La úl­ti­ma opor­tu­ni­dad de Ma­riano Ra­joy

Ra­joy, por fin, tie­ne un plan, tan du­ro co­mo aho­ra cohe­ren­te, pa­ra ha­cer fren­te a la cri­sis. No ha si­do idea su­ya, sino re­co­men­da­ción-im­po­si­ción eu­ro­pea. Tam­bién es su úl­ti­mo car­tu­cho, y el de Es­pa­ña.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es Más in­for­ma­ción: Twit­ter.com/je­su­s_­ri­va­ses y en el blog de Je­sús Ri­va­sés en www.tiem­po­dehoy.com

ma­riano ra­joy es un personaje prag­má­ti­co y po­lié­dri­co. Tam­bién es un po­lí­ti­co pro­fe­sio­nal al que no le gus­ta to­mar mu­chas de­ci­sio­nes y to­da­vía me­nos -co­mo to­dos- si son im­po­pu­la­res. El pre­si­den­te del Go­bierno, seis me­ses des­pués de ac­ce­der al po­der -con seis me­ses de re­tra­so pa­ra mu­chos- ha adop­ta­do, por fin, las me­di­das más im­por­tan­tes e im­po­pu­la­res de una le­gis­la­tu­ra a la que to­da­vía le que­dan tres años y me­dio por de­lan­te. Se ha re­sis­ti­do, co­mo tam­bién se re­sis­tió en su día Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro a ha­cer fren­te a la cri­sis, pe­ro al fi­nal ha te­ni­do que clau­di­car. Y lo ha he­cho, di­gan lo que di­gan en el PP y en el Go­bierno, obli­ga­do por la Unión Eu­ro­pea, en el úl­ti­mo in­ten­to de evi­tar la in­ter­ven­ción to­tal de la eco­no­mía es­pa­ño­la, al­go que no in­tere­sa a na­die, en­tre otras co­sas por­que des­pués de Es­pa­ña es­tá Ita­lia y no es­tá cla­ro que ha­ya ni di­ne­ro ni vo­lun­tad de aco­me­ter se­me­jan­te em­pre­sa. Ra­joy ha hin­ca­do la ro­di­lla, pe­ro tam­bién en ese mal tra­go de aho­ra pue­de em­pe­zar a edi­fi­car un fu­tu­ro me­jor pa­ra él, por muy os­cu­ro que pa­rez­ca. El lí­der del PP, que ten­drá que so­por­tar a par­tir de aho­ra una con­tes­ta­ción so­cial im­por­tan­te, pue­de re­sis­tir gra­cias a su ma­yo­ría ab­so­lu­ta y aho­ra es­tá más de­ci­di­do que nun­ca a ago­tar la le­gis­la­tu­ra, qui­zá in­clu­so con la com­pli­ci­dad, por lo me­nos por aho­ra, del je­fe de la opo­si­ción, Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba.

Ma­riano Ra­joy pu­do -y de­bió se­gún la ma­yo­ría de los ex­per­tos- adop­tar na­da más to­mar po­se­sión las me­di­das que aca­ba de anun­ciar. Por lo me­nos, la subida del IVA, la re­duc­ción de co­ti­za­cio­nes so­cia­les y un cier­to ajus­te en la Ad­mi­nis­tra­ción, fun­cio­na­rios in­clui­dos. Y ade­más, cor­tar por lo sano el des­a­gui­sa­do ban­ca­rio que, al fi­nal, con Ban­kia de pro­ta­go­nis­ta, ha si­do el de­to­nan­te de to­do. Ra­joy, sin em­bar­go, qui­zá cre­yó que su so­la lle­ga­da al po­der pro­du­ci­ría efec­tos tau­ma­túr­gi­cos y que, aun­que se pre­sen­ta­ba un año du­ro, to­do em­pe­za­ría a en­ca­rri­lar­se. Sin em­bar­go, ocu­rrió to­do lo con­tra­rio. Sin du­da, tam­bién in­flu­yó el re­tra­so de la ela­bo­ra­ción de los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les, pa­ra in­ten­tar ama­rrar la vic­to­ria ab­so­lu­ta en An­da­lu­cía. To­do es­ta­ba pre­vis­to pa­ra que el Par­ti­do Po­pu­lar arra­sa­ra y con­tro­la­ra Es­pa­ña prác­ti­ca­men­te de pun­ta a ca­bo. Ra­joy iba a te­ner más po­der que nin­guno de sus pre­de­ce­so­res. En po­lí­ti­ca, a pe­sar de to­do, tam­po­co hay nun­ca na­da se­gu­ro. Fa­lla­ron los pla­nes en An­da­lu­cía, los ajus­tes se re­tra­sa­ron y Ban­kia fue el fi­nal de una se­rie de erro­res que han obli­ga­do a Es­pa­ña a pe­dir ayu­da a Eu­ro­pa pa­ra sus bancos con pro­ble­mas.

