Ce­se y suel­do a do­mi­ci­lio

El ré­gi­men de in­com­pa­ti­bi­li­da­des de car­gos pú­bli­cos pro­vo­ca in­cohe­ren­cias co­mo suel­dos pa­ra quie­nes se ju­bi­lan y des­pa­chos en la ins­ti­tu­ción que se aban­do­na.

Tiempo - - ESPAÑA - CLA­RA PI­NAR cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Los car­gos pú­bli­cos no son de es­te mun­do, si no qui­zá du­ran­te el desem­pe­ño de sus fun­cio­nes, al me­nos por las con­di­cio­nes en las que que­dan des­pués de ce­sar. No so­lo por­que el co­mún de los tra­ba­ja­do­res con­si­ga su pues­to al mar­gen de un acuer­do en­tre PP y PSOE que se ha de­mo­ra­do du­ran­te años. Tam­bién por­que tras de­jar sus pues­tos si­guen co­bran­do uno o dos años una bue­na par­te de su suel­do. Así su­ce­de­rá en las pró­xi­mas se­ma­nas con la re­no­va­ción de los ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal de Cuen­tas y la lle­ga­da al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de otros cua­tro, pa­ra cu­brir la va­can­te de Ro­ber­to Gar­cía Cal­vo, fa­lle­ci­do en 2008, y re­no­var el man­da­to de otros tres que ex­pi­ró en 2010. Tam­bién asis­ti­re­mos al re­le­vo de la ac­tual De­fen­so­ra del Pue­blo.

Más allá de su im­por­tan­cia pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to de una de­mo­cra­cia, es­tos par­ti­cu­la­res em­plea­dos son ex­cep­cio­na­les por lo que ocu­rre cuan­do ce­san de sus car­gos. De una for­ma u otra, a to­dos les asis­ten le­yes de in­com­pa­ti­bi­li­dad, re­gla­men­tos y re­gí­me­nes ju­rí­di­cos con­cre­tos en vir­tud de los cua­les, al con­tra­rio del co­mún de los mor­ta­les, les se­gui­rá lle­gan­do el suel­do a ca­sa du­ran­te uno o dos años, in­clu­so te­nien­do un tra­ba­jo al­ter­na­ti­vo, a lo que al­gu­nos aña­di­rán otros pri­vi­le­gios in­he­ren­tes a un car­go que ya no desem­pe­ñan.

Uno de los ca­sos más lla­ma­ti­vos, y qui­zá su­rrea­lis­tas, es el del Tri­bu­nal de Cuen­tas. Sus 12 ma­gis­tra­dos, con el pre­si­den­te a la ca­be­za, Manuel Nú­ñez Pé­rez, tie­nen una avan­za­da edad -mu­chos de ellos son ya oc­to­ge­na­rios- y es­pe­ra­ban des­de no­viem­bre de 2010 un acuer­do po­lí­ti­co pa­ra re­no­var la ins­ti­tu­ción que con­tro­la las cuen­tas de ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas y par­ti­dos po­lí­ti­cos. Una vez que ya tie­nen el re­le­vo, 11 de los 12 ma­gis­tra­dos que lo con­for­man ce­sa­rán -uno de los ac­tua­les vo­ca­les, Ra­món Ál- va­rez de Mi­ran­da, se con­ver­ti­rá en pre­si­den­te- pe­ro co­bra­rán du­ran­te un año su suel­do ín­te­gro, 112.000 eu­ros, co­mo com­pen­sa­ción por las in­com­pa­ti­bi­li­da­des la­bo­ra­les. Es­to se­ría en­ten­di­ble si no fue­ra por­que su­pe­ran con bas­tan­tes años la edad de ju­bi­la­ción y por­que el des­tino que les es­pe­ra a par­tir de aho­ra es un plá­ci­do re­ti­ro, tal y co­mo ad­mi­ten en la ins­ti­tu­ción, ya que da­da la “pro­vec­ta edad” de los ma­gis­tra­dos, no se pue­de es­pe­rar que quie­ran de­di­car­se a na­da más.

Di­mi­sión re­mu­ne­ra­da.

Otro re­cién ju­bi­la­do, qui­zá me­nos ilustre, es Car­los Dí­var, que el mes pa­sa­do se vio obli­ga­do a di­mi­tir de la pre­si­den­cia del Tri­bu­nal Su­pre­mo y del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial tras des­cu­brir­se que du­ran­te años pa­gó via­jes y ce­nas pri­va­das a car­go de la ins­ti­tu­ción que es el ór­gano de go­bierno de los jue­ces. A pe­sar de las cir­cuns­tan­cias de su

re­le­vo, Dí­var per­te­ne­ce al gru­po de al­tos car­gos a quie­nes, co­mo a los miem­bros del Go­bierno, les co­rres­pon­de el 80% de su suel­do du­ran­te los dos años si­guien­tes a aban­do­nar su car­go. Dí­var co­bró 130.152 eu­ros en 2011, de ma­ne­ra que per­ci­bi­rá 104.000 eu­ros ca­da uno de los dos pró­xi­mos años por ju­bi­lar­se, que es lo que ha he­cho tras su des­hon­ro­sa sa­li­da del CGPJ.

