LA DEU­DA DE LA HE­REN­CIA DE CA­MI­LO JO­SÉ CE­LA

Tiempo - - OPINIÓN -

Otra so­cie­dad que ju­gó su pa­pel, pe­ro que ya ha si­do li­qui­da­da, es Len­gua y Li­te­ra­tu­ra, una agru­pa­ción de in­te­rés eco­nó­mi­co con la Fun­da­ción Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la. Es­ta em­pre­sa fue se­ña­la­da por las de­nun­cias so­bre los be­ne­fi­cios pre­sun­ta­men­te ob­te­ni­dos con las de­vo­lu­cio­nes del IVA. A pe­sar de estar par­ti­ci­pa­da ma­yo­ri­ta­ria­men­te por la fun­da­ción, la so­cie­dad te­nía su do­mi­ci­lio en la man­sión de Ma­ri­na Cas­ta­ño en Ma­drid. En 1998, por ejem­plo, los ac­ti­vos de es­ta em­pre­sa al­can­za­ban ca­si 90 mi­llo­nes de pe­se­tas y la to­ta­li­dad de sus 68.931.846 pe­se­tas de in­gre­sos se vo­la­ti­li­za­ban exac­ta­men­te has­ta la úl­ti­ma pe­se­ta (ni una más, ni una me­nos) en gas­tos. En las úl­ti­mas cuen­tas de ejer­ci­cio pre­sen­ta­das, co­rres­pon­dien­tes a 2009, los ac­ti­vos al­can­zan 1,4 mi­llo­nes de eu­ros y los in­gre­sos ya no lle­gan más que a 10.200 eu­ros, na­da que ver con los ca­si 69 mi­llo­nes de pe­se­tas de unos años atrás. La so­cie­dad fue li­qui­da­da por la fun­da­ción en no­viem­bre de 2010. Fi­nal­men­te, has­ta 2001 en que se di­sol­vió, exis­tía tam­bién la so­cie­dad Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la Pro­duc­cio­nes, que ges­tio­na­ba has­ta 1999 los de­re­chos de au­tor del es­cri­tor.

Pe­ro es­ta his­to­ria co­men­zó con la muer­te de Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la, de la que es­te año se cum­ple el dé­ci­mo aniver­sa­rio. Ya en el fu­ne­ral, la viu­da le di­jo a su hi­jas­tro: “Te­ne­mos que ha­blar de la he­ren­cia”. El No­bel ha­bía dis­pues­to que la par­te de es­ta que tie­ne que de­jar obli­ga­to­ria­men­te a su hi­jo es­ta­ba cu­bier­ta con la do­na­ción de una obra del pin­tor Joan Mi­ró, El cua­dro ras­ga­do. El hi­jo del es­cri­tor, Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la Con­de, que con­si­de­ra­ba que es­ta pin­tu­ra no era su­fi­cien­te, pre­sen­tó una de­man­da que ga­nó en pri­me­ra ins­tan­cia. En ella se es­ta­ble­ció que el hi­jo del pre­mio No­bel te­nía de­re­cho a una can­ti­dad to­tal de 5,2 mi­llo­nes de eu­ros.

De­re­chos de au­tor.

La cla­ve de la he­ren­cia de Ce­la se en­cuen­tra en los de­re­chos de ex­plo­ta­ción de la pro­pie­dad in­te­lec­tual. El es­cri­tor ha­bía ce­di­do es­tos me­dian­te un con­tra­to a la em­pre­sa Pa­la­bras y Pa­pe­les, y es­ta ha­bía he­cho lo mis­mo en fa­vor de la so­cie­dad Le­tra y Tin­ta. Las sen­ten­cias han de­cla­ra­do nu­los es­tos con­tra­tos, ya que con­si­de­ran que fue­ron una ma­nio­bra pa­ra evi­tar que el hi­jo del pre­mio No­bel los he­re­da­ra y, se­gún la de­man­da de es­te, se tra­ta­ba de be­ne­fi­ciar así a Ma­ri­na Cas­ta­ño, la se­gun­da es­po­sa de Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la. Con­cre­ta­men­te, la pri­me­ra sen­ten­cia que dio la ra­zón al hi­jo de Ce­la con­si­de­ró que se po­día lle­gar a la con­clu­sión de que la ce­sión de los de­re­chos en­tre es­tas em­pre­sas se hi­zo con

