EL ÚL­TI­MO CAR­TU­CHO

Des­pués de una re­for­ma la­bo­ral, dos re­for­mas fi­nan­cie­ras y una subida del IRPF, Ra­joy se ha vis­to obli­ga­do a su­bir tam­bién el IVA y a vol­ver a re­cor­tar el sa­la­rio de los fun­cio­na­rios. Es un úl­ti­mo car­tu­cho uti­li­za­do pa­ra fre­nar la po­si­ble in­ter­ven­ción to

Tiempo - - ZOOM - POR JO­SÉ MA­RÍA VALS jm­vals.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

El Go­bierno lo sa­bía des­de abril. El pro­pio pre­si­den­te, Ma­riano Ra­joy; su mi­nis­tro de Eco­no­mía, Luis de Guin­dos; y el to­do­po­de­ro­so je­fe de los ase­so­res eco­nó­mi­cos de Mon­cloa, Ál­va­ro Na­dal, ha­bían man­te­ni­do ya ha­ce más de dos me­ses in­nu­me­ra­bles con­ver­sa­cio­nes con au­to­ri­da­des y téc­ni­cos de la Unión Eu­ro­pea que em­pu­ja­ban siem­pre en el mis­mo sen­ti­do: Es­pa­ña te­nía que ha­cer ajus­tes adi­cio­na­les, con más subidas de im­pues­tos y nue­vos re­cor­tes de gas­tos pa­ra ase­gu­rar an­te sus so­cios la dis­po­si­ción a cum­plir con los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit pú­bli­co. De lo con­tra­rio, la so­le­dad del Go­bierno es­pa­ñol agra­va­ría las ten­sio­nes de los mer­ca­dos y po­dría lle­gar­se a una si­tua­ción que pro­pi­cia­ra la in­ter­ven­ción to­tal de la eco­no­mía na­cio­nal por par­te de las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas, de mo­do si­mi­lar a co­mo ocu­rrió con Gre­cia, Por­tu­gal o Ir­lan­da.

Ma­riano Ra­joy, sin em­bar­go, se ha re­sis­ti­do has­ta aho­ra, no sin ten­sio­nes den­tro de su pro­pio Go­bierno y con la Unión Eu­ro­pea. El pro­pio Luis de Guin­dos ya di­jo en abril (con­cre­ta­men­te el día 28, en una reunión con em­pre­sa­rios), que el Eje­cu­ti­vo pre­pa­ra­ba una re­vo­lu­ción en el sis­te­ma tri­bu­ta­rio pa­ra su­bir los im­pues­tos in­di­rec­tos (el IVA) y re­du­cir las co­ti­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les a la Se­gu­ri­dad So­cial. De Guin­dos no lo di­jo por ca­sua­li­dad ni se lo ha­bía in­ven­ta­do. El te­ma es­ta­ba ya so­bre la me­sa del Eje­cu­ti­vo y así ha es­ta­do dos me­ses lar­gos.

A pe­sar de que to­dos sa­bían que aca­ba­rían ha­cien­do lo que les im­po­nía la Unión Eu­ro­pea, el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da y su ti­tu­lar, Cristóbal Mon­to­ro, que ha­bía si­do du­ran­te mu­cho tiem­po el ada­lid de la lu­cha con­tra las subidas del IVA, bus­ca­ban soluciones al­ter­na­ti­vas pa­ra ga­nar tiem­po.

Si­mu­la­cio­nes.

Los téc­ni­cos del Mi­nis­te­rio han pa­sa­do va­rias se­ma­nas rea­li­zan­do si­mu­la­cio­nes so­bre có­mo au­men­ta­ría la re­cau­da­ción por IVA si en vez de su­bir el ti­po ge­ne­ral, co­mo fi­nal­men­te ha pa­sa­do, se pa­sa­ban al­gu­nos pro­duc­tos des­de el gru­po de IVA re­du­ci­do al ge­ne­ral. Pe­ro pa­ra que eso fun­cio­na­ra, la úni­ca so­lu­ción era trans­fe­rir ma­si­va­men­te to­dos los ser­vi­cios de hos­te­le­ría, res­tau­ra­ción y tu­ris­mo, que ha­brían pa­sa­do del 8% al 18%, con lo que ello im­pli­ca de subida de pre­cios en un sec­tor que es de los pocos que si­gue fun­cio­nan­do en la cri­sis.

