Los efec­tos prác­ti­cos de las nue­vas me­di­das

Las nue­vas me­di­das de aus­te­ri­dad afec­tan a to­dos: em­plea­dos pú­bli­cos, tra­ba­ja­do­res pri­va­dos, em­pre­sa­rios, al­tos car­gos y po­lí­ti­cos au­to­nó­mi­cos y mu­ni­ci­pa­les.

Tiempo - - PORTADA - J.M.V.

la subida del iva afec­ta en prin­ci­pio a to­dos los es­pa­ño­les que com­pren al­go o en­car­guen al­gún ser­vi­cio. Pe­ro de­pen­de de qué es lo que ad­quie­ran o cuál sea el ser­vi­cio. Lo mis­mo pa­sa con los re­cor­tes de gas­tos, que afectarán de for­ma di­fe­ren­te a los ciu­da­da­nos se­gún sean em­pre­sa­rios, po­lí­ti­cos, tra­ba­ja­do­res pú­bli­cos o em­plea­dos pri­va­dos. ¿Cuá­les son los efec­tos prác­ti­cos so­bre ca­da uno de es­tos co­lec­ti­vos?

To­do su­birá por el IVA

To­dos los bie­nes y ser­vi­cios dis­po­ni­bles pa­ra el con­su­mo se­rán más ca­ros co­mo con­se­cuen­cia de la subida del IVA. Aun­que hay ex­cep­cio­nes. Los pro­duc­tos y ser­vi­cios que tie­nen el ti­po su­per­re­du­ci­do (el 4%) no suben. Aquí es­tán, en­tre otros, los ali­men­tos bá­si­cos (pan, le­che, fru­tas o ver­du­ras sin ela­bo­rar, hue­vos y que­sos), los li­bros, pe­rió­di­cos, re­vis­tas y ma­te­rial es­co­lar, así co­mo las me­di­ci­nas. Los del ti­po re­du­ci­do (que suben del 8% al 10%) in­clu­yen los ali­men­tos ela­bo­ra­dos, la hos­te­le­ría, el tu­ris­mo y los ho­te­les co­mo gru­pos más im­por­tan­tes de pro­duc­tos. El ti­po ge­ne­ral del 18% pa­sa­rá a ser el 21% y afec­ta al res­to de los ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les y a los pro­duc­tos que no es­tén en los otros dos gru­pos, ta­les co­mo ta­ba­co y be­bi­das al­cohó­li­cas.

La vi­vien­da de­ja de des­gra­var

A par­tir de 2013, la com­pra de vi­vien­da ha­bi­tual de­ja­rá de des­gra­var. Quie­re es­to de­cir que los pi­sos que se com­pren a par­tir del año que vie­ne no go­za­rán de la po­si­bi­li­dad de des­con­tar ca­da año una par­te de lo que se pa­ga de hi­po­te­ca en el Im­pues­to so­bre la Ren­ta. Las que ha­yan si­do ad­qui­ri­das an­tes go­zan del be­ne­fi­cio del de­re­cho ad­qui­ri­do, ya que los im­pues­tos no pue­den ser subidos con ca­rác­ter re­tro­ac­ti­vo. Pa­ra quie­nes es­tén des­gra­ván­do­se aho­ra Ha­cien­da de­be­rá ar­ti­cu­lar una ma­ne­ra de se­guir ha­cién­do­lo. Es­ta era una de las me­di­das que ha re­cla­ma­do in­sis­ten­te­men­te la UE, pa­ra cu­yos téc­ni­cos la des­gra­va­ción ha si­do uno de los mo­ti­vos de la bur­bu­ja inmobiliaria. De he­cho, el úl­ti­mo Go­bierno de Za­pa­te­ro la qui­tó pa­ra ca­si to­dos (so­lo la de­jó pa­ra las ren­tas más ba­jas) pe­ro el PP la re­pu­so cuan­do ga­nó las elec­cio­nes de 2011. Aho­ra la vuel­ve a qui­tar.

