¿Ca­ta­lu­ña in­de­pen­dien­te? Sí, pe­ro...

Las úl­ti­mas en­cues­tas afir­man que la ma­yo­ría de los ca­ta­la­nes quie­re la in­de­pen­den­cia. Los so­be­ra­nis­tas tie­nen in­for­mes que ava­lan la via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de es­ta op­ción.

Tiempo - - ESPAÑA - POR AN­TO­NIO FER­NÁN­DEZ

Un por­cen­ta­je ca­da vez ma­yor de ca­ta­la­nes se dis­tan­cia pau­la­ti­na­men­te del res­to de Es­pa­ña. La úl­ti­ma en­cues­ta ofi­cial del Cen­tro de Es­tu­dios de Opinión (CEO), el equi­va­len­te al CIS en Ca­ta­lu­ña, apun­ta a que el 51% de los ciu­da­da­nos vo­ta­ría Sí en un hi­po­té­ti­co re­fe­rén­dum in­de­pen­den­tis­ta. Por pri­me­ra vez, pues, un por­cen­ta­je de ca­ta­la­nes su­pe­rior a la mi­tad de la po­bla­ción abo­ga por la se­ce­sión. Y eso se tra­du­ce en un flo­re­ci­mien­to de las te­sis in­de­pen­den­tis­tas. En los úl­ti­mos años han na­ci­do pla­ta­for­mas po­lí­ti­cas, so­cia­les y em­pre­sa­ria­les fa­vo­ra­bles al so­be­ra­nis­mo.

“Ca­ta­lu­ña ha es­ta­do sub­ven­cio­nan­do a bue­na par­te del res­to de las au­to­no­mías. Re­fi­rién­do­nos al pe­rio­do más cer­cano (1990-2010) y to­man­do una me­dia de dé­fi­cit [fis­cal] anual his­tó­ri­co de 8.000 mi­llo­nes de eu­ros (que no son los 21.000 mi­llo­nes de aho­ra ni los 14.000 mi­llo­nes de 2002), lle­ga­mos a la ci­fra de 160.000 mi­llo­nes de eu­ros en vein­te años. Es­ta ci­fra es igual al 76% de nues­tro PIB”, di­ce un in­for­me de la pla­ta­for­ma So­bi­ra­nia i Jus­tí­cia, que pre­si­de Agus­tí Bas­sols, ex­con­se­je­ro de Jus­ti­cia con Jor­di Pu­jol.

Es­to sig­ni­fi­ca, que “ca­da ca­ta­lán pa­ga un ex­ce­so de 233 eu­ros al mes por el he­cho de ser es­pa­ñol, y que una fa­mi­lia de tres per­so­nas pa­ga, por el mis­mo con­cep­to, 8.400 eu­ros al año. Ca­da día des­apa­re­cen de los bol­si­llos de los ca­ta­la­nes 60 mi­llo­nes de eu­ros”. Ello es con-

El PP di­ce que es im­po­si­ble que Ca­ta­lu­ña man­tu­vie­se por sí so­la a to­dos sus pen­sio­nis­tas y pa­ra­dos

se­cuen­cia de que Ca­ta­lu­ña pa­ga al Es­ta­do en con­cep­to de so­li­da­ri­dad un 10% de su PIB anual sin re­co­ger na­da a cam­bio.

Las ci­fras que ma­ne­ja Con­ver­gèn­cia i Unió son pa­re­ci­das. Se­gún han ma­ni­fes­ta­do fuen­tes de la for­ma­ción na­cio­na­lis­ta a Tiem­po, el dé­fi­cit fis­cal de Ca­ta­lu­ña el año 2009 era de 16.409 mi­llo­nes de eu­ros. Ello se tra­du­ce en “45 mi­llo­nes de eu­ros al día que pier­de Ca­ta­lu­ña; 2.251 eu­ros por per­so­na y año; seis eu­ros por per­so­na al día; 9.004 eu­ros al año por una fa­mi­lia de cua­tro miem­bros; y que por ca­da 1.000 eu­ros re­cau­da­dos en Ca­ta­lu­ña, 430 eu­ros no vuel­ven”. Se­gún CiU, ade­más, el “ex­po­lio fis­cal acu­mu­la­do y es­truc­tu­ral” des­de 1986 a 2009 se si­túa en 290.000 mi­llo­nes.

Otro in­for­me del Cer­cle Ca­ta­là de Ne­go­cis (CCN), una aso­cia­ción em­pre­sa­rial in­de­pen­den­tis­ta, Ca­ta­lu­ña con­cen­tra el 70% de la in­ver­sión ja­po­ne­sa, el 60% de la nor­te­ame­ri­ca­na y el 46% de la bri­tá­ni­ca. Se­ña­la que es la pri­me­ra re­gión agroa­li­men­ta­ria de Eu­ro­pa, con 43.000 fun­da­cio­nes, 4.500 coope­ra­ti­vas, 7.000 en­ti­da­des cul­tu­ra­les, 1.800 so­cie­da­des anó­ni­mas la­bo­ra­les y una red hos­pi­ta­la­ria con 215 hos­pi­ta­les y 31.000 mé­di­cos.

