San­ta Bár­ba­ra ben­di­ta lle­na Ma­drid

Tiempo - - ZOOM -

Les re­ci­bie­ron co­mo a hé­roes me­die­va­les, co­mo a pio­ne­ros o co­mo a qui­jo­tes. Mi­les de per­so­nas es­pe­ra­ron du­ran­te ho­ras en la ca­rre­te­ra de La Co­ru­ña, en Ma­drid, pa­ra re­ci­bir a la Mar­cha ne­gra: las dos co­lum­nas de mi­ne­ros (una de As­tu­rias y León, otra de Ara­gón, Le­van­te, La Man­cha y el Sur) que se ha­bían en­con­tra­do en Ara­va­ca, en­tre lá­gri­mas y abra­zos, y que ca­mi­na­ban ha­cia el cen­tro de la ca­pi­tal pa­ra ha­cer oír su in­dig­na­ción por los re­cor­tes en las ayu­das a la mi­ne­ría. Lo cu­rio­so es que la pre­sen­cia en las ca­lles de los tra­ba­ja­do­res que más fa­ma de du­ros tie­nen en to­da Es­pa­ña es­tu­vie­se acom­pa­ña­da cons­tan­te, ob­se­si­va­men­te, por la in­vo­ca­ción can­ta­da a una már­tir cris­tia­na del si­glo III, tur­ca por más se­ñas: San­ta Bár­ba­ra, con cu­yo nom­bre co­mien­za el tris­te y fu­ne­ral himno as­tu­riano que to­dos los mi­ne­ros han he­cho su­yo. Mil ve­ces se oyó la can­ción con gai­tas, o tam­bor, o a pul­món so­lo. Los mi­ne­ros ve­nían de­ci­di­dos a pa­rar Ma­drid, qui­zá sin caer en la cuen­ta de que Ma­drid, se pa­ra ya ca­da po­co por mil cau­sas, tan­to fes­ti­vas co­mo dra­má­ti­cas. Al fi­nal, des­pués de tres ma­ni­fes­ta­cio­nes en ape­nas 24 ho­ras, lle­ga­ron los in­ci­den­tes en­tre mi­ne­ros y po­li­cías: que­ma de va­rios con­te­ne­do­res, 76 he­ri­dos y ocho de­te­ni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.