La Ju­ra­do im­pi­dió que Or­te­ga prohi­ja­ra seis hi­jos

la Chi­pio­ne­ra El to­re­ro y te­nían trá­mi­tes en mar­cha pa­ra fu­tu­ras adop­cio­nes, pe­ro fue­ron fre­na­dos por la can­tan­te, que ya te­nía otra hi­ja, Ro­cío Ca­rras­co.

Tiempo - - GENTE -

Va de tri­ful­cas fa­mi­lia­res y an­ti­ci­pan un ve­rano di­ver­ti­do. No fal­tan ja­leos. Hay pa­ra to­dos los gus­tos o dis­gus­tos por­que la va­rie­dad, y aquí abun­da, trans­for­ma Es­pa­ña en un fo­lle­tín he­cho car­ne, su­dor y lá­gri­mas. Vol­ve­mos a lo pro­fun­do y ca­si lor­quiano, ya nos fal­tan dra­ma­tur­gos ca­pa­ces de lle­var a es­ce­na lo que pa­re­cen tí­te­res va­llein­cla­nes­cos aun­que nin­guno de los ca­sos lle­ga a las bue­nas ma­ne­ras be­na­ven­ti­nas. Todo es ru­ral, hos­co, tre­men­dis­ta. Ape­na ver a ese aún mal­tre­cho Jo­sé Or­te­ga Cano aho­ra nue­va­men­te apo­rrea­do por el in­for­tu­nio, es­ta vez aco­sa­do por sus prohi­ja­dos co­lom­bia­nos, lo que hay que ver. Ya di­go, co­mo de se­rie y más que una fic­ción re­ba­sa­da por la pe­no­sa reali­dad. No tie­ne los tin­tes rosas de Cris­tiano Ro­nal­do, ya de va­ca­cio­nes neo­yor­qui­nas con la gua­pa mo­de­lo ru­sa Iri­na, pe­ro to­da­vía to­ca­do por su fias­co en el Es­pa­ña-Por­tu­gal, un par­ti­do que hi­zo tam­bién his­to­ria so­cial por­que los hom­bres del ve­ne­ciano Mo­re­lla­to, es­pe­cie de Tous ca­ta­lán, mon­ta­ron una bue­na pa­ra lan­zar nue­va co­lec­ción coin­ci­dien­do con el en­cuen­tro.

Buen mon­ta­je don­de un re­ju­ve­ne­ci­do y ya mo­reno Gu­ti exal­tó a Ser­gio Ra­mos, emo­cio­nó y su­frió más que to­dos co­no­cien­do el per­cal, las in­ci­den­cias y un es­fuer­zo que no re­sul­tó bal­dío. Gu­ti, a quien lla­man Jo­sé sus ami­gos, cal­ma­ba ner­vio­sis­mo fu­man­do un nar­gui­le de man­za­na, exo­tis­mo orien­tal que no de­jó de sor­pren­der ba­jo su tí­pi­co atil­da­mien­to de au­tén­ti­co dan­di de­por­ti­vo que pue­de em­pa­re­jar­se a la ya ama­ne­ra­da ves­ti­men­ta del du­que de Fe­ria, que no ga­na con los años. Gu­ti apor­ta un es­ti­lo de­por­ti­vo bas­tan­te dé­con­trac­té y muy da­do a con­fun­dir: ese ano­che­cer con­jun­tó ne­gra cha­que­ta de es­mo­quin con un va­que­ro Squa­red de 500 eu­ros so­bre mi­llo­na­rias za­pa­ti­llas Vuit­ton re­cu­bier­tas de ta­chue­las do­ra­das, ven­ga a di­si­par an­gus­tias chu­pan­do del lla­ma­ti­vo bo­te­llón asiá­ti­co sin du­da re­cuer­do de su ex­pe­rien­cia tur­ca, no de­ma­sia­do bue­na.

Jo­yas y Eu­ro­co­pa.