un pre­cio “ab­so­lu­ta­men­te ín­fi­mo o vil” y que la fi­na­li­dad de es­tas ce­sio­nes “era tras­pa­sar ta­les de­re­chos de ex­plo­ta­ción a fa­vor de do­ña Ma­ri­na Cas­ta­ño Ló­pez” pa­ra “per­ju­di­car los de­re­chos le­gi­ti­ma­rios del se­ñor Ce­la Con­de”.

Los fa­llos ju­di­cia­les va­lo­ran es­tos de­re­chos de au­tor, “jun­to con to­dos los ren­di­mien­tos ob­te­ni­dos por tal con­cep­to” des­de el fa­lle­ci­mien­to de Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la, en 3,9 mi­llo­nes de eu­ros. Los de­be re­po­ner la em­pre­sa Le­tra y Tin­ta, pro­pie­dad de Ma­ri­na Cas­ta­ño. Ade­más, han con­si­de­ra­do que Ce­la reali­zó do­na­cio­nes a la fun­da­ción que lle­va su nom­bre por en­ci­ma de la can­ti­dad de la que po­día dis­po­ner an­tes de da­ñar los de­re­chos

Ma­ri­na Cas­ta­ño es pro­pie­ta­ria de una man­sión de 2.700 me­tros cua­dra­dos en Ma­drid Las em­pre­sas con las que ope­ró el es­cri­tor fa­lle­ci­do han si­do di­suel­tas du­ran­te los úl­ti­mos años

he­re­di­ta­rios de su hi­jo. Los tri­bu­na­les han con­si­de­ra­do por ello que la Fun­da­ción Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la tie­ne que abo­nar al hi­jo del es­cri­tor otros 1,2 mi­llo­nes de eu­ros más.

Di­vor­cio y se­gun­do ma­tri­mo­nio.

Los he­chos cla­ve que ex­pli­can qué pa­só con es­te pa­tri­mo­nio se su­ce­die­ron con una asom­bro­sa ra­pi­dez. La pri­me­ra so­cie­dad a la que se ce­die­ron los de­re­chos de au­tor de Ce­la, Pa­la­bras y Pa­pe­les, se cons­ti­tu­yó en enero de 1991, un mes después del di­vor­cio del es­cri­tor con su pri­me­ra es­po­sa, Ro­sa­rio Con­de. Ce­la y Ma­ri­na Cas­ta­ño, su nue­va com­pa­ñe­ra sen­ti­men­tal, eran los due­ños. Dos me­ses más tar­de, en mar­zo, se ca­sa­ron. En ju­lio, el es­cri­tor hi­zo el testamento en el que in­clu­ye a Ma­ri­na Cas­ta­ño y se­ña­la que su hi­jo tie­ne su­fi­cien­te con el cua­dro de Joan Mi­ró.

Se­gún los he­chos pro­ba­dos por la Jus­ti­cia años más tar­de, la em­pre­sa Pa­la­bras y Pa­pe­les fue usada pa­ra ca­na­li­zar los in­gre­sos de Ce­la y de es­te mo­do in­ten­tar elu­dir el pa­go de la pen­sión com­pen­sa­to­ria a su exes­po­sa.

