Adiós An­ge­la, ho­la Ma­rio, ho­la Fra­nçois

El pul­so con­tra Mer­kel que su­pu­so la úl­ti­ma cum­bre de Bru­se­las, en la que las te­sis de Es­pa­ña, Ita­lia y Fran­cia pa­re­cie­ron triun­far, so­lo ha si­do otro obs­tácu­lo que sal­var.

Tiempo - - LA CRÓNICA - JO­SÉ ONE­TO

dos se­ma­nas des­pués de la cum­bre en la que Ma­riano Ra­joy, de acuer­do con el pri­mer mi­nis­tro ita­liano, Ma­rio Mon­ti, y el pre­si­den­te fran­cés, Fra­nçois Ho­llan­de, con­si­guie­se sal­var los mue­bles (ver La Cró­ni­ca “El día que Ra­joy sal­vó los mue­bles”, en el nú­me­ro 1.562 de Tiem­po), la si­tua­ción es­pa­ño­la ha vuel­to a com­pli­car­se de tal for­ma que ya no so­lo se ha­bla de res­ca­te ban­ca­rio, cu­yos de­ta­lles ge­ne­ra­les em­pe­za­ron a dis­cu­tir­se en el Eu­ro­gru­po el pa­sa­do lu­nes día 9 de ju­lio, sino de res­ca­te so­be­rano, res­ca­te del país, por par­te de la lla­ma­da Troi­ka: Co­mi­sión Eu­ro­pea, Fon­do Mo­ne­ta­rio Internacional y Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo.

El re­pen­tino in­cre­men­to del pre­cio que hay que pa­gar por la com­pra de la deu­da pú­bli­ca, con un bono a diez años, fren­te al bono de re­fe­ren­cia ale­mán, por en­ci­ma del 7% y una pri­ma de ries­go si­tua­da en ci­fras des­co­no­ci­das des­de que se im­plan­tó el eu­ro (581 pun­tos) han en­cen­di­do to­das las alar­mas y han pro­vo­ca­do un nue­vo hun­di­mien­to de las bol­sas, tras la de­ci­sión del pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, Ma­rio Drag­hi, de no com­prar deu­da pú­bli­ca, de acuer­do con las es­tric­tas ins­truc­cio­nes del Bun­des­bank mien­tras la “re­be­lión” de al­gu­nos paí­ses de la tri­ple A en su deu­da (Fin­lan­dia, Ho­lan­da) a se­guir pa­gan­do lo que lla­man los “ex­ce­sos del Sur”, con el res­ca­te de sus bancos y la com­pra de su deu­da por el Fon­do de Res­ca­te Eu­ro­peo, po­ne en du­da los acuer­dos de la cum­bre de Bru­se­las de fi­na­les del mes de ju­nio.

To­do eso y el in­cum­pli­mien­to de los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit han pues­to, de nue­vo, a Es­pa­ña al bor­de del pre­ci­pi­cio, has­ta el pun­to de que pa­re­ce que de­ter­mi­na­dos paí­ses de la Eu­ro­zo­na es­tán apos­tan­do cla­ra­men­te por un inevi­ta­ble res­ca­te del país, que va mu­cho más allá del res­ca­te de los bancos. de es­ta for­ma, lo que fue, ha­ce dos se­ma­nas, en cier­to mo­do, un “adiós An­ge­la, ho­la Fra­nçois y Ma­rio”, un pul­so con­tra la can­ci­ller ale­ma­na, a la que to­dos die­ron por de­rro­ta­da y hu­mi­lla­da en una cum­bre en la que se dio co­mo ga­na­do­res a Es­pa­ña, Ita­lia y Fran­cia, se ha con­ver­ti­do, al me­nos pa­ra Es­pa­ña, en otro obs­tácu­lo que hay que sal­var an­te lo que se nos vie­ne en­ci­ma, ya que lo acor­da­do en Bru­se­las que tan­to be­ne­fi­cia­ba a nues­tro país pue­de que­dar­se en na­da. El res­ca­te irá di­rec­ta­men­te al Es­ta­do, y no a los bancos, mien­tras no exis­ta un su­per­vi­sor ban­ca­rio eu­ro­peo, lo que no su­ce­de­rá has­ta 2014, y no es­tá cla­ro si el Fon­do de Res­ca­te pue­de com­prar deu­da pú­bli­ca que no es­té ga­ran­ti­za­da, se­gún las exi­gen­cias de Fin­lan­dia y Ho­lan­da.

En vís­pe­ras de la reunión del Eu­ro­gru­po en la que se han em­pe­za­do a dis­cu­tir los de­ta­lles del res­ca­te ban­ca­rio a la bús­que­da de lo que lla­man un Me­mo­rán­dum de En­ten­di­mien­to, la agen­cia Reuters vol­vía a re­su­ci­tar el fantasma del po­si­ble res­ca­te so­be­rano e in­sis­tía en que Eu­ro­pa no

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.