Jus­ti­fi­có la au­sen­cia de Ro­mi­na Be­llus­cio “por pres­crip­ción fa­cul­ta­ti­va, su em­ba­ra­zo le obli­ga a cui­dar­se y guar­dar ca­ma al me­nos los pri­me­ros me­ses”, des­cu­brió ca­si aco­sa­do son­ri­sa en bo­ca por una Ivon­ne Reyes que si­gue de gi­ra tea­tral con Vio­li­nes y trom­pe­tas. Lo al­ter­na, que es lo su­yo, con pros­pec­cio­nes ar­tís­ti­cas his­pa­noa­me­ri­ca­nas a don­de quie­re lle­var “fa­mo­sos de acá”. Pao­lo Va­si­le no de­jó de ob­ser­var­la y has­ta le dio una tar­je­ta per­so­nal que Ivon­ne usó co­mo im­pro­vi­sa­do aba­ni­co re­fres­can­te en tar­de tó­rri­da lle­na de sus­pen­se fut­bo­le­ro. Iri­na desaho­ga­ba su ten­sión an­te el es­ca­so es­fuer­zo de Ro­nal­do con gran­des gol­pes a su fi­na me­le­na, in­ce­san­te­men­te za­ran­dea­da, pa­só de de­gus­tar la ca­nas­ti­lla de ho­jal­dre con es­pá­rra­gos al Rio­ja y la mer­lu­za so­bre ri­sot­to, un se­gun­do que Gu­ti cam­bió por una ham­bur­gue­sa “muy bien he­cha”. Evi­tó lo que pa­re­cía me­nú tra­di­cio­nal de bo­da re­ma­ta­do con cro­can­te de fram­bue­sa y pi­ño­nes. Gu­ti se cui­da y de la cin­tu­ra pan­ta­lo­nil le so­bre­sa­lía, in­dis­cre­to o su­ge­ri­dor de pro­fun­di­da­des, un elás­ti­co con la mar­ca Dol­ce&Ga­ban­na, otra pas­ta.

Aten­tos, más bien ex­pec­tan­tes o has­ta con cier­to de­sin­te­rés, co­men­ta­ron el re­vue­lo cau­sa­do al coin­ci­dir po­san­do Iri­na y la tam­bién es­pec­ta­cu­lar Su­san­na Gri­so con cha­le­co de mo­ne­das: pun­tual la pre­sen­ta­do­ra y ca­si con una ho­ra re­tra­sa­da la ima­gen de los jo­ye­ros ita­lia­nos que ade­más im­pu­so ve­to to­tal so­bre el ju­ga­dor ma­dri­dis­ta, al que no vio re­ma­tar su pé­si­mo par­ti­do. Tal si­len­cio in­co­mo­dó. Ase­gu­ra­ba: “Soy una mu­jer muy in­de­pen­dien­te”, y si­len­ció todo co­men­ta­rio acer­ca de có­mo va su no­viaz­go, qui­zá has­tia­da o co­no­cien­do lo que se co­cía, op­tó por ir­se tras el pri­mer pla­to ex­cu­sán­do­se: “Ten­go que ma­dru­gar por­que sal­go de via­je es­ta no­che se­gún el re­sul­ta­do”. Fue des­cor­tés an­fi­trio­na ase­gu­ran­do que le en­can­ta Es­pa­ña y re­chi­nó cuan­do, har­tos de la de­mo­ra, los cá­ma­ras re­tra­ta­ban a Su­san­na Gri­so y una aza­fa­ta qui­so qui­tar­la de en me­dio bus­can­do prio­ri­zar a la ma­ni­quí que fa­cial­men­te tan­to re­cuer­da a Sa­ra Car­bo­ne­ro. An­te la en­ro­je­ci­da, pe­chu­go­na y chis­pean­te Re­gi­na dos San­tos lan­za­ron re­cri­mi­na­do­res gri­tos de “¡hay que ser pun­tual¡” que Iri­na en­ca­jó me­jor que la cre­ma­lle­ra tra­se­ra de su mi­ni­fal­de­ro ves­ti­do blan­co de es­co­te y man­gas re­mar­ca­do con ta­chue­las, el cie­rre no se jun­ta­ba. Lo ob­ser­va­ron des­de un des­ca­mi­sa­do Pa­co Aran­go, que si­gue en­tre­ga­do a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.