5 Es­pa­ña Fút­bol Club

Tiempo - - ESPECIAL EUROCOPA 2012 -

Nin­gu­na se­lec­ción na­cio­nal jue­ga co­mo Es­pa­ña. ¿Por qué? Por­que una se­lec­ción no es un club: no en­tre­na, no com­par­te me­ses de char­las tác­ti­cas ni gui­ños ni iner­cias ni au­to­ma­tis­mos. ¿Con­clu­sión? Sus ju­ga­do­res no juegan de me­mo­ria. Pe­ro Es­pa­ña es di­fe­ren­te. Es­ta ge­ne­ra­ción es di­fe­ren­te: res­pi­ran el mis­mo ADN fut­bo­lís­ti­co. Ca­si­llas y Xa­vi Her­nán­dez lle­van una vi­da pa­ra­le­la -ca­pi­ta­nes de sus equi­pos y con prác­ti­ca­men­te to­das las com­pe­ti­cio­nes ofi­cia­les na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les de clu­bes y se­lec­cio­nes en sus vi­tri­nas- y jun­to a Inies­ta sim­bo­li­zan el pul­so de una se­lec­ción que se apo­ya en el kar­ma com­pe­ti­ti­vo de los blan­cos y el es­que­le­to de unos azul­gra­na en ebu­lli­ción tras la eta­pa Guar­dio­la. Es­pa­ña es un gran club de fút­bol, ja­lo­na­do por unas ca­te­go­rías in­fe­rio­res -la Ro­ji­ta- que juegan a lo que juegan los ma­yo­res, y una afi­ción que re­co­rre en ma­sa el mun­do aca­pa­ran­do nue­vos adep­tos. Es­ta­mos de mo­da. Ha­ce ocho años el ca­mino del fút­bol era el múscu­lo, la po­li­va­len­cia de­fen­si­va y el con­tra­ta­que ful­mi­nan­te -Gre­cia cam­peo­na de Eu­ro­pa en 2004, Ita­lia cam­peo­na del mun­do en 2006 y Mou­rin­ho co­mo nue­vo me­sías- y hoy el ba­lón ha vuel­to al pi­so y lo que im­por­ta es to­car­la, y te­ner­la, y vol­ver­la a to­car. Con­ta­ba un pe­rio­dis­ta ar­gen­tino después de la fi­nal de Kiev que no pu­do evi­tar de­cir­le a su hi­jo: “Pi­be, así ju­gá­ba­mos no­so­tros ha­ce 30 años, así hay que ju­gar al fút­bol”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.