Tres años después, en ma­yo de 1994, se pro­du­ce un fuer­te en­fren­ta­mien­to en­tre el No­bel y su hi­jo. El es­cri­tor ha­bía do­na­do el ma­nus­cri­to ori­gi­nal de La

fa­mi­lia de Pas­cual Duar­te a la Fun­da-- En­fren­ta­dos. Ma­ri­na Cas­ta­ño, viu­da de Ce­la, cu­ya em­pre­sa tie­ne los de­re­chos del es­cri­tor, y el hi­jo de es­te (dcha.), Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la Con­de. ción Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la. Su hi­jo en­ton­ces pre­sen­ta una de­man­da pa­ra re­vo­car es­ta do­na­ción. El pa­dre con­tra­ta­có con una de­man­da pa­ra re­vo­car el cua­dro de Joan Mi­ró que do­nó a su hi­jo, por in­gra­ti­tud. Las co­sas que­da­ron en que el ma­nus­cri­to ter­mi­nó en la fun­da­ción, sin más con­se­cuen­cias.

Tras es­te fuer­te in­ci­den­te en­tre am­bos, el es­cri­tor y Ma­ri­na Cas­ta­ño rea­li­za­ron una se­rie de ope­ra­cio­nes que co­mien­zan en di­ciem­bre de 1996 con la ce­sión de los de­re­chos de au­tor a la em­pre­sa Pa­la­bras y Pa­pe­les (pro­pie­dad de am­bos apro­xi­ma­da­men­te a me­dias) pa­ra per­ju­di­car los de­re­chos de la he­ren­cia de su hi­jo, se­gún los he­chos que de­cla­ra pro­ba­dos la sen­ten­cia.

Ma­nio­bras le­ga­les.

Aquí vuel­ve a acu­mu­lar­se otra ver­ti­gi­no­sa su­ce­sión de he­chos y unas in­trin­ca­das ma­nio­bras le­ga­les que ter­mi­nan con va­rios cam­bios de ma­nos de los de­re­chos de au­tor de Ce­la y en el ré­gi­men del ma­tri­mo­nio. El 9 de ju­nio de 1997, Ma­ri­na Cas­ta­ño y su ma­ri­do de­ci­den pri­me­ro apor­tar las acciones de Pa­la­bras y Pa­pe­les, que tie­ne es­tos de­re­chos, a los ga­nan­cia­les de su ma­tri­mo­nio. El mis­mo día fir­man un con­tra­to pri­va­do en el que es­ta em­pre­sa pres­ta al es­cri­tor Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la cien mi­llo­nes de pe­se­tas. Se­gún la sen­ten­cia ju­di­cial, nin­gu­na prue­ba acre­di­ta que el prés­ta­mo fue­ra real. Cua­tro días después, Ce­la y Cas­ta­ño mo­di­fi­can su ré­gi­men ma­tri­mo­nial de ga­nan­cia­les por el de se­pa­ra­ción de bie­nes.

Al li­qui­dar su so­cie­dad de ga­nan­cia­les, se le ad­ju­di­can a Cas­ta­ño los 100 mi­llo­nes de pe­se­tas del prés­ta­mo ci­ta­do y el es­cri­tor se que­da con to­das las acciones de Pa­la­bras y Pa­pe­les, va­lo­ra­das en 185 mi­llo­nes de pe­se­tas, y asu­me el pa­go de la deu­da de 100 mi­llo­nes que exis­te con la em­pre­sa. El 23 de ju­nio de ese mis­mo año se cons­ti­tu­ye la em­pre­sa Le­tra y Tin­ta, pro­pie­dad de Ma­ri­na Cas­ta­ño. El 17 de ju­lio fir­man un con­tra­to pri­va­do en­tre las dos em­pre­sas en el que Pa­la­bras y Pa­pe­les (aho­ra de Ce­la) ce­de a Le­tra y Tin­ta (de Ma­ri­na Cas­ta­ño) los de­re­chos de ex­plo­ta­ción de la pro­pie­dad in­te­lec­tual del es­cri­tor.

Di­ce la sen­ten­cia que a la muer­te de Ce­la “no cons­ta que es­te fue­ra ti­tu­lar de bien o de­re­cho al­guno”. Años después, los de­re­chos de au­tor de la obra del es­cri­tor que hi­zo del tre­men­dis­mo una de sus se­ñas de iden­ti­dad pue­den sa­lir a subas­ta tras un via­je tam­bién tre­men­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.