Nue­vo gol­pe a los fun­cio­na­rios

Los em­plea­dos pú­bli­cos van a su­frir un nue­vo gol­pe en sus ren­tas. A la ba­ja­da ge­ne­ral del 5% que apro­bó el Go­bierno de Za­pa­te­ro en 2010 se han su­ma­do al­gu­nos re­cor­tes más en par­te de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas (Ma­drid, por ejem­plo, ha ba­ja­do otro 3%). Aho­ra el Go­bierno cen­tral sus­pen­de­rá la pa­ga de Na­vi­dad de es­te año pa­ra to­dos los em­plea­dos pú­bli­cos, in­de­pen­dien­te­men­te de que tra­ba­jen en una ad­mi­nis­tra­ción u otra. El di­ne­ro que de­ja­rán de per­ci­bir en di­ciem­bre se­rá una can­ti­dad que el Es­ta­do les de­be­rá (es una sus­pen­sión, no una eli­mi­na­ción), pe­ro que no van a re­cu­pe­rar a cor­to pla­zo. Se­rá re­in­te­gra­da en pla­zos a par­tir de 2015 co­mo apor­ta­cio­nes del Es­ta­do a los fon­dos de pen­sio­nes de es­tos fun­cio­na­rios o em­plea­dos pú­bli­cos. Es­to quie­re de­cir que la pa­ga que aho­ra van a de­jar de co­brar no la po­drán re­cu­pe­rar has­ta que ha­gan efec­ti­vo el plan de pen­sio­nes, por ju­bi­la­ción. Ade­más, los fun­cio­na­rios van a go­zar de me­nos días de li­bre dis­po­si­ción (los famosos mos­co­sos) y se va a re­du­cir el nú­me­ro de li­be­ra­dos sin­di­ca­les.

Pa­ra­dos con me­nos pres­ta­ción

Quie­nes se apun­ten al pa­ro a par­tir de aho­ra por ha­ber si­do des­pe­di­dos ten­drán de­re­cho a los mis­mos me­ses de pres­ta­ción (dos años co­mo má­xi­mo), pe­ro van a co­brar me­nos en el con­jun­to del pe­rio­do. Du­ran­te los seis pri­me­ros me­ses per­ci­bi­rán lo mis­mo que mar­ca la normativa vi­gen­te has­ta aho­ra, que es el 60% de la ba­se re­gu­la­do­ra. A par­tir del sép­ti­mo mes co­mo des­em­plea­do so­lo per­ci­bi­rán el 50% de esa ba­se re­gu­la­do­ra. Eso sig­ni­fi­ca que la ba­ja­da de pres­ta­ción a par­tir de es­te sép­ti­mo mes no va a ser del 10% (del 60% al 50%), sino que se­rá un 10% de la ba­se re­gu­la­do­ra que pue­de con­sul­tar­se en la nó­mi­na de ca­da uno. Por ejem­plo, un tra­ba­ja­dor que ten­ga una ba­se re­gu­la­do­ra de 1.500 eu­ros co­bra­ría 900 eu­ros al mes du­ran­te un se­mes­tre y 750 eu­ros a par­tir del sép­ti­mo mes, lo que sig­ni­fi­ca de he­cho una ba­ja­da real del 16,6%.

Em­pre­sa­rios, ca­ra y cruz

Pa­ra los em­pre­sa­rios hay, co­mo en los chis­tes, dos no­ti­cias: una bue­na y una ma­la. La bue­na es que en 2013 ve­rán re­du­ci­da en un pun­to la co­ti­za­ción em­pre­sa­rial a la Se­gu­ri­dad So­cial por to­dos y ca­da uno de los tra­ba­ja­do­res que ten­gan en plan­ti­lla. En 2014 habrá un re­cor­te de otro pun­to adi­cio­nal, con lo que en dos años van a ver re­du­ci­da en dos pun­tos esa apor­ta­ción a la Se­gu­ri­dad So­cial. La ma­la no­ti­cia, sin em­bar­go, es que van a ver re­du­ci­das prác­ti­ca­men­te en su to­ta­li­dad las bo­ni­fi­ca­cio­nes que dis­fru­ta­ban has­ta aho­ra por nue­vas con­tra­ta­cio­nes. So­lo per­ma­ne­ce­rán vi­gen­tes las que afec­tan a los nue­vos con­tra­tos de em­pren­de­do­res y los de in­ser­ción la­bo­ral de per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das. Por otra par­te, el im­pues­to de so­cie­da­des, el que gra­va los be­ne­fi­cios de las em­pre­sas, va a ser mo­di­fi­ca­do tam­bién pa­ra ga­ran­ti­zar una ma­yor re­cau­da­ción.

Las pen­sio­nes, en re­vi­sión

Re­du­cir las apor­ta­cio­nes em­pre­sa­ria­les a la Se­gu­ri­dad So­cial tie­ne co­mo con­tra­par­ti­da una me­nor re­cau­da­ción del sis­te­ma en­car­ga­do de pa­gar las pen­sio­nes. Pa­ra po­der man­te­ner su via­bi­li­dad, el Go­bierno ten­drá que mo­di­fi­car tam­bién las per­cep­cio­nes de los fu­tu­ros ju­bi­la­dos pa­ra en­ca­jar las ci­fras. Habrá pues un ade­lan­to de la en­tra­da en vi­gor del re­tra­so de la ju­bi­la­ción a los 67 años y Ra­joy ha ase­gu­ra­do que lle­va­rá al Pac­to de To­le­do un pro­yec­to pa­ra re­gu­lar las ju­bi­la­cio­nes an­tes de la edad le­gal, que lo que ha­rá se­rá po­ner más tra­bas y re­du­cir la pen­sión a quie­nes ade­lan­ten su edad de re­ti­ro de for­ma vo­lun­ta­ria.

