La ter­ce­ra tran­si­ción

Más que una cri­sis del mo­de­lo de par­ti­dos, lo que hoy pa­de­ce­mos son los efec­tos de la cre­cien­te de­bi­li­dad del po­der po­lí­ti­co.

Tiempo - - ESPAÑA - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

Fue Jo­sé Ma­ría Az­nar quien, con irre­gu­lar éxi­to, se au­to­pro­cla­mó ar­tí­fi­ce de lo que él mis­mo bau­ti­zó co­mo la “se­gun­da tran­si­ción”. La exul­tan­te au­to­es­ti­ma del ex­pre­si­den­te que­dó plas­ma­da en un li­bro pu­bli­ca­do en 1994 y ti­tu­la­do así: Es­pa­ña, la se­gun­da tran­si­ción. Pe­ro el pa­so del tiem­po sue­le po­ner a ca­da uno en su si­tio, y a la vis­ta de có­mo es­tá hoy nues­tra Es­pa­ña da la im­pre­sión de que el trán­si­to de Az­nar por el Go­bierno no fue tan re­le­van­te, en tér­mi­nos de mo­der­ni­za­ción del país, co­mo se lle­gó a pre­su­mir. Por con­tra, la ex­pre­sión tie­ne to­do el sen­ti­do si se apli­ca a la evo­lu­ción de la de­re­cha es­pa­ño­la, en tan­to que los su­ce­si­vos go­bier­nos del Par­ti­do Po­pu­lar de Az­nar sí con­fir­ma­ron que por pri­me­ra vez en la his­to­ria los con­ser­va­do­res es­pa­ño­les no iban a caer en la ten­ta­ción de mo­di­fi­car de uno u otro mo­do las re­glas de jue­go pa­ra eter­ni­zar­se en el po­der.

Aquél fue un hi­to de im­por­tan­cia in­du­da­ble, pe­ro hoy -que es a lo que íba­mos- de­bié­ra­mos ins­ta­lar cuan­to an­tes en el mer­ca­do de las ideas la pe­ren­to­ria ne­ce­si­dad de abor­dar la “ter­ce­ra tran­si­ción”. Es­tá des­ti­na­da a re­vi­sar en pro­fun­di­dad un mo­de­lo po­lí­ti­co que ha­ce aguas por to­das par­tes. Co­mo los cas­cos aque­ja­dos de ós­mo­sis, el po­der po­lí­ti­co ha per­di­do su im­per­mea­bi­li­dad y en de­ma­sia­das oca­sio­nes se ha­ce evi­den­te que ac­túa por de­le­ga­ción, co­mo si el in­te­rés ge­ne­ral fue­ra la úl­ti­ma de sus preo­cu­pa­cio­nes. El ejem­plo más lla­ma­ti­vo es la cre­cien­te in­ca­pa­ci­dad de la po­lí­ti­ca pa­ra evi­tar que sean los mer­ca­dos y el po­der fi­nan­cie­ro los que mar­quen el de­ve­nir de las so­cie­da­des. En el Li­bro Ma­rrón que edi­ta to­dos los años el Círcu­lo de Em­pre­sa­rios (ti­tu­la­do es­ta vez El fu­tu­ro del eu­ro), dos ex­per­tos en eco­no­mía, po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y fis­cal de la Unión Eu­ro­pea, Da­niel Gros y Cin­zia Al­ci­di, apun­tan di­rec­ta­men­te al co­ra­zón del pro­ble­ma: “Mien­tras no se rom­pa el des­tino co­mún de go­bier­nos y bancos, se­rá muy com­pli­ca­do aca­bar con la cri­sis”.

Gros y Al­ci­di se­ña­lan en el ca­pí­tu­lo del que son au­to­res (Una pro­pues­ta: aca­bar con el des­tino co­mún de bancos y go­bier­nos) que dos de los pro­ble­mas que blo­quean la Unión Mo­ne­ta­ria son la no co­rres­pon­sa­bi­li­dad en­tre los dis­tin­tos paí­ses de la Eu­ro­zo­na y la “in­de­pen­den­cia” del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE). No seré yo quien in­ter­pre­te a tan com­pe­ten­tes in­ves­ti­ga­do­res, pe­ro dé­jen­me que ha­ga mi par­ti­cu­lar lec­tu­ra de es­ta con­tun­den­te afir­ma­ción. A los ojos de los ciu­da­da­nos eu­ro­peos la fi­gu­ra del go­ber­na­dor del BCE pa­re­ce muy ale­ja­da de los pro­ble­mas reales de la so­cie­dad y, por con­tra, ca­si fu­sio­na­da con los po­de­res fi­nan­cie­ros. Le­jos de apa­re­cer co­mo lo que es, un em­plea­do de las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas de la Unión, se di­ría que el go­ber­na­dor, se lla­me Drag­hi o Tri­chet, es la ca­be­za más vi­si­ble de un ines­pe­ra­do con­tra­po­der a las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas, de un ins­tru­men­to que ha­ce po­lí­ti­ca por su cuen­ta; un ins­tru­men­to, ade­más, cu­ya po­ten­cia de fue­go y de pre­sión es di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal a la de­bi­li­dad de los Es­ta­dos y a la cre­cien­te in­so­li­da­ri­dad en el seno de la Unión.

No es el sis­te­ma de par­ti­dos el que se des­le­gi­ti­ma ace­le­ra­da­men­te; es el sis­te­ma de po­der, co­mo lo de­mues­tra el des­pe­gue de for­ma­cio­nes me­no­res, de es­pe­cu­la­do­res de la po­lí­ti­ca y de op­cio­nes que son un pe­li­gro pa­ra la con­vi­ven­cia (a to­das ellas les une el he­cho de no ha­ber ocu­pa­do par­ce­las sig­ni­fi­ca­ti­vas de po­der). Es el equi­li­brio de po­de­res el que ha su­fri­do al­te­ra­cio­nes inasu­mi­bles por las so­cie­da­des ac­tua­les. Y la du­da es si los po­lí­ti­cos de hoy, los mis­mos que no han si­do ca­pa­ces de ha­cer pre­va­le­cer el in­te­rés ge­ne­ral, es­tán cua­li­fi­ca­dos pa­ra mo­di­fi­car una pi­rá­mi­de de va­lo­res sustentada so­bre el cre­ci­mien­to de las de­sigual­da­des y un sis­te­ma fi­nan­cie­ro pa­ra el que con­cep­tos co­mo so­li­da­ri­dad, igual­dad de opor­tu­ni­da­des o pro­tec­ción so­cial son po­co más que en­te­le­quias in­fan­ti­les. Si, en de­fi­ni­ti­va, son li­bres pa­ra im­pul­sar la ter­ce­ra tran­si­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.