De huel­ga de ham­bre a huel­ga mi­ne­ra

La de­fen­sa de los mi­ne­ros le ha cos­ta­do la sa­li­da del PP a Juan Mo­rano, el po­lí­ti­co re­bel­de de León, au­pa­do por Fra­ga, Az­nar y Ra­joy, que ha aca­ba­do trai­cio­nan­do al pre­si­den­te.

Tiempo - - ESPAÑA - CLA­RA PI­NAR

El que un po­lí­ti­co -más aún del PP- rom­pa la dis­ci­pli­na de vo­to pue­de pa­re­cer sor­pren­den­te, por inusual. Que por ese mo­ti­vo sea ex­pul­sa­do de su par­ti­do, re­sul­ta más ra­ro aún. Pe­ro si quien aban­do­na su par­ti­do y se pa­sa al Gru­po Mix­to del Se­na­do por opo­ner­se al re­cor­te de las ayu­das al car­bón que de­fien­de el Go­bierno de su par­ti­do se lla­ma Juan Mo­rano y pre­gun­ta­mos en León, los leo­ne­ses lo en­ten­de­rán mu­cho me­jor. La sa­li­da del PP de Mo­rano -an­tes de que le ex­pul­sa­ra el Co­mi­té de De­re­chos y Ga­ran­tías del par­ti­do- es la úl­ti­ma vol­te­re­ta en la ca­rre­ra del “po­lí­ti­co más co­no­ci­do de León”, de don­de ha si­do al­cal­de por va­rios par­ti­dos y que co­mo in­de­pen­dien­te asen­tó las ba­ses del leo­ne­sis­mo. El por­ta­voz en el Ayun­ta­mien­to de León de la Unión del Pue­blo Leo­nés (UPL), Javier Cha­mo­rro, sub­ra­ya que, aun lle­van­do vein­te años sin ser al­cal­de, si­gue sin pa­sar des­aper­ci­bi­do en una ciu­dad en la que se le si­gue re­co­no­cien­do -pa­ra bien y pa­ra mal-.

Na­ci­do en Ma­drid ha­ce 71 años, sus la­zos con León par­ten de su ma­tri­mo­nio con una leo­ne­sa y de la ca­rre­ra que em­pe­zó co­mo abo­ga­do. Sus mo­men­tos me­mo­ra­bles se los brin­dó la po­lí­ti­ca. O Mo­rano se los brin­dó a ella. Fue al­cal­de de León por pri­me­ra vez en­tre 1979 y 1985 por UCD. Des­de en­ton­ces has­ta aho­ra, han pa­sa­do más de 30 años en los que cam­bió de par­ti­do y creó su pro­pia pla­ta­for­ma -León So­lo-, con la que, tras una mo­ción de cen­su­ra his­tó­ri­ca en la que to­dos los gru­pos se unie­ron con­tra él, vol­vió al Ayun­ta­mien­to (de 1983 a 1987) con un mo­vi­mien­to po­lí­ti­co que reivin­di­ca­ba que León de­bía ser una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma por sí mis­ma y que le lle­vó a re­ti­rar­le el sa­lu­do en pre­sen­cia del Rey a De­me­trio Ma­drid, en­ton­ces pre­si­den­te so­cia­lis­ta de Cas­ti­lla y León, por­que no le re­co­no­cía co­mo tal. Ocu­rrió du­ran­te una vi­si­ta ofi­cial del mo­nar­ca a la ciu­dad, en la que el al­cal­de Mo­rano le re­ci­bió con el himno de León. “Yo le re­co­noz­co el ha­ber da­do tras­cen­den­cia po­lí­ti­ca al leo­ne­sis­mo, el sen­ti­mien­to que pre­ten­de que León sea una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma, él con­si­guió que un sen­ti­mien­to que es­ta­ba en la ca­lle lle­ga­ra a las es­fe­ras po­lí­ti­cas”, di­ce hoy de él el lí­der leo­ne­sis­ta, que tam­bién le re­pro­cha que “se ol­vi­dó de ese leo­ne­sis­mo cuan­do se pa­só al PP”. Su lle­ga­da al par­ti­do del que aca­ba de sa­lir da­ta de 1991, una vez con­clui­da su eta­pa leo­ne­sis­ta que le lle­vó a pro­ta­go­ni­zar, tam­bién con­tra el pre­si­den­te Ma­drid, uno de los epi­so-

De la mano de Fra­ga.