Mien­tras en Ha­cien­da se ha­cían es­tas si­mu­la­cio­nes de da­tos, el Go­bierno con­ti­nua­ba con la tra­mi­ta­ción nor­mal de los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do pa­ra 2012, sin in­cluir las mo­di­fi­ca­cio­nes que le exi­gía la Unión Eu­ro­pea. Des­de el Eje­cu­ti­vo se­guían pen­san­do en la op­ción de in­tro­du­cir las me­di­das más drás­ti­cas en los pre­su­pues­tos de 2013 y pa­sar los pró­xi­mos me­ses con un plan tran­si­to­rio has­ta ver có­mo evo­lu­cio­nan las cuen­tas pú­bli­cas en los pró­xi­mos tri­mes­tres. Las au­to­ri­da­des de la UE, con un pro­ta­go­nis­mo es­pe­cial en las úl­ti­mas se­ma­nas del pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), Ma­rio Drag­hi, no di­si­mu­la­ban su ma­les­tar por es­tas di­la­cio­nes en el cum­pli­mien­to de unos com­pro­mi­sos que da­ban por acor­da­dos, al me­nos en sus gran­des lí­neas, des­de abril.

Y así lle­gó el úl­ti­mo fin de se­ma­na de ju­nio. Tu­vo que ser otro día 28, jus­to cuan­do se cum­plían dos me­ses des­de el pri­mer avi­so de Luis de Guin­dos, cuan­do a Ma­riano Ra­joy le vol­vie­ron a de­cir en Bru­se­las que te­nía que to­mar me­di­das ya, que la pa­cien­cia de la Unión Eu­ro­pea co­men­za­ba a ago­tar­se. Des­de el Go­bierno se ha­bía car­ga­do la par­te im­por­tan­te de la cul­pa de dé­fi­cit (una vez más) a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. La es­tra­te­gia en­ra­re­ció aún más las re­la­cio­nes con la UE, ya que sus je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno pi­die­ron prue­bas feha­cien­tes de que las cuen­tas au­to­nó­mi­cas cum­pli­rían los com­pro­mi­sos de dé­fi­cit en 2012, o de lo con­tra­rio exi­gían me­di­das in­me­dia­tas de re­cor­te de gas­tos y au­men­to de in­gre­sos. El Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da no dis­pon­drá de da­tos fia­bles del cum­pli­mien­to pre­su­pues­ta­rio se­mes­tral de los go­bier­nos au­to­nó­mi­cos has­ta fi­na­les de mes, aun­que con­fia­ba en po­der lle­gar a la pró­xi­ma reunión co­mu­ni­ta­ria del día 20 de ju­lio con al­gu­nas ci­fras que cal­ma­ran la an­sie­dad de sus in­ter­lo­cu­to­res eu­ro­peos.

En­tre tan­to, pa­ra de­ses­pe­ra­ción de esos in­ter­lo­cu­to­res, el BOE pu­bli­ca­ba el día 30 de ju­nio los pre­su­pues­tos del Es­ta­do de 2012, apro­ba­dos esa mis­ma se­ma­na, y sin in­cluir re­cor­tes adi­cio­na­les ni au­men­tos de in­gre­sos su­ple­men­ta­rios. Ade­más, Ma­riano Ra­joy co­men­zó a pe­dir pú­bli­ca­men­te en los días si­guien­tes una ma­yor ce­le­ri­dad de las au­to­ri­da­des co­mu­ni­ta­rias en po­ner en mar­cha el pa­que­te de ayu­das pa­ra el sa­nea­mien­to de la ban­ca con pro­ble­mas y pa­ra la com­pra de deu­da pú­bli­ca con el di­ne­ro co­mún del Fon­do de Res­ca­te. La reunión del Eu­ro­gru­po (mi­nis­tros de Eco­no­mía de los so­cios de la mo­ne­da co­mún ) del pa­sa­do lu­nes, día 9, fue el au­tén­ti­co pun­to de in­fle­xión. Los in­ter­lo­cu­to­res de Luis de Guin­dos le die­ron ga­ran­tías al mi­nis­tro es­pa­ñol de que los pri­me­ros 30.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra la ban­ca lle­ga­rán es­te mis­mo mes a Es­pa­ña. Ade­más, otor­ga­ron un pla­zo más am­plio pa­ra lle­gar al 3% de dé­fi­cit pú­bli­co. El pre­cio fue aca­bar con los re­tra­sos.

Nue­va es­tra­te­gia.

Ese mis­mo día 9 co­men­za­ron las lla­ma­das, reunio­nes y cru­ce de pa­pe­les pa­ra pre­pa­rar lo que des­de abril era inevi­ta­ble: un nue­vo ajus­te de gas­tos y una subida de im­pues­tos. El aba­ni­co de per­so­nas que co­no­cían los do­cu­men­tos in­ter­nos se am­plió a al­gu­nos dipu­tados

po­pu­la­res con ex­pe­rien­cia en es­tos te­mas, co­mo El­vi­ra Ro­drí­guez, ac­tual pre­si­den­ta de la Co­mi­sión de Eco­no­mía del Con­gre­so. El pro­ble­ma fi­nal era do­ble: el Go­bierno te­nía que re­co­no­cer que con los Pre­su­pues­tos apro­ba­dos por el Par­la­men­to las cuen­tas no le sa­lían y la Unión Eu­ro­pea pre­sio­na­ba con to­dos los re­sor­tes, in­clui­da la pu­bli­ca­ción del bo­rra­dor de acuer­do con Es­pa­ña en el que se ha­bla­ba ex­plí­ci­ta­men­te del IVA y de la re­duc­ción de gas­tos ya es­te mis­mo año (co­mo hi­zo la Co­mi­sión).