En el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ce­san aho­ra los ma­gis­tra­dos Eu­ge­ni Gay, Javier Delgado y Eli­sa Pé­rez Ve­la, que tam­bién se­gui­rán co­bran­do du­ran­te 12 me­ses más su suel­do de has­ta aho­ra. En con­cre­to, a Gay le co­rres­pon­de­rá el suel­do de 10.929 eu­ros bru­tos men­sua­les que co­bra­ba co­mo vi­ce­pre­si­den­te del Cons­ti­tu­cio­nal. Delgado y Pé­rez Ve­la man­ten­drán por un año más el sa­la­rio de 10.444 eu­ros al mes que per­ci­bían co­mo pre­si­den­tes de sec­ción (se­gun­da y cuar­ta) de la Sa­la Se­gun­da. Man­ten­drán su suel­do du­ran­te un año más a pe­sar de que no tie­nen “nin­gu­na in­com­pa­ti­bi­li­dad”, acla­ran fuen­tes del Tri­bu­nal, que re­cuer­dan que al­gu­nos de sus an­te­ce­so­res pa­sa­ron a la uni­ver­si­dad -co­mo, por ejem­plo, la ex­pre­si­den­ta Ma­ría Emi­lia Ca­sas, en la Au­tó­no­ma de Ma­drid- o al Tri­bu­nal Su­pre­mo, co­mo los ex­ma­gis­tra­dos del Cons­ti­tu­cio­nal Vi­cen­te Con­de y Jor­ge Ro­drí­guez Za­pa­ta. En ca­so de ce­se de un ma­gis­tra­do ra­so, el suel­do que con­ti­núa co­bran­do es de 9.878 eu­ros men­sua­les y 11.614 eu­ros al mes si es el pre­si­den­te, que ade­más de su suel­do man­tie­ne el co­che ofi­cial du­ran­te el tiem­po en que tar­de en ce­sar su su­ce­sor en el car­go. El Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal dis­po­ne de un so­lo co­che ofi­cial pa­ra sus ex­pre­si­den­tes, que ac­tual­men­te dis­fru­ta Ca­sas y que pro­ba­ble­men­te pa­sa­rá a ma­nos de Pas­cual Sa­la cuan­do ce­se el año que vie­ne, se­gún es­ti­pu­la la du­ra­ción de su man­da­to. Se da­rá así la cir­cuns­tan­cia de que Manuel Jiménez de Par­ga dis­fru­tó du­ran­te sie­te años de co­che ofi­cial una vez que de­jó de pre­si­dir el Cons­ti­tu­cio­nal, los mis­mos que fue pre­si­den­ta Ca­sas, mien­tras que es­ta ape­nas lo habrá dis­fru­ta­do tres años.

En el ca­so del Ban­co de Es­pa­ña, el ex­go­ber­na­dor no so­lo man­tie­ne su suel­do du­ran­te otros dos años, sino tam­bién un pues­to, más bien sim­bó­li­co, en la ins­ti­tu­ción. El ce­se de Mi­guel Ángel Fer­nán­dez Ordóñez el pa­sa­do mes de ju­nio fue el úl­ti­mo epi­so­dio de un man­da­to lleno de con­tro­ver­sias y de una cam­pa­ña de des­pres­ti­gio por par­te del PP, en la que ha ter­mi­na­do sien­do se­ña­la­do des­de to­do el ar­co ideo­ló­gi­co co­mo uno de los res­pon­sa­bles que fra­ca­só en evi­tar las dis­fun­cio­nes del sis­te­ma fi­nan­cie­ro es­pa­ñol que ha pro­vo­ca­do la gra­ve si­tua­ción eco­nó­mi­ca. Su ce­se ocu­rrió ade­más un mes an­tes de que ex­pi­ra­ra su man­da­to y, se­gún tras­cen­dió, des­pués de que des­de el Go­bierno se le ins­ta­ra a aban­do­nar su car­go. Aun así, no se le ha apli­ca­do la sal­ve­dad que fi­gu­ra en el re­gla­men­to in­terno del Ban­co de Es­pa­ña, que es­ti­pu­la que el ex­go­ber­na­dor per­ci­bi­rá du­ran­te dos años el 80% de su suel­do, me­nos en los ca­sos en que “el ce­se se ha­ya pro­du­ci­do en vir­tud de se­pa­ra­ción acor­da­da por el Go­bierno”.

