Bus­ca las sie­te di­fe­ren­cias

Tiempo - - 540 CARACTERES -

so­bre­vi­vi­ré. no es so­lo una can­ción de Glo­ria Gay­nor. Era mi man­tra des­de ha­cías días. Lo pri­me­ro que me re­pe­tía fren­te al es­pe­jo, ca­da ma­ña­na al le­van­tar­me. La ple­ga­ria que re­za­ba ca­da no­che an­tes de acos­tar­me. Su­mi­da en es­ta fa­se que con­lle­va to­da rup­tu­ra, no veía más allá. Arturo, el ri­val de Jai­ro que co­no­cí en Pe­rú, in­sis­tía en ver­nos. Lle­va­ba días man­dán­do­me SMS, ofre­cién­do­me pla­nes, in­vi­tán­do­me a con­cier­tos, al cine, a ce­nar y mi res­pues­ta era siem­pre la de la ma­lo­gra­da Amy Wi­nehou­se: no, no, no.

So­lo que­ría re­go­dear­me en mi pro­pia mi­se­ria, vien­do películas de amor, es­cu­chan­do can­cio­nes tris­tes, co­mien­do cho­co­la­te, be­bien­do vino, aun­que en es­tos dos úl­ti­mos ca­sos se tra­ta­ba más de una ex­cu­sa que de un anes­té­si­co. Me lo ha­ría mi­rar. Pe­ro otro día. En es­te es­ta­do de se­min­cons­cien­cia vi­vía has­ta que Arturo hi­zo al­go a lo que no pu­de re­sis­tir­me. ¿Man­dar­me flo­res? ¿Acam­par en la puer­ta de mi ca­sa? ¿Pa­gar­me el al­qui­ler? ¿Com­prar­me un cha­nel? Fue más allá que todo eso. De­jó de es­cri­bir­me. Mi par­te irra­cio­nal, se ofen­dió. Y mu­cho. ¿Có­mo se atre­vía? ¿No se su­po­ne que te­nía tan­tas ga­nas de sa­lir con­mi­go? ¿De qué va ese tío? ¿A qué se de­bía esa pér­di­da re­pen­ti­na de in­te­rés? Y no me re­fie­ro al bur­sá­til. Es­ta­ba in­dig­na­da. Pe­ro fun­cio­nó. Co­mo gran bu­si­ness­man que era, sa­bía lo que ha­bía que ha­cer pa­ra que subie­ran sus acciones. Esa po­día ser su gran opor­tu­ni­dad y lo dio todo. Re­ser­vó en la te­rra­za del ho­tel Ritz pa­ra ce­nar. Me hu­bie­ra en­can­ta­do si no hu­bie­ra si­do por­que ca­si voy en chán­dal. ¡Hom­bre, eso se avi­sa con se­ma­nas de an­te­la­ción! Mi as­pec­to, después de va­rios días sin sa­lir de ca­sa, com­pa­de­cién­do­me de mí mis­ma, era de­plo­ra­ble. Chan­clas, va­que­ros y la úl­ti­ma ca­mi­se­ta que me que­da­ba lim­pia en el ar­ma­rio. Sí, lo sé, pe­ro los es­ta­dos de rup­tu­ra es lo que tie­nen. Pa­ra una vez que pue­do es­tre­nar los mi­les de ves­ti­dos que com­pro pa­ra oca­sio­nes es­pe­cia­les, esas que nun­ca lle­gan, y me pre­sen­to en va­que­ros y ca­mi­se­ta. Pa­re­cía un cac­tus en me­dio de un jar­dín de ca­me­lias. De ri­cas ca­me­lias. La flo­ra del Ritz en ve­rano es­tá lle­na de em­pre­sa­rios y ex­tran­je­ros adi­ne­ra­dos. Y en­tre me­dias, un ex­tra­ño cac­tus, que no sa­bía muy bien qué pa­pel te­nía en aquel jar­dín. A pe­sar de la cir­cuns­tan­cia, Arturo se es­for­za­ba por aga­sa­jar­me y ha­cer­me reír. Ca­si lo con­si­gue un par de ve­ces. Em­pe­cé a pen­sar en las gran­des di­fe­ren­cias en­tre Arturo y Jai­ro. Des­de el prin­ci­pio, la re­la­ción con Jai­ro ha­bía exis­ti­do por­que yo me ha­bía em­pe­ña­do en ella. In­sis­tien­do una y otra vez, mi­ran­do pa­ra otro la­do an­te sus des­plan­tes. No que­rien­do ver cuá­les eran sus ver­da­de­ras in­ten­cio­nes. Pen­san­do que po­día re­ver­tir la si­tua­ción. Sin em­bar­go, ha­bía in­sis­ti­do en sa­lir con­mi­go des­de que nos co­no­ci­mos. No ju­ga­ba al es­con­di­te con sus in­ten­cio­nes. De ca­mino a ca­sa, los es­fuer­zos de Arturo por lo­grar que me sin­tie­ra en el cie­lo me con­mo­vie­ron. Lo bueno es que ha­bía con­se­gui­do pro­vo­car­me al­go. Lo ma­lo es que, de mo­men­to, no era su­fi­cien­te pa­ra ol­vi­dar a Jai­ro.

Arturo me gus­ta­ba, era un ti­po in­creí­ble. Gua­po, di­ver­ti­do... pe­ro no me sen­tía ca­paz de de­cir­le que sí. No es­ta­ba se­gu­ra del por­qué. So­lo lo adi­vi­né cuan­do, de­ses­pe­ra­do por mis con­ti­nuas ne­ga­ti­vas y mi in­de­ci­sión, me in­qui­rió:

-Lía, ¿qué más ne­ce­si­tas pa­ra estar con­mi­go? Y la res­pues­ta na­ció so­la: -Tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.