Ya era im­po­si­ble ne­gar la evi­den­cia y el pre­si­den­te del Go­bierno pre­pa­ró la es­tra­te­gia a se­guir du­ran­te las si­guien­tes ho­ras. Has­ta aho­ra, Ma­riano Ra­joy ha­bía pre­fe­ri­do de­jar siem­pre los anun­cios de ma­las no­ti­cias en ma­nos de sus mi­nis­tros, pe­ro es­ta vez era dis­tin­to. Sus pro­pios ase­so­res le di­je­ron que si no sa­lía él mis­mo a la pa­les­tra a de­cir lo que se iba a ha­cer, su ima­gen se de­te­rio­ra­ría mu­cho más. Y así lle­gó la ma­ña­na del día 11, cuan­do el je­fe del Eje­cu­ti­vo apro­ve­chó el Pleno del Con­gre­so con­vo­ca­do pre­via­men­te pa­ra dar cuen­ta de las nue­vas me­di­das de ajus­te, que en no pocos pa­si­llos de Bru­se­las son vis­tas co­mo el úl­ti­mo car­tu­cho de

Un agu­je­ro con­si­de­ra­ble.

un Go­bierno que ha vis­to, es­ta vez sí, y muy de cer­ca, la po­si­bi­li­dad de que el res­ca­te de la ban­ca con pro­ble­mas se aca­ba­ra con­vir­tien­do en una in­ter­ven­ción to­tal de la eco­no­mía es­pa­ño­la. Y al fi­nal el agu­je­ro no pa­re­cía tan pe­que­ño. Las me­di­das anun­cia­das por Ma­riano Ra­joy su­po­nen 65.000 mi­llo­nes de eu­ros en los pró­xi­mos dos años y me­dio a con­tar des­de es­te mis­mo fin de se­ma­na, que es cuan­do co­mien­zan a ser efec­ti­vas la ma­yor par­te de las nue­vas me­di­das de aus­te­ri­dad. Eso sig­ni­fi­ca, apro­xi­ma­da­men­te, que en 2013 y 2014 las cuen­tas pú­bli­cas es­pa­ño­las dis­pon­drán, en­tre me­nos gas­to y más in­gre­sos, de unos 26.000 mi­llo­nes de eu­ros por ejer­ci­cio, a los que habrá que su­mar otros 13.000 mi­llo­nes más del se­gun­do se­mes­tre de 2012.

Una de las per­so­nas que es­tu­vie­ron muy cer­ca de las ne­go­cia­cio­nes de úl­ti­ma ho­ra pa­ra pre­pa­rar la es­tra­te­gia de pre­sen­ta­ción del nue­vo pa­que­te de me­di­das se­ña­la­ba que “des­pués de ver va­rios es­ce­na­rios y si­mu­la­cio­nes de in­gre­sos y gas­tos, las cuen­tas no sa­lían si no era con una subida ge­ne­ral de IVA, que es el im­pues­to que más re­cau­da di­rec­ta­men­te des­de el mo­men­to en el que se sube el ti­po im­po­si­ti­vo”. Eso su­po­nía te­ner que asu­mir en pú­bli­co un nue­vo in­cum­pli­mien­to gra­ve de las pro­me­sas elec­to­ra­les he­chas por el pre­si­den­te del Go­bierno. Él mis­mo se en­car­gó de de­cir­lo en el Con­gre­so des­pués de anun­ciar los re­cor­tes.

“Yo soy el pri­me­ro –di­jo Ra­joy– en es­tar ha­cien­do lo que no me gus­ta. Di­je que ba­ja­ría los im­pues­tos y los es­toy su­bien­do. No he cam­bia­do de cri­te­rios ni re­nun­cio a ba­jar­los cuan­do sea po­si­ble, pe­ro han cam­bia­do las cir­cuns­tan­cias y ten­go que adap­tar­me a ellas”. La rec­ti­fi­ca­ción pú­bli­ca del pre­si­den­te del Go­bierno era una de las co­sas que le ha­bían acon­se­ja­do sus ase­so­res po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos pa­ra no de­te­rio­rar más su ima­gen. Pe­ro la afir­ma­ción de que no re­nun­cia a ba­jar los im­pues­tos que­da re­le­ga­da, al me­nos, has­ta la si­guien­te le­gis­la­tu­ra. Al me­nos eso es lo que di­ce un téc­ni­co acos­tum­bra­do a rea­li­zar si­mu­la­cio­nes de da­tos eco­nó­mi­cos. “Las ci­fras –ase­gu­ra– no van a dar res­pi­ros has­ta 2015, año en el que, en con­di­cio­nes nor­ma­les, de­be­rían ce­le­brar­se las pró­xi­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les”.

