LOS GRAN­DES EX­PO­LIA­DO­RES

Tiempo - - CULTURA -

Las cor­tes eu­ro­peas fue­ron, en el si­glo XIX, las pri­me­ras co­lec­cio­nis­tas de pie­zas ar­queo­ló­gi­cas; sus di­plo­má­ti­cos, los pri­me­ros sa­quea­do­res del pa­tri­mo­nio he­leno. Ar­queó­lo­go y em­ba­ja­dor, Tho­mas Bru­ce El­gin, el sép­ti­mo du­que de El­gin, era el re­pre­sen­tan­te bri­tá­ni­co en Cons­tan­ti­no­pla –Gre­cia aún per­te­ne­cía al im­pe­rio oto­mano- cuan­do en 1801 des­mon­tó los le­gen­da­rios re­lie­ves del Par­te­nón, obra de Fi­dias, y los en­vió a Londres. Allí si­guen. Aún se li­ti­ga por el re­gre­so a Atenas de aque­llas pie­zas. Hein­rich Schlie­mann (en la fo­to), pru­siano de nacimiento, fue tan he­le­nis­ta que se ca­só en se­gun­das nupcias con una grie­ga de 16 años, Sop­hia En­gas­tro­me­nos, a la que sa­ca­ba 47. Tras ama­sar una for­tu­na fa­bu­lo­sa, pu­do de­di­car­se a su sue­ño: el des­cu­bri­mien­to de los lu­ga­res des­cri­tos en los poe­mas de Ho­me­ro. Tu­vo mu­cha suer­te o una in­creí­ble in­tui­ción. En con­tac­to con otro di­plo­má­ti­co y ex­po­lia­dor bri­tá­ni­co, Frank Cal­vert, cón­sul en los Dar­da­ne­los, dio con Tro­ya (en reali­dad sie­te ciu­da­des su­per­pues­tas) en 1870, en Tur­quía. Tres años después en­con­tra­ba en sus rui­nas el te­so­ro de Pría­mo. Arram­bló con todo y se lo lle­vó a Gre­cia. Su he­le­nis­mo no fue su­fi­cien­te pa­ra que las au­to­ri­da­des grie­gas le pu­sie­ran un vi­gi­lan­te cuan­do dio con la fa­bu­lo­sa más­ca­ra de Aga­me­nón mien­tras ex­ca­va­ba en Mi­ce­nas.

A te­nor de los via­jes del an­ti­guo adua­ne­ro, todo in­di­ca que ven­dían el pro­duc­to de su ra­pi­ña a co­lec­cio­nis­tas de Sui­za, Bul­ga­ria, In­gla­te­rra y Ale­ma­nia. Es­tas dos na­cio­nes pre­ci­sa­men­te fue­ron las gran­des sa­quea­do­ras de Gre­cia en el XIX, el si­glo de los gran­des ex­po­lios: “Al­gu­nas ex­pe­di­cio­nes de es­tos dos paí­ses co­men­za­ron a ex­ca­var de for­ma re­gla­da, con sus per­mi­sos y sus co­sas. Pe­ro, a cam­bio de des­cu­brir el pa­tri­mo­nio grie­go, se lle­va­ron pie­zas apro­ve­chán­do­se del va­cío le­gal. Por eso los már­mo­les del Par­te­nón se en­cuen­tran en el Mu­seo Bri­tá­ni­co –re­cuer­da Ca­sa­do Ri­galt– y aho­ra mis­mo es­tán li­ti­gan­do por ellos den­tro del mar­co le­gal de la UE”.

Co­mo de­mues­tra la red de Te­sa­ló­ni­ca, los mis­mos res­pon­sa­bles de vi­gi­lar, con­ser­var y ca­ta­lo­gar el pa­tri­mo­nio na­cio­nal son quie­nes, en bue­na me­di­da, lo es­tán sa­quean­do. Es sa­bi­do que jus­ti­fi­ca­cio­nes hay pa­ra todo. Des­de lue­go, fun­cio­na­rios co­rrup­tos no fal­tan. “An­tes de los re­cor­tes, en 2009, el suel­do má­xi­mo de un ar­queó­lo­go del Mi­nis­te­rio era de 1.550 eu­ros”, se­ña­la Storch de Gra­cia. Aho­ra mis­mo, uno de es­tos em­plea­dos, con sie­te años de an­ti­güe­dad, ha pa­sa­do de esos 1.550 a 880 eu­ros. “En los úl­ti­mos me­ses, con los re­cor­tes re­tro­ac­ti­vos y el im­pues­to de so­li­da­ri­dad, teó­ri­ca­men­te pa­ra ayu­dar a los pa­ra­dos, re­ci­be so­lo 550 eu­ros al mes. Y no hay ins­pec­cio­nes, no hay gen­te pa­ra vi­gi­lar las co­sas. Los po­cos guar­das que que­dan se han de­di­ca­do a los prin­ci­pa­les mu­seos”.

