El sa­queo fran­cés

SE­VI­LLA, VE­RANO DE 1812 · El ma­ris­cal Soult se re­ti­ra con su ejér­ci­to, tras dos años de ocu­pa­ción en los que ha ex­po­lia­do mul­ti­tud de obras de ar­te.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS REYES

La subas­ta era de ór­da­go, la pu­ja por la mal lla­ma­da In­ma­cu­la­da Soult en­fren­ta­ba a pre­ten­dien­tes de pe­so: el zar Ni­co­lás II, la rei­na Isa­bel II de Es­pa­ña, la Na­tio­nal Ga­llery de Londres y el Mu­seo del Lou­vre. Co­mo los fran­ce­ses ju­ga­ban en su cam­po se que­da­ron con el tro­feo, aun­que les sa­lió ca­ro: 586.000 fran­cos, que con­ver­tían al cua­dro de al­tar que Mu­ri­llo pin­tó pa­ra los Ve­ne­ra­bles en la pin­tu­ra más cos­to­sa del mu­seo pa­ri­sino, la es­tre­lla me­diá­ti­ca del Lou­vre en la épo­ca.

Eso fue en vís­pe­ras de que se pro­cla­ma­ra el Se­gun­do Im­pe­rio fran­cés, con oca­sión de la al­mo­ne­da post mór­tem de la co­lec­ción de uno de los hé­roes del Pri­mer Im­pe­rio, Ni­co­las-Jean de Dieu Soult, du­que de Dal­ma­cia, par de Fran­cia, ma­ris­cal del Im­pe­rio a quien Na­po­león lla­ma­ba “mon cousin” (“mi pri­mo”), mi­nis­tro de la Gue­rra con Luis XVIII, pri­mer mi­nis­tro con Luis-Fe­li­pe... un la­drón, un sa­quea­dor, un sin­ver­güen­za des­de el pun­to de vis­ta es­pa­ñol, que se apro­ve­chó de su car­go de je­fe del ejér­ci­to fran­cés in­va­sor pa­ra ro­bar en be­ne­fi­cio pro­pio los te­so­ros ar­tís­ti­cos de Se­vi­lla.

Así se for­mó la fa­bu­lo­sa co­lec­ción Soult subas­ta­da tras su muer­te, que in­cluía un cen­te­nar de cua­dros de los gran­des maes­tros de la es­cue­la se­vi­lla­na, 15 mu­ri­llos, otros tan­tos zur­ba­ra­nes, 7 alon­so­ca­nos, ade­más de pin­tu­ras de otros gran­des maes­tros co­mo Ti­ziano, Se­bas­tiano del Piom­bo, Ribera o Van Dyck... En fin, un pa­ra­dig­ma del sa­queo del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral es­pa­ñol du­ran­te la Gue­rra de In­de­pen­den­cia, uno de esos agra­vios his­tó­ri­cos que ha­cen que los es­pa­ño­les se enar­dez­can con una vic­to­ria fren­te a Fran­cia más que fren­te a nin­gu­na otra se­lec­ción de fút­bol.

El pi­lla­je es al­go im­plí­ci­to en la gue­rra, el bo­tín siem­pre ha si­do una de las más efi­ca­ces mo­ti­va­cio­nes del sol­da­do, pe­ro la era de las con­quis­tas na­po­leó­ni­cas su­pu­so una nue­va for­ma de sa­queo sis­te­má­ti­co y or­ga­ni­za­do de te­so­ros ar­tís­ti­cos de Eu­ro­pa que so­lo tie­ne pa­ran­gón con lo que ha­rían los na­zis en la II Gue­rra Mun­dial. Cuan­do tras la de­rro­ta de Na­po­león los ven­ce­do­res obli­ga­ron a Fran­cia a de­vol­ver el ex­po­lio, en el Mu­seo del Lou­vre se in­ven­ta­ria­ron 5.000 obras de ar­te ro­ba­das. El ge­ne­ral Ála­va, co­mi­sio­na­do es­pa­ñol, po­dría re­cu­pe­rar en el mu­seo fran­cés 284 cua­dros y 108 ob­je­tos di­ver­sos, aun­que los sa­có “con vio­len­cia”.

So­ber­bia y co­di­cia.

