar si eran me­re­ce­do­res de san­ción.

Los me­ca­nis­mos pa­re­cían fun­cio­nar, pe­ro no to­dos. Los cau­ces de in­for­ma­ción que con­du­cían a la ci­ma de la ca­de­na de man­do no fue­ron usa­dos. Los lí­de­res del Pen­tá­gono sí que tu­vie­ron ac­ce­so a esas fo­tos, pe­ro pa­re­ce que na­die se las en­se­ñó ni a Rums­feld ni a na­die de la Ca­sa Blan­ca. La me­cha se ha­bía en­cen­di­do, pe­ro na­die ha­bía aler­ta­do a la al­ta di­rec­ción de que la bom­ba es­ta­ba a pun­to de es­ta­llar. A fi­na­les de abril el pro­gra­ma 60

Mi­nu­tes di­fun­dió la his­to­ria. Ha­bían te­ni­do ac­ce­so a las fo­tos y las mos­tra­ron en di­rec­to. La bom­ba ha­bía es­ta­lla­do, y el caos se desató.

Yo me que­dé de pie­dra cuan­do vi las fo­tos. ¿Có­mo era posible que sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses hu­bie­ran si­do ca­pa­ces de ha­cer eso? ¿Por qué na­die del al­to man­do ha­bía he­cho na­da? La ver­dad era que du­ran­te cua­tro me­ses se tu­vo co­no­ci­mien­to de esa in­for­ma­ción, pe­ro na­die qui­so ha­cer­la su­bir por la ca­de­na de man­do has­ta su má­xi­mo es­la­bón.

Si eso hu­bie­ra ocu­rri­do el pro­ble­ma no ha­bría des­apa­re­ci­do por ar­te de ma­gia, pe­ro los lí­de­res ha­brían te­ni­do al­go de tiem­po pa­ra de­ci­dir có­mo ges­tio­nar el desas­tre. Los lí­de­res han de en­se­ñar a sus su­bor­di­na­dos que cuan­do la pre­gun­ta “¿de­be­ría lla­mar a al­guien?” pa­sa si­quie­ra por sus ca­be­zas, la res­pues­ta ca­si siem­pre es “sí, y ha­ce cin­co mi­nu­tos”.

Tal co­mo le he di­cho du­ran­te años a to­dos los que han tra­ba­ja­do con­mi­go, “si quie­res tra­ba­jar pa­ra mí, no me sor­pren­das. Y si quie­res de­cir­me al­go, di­me todo lo que se­pas”.

De­cla­ra­ción. Geor­ge W. Bush el día en que el par­la­men­to le otor­gó po­de­res pa­ra ata­car Irak.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.