GRE­CIA SE QUE­DA SIN SUS TE­SO­ROS

Los re­cor­tes es­tán aca­ban­do con uno de los más va­lio­sos pa­tri­mo­nios cul­tu­ra­les del mun­do. Si se des­pi­de a los vigilantes, lle­var­se los te­so­ros es fá­cil. Y muy lu­cra­ti­vo.

Tiempo - - CULTURA - POR JAVIER MEMBA

Cuan­do el pa­sa­do 17 de mar­zo dos in­di­vi­duos, ar­ma­dos con un ka­lash­ni­kov, irrum­pie­ron en el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co de Olim­pia so­lo en­con­tra­ron a una guar­da pa­ra opo­ner­les re­sis­ten­cia. Tras ma­nia­tar­la y amor­da­zar­la sin ma­yor pro­ble­ma, se lle­va­ron de sus vi­tri­nas un to­tal de 70 pie­zas en­tre es­ta­tui­llas de bron­ce, ce­rá­mi­cas y un ani­llo de oro per­te­ne­cien­tes a las co­lec­cio­nes de las olim­pia­das de la an­ti­güe­dad y a los pe­rio­dos Clá­si­co, He­lé­ni­co y Bi­zan­tino.

El Go­bierno grie­go se apre­su­ró a de­cir que tal fal­ta de vi­gi­lan­cia en una de la prin­ci­pa­les sa­las de ex­hi­bi­ción del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral del país fue de­bi­da a la fa­ta­li­dad –un se­gun­do guar­da lle­gó con re­tra­so al tra­ba­jo aque­lla ma­ña­na y el ter­ce­ro tu­vo que acu­dir al hos­pi­tal–, que no al me­mo­rán­dum, que es co­mo lla­man en Gre­cia a los re­cor­tes im­pues­tos por Bru­se­las. Pe­ro lo cier­to es que unas se­ma­nas atrás, el 9 de enero, fue­ron sus­traí­dos de la Ga­le­ría Na­cio­nal de Atenas un mon­drian y un pi­cas­so. Las aso­cia­cio­nes de ami­gos del cen­tro ve­nían de­nun­cian­do el aban­dono del Mu­seo de Olim­pia des­de que co­men­za­ron las es­tre­che­ces. Fue en­ton­ces cuan­do se de­ci­dió re­du­cir el pre­su­pues­to des­ti­na­do a la se­gu­ri­dad de los mu­seos en un 20% y el per­so­nal en­car­ga­do de ve­lar por ella, a la mi­tad.

Des­bor­da­do por la si­tua­ción, el mi­nis­tro de Cul­tu­ra, Pa­vlos Ge­rou­la­nos, pre­sen­tó su di­mi­sión tras el asal­to de Olim­pia an­te la fal­ta de me­dios pa­ra lle­var a ca­bo su man­da­to. Los 7.000 fun­cio­na­rios que el Mi­nis­te­rio em­plea en­tre ar­queó­lo­gos, his­to­ria­do­res, res­tau­ra­do­res, vigilantes y de­más es­pe­cia­lis­tas en el cui­da­do y man­te­ni­mien­to del pa­tri­mo­nio na­cio­nal, han de re­par­tir­se en­tre 210 mu­seos ar­queo­ló­gi­cos, 250 ya­ci­mien­tos y 19.000 lu­ga­res y mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos. La elo­cuen­cia de las ci­fras es in­con­tes­ta­ble. Co­mo tam­bién lo es res­pec­to al mon­tan­te to­tal del pre­su­pues­to del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra grie­go, que es­te año se ha ci­fra­do en 700 mi­llo­nes de eu­ros. Los fun­cio­na­rios pú­bli­cos han vis­to re­du­ci­do su suel­do en­tre un 10% y un 40%.

Des­mo­ro­na­mien­to del Es­ta­do.

En una pri­me­ra ins­tan­cia pue­de pa­re­cer ló­gi­co que un Es­ta­do al bor­de de la quie­bra, con la se­gu­ri­dad so­cial in­ca­paz de co­rrer con los gas­tos de la in­su­li­na de sus dia­bé­ti­cos y los co­me­do­res be­né­fi­cos re­ple­tos, so­lo de­di­que a la cul­tu­ra al­go me­nos del 1% de sus pre­su­pues­tos ge­ne­ra­les. Pe­ro si se con­si­de­ra que la his­to­ria y el pai­sa­je son las prin­ci­pa­les fuen­tes de in­gre­sos de Gre­cia, la co­sa cam­bia. “Te­ne­mos la Acró­po­lis”, res­pon­den con sor­na los grie­gos cuan­do los in­for­ma­do­res ex­tran­je­ros les pre­gun­tan so­bre su si­tua­ción, y los res­tos de los días pre­té­ri­tos co­mien­zan a ser lo úni­co que les que­da.