Pe­ro es­to era so­lo la par­te ofi­cial de la ra­pi­ña, la que ha­bía ido a pa­rar a lo que lla­ma­ban Mu­seo Na­po­león, hoy Lou­vre, don­de su di­rec­tor Vi­vant De­non pre­ten­día crear un magno mu­seo de la cul­tu­ra oc­ci­den­tal. Por lo me­nos te­nía una pro­yec­ción cul­tu­ral, pú­bli­ca; lo peor era lo que ha­bían ro­ba­do pa­ra su be­ne­fi­cio par­ti­cu­lar los mi­li­ta­res fran­ce­ses, más es­can­da­lo­so cuan­to más al­to es­ta­ban en la je­rar­quía cas­tren­se. Eso fue im­po­si­ble de re­cu­pe­rar.

Tras su de­rro­ta en Bai­lén, en ju­lio de 1808, los fran­ce­ses hu­ye­ron de ca­si to­da Es­pa­ña, pe­ro cuan­do Na­po­león to­mó Ma­drid, la Jun­ta Su­pre­ma Cen­tral se re­fu­gió en Se­vi­lla, con­ver­ti­da así en ca­pi­tal de la Es­pa­ña re­sis­ten­te du­ran­te un año. Sin em­bar­go, a prin­ci­pios de 1810 Se­vi­lla fue ocu­pa­da por un ejér­ci­to fran­cés man­da­do por el ma­ris­cal Soult.

Soult fue un tí­pi­co pro­duc­to de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa y su se­cue­la, el bo­na­par­tis­mo, una épo­ca tur­bu­len­ta que per­mi­tía a los más au­da­ces sa­lir de la na­da y lle­gar li­te­ral­men­te a reyes. Soult en par­ti­cu­lar era uno de aque­llos sol­da­dos que lle­va­ban en la mo­chi­la un bas­tón de ma­ris­cal, se­gún la cé­le­bre fra­se de Na­po­león. Se ha­bía alis­ta­do co­mo sol­da­do ra­so a los 16 años, y le cos­tó seis as­cen­der a sar­gen­to, pe­ro a par­tir de ahí su ca­rre­ra fue me­teó­ri­ca. ¡Tres años después era ge­ne­ral! Con­si­de­ra­do uno de los po­cos ge­ne­ra­les ca­pa­ces de di­ri­gir un ejér­ci­to por su cuen­ta, sin la tu­te­la de Na­po­león, es­te le nom­bró ma­ris­cal del Im­pe­rio, el má­xi­mo gra­do del ejér­ci­to fran­cés.

Ve­te­rano de Aus­ter­litz, de Je­na y Ey­lau, las más glo­rio­sas vic­to­rias del em­pe­ra­dor, es­te le en­co­men­dó la con­quis­ta de Por­tu­gal en 1809. In­me­dia­ta­men­te, mos­tran­do un opor­tu­nis­mo apren­di­do del pro­pio Na­po­león, hi­zo de la cam­pa­ña un ne­go­cio pri­va­do, cu­yo ob­je­ti­vo era con­ver­tir­se en rey de Por­tu­gal, de ahí el apo­do que le pu­sie­ron, le Roy Ni­co­las (el rey Ni­co­lás). No era un sue­ño ni una ton­te­ría, otros ge­ne­ra­les na­po­leó­ni­cos lo­gra­ron co­ro­nas, lo ma­lo es que Soult su­pe­di­tó la ofen­si­va mi­li­tar a sus ma­nio­bras po­lí­ti­cas, y al fi­nal per­dió la cam­pa­ña y se que­dó sin trono.

Con esa re­cien­te frus­tra­ción lle­gó Soult a Se­vi­lla, y pa­ra res­tau­rar su ego he­ri­do co­men­zó a aca­pa­rar una co­lec­ción dig­na de un prín­ci­pe. “El in­te­rés del ma­ris­cal Soult por la pin­tu­ra res­pon­de, al me­nos al ini­cio, a su ne­ce­si­dad de con­so­li­dar su ima­gen de po­der, así co­mo a su va­lor eco­nó­mi­co”, se­ña­la Ig­na­cio Cano Ri­ve­ro en el ca­tá­lo­go de la ex­po­si­ción so­bre Mu­ri­llo que aca­ba de abrir el Pra­do, don­de se han reuni­do las prin­ci­pa­les obras ro­ba­das por Soult (véa­se re­cua­dro). Es de­cir, le mo­vía la so­ber­bia y la co­di­cia, una ac­ti­tud tí­pi­ca de los in­va­so­res fran­ce­ses, que los ha­rían odio­sos in­clu­so pa­ra mu­chos de

los que ad­mi­ra­ban el pro­gre­so que sig­ni­fi­ca­ba la Fran­cia pos­re­vo­lu­cio­na­ria.

