Ído­los con pies de ba­rro

Tiempo - - EL BUZÓN - Fe­li­pe Sea­ra. ma­drid

por lo que es­ta­mos vien­do, los fut­bo­lis­tas ita­lia­nos per­die­ron a pa­ta­das, pe­ro ga­na­ron por go­lea­da en hu­ma­ni­dad. Ofre­cie­ron, si ga­na­ban, en­tre­gar su pri­ma a las víc­ti­mas del te­rre­mo­to de su país. Los fut­bo­lis­tas de aquí, que ga­nan mu­cho más di­ne­ro, se ne­ga­ron a de­di­car ni una par­te de su pri­ma a la cri­sis mu­cho ma­yor que su­fren los es­pa­ño­les. Así lo ha des­men­ti­do ex­pre­sa­men­te uno de ellos que, por ca­sar­se, ten­drá mu­chos gas­tos, el po­bre. Mos­tra­ron así tam­bién no te­ner ni la más mí­ni­ma con­cien­cia de su res­pon­sa­bi­li­dad en el bri­llan­te pa­pel que jue­gan... pa­ra dis­traer al pue­blo de sus pro­ble­mas, ni si­quie­ra reac­cio­na­ron tras la des­ca­ra­da pe­ti­ción de Ra­joy de que nos die­ran ese “subidón” que de­bie­ra pro­por­cio­nar­nos él, lo que pro­vo­có la res­pues­ta de Del Bos­que de que no era el fút­bol el que de­bía ali­viar nues­tra cri­sis; de he­cho, es­tá cla­ro que sir­ve muy bien pa­ra ta­par­la.

A pe­sar de to­do, ha­bién­do­los con­ver­ti­do en unos se­mi­dio­ses re­cu­bier­tos de oro, ¿quién se­rá tan blas­fe­mo que se atre­va a de­nun­ciar lo evi­den­te: que por su gran egoís­mo, co­mo por la bo­rra­che­ra pú­bli­ca de al­gu­nos fut­bo­lis­tas al ce­le­brar su triun­fo, son ído­los con mag­ní­fi­cos pies... ¿de ba­rro?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.