El CCN par­te de la ba­se de que las “me­ga­rre­gio­nes” son nue­vas uni­da­des na­tu­ra­les de cre­ci­mien­to, agru­pan­do re­des de ciu­da­des, co­mar­cas y re­gio­nes. “En el mun­do, hay 191 Es­ta­dos, pe­ro son es­tas 40 me­ga­rre­gio­nes las que im­pul­san la eco­no­mía glo­bal”. La pri­me­ra de ellas es la de Grea­ter To­kio, con 55 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y un PIB de 2,5 bi­llo­nes de dó­la­res (2 bi­llo­nes de eu­ros), se­gui­da de la de Bos­ton-Washington, con 54 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y 2,2 bi­llo­nes (1,8 bi­llo­nes de eu­ros) de PIB. La de Valencia-Bar­ce­lo­na-Mar­se­lla-Lyon, co­no­ci­da co­mo Eu­ro­sun­belt, es la un­dé­ci­ma del mun­do: tie­ne 25 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y ge­ne­ra 610.000 mi­llo­nes de dó­la­res (496.000 mi­llo­nes de eu­ros) de PIB, mien­tras que Ma­drid se en­cuen­tra en el pues­to nú­me­ro 39, con 6 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y 100.000 mi­llo­nes de dó­la­res (81.000 mi­llo­nes de eu­ros) de PIB.

De­ma­sia­do op­ti­mis­tas.

Las pre­vi­sio­nes in­de­pen­den­tis­tas, no obs­tan­te, pe­can de op­ti­mis­tas o in­ge­nuas. El in­for­me de la pla­ta­for­ma So­bi­ra­nia i Jus­tí­cia de­ta­lla que re­cu­pe­ran­do el dé­fi­cit fis­cal que tie­ne Ca­ta­lu­ña, se po­dría “dar una pa­ga ex­tra de 1.000 eu­ros a to­dos los pen­sio­nis­tas (1.400 mi­llo­nes de eu­ros); cons­truir un eje trans­ver­sal fe­rro­via­rio ( 2.100 mi­llo­nes); crear un ejér­ci­to pro­pio ( 1.300 mi­llo­nes); cons­truir un eje fe­rro­via­rio or­bi­tal (4.000 mi­llo­nes); des­do­blar el Eje Trans­ver­sal (700 mi­llo­nes); des­ti­nar

Se­gún CiU, Ca­ta­lu­ña pier­de 45 mi­llo­nes al día y ca­da ca­ta­lán pa­ga a Es­pa­ña 2.251 eu­ros al año a fon­do per­di­do

a la Ley de De­pen­den­cia 250 mi­llo­nes; y ha­cer una amor­ti­za­ción ex­tra­or­di­na­ria de la deu­da de 3.000 mi­llo­nes anua­les”. Da­tos eco­nó­mi­cos apar­te, po­nen so­bre el ta­pe­te dos te­mas: la de­fi­cien­te fi­nan­cia­ción y las su­ce­si­vas sen­ten­cias con­tra la len­gua y el mo­de­lo de in­mer­sión lin­güís­ti­ca en las es­cue­las, un mo­de­lo que ha si­do alabado por la pro­pia UE. “Los te­mas cul­tu­ra­les y lin­güís­ti­cos son el ADN de un país, lo mis­mo que el te­ma de la fi­nan­cia­ción. Lo que que­re­mos es un en­ten­di­mien­to ra­zo­na­ble y so­li­da­rio con Es­pa­ña. En Unió no te­ne­mos es­tu­dios o in­for­mes, pe­ro sí ra­zo­nes. Cree­mos que lo sus­tan­ti­vo es la vo­lun­tad ma­yo­ri­ta­ria de man­te­ner la cohe­sión so­cial”, di­ce a Tiem­po Ra­mon Es­pa­da­ler, por­ta­voz ad­jun­to de CiU en el Par­la­men­to y ele­gi­do el pa­sa­do sá­ba­do pre­si­den­te del co­mi­té de go­bierno de Unió De­mo­crà­ti­ca de Ca­ta­lun­ya (UDC). “Des­de nues­tra pers­pec­ti­va la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña es via­ble eco­nó­mi­ca­men­te. No lo po­ne­mos en du­da, ya que por ge­ne­ra­ción de ri­que­za, por de­mo­gra­fía, por te­rri­to­rio, es su­pe­rior a otros Es­ta­dos de la UE. Pe­ro des­de Unió so­mos cau­te­lo­sos, por­que una de­ci­sión de es­ta na­tu­ra­le­za ha de aglu­ti­nar vo­lun­ta­des muy ma­yo­ri­ta­rias. El pe­li­gro que tie­ne es que frac­tu­re la so­cie­dad ca­ta­la­na en un mo­men­to en que te­ne­mos ne­ce­si­dad de cohe­sión so­cial”, con­ti­núa Es­pa­da­ler.

