Ha­bla el cuer­po

Du­ran­te 70 años, el pro­ta­go­nis­ta lle­va un dia­rio en el que ha­bla su or­ga­nis­mo.

Tiempo - - CULTURA - Dia­rio de un cuer­po. Daniel Pen­nac (Mon­da­do­ri). LUIS AL­GO­RRI

le pre­gun­ta­ba jesús quin­te­ro a An­to­nio Ga­la si prac­ti­ca­ba el cul­to al cuer­po. El cor­do­bés, co­mo un ra­yo: “Al mío, no”. El pro­ta­go­nis­ta de es­ta no­ve­la fas­ci­nan­te man­tie­ne con su cuer­po una re­la­ción di­fí­cil. Cuan­do co­mien­za a ano­tar en­tra­das en su dia­rio tie­ne 12 años y es­tá, sen­ci­lla­men­te, des­cu­brien­do su cuer­po. Al­go com­pli­ca­do cuan­do se le tie­ne mie­do a todo: a los com­pa­ñe­ros de cla­se, al es­pe­jo, al do­lor, a las hormigas, a su ma­dre (una mu­jer de las he­chu­ras men­ta­les de Hein­rich Himm­ler o Án­ge­la Chan­ning) y des­de lue­go al mie­do. Cuan­do el dia­rio con­clu­ye, su au­tor tie­ne 87 años y va a mo­rir. Ha pa­sa­do 70 años de­di­ca­do a des­cri­bir su cuer­po, a te­mer­lo, a usar­lo, a en­va­ne­cer­se de él (eso es a los 19), a so­por­tar­lo, a pe­lear con­tra su de­te­rio­ro. No es el co­ra­zón o la men­te lo que se des­cri­be en es­te dia­rio apa­sio­nan­te: es el cuer­po mis­mo, y el di­ver­ti­dí­si­mo lis­ta­do ono­más­ti­co que hay al fi­nal del vo­lu­men pa­re­ce el ín­di­ce de un tra­ta­do de anatomía. No es un li­bro de hu­mor, aun­que lo ten­ga: es una vi­da com­ple­ta con­ta­da con el pre­tex­to de un cuer­po y con el es­ti­lo cam­bian­te de quien al prin­ci­pio es un ni­ño y al fi­nal es un oc­to­ge­na­rio irónico, zum­bón, se­ve­ro y sen­ti­men­tal. Pen­nac lo ha vuel­to a lo­grar (¿re­cuer­dan Se­ño­res ni­ños, que aca­ba de sa­car De Bol­si­llo?) y con­mue­ve al lec­tor. Por cier­to: ¿a que no adi­vi­nan us­te­des quién es Do­do?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.