Sa­bi­na y el fla­men­co

El fla­men­co lle­va un si­glo bus­can­do le­tris­tas en­tre la sa­bi­du­ría po­pu­lar y los in­te­lec­tua­les.

Tiempo - - CULTURA - J.M. GÓ­MEZ

y de pron­to al­guien pien­sa que si Jo­sé Mercé es ca­paz de can­tar el pros­pec­to del ibu­pro­feno en la te­le pue­de ha­cer lo mis­mo con un poema de Joa­quín Sa­bi­na. ¡Vál­ga­me Dios! Las le­tras de Sa­bi­na siem­pre han vo­la­do por en­ci­ma del per­so­na­je que se in­ven­tó el pro­pio Joa­quín, al­gu­nas por su ca­li­dad, otras por­que, cuan­do to­mó pres­ta­dos los mo­de­los aje­nos, lo hi­zo de ver­da­de­ros ca­na­llas co­mo Jo­sé Al­fre­do Ji­mé­nez o Los Chi­chos. Aho­ra los fla­men­cos le po­nen jon­du­ra y com­pás y la co­sa fun­cio­na. No­ta­bles Jo­sé Mercé, Car­men Li­na­res y Arcángel de­fen­dien­do los va­lo­res in­ma­te­ria­les del fla­men­co. Por el la­do rum­be­ro cum­plen con no­ta los que ha­ce 20 años eran jó­ve­nes: An­to­nio Car­mo­na, Ne­gri, Ni­ña Pas­to­ri y Jo­sé, el Fran­cés. Mar­ti­rio se sa­le del ties­to, mag­ní­fi­ca en No­ches de bo­da con un arre­glo de Raúl Ro­drí­guez que lo­gra jun­tar la in­te­li­gen­cia y la emo­ción. So­lo por su con­tri­bu­ción me­re­ce la pe­na el es­fuer­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.