Fer­nán­dez Ordóñez, cu­yo suel­do era de 170.000 eu­ros anua­les, per­ci­bi­rá un to­tal de 272.000 eu­ros en dos años. Si­guien­do una “nor­ma in­ter­na” no es­cri­ta del Ban­co de Es­pa­ña, tie­ne a su dis­po­si­ción un des­pa­cho en la par­te no­ble de la se­de, fren­te a la fuen­te de la Ci­be­les en Ma­drid, y una se­cre­ta­ria pa­ra desem­pe­ñar un pues­to que “es más ho­no­rí­fi­co que otra co­sa”, apun­tan en la ins­ti­tu­ción. No se le ha asig­na­do un co­che ofi­cial, aun­que tam­po­co se­ría ex­tra­ño que se le fa­ci­li­ta­se uno si lo so­li­ci­ta­se por al­gún mo­ti­vo pun­tual. En el Ban­co de Es­pa­ña se con­si­de­ran nor­ma­les las con­di­cio­nes pa­ra al­guien so­bre quien pe­sa un ré­gi­men de in­com­pa­ti­bi­li­da­des “tan es­tric­to, que le se­ría ca­si im­po­si­ble en­con­trar un tra­ba­jo en su ca­te­go­ría”. Se­gún su re­gla­men­to, no po­dría tra­ba­jar en en­ti­da­des de cré­di­to, es­ta­ble­ci­mien­tos fi­nan­cie­ros de cré­di­to o mer­ca­dos de va­lo­res, de ma­ne­ra que le que­da­ría so­lo la do­cen­cia. En to­do ca­so, la ven­ta­jo­sa si­tua­ción en que que­da des­pués de ce­sar es op­ta­ti­va, por­que po­dría re­nun­ciar a su in­dem­ni­za­ción pa­ra desem­pe­ñar un tra­ba­jo que con ella le es­tán ve­ta­dos.

Pues­to “en re­co­no­ci­mien­to”.

Quien tam­bién per­ma­ne­ce en el Ban­co de Es­pa­ña es el sub­go­ber­na­dor, Javier Aríz­te­gui, que, al con­tra­rio que Fer­nán­dez Ordóñez, era de la ca­sa. A sus 63 años, en lu­gar de re­to­mar su pues­to an­te­rior, la ins­ti­tu­ción de la que fue nú­me­ro dos tam­bién ha te­ni­do un ges­to de re­co­no­ci­mien­to con él y le ha ofre­ci­do otro pues­to sin un nom­bre es­pe­cial ni fun­cio­nes de­ter­mi­na­das, “más bien en re­co­no­ci­mien­to”, en el que se de­di­ca­rá a “ase­so­rar” a dis­tin­tos de­par­ta­men­tos. Fuen­tes del Ban­co de Es­pa­ña ex­pli­can que qui­zá su des­tino hu­bie­ra si­do otro de ha­ber si­do más jo­ven, pe­ro que “con su edad, su tra­yec­to­ria en la ca­sa y que aca­ba de de­jar de ser sub­go­ber­na­dor” no se ve en qué otro pues­to se le hu­bie­se po­di­do co­lo­car que no se con­si­de­ra­ra una de­fe­nes­tra­ción.

En las pró­xi­mas se­ma­nas y tras dos años, la ins­ti­tu­ción del De­fen­sor del Pue­blo vol­ve­rá a te­ner un ti­tu­lar, des­pués de que Ma­ría Lui­sa Ca­va de Llano ha­ya ejer­ci­do en fun­cio­nes des­de que En­ri­que Múgica ce­sa­ra en 2010. Ca­va de Llano, que era su ad­jun­ta, as­cen­dió en­ton­ces a De­fen­so­ra, pe­ro has­ta aho­ra ha se­gui­do co­bran­do su suel­do an­te­rior, 107.572 eu­ros. A ella y a sus ad­jun­tos -que tam­bién se­rán re­no­va­dos- se les apli­ca la ley de in­com­pa­ti­bi­li­da­des de al­tos car­gos, de ma­ne­ra que co­bra­rán du­ran­te dos años el 80% del suel­do, 86.057 eu­ros anua­les. Cuan­do fue nom­bra­da ad­jun­ta al De­fen­sor del Pue­blo, Ca­va de Llano tu­vo que re­nun­ciar a su car­go pú­bli­co y a su en­ton­ces mi­li­tan­cia en el PP, en tér­mi­nos de com­pa­ti­bi­li­da­des pre­vias. Sin em­bar­go, fren­te a las du­ras li­mi­ta­cio­nes la­bo­ra­les con las que de­jan sus car­gos los mi­nis­tros -sor­tea­bles, eso sí, co­mo hi­zo Ele­na Sal­ga­do re­cien­te­men­te fi­chan­do por la fi­lial chi­le­na de En­de­sa- o el go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, no ten­drá nin­gu­na in­com­pa­ti­bi­li­dad cuan­do aban­do­ne la ins­ti­tu­ción. A pe­sar de ello, no tie­ne pen­sa­do bus­car otro tra­ba­jo, ni si­quie­ra vol­ver a afi­liar­se a nin­gún par­ti­do po­lí­ti­co. Se to­ma­rá un tiem­po “de re­fle­xión”, di­cen en su en­torno. Con un buen suel­do. Mu­cho más de lo que pue­de de­cir la ma­yo­ría.

Car­los Dí­var

Pleno del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal

Ma­ría Lui­sa Ca­va de Llano

Mi­guel Ángel Fer­nán­dez

Manuel Nú­ñez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.