El des­cui­do y el aban­dono han lle­ga­do a ser tan gran­des que en las obras pú­bli­cas, que an­tes de­bían estar ri­gu­ro­sa­men­te con­tro­la­das por un ar­queó­lo­go en pre­vi­sión de lo que pu­die­ran de­pa­rar las ex­ca­va­cio­nes pa­ra los ci­mien­tos, “no hay ins­pec­ción nin­gu­na y es­tán arra­san­do, es­tán pa­san­do por en­ci­ma de los ya­ci­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos que en­cuen­tran”, afir­ma Storch de Gra­cia. “Si apa­re­cen res­tos, los que es­tán tra­ba­jan­do sa­ben que se ven­den y no se lo pien­san. Les han re­ba­ja­do el suel­do de tal for­ma que en un país que cuen­ta con 19.000 mo­nu­men­tos de­cla­ra­dos y sin vi­gi­lan­cia, todo es eso: a la re­ba­ti­ña. En épo­cas de cri­sis, esos sa­queos, que nun­ca ha de­ja­do de ha­ber en Gre­cia, se dis­pa­ran has­ta po­ner­nos a to­dos los pe­los de pun­ta”.

No hay re­me­dio.

Aun­que las aso­cia­cio­nes de ar­queó­lo­gos, al igual que las de ami­gos de los mu­seos, han de­nun­cia­do la si­tua­ción, sal­vo la Acró­po­lis y las sa­las más im­por­tan­tes –aun­que el Mu­seo de Olim­pia es una de ellas y so­lo cuen­ta con tres guar­das-, el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral grie­go es­tá sin vi­gi­lan­cia. A ex­cep­ción de las ex­ca­va-

cio­nes de­pen­dien­tes de la Unión Eu­ro­pea o de pa­tro­ci­na­do­res par­ti­cu­la­res, la prác­ti­ca to­ta­li­dad de los ya­ci­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos grie­gos es­tán ex­pues­tos a la ra­pi­ña y a la in­tem­pe­rie. En cuan­to a los ya­ci­mien­tos sub­ma­ri­nos, no hay ab­so­lu­ta­men­te na­da. La po­li­cía cos­te­ra que los cus­to­dia­ba se ha ido. A los sa­quea­do­res les bas­ta con ti­rar­se al agua. Una po­bla­ción so­me­ti­da en su 30% a unos lí­mi­tes de po­bre­za im­pen­sa­bles ha­ce ape­nas unos años, sa­be que esos te­so­ros es­tán al al­can­ce de su mano y que en el ex­tran­je­ro siem­pre hay co­lec­cio­nis­tas dis­pues­tos a com­prar­los.

Al de­cir de Zir­ga­nos, el de­par­ta­men­to de po­li­cía en­car­ga­do de im­pe­dir el trá­fi­co ile­gal de an­ti­güe­da­des “es­tá com­pro­me­ti­do con su ta­rea, pe­ro es un chis­te pen­sar que 40 per­so­nas pue­dan fre­nar la olea­da de re­des in­ter­na­cio­na­les que es­tán ope­ran­do”. Si se tie­ne en cuen­ta que el des­tino úl­ti­mo son co­lec­cio­nes par­ti­cu­la­res o mu­seos que sí pue­den cus­to­diar sus te­so­ros, no fal­ta­rá quien pien­se que esas pie­zas de la Gre­cia clá­si­ca es­ta­rán me­jor allí que en su país de ori­gen. Storch de Gra­cia es ca­te­gó­ri­co a es­te res­pec­to: “Eso es una ex­cu­sa ba­nal a la que se pue­de dar la vuel­ta. El prin­ci­pal re­cur­so eco­nó­mi­co de Gre­cia es el tu­ris­mo cul­tu­ral y si se ve pri­va­da de su pa­tri­mo­nio cul­tu­ral, ve­rá mer­ma­do su prin­ci­pal re­cur­so”.

Par­te­nón. Los mu­seos y mo­nu­men­tos prin­ci­pa­les han si­do los me­nos per­ju­di­ca­dos.

Sin me­dios. No que­dan más que tres guar­das pa­ra pro­te­ger el Mu­seo de Olim­pia, lleno de ob­je­tos de enor­me va­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.