Es­ta vez, a juz­gar por las reac­cio­nes de quie­nes han se­gui­do de cer­ca las con­ver­sa­cio­nes del Go­bierno con sus in­ter­lo­cu­to­res eu­ro­peos, el Eje­cu­ti­vo no ha si­do pre­ci­sa­men­te un de­cha­do de vir­tu­des en eso que tan­ta im­por­tan­cia tie­ne pa­ra Ma­riano Ra­joy y que en po­lí­ti­ca se lla­ma “me­dir los tiem­pos”. “To­dos sa­bían que aca­ba­rían su­bien­do el IVA y re­cor­tan­do más gas­tos, y sin em­bar­go han de­ja­do trans­cu­rrir unos me­ses pre­cio­sos”, se­ña­la una fuen­te pró­xi­ma a las ne­go­cia­cio­nes. “Si se hu­bie­ra aban­do­na­do en mar­zo o abril el mie­do a rec­ti­fi­car con la subida del IVA, pro­ba­ble­men­te no ha­bría si­do ne­ce­sa­ria la eli­mi­na­ción de la pa­ga ex­tra­or­di­na­ria de los fun­cio­na­rios y em­plea­dos pú­bli­cos de es­te año, o se po­dría ha­ber he­cho un re­cor­te al­go me­nor”.

Re­pro­ches en Eu­ro­pa.

Y el reproche no vie­ne so­lo des­de den­tro de Es­pa­ña. En las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas tam­po­co se en­tien­de muy bien por qué ha es­pe­ra­do tan­to el Go­bierno en re­co­no­cer lo inevi­ta­ble. Aquí el más du­ro ha si­do úl­ti­ma­men­te el pre­si­den­te del BCE, Ma­rio Drag­hi, quien en con­ver­sa­cio­nes más o me­nos pri­va­das ha cri­ti­ca­do du­ra­men­te la ac­ti­tud del Eje­cu­ti­vo es­pa­ñol de acor­dar ajus­tes y des­pués re­tar­dar su pues­ta en mar­cha, lo que au­men­ta la ten­sión en los mer­ca­dos. “Es cier­to –di­cen las fuen­tes es­pa­ño­las– que en la UE

de­be­rían es­tar acos­tum­bra­dos a es­tas co­sas, ya que sus ins­ti­tu­cio­nes son las pri­me­ras que re­tra­san siem­pre la apli­ca­ción prác­ti­ca de to­do ti­po de acuer­dos, pe­ro en es­te ca­so ha­bía un acuer­do ca­si ge­ne­ral en que la rec­ti­fi­ca­ción de Ra­joy po­dría ha­ber lle­ga­do an­tes y se­gu­ra­men­te con me­nos da­ños co­la­te­ra­les”. Al fi­nal ha lle­ga­do y los ex­per­tos cru­zan aho­ra los de­dos pa­ra que las me­di­das co­mien­cen a dar fru­tos po­si­ti­vos en 2013, ya que en los me­ses que que­dan de 2012 la eco­no­mía aún pue­de su­frir una re­caí­da ma­yor de­bi­do a la nue­va vuel­ta de tuer­ca de aus­te­ri­dad.

A pe­sar de to­do, es­tas me­di­das del Eje­cu­ti­vo pue­den no ser las úl­ti­mas. Con ellas se ase­gu­ra un buen res­pi­ro pa­ra las cuen­tas pú­bli­cas du­ran­te los pró­xi­mos dos años, pe­ro aho­ra es ne­ce­sa­rio que ven­gan acom­pa­ña­das de un apo­yo de­ci­di­do por par­te de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y los ayun­ta­mien­tos, que en con­jun­to re­pre­sen­tan seis de ca­da diez eu­ros de gas­to pú­bli­co en Es­pa­ña. El pre­si­den­te del Go­bierno ha pe­di­do ya a los go­bier­nos au­to­nó­mi­cos que se aprie­ten el cin­tu­rón y ha pro­me­ti­do con­tro­lar muy de cer­ca a los ayun­ta­mien­tos. ¿En qué se tra­du­ci­rá to­do ello? Ve­re­mos.

18

La pro­ce­sión, por den­tro. A pe­sar de los aplau­sos de los su­yos, Ma­riano Ra­joy se re­sis­tió has­ta úl­ti­ma ho­ra pa­ra su­bir el IVA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.