dios que más se re­cuer­dan en la ciu­dad: la huel­ga de ham­bre que si­guió en 1986 pa­ra pro­tes­tar con­tra el cie­rre de un ma­ta­de­ro, cuan­do se en­ce­rró en la sa­la de ple­nos del Ayun­ta­mien­to jun­to con em­plea­dos del es­ta­ble­ci­mien­to del que, pa­ra ma­yor glo­ria del leo­ne­sis­mo, sa­lía la ce­ci­na. De aque­lla épo­ca na­ce su fa­ma de po­lí­ti­co “re­bel­de” y con “afán de so­bre­sa­lir”, se­gún le pin­tan aho­ra sus ex­com­pa­ñe­ros y miem­bros de otros par­ti­dos. Mo­rano lle­gó al PP de la mano na­da me­nos que de Manuel Fra­ga, en 1991, des­pués de la re­fun­da­ción del par­ti­do y de que una se­rie de cir­cuns­tan­cias per­so­na­les de los di­ri­gen­tes del PP con­flu­ye­ran en León. Mo­rano era -y es- un po­lí­ti­co co­no­ci­do, con bue­nas y ma­las opi­nio­nes de las ex­cen­tri­ci­da­des de al­guien que en una oca­sión con­ven­ció al ca­nó­ni­go de la ca­te­dral de León pa­ra que com­pu­sie­ra un himno pa­ra su cam­pa­ña elec­to­ral que ter­mi­nó in­ter­pre­tan­do par­te de la Es­cho­la Can­to­rum. A su ate­rri­za­je en el PP ayu­dó el he­cho de que la es­po­sa de Fra­ga fue­ra de León, ciu­dad con la que el en­ton­ces nue­vo y pro­me­te­dor pre­si­den­te de Cas­ti­lla y León, Jo­sé Ma­ría Az­nar, tam­bién te­nía ape­go familiar. Su su­per­vi­ven­cia

en­tre los leo­ne­ses, con los que man­tu­vo con­ti­nuos en­fren­ta­mien­tos que lle­gan has­ta la ac­tua­li­dad, se de­bió tam­bién a los la­zos que Ma­riano Ra­joy tie­ne con una ciu­dad en la que vi­vió de ni­ño y en la que, de he­cho, uno de sus pri­mos her­ma­nos es pri­mer te­nien­te al­cal­de. Se­gún un al­to car­go del PP cas­te­lla­no­leo­nés, su pro­xi­mi­dad a Ra­joy le be­ne­fi­ció en las pa­sa­das elec­cio­nes, cuan­do el PP leo­nés no que­ría in­cluir­le en las lis­tas. Fi­nal­men­te, fue can­di­da­to al Se­na­do gra­cias al pre­si­den­te del Go­bierno, “o al me­nos a su equi­po”, re­cuer­da un al­to car­go del PP que con­si­de­ra que “al fi­nal ha ter­mi­na­do trai­cio­nan­do a quien le sal­vó”. Aho­ra, Mo­rano se lle­va su ac­ta de se­na­dor al Gru­po Mix­to por su ne­ga­ti­va a apo­yar el re­cor­te a las ayu­das mi­ne­ras que ha da­do lu­gar a un con­flic­to que na­die en el Go­bierno pa­re­ció pre­ver cuan­do In­dus­tria de­cre­tó re­cor­tar­las un 63%.

Su sa­li­da del PP la re­su­mió el no me­nos po­lé­mi­co al­cal­de de Va­lla­do­lid, Javier León de la Ri­va, co­mo el com­por­ta­mien­to de al­guien que “ha ido por li­bre his­tó­ri­ca- Ra­joy le res­pal­dó pa­ra ir al Se­na­do en las úl­ti­mas elec­cio­nes, a pe­sar de la opo­si­ción del PP de León men­te”. Cha­mo­rro, de UPL, le re­co­no­ce “la ga­llar­día de ser una per­so­na que no ha acep­ta­do nun­ca las im­po­si­cio­nes”, co­mo cuan­do en 2003, en con­tra de la ma­yo­ría de su par­ti­do, se opu­so pú­bli­ca­men­te a la gue­rra de Irak.

Pa­ra el se­na­dor so­cia­lis­ta por León Ni­ca­nor Sen, la úl­ti­ma vol­te­re­ta de Mo­rano es más que “una anéc­do­ta”, aun­que sí con­si­de­ra que ha si­do “cohe­ren­te” con la de­fen­sa de las ayu­das al car­bón que du­ran­te la cam­pa­ña el PP de León fue ase­gu­ran­do por to­da la pro­vin­cia. Por eso, “ha sa­ca­do los co­lo­res” a sus com­pa­ñe­ros de par­ti­do, di­ce Cha­mo­rro, al­go que co­rro­bo­ran tam­bién en el PP, don­de, de ma­ne­ra más co­me­di­da, ven que ha de­ja­do en una di­fí­cil si­tua­ción a com­pa­ñe­ros que tam­bién de­fien­den a los mi­ne­ros pe­ro que ter­mi­na­ron aca­tan­do la dis­ci­pli­na de par­ti­do. Aho­ra, en­tre fil­tra­cio­nes re­la­ti­vas a que es con­sue­gro de Manuel La­me­nas Villoria, uno de los ma­yo­res em­pre­sa­rios del car­bón de León y, por tan­to, per­cep­tor de ayu­das, el PP de León pi­de a Mo­rano que en­tre­gue el ac­ta de se­na­dor y es­te les re­pli­ca que di­mi­tan por cohe­ren­cia. Re­bel­día e in­de­pen­den­cia o ex­cen­tri­ci­dad y afán de no­to­rie­dad, lo cier­to es que Mo­rano vuel­ve a la pi­co­ta leo­ne­sa, cer­ca de nue­vo del leo­ne­sis­mo que ol­vi­dó con el PP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.