Ra­joy no quie­re ni oír ha­blar de que Es­pa­ña ha si­do in­ter­ve­ni­da o res­ca­ta­da. Mu­cho me­nos de que Eu­ro­pa ha pues­to con­di­cio­nes pa­ra con­ce­der la ayu­da a los bancos. Es un debate tan ab­sur­do y es­té­ril co­mo la ob­se­sión de Za­pa­te­ro de no ha­blar de cri­sis du­ran­te me­ses y me­ses, has­ta que fue de­ma­sia­do tar­de. Es­pa­ña ha so­li­ci­ta­do -y ob­te­ni­do- di­ne­ro, y la Unión Eu­ro­pea ha pues­to sus con­di­cio­nes. No es pa­ra que el Go­bierno pre­su­ma, pe­ro tam­po­co sir­ve de na­da ocul­tar­lo o in­ten­tar ne­gar­lo. Los he­chos sue­len im­po­ner­se. El lla­ma­do MoU -Me­mo­ran­dum of Un­ders­tan­ding- que es­ta­ble­ce el pro­ce­di­mien­to pa­ra que los bancos

El ajus­te de Ra­joy es des­co­mu­nal, pe­ro qui­zá tam­bién la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad de Es­pa­ña

-ca­jas so­bre to­do- re­ci­ban di­ne­ro pa­ra sa­lir ade­lan­te o pa­ra ser li­qui­da­dos, es una lar­ga lis­ta de con­di­cio­nes. No es­tá es­cri­to, por aho­ra, en nin­gu­na par­te, pe­ro las me­di­das des­gra­na­das por Ra­joy en el Con­gre­so de los Dipu­tados el pa­sa­do miér­co­les -co­mo las de Za­pa­te­ro en 2010- son la res­pues­ta es­pa­ño­la a las exi­gen­cias eu­ro­peas. Ra­joy ex­pli­có en la tri­bu­na del Con­gre­so que Es­pa­ña ne­ce­si­ta pe­dir di­ne­ro pres­ta­do pa­ra pa­gar los sub­si­dios de des­em­pleo, la sa­ni­dad y el suel­do de los fun­cio­na­rios. Y quie­nes tie­nen que pres­tar a Es­pa­ña quie­ren te­ner ga­ran­tías de que re­cu­pe­ra­rán su di­ne­ro. Por eso es de­ci­si­vo re­du­cir el dé­fi­cit, por­que con dé­fi­cit no habrá for­ma de ob­te­ner di­ne­ro pres­ta­do, y sin esos fon­dos se po­nen en pe­li­gro los ser­vi­cios pú­bli­cos. Tan sencillo y tan du­ro.

El Go­bierno de Ra­joy qui­zá ha per­di­do seis me­ses, pe­ro aho­ra no le ha que­da­do más re­me­dio que ac­tuar. Si lo hu­bie­ra he­cho a prin­ci­pios de año qui­zá el ajus­te se­ría aho­ra me­nos do­lo­ro­so. Sin em­bar­go, ya no hay re­me­dio. Aho­ra ya no hay más re­me­dio que apre­tar­se -y mu­cho- el cin­tu­rón, y ocu­rri­ría lo mis­mo si en lu­gar de go­ber­nar el PP lo hi­cie­ra el PSOE. Qui­zá ha­bría im­pues­tos pa­ra gran­des for­tu­nas y al­gún otro gui­ño a su clien­te­la, pe­ro lo bá­si­co no cam­bia­ría. Za­pa­te­ro subió el IVA co­mo aca­ba de ha­cer­lo Ra-

joy y era inevi­ta­ble que hi­cie­ra quien es­tu­vie­ra en el Go­bierno.

El ajus­te de Ra­joy es des­co­mu­nal, pe­ro uni­do a las exi­gen­cias im­pues­tas al sec­tor fi­nan­cie­ro es qui­zá la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad que tie­ne es­te país pa­ra so­lu­cio­nar su gran pro­ble­ma: la deu­da, pri­va­da y pú­bli­ca. Tam­bién es un pun­to de par­ti­da pa­ra crear con­di­cio­nes só­li­das de cre­ci­mien­to pa­ra el fu­tu­ro. Lo más du­ro ha lle­ga­do o es­tá a pun­to de ha­cer­lo, por­que habrá bancos que de­be­rán des­apa­re­cer y sus in­ver­so­res -te­ne­do­res de pre­fe­ren­tes en­tre otros­per­de­rán mu­cho di­ne­ro. Es lo que les ha ocu­rri­do es­tos días a los mi­les de clien­tes del Santander que in­vir­tie­ron en un pro­duc­to lla­ma­do “va­lo­res Santander”, pa­re­ci­do a las pre­fe­ren­tes, y que han per­di­do el 65% de su in­ver­sión. Ra­joy de­be ape­chu­gar aho­ra con la he­ren­cia de Za­pa­te­ro y con sus erro­res ini­cia­les de Go­bierno. La me­di­ci­na es muy do­lo­ro­sa, pe­ro no hay al­ter­na­ti­va y, ade­más, es su úl­ti­mo car­tu­cho, y tam­bién el de Es­pa­ña, por­que si es­te plan de Ra­joy no sa­le ade­lan­te y tie­ne éxi­to, no habrá so­lu­ción pa­ra la eco­no­mía es­pa­ño­la en dé­ca­das. Y, en­ton­ces, Eu­ro­pa tam­po­co po­drá sal­var­nos.

Por­ve­nir. Ra­joy

ha hin­ca­do la ro­di­lla, pe­ro el mal

tra­go de aho­ra pue­de em­pe­zar a edi­fi­car un fu­tu­ro me­jor pa­ra él, por muy os­cu­ro que

pa­rez­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.