En otras pa­la­bras, no hay una di­fi­cul­tad ob­je­ti­va pa­ra la via­bi­li­dad de la in­de­pen­den­cia, sino que exis­te un con­di­cio- nan­te de ca­rác­ter so­cio­ló­gi­co. “Por eso da­mos tan­ta im­por­tan­cia al pac­to fis­cal, por en­ci­ma de las si­glas po­lí­ti­cas. Hay que re­sol­ver ra­zo­na­ble­men­te el te­ma de la fi­nan­cia­ción”, aña­de. El di­ri­gen­te de­mo­cris­tiano se­ña­la a Tiem­po que “si se­gui­mos sin re­sol­ver el pro­ble­ma de la fi­nan­cia­ción y el mo­de­lo lin­güís­ti­co, el por­cen­ta­je de par­ti­da­rios su­birá ex­po­nen­cial­men­te”. Y ad­vier­te del en­fren­ta­mien­to que se­pa­ra a Ca­ta­lu­ña de Es­pa­ña: “Si se­gui­mos sin re­sol­ver esos pro­ble­mas los par­ti­da­rios de la in­de­pen­den­cia su­birán al 61%, al 71%, al 81%”.

Des­de el PP, no obs­tan­te, se du­da de que una Ca­ta­lu­ña in­de­pen­dien­te sea via­ble. Fuen­tes de la di­rec­ción de es­ta for­ma­ción se­ña­lan a Tiem­po que “el debate so­bre la in­de­pen­den­cia va en lí­nea con las men­ti­ras ha­bi­tua­les del dis­cur­so úni­co na­cio­na­lis­ta”. El PP sos­tie­ne que el sis­te­ma se­ría in­via­ble, te­nien­do en cuen­ta que Ca­ta­lu­ña tie­ne 1,2 mi­llo­nes de pen­sio­nis­tas y 800.000 pa­ra­dos a los que man­te­ner. “Si par­ti­mos de la ba­se de que se ne­ce­si­tan tres per­so­nas pa­ra man­te­ner un pen­sio­nis­ta, no sa­len las cuen­tas, ya que en la co­mu­ni­dad no lle­ga a tres mi­llo­nes la po­bla­ción ac­ti­va”. El cho­llo de ser in­de­pen­dien­te, por tan­to, no se­ría tal. Los in­de­pen­den­tis­tas se de­fien­den con nú­me­ros: la ba­lan­za de la Se­gu­ri­dad So­cial no es­tá ajus­ta­da en­tre lo que Ca­ta­lu­ña pa­ga y lo que re­ci­be. En 2007, por ejem­plo, se­gún los in­for­mes que exis­ten, la co­mu­ni­dad pa­gó más de lo que in­gre­só, por lo que el dé­fi­cit de es­ta ba­lan­za su­peró los 3.600 mi­llo­nes de eu­ros (un 1,85% del PIB). “Es­to es de­bi­do a que Ca­ta­lu­ña tie­ne un por­cen­ta­je de em­pleo su­pe­rior al res­to del Es­ta­do. Con una Se­gu­ri­dad So­cial pro­pia po­dría­mos me­jo­rar un 25% la pen­sión me­dia y nues­tros fon­dos de re­ser­va es­ta­rían al­re­de­dor de 14.000 mi­llo­nes de eu­ros”.

Pe­ro eso es so­lo teo­ría.

En la prác­ti­ca, los en­ten­di­dos en eco­no­mía son más cau­tos. “No he­mos de ilu­sio­nar a los ciu­da­da­nos con te­mas que lue­go pue­den cau­sar­le frus­tra­ción. Un pac­to fis­cal, aun­que fue­se igual al con­cier­to eco­nó­mi­co vas­co, no so­lu­cio­na­ría to­dos los pro­ble­mas de Ca­ta­lu­ña, aun­que sí es cier­to que pa­lia­ría no­ta­ble­men­te la si­tua­ción eco­nó­mi­ca ac­tual”, di­ce un miem­bro de la di­rec­ción de Con­ver­gèn­cia De­mo­crà­ti­ca (CDC). El pro­pio An­to­ni Fer­nán­dez Teixidó, dipu­tado y por­ta­voz eco­nó­mi­co de CiU, es cons­cien­te de que “con el pac­to fis­cal no se hu­bie­se lle­ga­do a la si­tua­ción ac­tual de re­cor­tes, en el bien en­ten­di­do de que to­dos los Go­bier­nos, cuan­to más ten­gan, más gas­tan. No hu­bié­se­mos te­ni­do el mis­mo dé­fi­cit, pe­ro sí ten­dría­mos en­deu­da­mien­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.