Los atra­cos a mu­seos, ka­lash­ni­kov en mano, no son fre­cuen­tes. Pe­ro el ex­po­lio de los res­tos de la an­ti­güe­dad clá­si­ca grie­ga es una ne­fas­ta tra­di­ción que se re­mon­ta has­ta la an­ti­güe­dad clá­si­ca mis­ma. “En la épo­ca ro­ma­na, los sol­da­dos de Ju­lio Cé­sar, cuan­do reha­cían la ciu­dad de Co­rin­to, es­car­ba­ban muy cui­da­do­sa­men­te las tum­bas por­que sa­bían que en Ita­lia ha­bía gen­te dis­pues­ta a pa­gar gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro por los ob­je­tos en­con­tra­dos en ellas. So­bre todo la ce­rá­mi­ca. Y en Chi­na, ya en el ter­cer mi­le­nio an­tes de Cris­to, ha­bía gen­te que co­lec­cio­na­ba co­sas neo­lí­ti­cas de ja­de”, re­cuer­da el ar­queó­lo­go es­pa­ñol Ja­co­bo Storch de Gra­cia. Huel­ga apun­tar que es­tos sa­queos se han dis­pa­ra­do con las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias, ba­jo las que el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra ca­re­ce de ca­pa­ci­dad pa­ra cum­plir sus fun­cio­nes bá­si­cas.

Co­mo es­ti­ma otro ar­queó­lo­go, Daniel Ca­sa­do Ri­galt, “el des­con­trol de las au­to­ri­da­des, que son las en­car­ga­das de ve­lar por la con­ser­va­ción del pa­tri­mo­nio, pro­pi­cia es­ta ra­pi­ña”. “Es lo que re­cien­te­men­te tam­bién ha pa­sa­do en Egip­to, es­tá ocu­rrien­do en Tú­nez y su­ce­de en to­dos los paí­ses que es­tán atra­ve­san­do un pe­rio­do de caos o de des­ór­de­nes –pro­si­gue Ca­sa­do Ri­galt–. En los días pre­vios de [la gue­rra de] Irak, hu­bo va­rias ca­sas de subas­tas eu­ro­peas so­bre las que re­ca­ye­ron sos­pe­chas de estar lle­ván­do­se pie­zas del país y fue­ron in­ves­ti­ga­das por la po­li­cía”.

En es­te mis­mo as­pec­to in­sis­te el pe­rio­dis­ta grie­go Ni­co­lás Zir­ga­nos, un ex­per­to en ex­po­lios cu­yas in­ves­ti­ga­cio­nes per­mi­tie­ron re­cu­pe­rar una co­ro­na de oro de Ma­ce­do­nia que apa­re­ció en el Mu­seo Paul Getty de Los Án­ge­les: “Los me­ca­nis­mos del cri­men or­ga­ni­za­do reac­cio­nan más rá­pi­do que las au­to­ri­da­des cuan­do se des­mo­ro­na un Es­ta­do con sus es­truc­tu­ras. Fue el ca­so de Af­ga­nis­tán y cuan­do la di­so­lu­ción de la Unión So­vié­ti­ca”.

Unos días an­tes del asal­to al Mu­seo de Olim­pia, a pri­me­ros de mar­zo, la po­li­cía des­ar­ti­cu­la­ba en Te­sa­ló­ni­ca una red de 44 per­so­nas de­di­ca­das a la ven­ta ile­gal de res­tos ar­queo­ló­gi­cos. Di­ri­gi­da por un adua­ne­ro ju­bi­la­do de 65 años, en­tre los in­te­gran­tes de la or­ga­ni­za­ción –que ope­ra­ba en 13 provincias y te­nía una pá­gi­na web pa­ra ofre­cer las pie­zas ro­ba­das- se en­con­tra­ban fun­cio­na­rios de di­ver­sas ad­mi­nis­tra­cio­nes lo­ca­les y ju­bi­la­dos. Du­ran­te los re­gis­tros lle­va­dos a ca­bo en sus do­mi­ci­lios par­ti­cu­la­res se les in­ter­vi­nie­ron 8.000 mo­ne­das acu­ña­das en­tre el si­glo VI aC y la épo­ca bi­zan­ti­na, jo­yas, fi­gu­ri­llas de co­bre, pun­tas de fle­chas, di­ver­sas ar­mas an­ti­guas e ico­nos bi­zan­ti­nos. Era el fru­to de sus sa­queos en los dis­tin­tos ya­ci­mien­tos que han que­da­do aban­do­na­dos, sin ar­queó­lo­gos pa­ra ca­ta­lo­gar ni guar­das pa­ra vi­gi­lar sus ha­llaz­gos, en las re­gio­nes de Ma­ce­do­nia y Te­sa­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.