In­clu­so las me­di­das mo­der­ni­za­do­ras y li­be­ra­li­za­do­ras del rei­na­do de Jo­sé Bo­na­par­te –que pa­ra em­pe­zar otor­gó una for­ma de Cons­ti­tu­ción y abo­lió la In­qui­si­ción- per­dían su atrac­ti­vo por la prác­ti­ca dia­ria del ocu­pan­te mi­li­tar que sos­te­nía a ese rey mu­cho más pro­gre­sis­ta que los Bor­bo­nes. Un ejem­plo de ello fue el de­cre­to de crea­ción de un Mu­seo de Pin­tu­ras, an­te­ce­den­te di­rec­to del Pra­do, que en sí era una mag­ní­fi­ca idea, pues su­po­nía po­ner al al­can­ce del pú­bli­co in­tere­sa­do las co­lec­cio­nes reales o de los con­ven­tos.

En la Se­vi­lla ocu­pa­da por Soult, una ciu­dad lle­na de te­so­ros pic­tó­ri­cos por el pa­sa­do es­plen­dor de la es­cue­la se­vi­lla­na, eso se tra­du­jo en un ela­bo­ra­do plan de ex­po­lio. El di­rec­tor de Be­llas Ar­tes nom­bra­do por el rey Jo­sé era un mar­chan­te fran­cés po­co es­cru­pu­lo­so lla­ma­do Qui­lliet, que de­bía en­viar al pro­yec- ta­do mu­seo las obras “de los con­ven­tos su­pri­mi­dos o de que pue­da dis­po­ner el go­bierno”.

Sis­te­ma ma­fio­so.

Qui­lliet, buen co­no­ce­dor de lo que ha­bía en Se­vi­lla, don­de ya ha­bía he­cho ne­go­cios, reunió en el Real Al­cá­zar to­das las obras que des­per­ta­ban su in­te­rés o su co­di­cia, 999 en to­tal. Unas fue­ron pa­ra el Mu­seo de Pin­tu­ras es­pa­ñol, otras pa­ra el Mu­seo Na­po­león, otras sim­ple­men­te des­apa­re­cie­ron y en­tra­ron en el cir­cui­to del co­mer­cio de ar­te clan­des­tino, y mu­chas fue­ron al bo­tín del ma­ris­cal Soult. La de­pre­da­ción del pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co es­pa­ñol lle­gó a un pun­to que Jo­sé I, que era un mo­nar­ca bie­nin­ten­cio­na­do, tu­vo que dic­tar un de­cre­to prohi­bien­do que sa­lie­ran pin­tu­ras de Es­pa­ña.

Soult no se con­for­mó con las pin­tu­ras ofi­cial­men­te re­qui­sa­das de igle­sias y con­ven­tos que te­nía a su al­can­ce en el Real Al­cá­zar. En las man­sio­nes se­vi­lla­nas ha­bía pin­tu­ras que fue­ron a pa­rar a la co­lec­ción Soult por el sis­te­ma ma­fio­so. El omnipotente je­fe de la ocu­pa­ción mi­li­tar, cuan­do veía un cua­dro que en­vi­dia­ba, ha­cía una ofer­ta de com­pra. Pa­ga­ba un pre­cio irri­so­rio, pe­ro ¿quién se atre­ve­ría a de­cir­le que no? Sus ro­bos que­da­ban así in­me­dia­ta­men­te blan­quea­dos por un con­tra­to le­gal de com­pra­ven­ta.

Años después, ins­ta­la­do en su for­tu­na, cuan­do en­se­ña­ba su co­lec­ción a las vi­si­tas, les ex­pli­ca­ba que eran re­ga­los de los ven­ci­dos en agra­de­ci­mien­to a su cle­men­cia, un ci­nis­mo pro­pio de aquel opor­tu­nis­ta ca­paz de ocu­par al­tos car­gos en tres re­gí­me­nes an­ta­gó­ni­cos co­mo fue­ron el Im­pe­rio na­po­leó­ni­co, la Res­tau­ra­ción bor­bó­ni­ca y la mo­nar­quía bur­gue­sa de Luis Fe­li­pe. La des­fa­cha­tez lle­ga­ba al lí­mi­te cuan­do ex­pli­ca­ba an­te un mu­ri­llo que el cua­dro te­nía el va­lor aña­di­do de ha­ber sal­va­do una vi­da. Que­ría de­cir que ame­na­zó con fu­si­lar a su due­ño si no se lo ven­día, y el due­ño ce­dió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.