Nue­vas nor­mas pa­ra de­pen­den­cia

El ac­ce­so a las ayu­das pre­vis­tas por la ley de de­pen­den­cia se­rá re­vi­sa­do. Con ello se mo­di­fi­ca­rán los ba­re­mos y las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra ac­ce­der a es­tas pres­ta­cio­nes, cu­ya cuan­tía es­tá so­por­ta­da en una par­te por los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do y en otra por los de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. El ob­je­ti­vo es gas­tar me­nos, lo que ha­ce pre­ver un en­du­re­ci­mien­to de los re­qui­si­tos, co­sa que ya ha­bían pe­di­do al­gu­nas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas pa­ra aho­rrar di­ne­ro.

Ayun­ta­mien­tos ba­jo con­trol

Los ayun­ta­mien­tos van a ver mo­di­fi­ca­da tam­bién la lis­ta de com­pe­ten­cias que po­drán aten­der con di­ne­ro pro­pio. Es lo que se ha da­do en lla­mar la eli­mi­na­ción de com­pe­ten­cias im­pro­pias. Por ejem­plo, la sa­ni­dad es com­pe­ten­cia de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, pe­ro al­gu­nos mu­ni­ci­pios tie­nen ser­vi­cios de emer­gen­cias pro­pios. El ca­tá­lo­go y la fi­nan­cia­ción se­rán fi­ja­dos en la nue­va normativa de ha­cien­das lo­ca­les. Pa­ra los pe­que­ños mu­ni­ci­pios sin re­cur­sos su­fi­cien­tes pa­ra man­te­ner un ni­vel ade­cua­do de ser­vi­cios pú­bli­cos, el Go­bierno ha anun­cia­do el for­ta­le­ci­mien­to de las com­pe­ten­cias de las dipu­tacio­nes pro­vin­cia­les, que se­rán las en­car­ga­das de pres­tar es­tos ser­vi­cios. Ade­más, una nue­va ley fi­ja­rá el nú­me­ro de con­ce­ja­les por ayun­ta­mien­to, así co­mo la re­tri­bu­ción má­xi­ma que pue­den per­ci­bir to­dos los edi­les, in­clui­dos los al­cal­des. El pre­si­den­te del Go­bierno ha ci­fra­do en 3.500 mi­llo­nes de eu­ros el aho­rro que su­pon­drán es­tas me­di­das que afec­tan a los ayun­ta­mien­tos.

Nue­va re­gu­la­ción co­mer­cial

Una de las re­for­mas es­truc­tu­ra­les que ha pro­me­ti­do tam­bién el pre­si­den­te del Go­bierno es aca­bar con la dis­per­sión de nor­mas dis­tin­tas que afec­tan a las em­pre­sas co­mer­cia­les (las tien­das). Las li­cen­cias se uni­fi­ca­rán y se li­mi­ta­rán las nor­mas au­to­nó­mi­cas y mu­ni­ci­pa­les que exi­gen una, dos o tres li­cen­cias adi­cio­na­les pa­ra de­ter­mi­na­dos ne­go­cios. Del mis­mo mo­do, habrá una uni­fi­ca­ción de nor­mas so­bre ho­ra­rios co­mer­cia­les, obli­gan­do a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas a mar­car zo­nas de es­pe­cial in­te­rés tu­rís­ti­co don­de habrá li­ber­tad de ho­ra­rios de aper­tu­ra y cie­rre.

La in­cóg­ni­ta del re­ci­bo de la luz

Otra de las re­for­mas es­truc­tu­ra­les pro­me­ti­das es la del sec­tor eléc­tri­co, que acu­mu­la ya un dé­fi­cit de ta­ri­fa su­pe­rior a los 20.000 mi­llo­nes de eu­ros. Pa­ra aca­bar con él, Ra­joy ha di­cho que “la so­lu­ción ven­drá de un re­par­to del dé­fi­cit en­tre los di­fe­ren­tes sec­to­res im­pli­ca­dos a tra­vés de un nue­vo es­que­ma de fis­ca­li­dad ener­gé­ti­ca”. ¿Quién pa­ga­rá más? Pro­ba­ble­men­te to­dos.

Me­nos pres­ta­ción. Los nue­vos pa­ra­dos so­lo co­bra­rán el mis­mo pa­ro que an­tes du­ran­te los seis pri­me­ros me­ses de des­em­pleo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.